Mon­san­to y el Pro­yec­to Ven­ce­dor – Tha­lles Gomes

La empre­sa esta­dou­ni­den­se Mon­san­to donó semi­llas trans­gé­ni­cas a Hai­tí. La denun­cia se hizo el pasa­do 10 de mayo en un artícu­lo escri­to por el cura inglés Jean-Yves Urfié, ex pro­fe­sor de quí­mi­ca del Collé­ge Saint Mar­tial, en Puer­to Prín­ci­pe. “La empre­sa trans­na­cio­nal Mon­san­to está ofre­cien­do a los agri­cul­to­res del país un rega­lo mor­tal de 475 tone­la­das de maíz trans­gé­ni­co, jun­to con fer­ti­li­zan­tes aso­cia­dos y pes­ti­ci­das, que serán entre­ga­dos gra­tui­ta­men­te por el Pro­yec­to Win­ner (ven­ce­dor en inglés), con el res­pal­do de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Hai­tí”, aler­tó Urfiè. Según él, la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to ya comen­zó a dis­tri­buir las semi­llas de maíz trans­gé­ni­cas en las regio­nes de Gonai­ves, Kens­coff, Pétion-Ville, Caba­ré, Arcahaie, Croix-des-Bou­quets y Mirebalais. 
La fuer­te reper­cu­sión de esa denun­cia obli­gó al Minis­tro de la Agri­cul­tu­ra de Hai­tí, Joa­na Ford, a con­vo­car a una rue­da de pren­sa el pasa­do día 12 de mayo en Puer­to Prín­ci­pe. «Hai­tí no tie­ne la capa­ci­dad para admi­nis­trar los OGM (Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos)” afir­mó el Minis­tro Ford antes de des­men­tir que la dona­ción de la Mon­san­to sea de maíz trans­gé­ni­co. «Noso­tros toma­mos todas las pre­cau­cio­nes antes de acep­tar la ofer­ta hecha por la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to para hacer una dona­ción de 475,947 kg de semi­llas de maíz híbri­do y 2.067 kg de semi­llas de hor­ta­li­zas. Debe­mos men­cio­nar tam­bién que, en ausen­cia de una ley que regla­men­te la uti­li­za­ción de Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos en Hai­tí, no pue­do per­mi­tir la intro­duc­ción de semi­llas ‘Roun­dup Ready” o cual­quier otra varie­dad de trans­gé­ni­cos», enfa­ti­zó el Minis­tro. 
Según Ford, las semi­llas híbri­das ofer­ta­das por la Mon­san­to son adap­ta­das a las con­di­cio­nes tro­pi­ca­les de Hai­tí. La dona­ción for­ma par­te de una cam­pa­ña del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra para reac­ti­var el sec­tor agrí­co­la des­pués del terre­mo­to del 12 de enero. Para ello, infor­ma el Minis­tro, más de 65 mil hec­tá­reas de tie­rra están sien­do bene­fi­cia­das con trac­to­res que pre­pa­ran el sue­lo, fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das y for­ma­ción para los agricultores.
La pro­pia Mon­san­to se vio obli­ga­da a pro­nun­ciar­se sobre el caso. “Noso­tros cree­mos que la agri­cul­tu­ra es la cla­ve para la recu­pe­ra­ción a lar­go pla­zo de Hai­tí”, afir­mó la trans­na­cio­nal en nota publi­ca­da en su pági­na de Inter­net. “Tras el desas­tre, la Mon­san­to donó dine­ro para la recu­pe­ra­ción”, con­ti­núa la nota, “pero era evi­den­te que la dona­ción de nues­tros pro­duc­tos – maíz y semi­llas de hor­ta­li­zas de cali­dad – podría real­men­te hacer la dife­ren­cia en la vida de los hai­tia­nos”. Imbui­da de este espí­ri­tu de gene­ro­si­dad fue que la mayor pro­duc­to­ra de semi­llas del mun­do resol­vió donar a Hai­tí el equi­va­len­te a US$ 4 millo­nes en semi­llas de maíz híbri­do, repo­llos, zanaho­ria, beren­je­na, melón, cebo­lla, toma­te, espi­na­ca y san­día. 60 tone­la­das de esas semi­llas lle­ga­ron a terri­to­rio hai­tiano en la pri­me­ra sema­na de mayo. Otras 70 tone­la­das arri­ba­rán a la capi­tal de Puer­to Prín­ci­pe el 13 de mayo. La pre­vi­sión es que, para los pró­xi­mos 12 meses, 345 tone­la­das más de semi­llas híbri­das de maíz sean dis­tri­bui­das a los agri­cul­to­res del país.
