Mon­san­to y el Pro­yec­to Ven­ce­dor – Tha­lles Gomes

La empre­sa esta­dou­ni­den­se Mon­san­to donó semi­llas trans­gé­ni­cas a Hai­tí. La denun­cia se hizo el pasa­do 10 de mayo en un artícu­lo escri­to por el cura inglés Jean-Yves Urfié, ex pro­fe­sor de quí­mi­ca del Collé­ge Saint Mar­tial, en Puer­to Prín­ci­pe. “La empre­sa trans­na­cio­nal Mon­san­to está ofre­cien­do a los agri­cul­to­res del país un rega­lo mor­tal de 475 tone­la­das de maíz trans­gé­ni­co, jun­to con fer­ti­li­zan­tes aso­cia­dos y pes­ti­ci­das, que serán entre­ga­dos gra­tui­ta­men­te por el Pro­yec­to Win­ner (ven­ce­dor en inglés), con el res­pal­do de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Hai­tí”, aler­tó Urfiè. Según él, la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to ya comen­zó a dis­tri­buir las semi­llas de maíz trans­gé­ni­cas en las regio­nes de Gonai­ves, Kens­coff, Pétion-Ville, Caba­ré, Arcahaie, Croix-des-Bou­quets y Mire­ba­lais.
La fuer­te reper­cu­sión de esa denun­cia obli­gó al Minis­tro de la Agri­cul­tu­ra de Hai­tí, Joa­na Ford, a con­vo­car a una rue­da de pren­sa el pasa­do día 12 de mayo en Puer­to Prín­ci­pe. «Hai­tí no tie­ne la capa­ci­dad para admi­nis­trar los OGM (Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos)” afir­mó el Minis­tro Ford antes de des­men­tir que la dona­ción de la Mon­san­to sea de maíz trans­gé­ni­co. «Noso­tros toma­mos todas las pre­cau­cio­nes antes de acep­tar la ofer­ta hecha por la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to para hacer una dona­ción de 475,947 kg de semi­llas de maíz híbri­do y 2.067 kg de semi­llas de hor­ta­li­zas. Debe­mos men­cio­nar tam­bién que, en ausen­cia de una ley que regla­men­te la uti­li­za­ción de Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos en Hai­tí, no pue­do per­mi­tir la intro­duc­ción de semi­llas ‘Roun­dup Ready” o cual­quier otra varie­dad de trans­gé­ni­cos», enfa­ti­zó el Minis­tro. 
Según Ford, las semi­llas híbri­das ofer­ta­das por la Mon­san­to son adap­ta­das a las con­di­cio­nes tro­pi­ca­les de Hai­tí. La dona­ción for­ma par­te de una cam­pa­ña del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra para reac­ti­var el sec­tor agrí­co­la des­pués del terre­mo­to del 12 de enero. Para ello, infor­ma el Minis­tro, más de 65 mil hec­tá­reas de tie­rra están sien­do bene­fi­cia­das con trac­to­res que pre­pa­ran el sue­lo, fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das y for­ma­ción para los agri­cul­to­res.
La pro­pia Mon­san­to se vio obli­ga­da a pro­nun­ciar­se sobre el caso. “Noso­tros cree­mos que la agri­cul­tu­ra es la cla­ve para la recu­pe­ra­ción a lar­go pla­zo de Hai­tí”, afir­mó la trans­na­cio­nal en nota publi­ca­da en su pági­na de Inter­net. “Tras el desas­tre, la Mon­san­to donó dine­ro para la recu­pe­ra­ción”, con­ti­núa la nota, “pero era evi­den­te que la dona­ción de nues­tros pro­duc­tos – maíz y semi­llas de hor­ta­li­zas de cali­dad – podría real­men­te hacer la dife­ren­cia en la vida de los hai­tia­nos”. Imbui­da de este espí­ri­tu de gene­ro­si­dad fue que la mayor pro­duc­to­ra de semi­llas del mun­do resol­vió donar a Hai­tí el equi­va­len­te a US$ 4 millo­nes en semi­llas de maíz híbri­do, repo­llos, zanaho­ria, beren­je­na, melón, cebo­lla, toma­te, espi­na­ca y san­día. 60 tone­la­das de esas semi­llas lle­ga­ron a terri­to­rio hai­tiano en la pri­me­ra sema­na de mayo. Otras 70 tone­la­das arri­ba­rán a la capi­tal de Puer­to Prín­ci­pe el 13 de mayo. La pre­vi­sión es que, para los pró­xi­mos 12 meses, 345 tone­la­das más de semi­llas híbri­das de maíz sean dis­tri­bui­das a los agri­cul­to­res del país.