Abrien­do mercados
El terre­mo­to del 12 de enero pro­vo­có la muer­te de 300 mil per­so­nas y dejó sin techo a más de un millón de hai­tia­nos. Sus con­se­cuen­cias fue­ron devas­ta­do­ras. Pero, a pesar de haber alcan­za­do sie­te gra­dos en la esca­la Rich­ter, es poco pro­ba­ble que el terre­mo­to haya que­bran­ta­do las estruc­tu­ras de fun­cio­na­mien­to de una empre­sa trans­na­cio­nal como la Mon­san­to. La dona­ción de las 475 tone­la­das de semi­llas híbri­das pue­de ser pro­mo­cio­na­da como una acción de gene­ro­si­dad de la trans­na­cio­nal con el pue­blo hai­tiano. Sin embar­go, si se ana­li­zan las con­di­cio­nes en las que esta dona­ción ha sido efec­tua­da, la gene­ro­si­dad se con­vier­te en mera tác­ti­ca empre­sa­rial para incre­men­tar divisas.
El lucro de la Mon­san­to en el tri­mes­tre que cerró el 28 de febre­ro de 2010 fue de US$ 887 millo­nes. En el mis­mo perio­do del pasa­do año, su ganan­cia fue de US$ 1,09 billón, lo que sig­ni­fi­ca una caí­da de 19%. Según el direc­tor eje­cu­ti­vo de la trans­na­cio­nal, Hugh Grant, el prin­ci­pal moti­vo de esta caí­da fue la dis­mi­nu­ción en las ven­tas de her­bi­ci­das y pro­duc­tos quí­mi­cos. 
En una con­fe­ren­cia con ana­lis­tas a ini­cios de abril, Grant afir­mó que no podría recu­rrir al incre­men­to de pre­cios para rever­tir esta caí­da, ya que los agri­cul­to­res no pare­cen dis­pues­tos a pagar pre­cios más altos por las nue­vas líneas de semi­llas trans­gé­ni­cas, algu­nas de las cua­les son dos veces más caras que las varie­da­des más cul­ti­va­das hoy. «El retorno que estoy tenien­do de los hacen­da­dos es que si nues­tros pre­cios fue­ran dife­ren­tes, la cur­va de adop­ción de las semi­llas será dife­ren­te», dijo Grant. 
Al no ser posi­ble subir el pre­cio de sus pro­duc­tos, la úni­ca sali­da para la Mon­san­to es rever­tir la caí­da en su tasa de ganan­cia con la aper­tu­ra de nue­vos mer­ca­dos con­su­mi­do­res. No es una casua­li­dad que a poco menos de un mes de la con­fe­ren­cia de Hugh Grant, las semi­llas de la Mon­san­to arri­ba­ran a Haití.
Lo que no ha sido dicho ni por la Mon­san­to, ni por el Minis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra hai­tiano, es que esas semi­llas híbri­das de maíz sólo podrán cum­plir sus pro­me­sas de pro­duc­ti­vi­dad y adap­ta­ción al cli­ma tro­pi­cal hai­tiano si son tra­ta­das con her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos quí­mi­cos espe­cí­fi­cos, que no por casua­li­dad son pro­du­ci­dos por la pro­pia Mon­san­to. Eso sig­ni­fi­ca que los agri­cul­to­res hai­tia­nos que reci­ban las semi­llas híbri­das sólo con­se­gui­rán vol­ver­las pro­duc­ti­vas si adquie­ran los her­bi­ci­das y fer­ti­li­zan­tes de la Mon­san­to. 
Ade­más, las fami­lias cam­pe­si­nas no podrán reapro­ve­char las semi­llas que bro­ten de ese maíz, ya que una de las carac­te­rís­ti­cas de las semi­llas híbri­das es que sólo su pri­me­ra gene­ra­ción es ade­cua­da para la siem­bra. Si qui­sie­ran con­ti­nuar pro­du­cien­do en la pró­xi­ma siem­bra, los cam­pe­si­nos ten­drían que com­prar nue­vas semi­llas de la Mon­san­to. 
A ese rit­mo, con el aumen­to del con­su­mo de semi­llas y, con­se­cuen­te­men­te, de her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y pro­duc­tos quí­mi­cos de la Mon­san­to, la pre­vi­sión del cura Jean-Yves Urfié podrá vol­ver­se reali­dad: “Pron­to, habrá sólo semi­llas de la Mon­san­to en Hai­tí. Enton­ces, será el fin de la inde­pen­den­cia de los agri­cul­to­res”.  
Ven­ce­dor
La Mon­san­to no está sola en esta empre­sa. El trans­por­te y toda la logís­ti­ca de dis­tri­bu­ción de las semi­llas en Hai­tí está a car­go de otras dos empre­sas esta­dou­ni­den­ses: la Kueh­ne + Nage Emer­gency and Relief Logis­tics y la UPS Fou­da­tion.  
Ken Ster­nad, pre­si­den­te de la UPS, insis­tió en pro­nun­ciar­se sobre esta acción: “Como par­te de nues­tros esfuer­zos con­ti­nuos para apo­yar la recu­pe­ra­ción de Hai­tí, la UPS tie­ne el orgu­llo de donar nues­tros ser­vi­cios a los bar­cos de semi­llas, ya que el país empie­za a mover­se en direc­ción a la cons­truc­ción de un futu­ro sostenible».
Ese “futu­ro sos­te­ni­ble” de que habla Ster­nad y que vie­ne atra­yen­do el inte­rés de tan­tas empre­sas extran­je­ras está con­so­li­da­do en el Pro­yec­to Win­ner lan­za­do el 8 de octu­bre de 2009 por la USAID (Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal). El Pro­yec­to Win­ner inver­ti­rá 126 millo­nes de dóla­res en los pró­xi­mos cin­co años para cons­truir una nue­va infra­es­truc­tu­ra agrí­co­la en Hai­tí, con el obje­ti­vo de aumen­tar su pro­duc­ti­vi­dad. Entre tan­to, sumi­nis­tra­rá asis­ten­cia téc­ni­ca espe­cia­li­za­da, ade­más de ser­vi­cios téc­ni­cos e insu­mos agrí­co­las, como pes­ti­ci­das y fertilizantes.
Es por inter­me­dio de este Pro­yec­to que serán dis­tri­bui­das las 475 tone­la­das de semi­llas de la Mon­san­to. De hecho, tales semi­llas no lle­ga­rán direc­ta­men­te a las manos de los cam­pe­si­nos hai­tia­nos. Ellas serán des­ti­na­das pri­me­ra­men­te a las tien­das admi­nis­tra­das por la USAID y des­pués serán ven­di­das por un pre­cio “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te redu­ci­do” a las fami­lias cam­pe­si­nas. “Nues­tra meta es alcan­zar 10 mil agri­cul­to­res en esta tem­po­ra­da”, infor­mó Jean Robert Esti­me, direc­tor res­pon­sa­ble por el Pro­yec­to Win­ner. “Las semi­llas ayu­da­rán a ali­men­tar y sumi­nis­trar opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas para los agri­cul­to­res, sus fami­lias y la comu­ni­dad en gene­ral”. 
Para com­pren­der que tipo de “opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas” son estas, hay que dilu­ci­dar cuá­les son los acto­res que están atrás del Pro­yec­to Win­ner. Su direc­tor res­pon­sa­ble, Jean Robert Esti­me, sir­vió como Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res duran­te los 29 años de la dic­ta­du­ra de Duva­lier en Hai­tí, épo­ca en que fue­ron ase­si­na­dos más de 30.000 hai­tia­nos y el país abrió sus puer­tas a los pro­duc­tos ali­men­ta­rios extran­je­ros. Gra­cias a esa aper­tu­ra, Hai­tí impor­ta hoy el 80% de los ali­men­tos que con­su­me. 
Arqui­tec­ta y coor­di­na­do­ra del Win­ner, la USAID es una agen­cia guber­na­men­tal esta­dou­ni­den­se crea­da en 1961. Según su pági­na ofi­cial en Inter­net, tie­ne la misión de “pro­mo­ver los intere­ses de la polí­ti­ca exter­na de Esta­dos Uni­dos en la expan­sión de la demo­cra­cia y de los mer­ca­dos libres, mejo­ran­do la vida de los ciu­da­da­nos del mun­do en desa­rro­llo”. Con sede en Washington/​DC, la USAID está pre­sen­te en las cin­co regio­nes del mun­do. Su tra­ba­jo apo­ya “el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y los avan­ces de la polí­