Abrien­do mer­ca­dos
El terre­mo­to del 12 de enero pro­vo­có la muer­te de 300 mil per­so­nas y dejó sin techo a más de un millón de hai­tia­nos. Sus con­se­cuen­cias fue­ron devas­ta­do­ras. Pero, a pesar de haber alcan­za­do sie­te gra­dos en la esca­la Rich­ter, es poco pro­ba­ble que el terre­mo­to haya que­bran­ta­do las estruc­tu­ras de fun­cio­na­mien­to de una empre­sa trans­na­cio­nal como la Mon­san­to. La dona­ción de las 475 tone­la­das de semi­llas híbri­das pue­de ser pro­mo­cio­na­da como una acción de gene­ro­si­dad de la trans­na­cio­nal con el pue­blo hai­tiano. Sin embar­go, si se ana­li­zan las con­di­cio­nes en las que esta dona­ción ha sido efec­tua­da, la gene­ro­si­dad se con­vier­te en mera tác­ti­ca empre­sa­rial para incre­men­tar divi­sas.
El lucro de la Mon­san­to en el tri­mes­tre que cerró el 28 de febre­ro de 2010 fue de US$ 887 millo­nes. En el mis­mo perio­do del pasa­do año, su ganan­cia fue de US$ 1,09 billón, lo que sig­ni­fi­ca una caí­da de 19%. Según el direc­tor eje­cu­ti­vo de la trans­na­cio­nal, Hugh Grant, el prin­ci­pal moti­vo de esta caí­da fue la dis­mi­nu­ción en las ven­tas de her­bi­ci­das y pro­duc­tos quí­mi­cos. 
En una con­fe­ren­cia con ana­lis­tas a ini­cios de abril, Grant afir­mó que no podría recu­rrir al incre­men­to de pre­cios para rever­tir esta caí­da, ya que los agri­cul­to­res no pare­cen dis­pues­tos a pagar pre­cios más altos por las nue­vas líneas de semi­llas trans­gé­ni­cas, algu­nas de las cua­les son dos veces más caras que las varie­da­des más cul­ti­va­das hoy. «El retorno que estoy tenien­do de los hacen­da­dos es que si nues­tros pre­cios fue­ran dife­ren­tes, la cur­va de adop­ción de las semi­llas será dife­ren­te», dijo Grant. 
Al no ser posi­ble subir el pre­cio de sus pro­duc­tos, la úni­ca sali­da para la Mon­san­to es rever­tir la caí­da en su tasa de ganan­cia con la aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos con­su­mi­do­res. No es una casua­li­dad que a poco menos de un mes de la con­fe­ren­cia de Hugh Grant, las semi­llas de la Mon­san­to arri­ba­ran a Hai­tí.
Lo que no ha sido dicho ni por la Mon­san­to, ni por el Minis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra hai­tiano, es que esas semi­llas híbri­das de maíz sólo podrán cum­plir sus pro­me­sas de pro­duc­ti­vi­dad y adap­ta­ción al cli­ma tro­pi­cal hai­tiano si son tra­ta­das con her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos quí­mi­cos espe­cí­fi­cos, que no por casua­li­dad son pro­du­ci­dos por la pro­pia Mon­san­to. Eso sig­ni­fi­ca que los agri­cul­to­res hai­tia­nos que reci­ban las semi­llas híbri­das sólo con­se­gui­rán vol­ver­las pro­duc­ti­vas si adquie­ran los her­bi­ci­das y fer­ti­li­zan­tes de la Mon­san­to. 
Ade­más, las fami­lias cam­pe­si­nas no podrán reapro­ve­char las semi­llas que bro­ten de ese maíz, ya que una de las carac­te­rís­ti­cas de las semi­llas híbri­das es que sólo su pri­me­ra gene­ra­ción es ade­cua­da para la siem­bra. Si qui­sie­ran con­ti­nuar pro­du­cien­do en la pró­xi­ma siem­bra, los cam­pe­si­nos ten­drían que com­prar nue­vas semi­llas de la Mon­san­to. 
A ese rit­mo, con el aumen­to del con­su­mo de semi­llas y, con­se­cuen­te­men­te, de her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos quí­mi­cos de la Mon­san­to, la pre­vi­sión del cura Jean-Yves Urfié podrá vol­ver­se reali­dad: “Pron­to, habrá sólo semi­llas de la Mon­san­to en Hai­tí. Enton­ces, será el fin de la inde­pen­den­cia de los agri­cul­to­res”.  
Ven­ce­dor
La Mon­san­to no está sola en esta empre­sa. El trans­por­te y toda la logís­ti­ca de dis­tri­bu­ción de las semi­llas en Hai­tí está a car­go de otras dos empre­sas esta­dou­ni­den­ses: la Kueh­ne + Nage Emer­gency and Relief Logis­tics y la UPS Fou­da­tion.  
Ken Ster­nad, pre­si­den­te de la UPS, insis­tió en pro­nun­ciar­se sobre esta acción: “Como par­te de nues­tros esfuer­zos con­ti­nuos para apo­yar la recu­pe­ra­ción de Hai­tí, la UPS tie­ne el orgu­llo de donar nues­tros ser­vi­cios a los bar­cos de semi­llas, ya que el país empie­za a mover­se en direc­ción a la cons­truc­ción de un futu­ro sos­te­ni­ble».
Ese “futu­ro sos­te­ni­ble” de que habla Ster­nad y que vie­ne atra­yen­do el inte­rés de tan­tas empre­sas extran­je­ras está con­so­li­da­do en el Pro­yec­to Win­ner lan­za­do el 8 de octu­bre de 2009 por la USAID (Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal). El Pro­yec­to Win­ner inver­ti­rá 126 millo­nes de dóla­res en los pró­xi­mos cin­co años para cons­truir una nue­va infra­es­truc­tu­ra agrí­co­la en Hai­tí, con el obje­ti­vo de aumen­tar su pro­duc­ti­vi­dad. Entre tan­to, sumi­nis­tra­rá asis­ten­cia téc­ni­ca espe­cia­li­za­da, ade­más de ser­vi­cios téc­ni­cos e insu­mos agrí­co­las, como pes­ti­ci­das y fer­ti­li­zan­tes.
Es por inter­me­dio de este Pro­yec­to que serán dis­tri­bui­das las 475 tone­la­das de semi­llas de la Mon­san­to. De hecho, tales semi­llas no lle­ga­rán direc­ta­men­te a las manos de los cam­pe­si­nos hai­tia­nos. Ellas serán des­ti­na­das pri­me­ra­men­te a las tien­das admi­nis­tra­das por la USAID y des­pués serán ven­di­das por un pre­cio “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te redu­ci­do” a las fami­lias cam­pe­si­nas. “Nues­tra meta es alcan­zar 10 mil agri­cul­to­res en esta tem­po­ra­da”, infor­mó Jean Robert Esti­me, direc­tor res­pon­sa­ble por el Pro­yec­to Win­ner. “Las semi­llas ayu­da­rán a ali­men­tar y sumi­nis­trar opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas para los agri­cul­to­res, sus fami­lias y la comu­ni­dad en gene­ral”. 
Para com­pren­der que tipo de “opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas” son estas, hay que dilu­ci­dar cuá­les son los acto­res que están atrás del Pro­yec­to Win­ner. Su direc­tor res­pon­sa­ble, Jean Robert Esti­me, sir­vió como Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res duran­te los 29 años de la dic­ta­du­ra de Duva­lier en Hai­tí, épo­ca en que fue­ron ase­si­na­dos más de 30.000 hai­tia­nos y el país abrió sus puer­tas a los pro­duc­tos ali­men­ta­rios extran­je­ros. Gra­cias a esa aper­tu­ra, Hai­tí impor­ta hoy el 80% de los ali­men­tos que con­su­me. 
Arqui­tec­ta y coor­di­na­do­ra del Win­ner, la USAID es una agen­cia guber­na­men­tal esta­dou­ni­den­se crea­da en 1961. Según su pági­na ofi­cial en Inter­net, tie­ne la misión de “pro­mo­ver los intere­ses de la polí­ti­ca exter­na de Esta­dos Uni­dos en la expan­sión de la demo­cra­cia y de los mer­ca­dos libres, mejo­ran­do la vida de los ciu­da­da­nos del mun­do en desa­rro­llo”. Con sede en Washington/​DC, la USAID está pre­sen­te en las cin­co regio­nes del mun­do. Su tra­ba­jo apo­ya “el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y los avan­ces de la polí­ti­ca exter­na de Esta­dos Uni­dos”. 
Nue­vo terre­mo­to
“Se tra­ta de un nue­vo terre­mo­to más peli­gro­so a lar­go pla­zo que el ocu­rri­do el 12 de enero. No se tra­ta de una ame­na­za, sino de un ata­que muy fuer­te a la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na, a los cam­pe­si­nos y a las cam­pe­si­nas, a la bio­di­ver­si­dad, a las semi­llas crio­llas que esta­mos defen­dien­do, a lo que res­ta de nues­tro medioam­bien­te en Hai­tí”, denun­cia Cha­van­nes Jean-Bap­tis­te, coor­di­na­dor del Mouv­man Peyi­zan Papay (MPP) y miem­bro de la Vía Cam­pe­si­na hai­tia­na.
Cha­van­nes acu­sa al gobierno hai­tiano de estar apro­ve­chan­do el terre­mo­to para ven­der el país a las fuer­zas impe­ria­lis­tas y a las empre­sas trans­na­cio­na­les. “No pode­mos acep­tar eso”, advier­te el diri­gen­te cam­pe­sino, “debe­mos ini­ciar ya la movi­li­za­ción con­tra este Pro­yec­to, con­tra la Mon­san­to en Hai­tí. Nece­si­ta­mos una fuer­te uni­dad en Hai­tí y una fuer­te soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal para enfren­tar a la Mon­san­to y todas las fuer­zas de la muer­te que quie­ren aca­bar con la sobe­ra­nía total de este peque­ño país que con­quis­tó su inde­pen­den­cia con la san­gre de sus hijos y de sus hijas des­de 1804”.
Como pri­mer paso en este enfre­na­mien­to, el MPP con­vo­có a los cam­pe­si­nos a ente­rrar y que­mar todas las semi­llas de maíz pro­ve­nien­tes del Minis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra. Ade­más, una gran mar­cha está pla­ni­fi­can­do la Vía Cam­pe­si­na de Hai­tí para los pró­xi­mos días 4 y 5 de junio, con oca­sión del Día Inter­na­cio­nal del Medio Ambien­te. La mar­cha par­ti­rá de la región de Papay con des­tino a la ciu­dad de Hin­che, capi­tal del depar­ta­men­to Cen­tral. (Tra­duc­ción ALAI) 
- Tha­lles Gomes, perio­dis­ta bra­si­le­ño, des­de Puer­to Prín­ci­pe- Hai­tí.

http://​www​.alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​3​8​266

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *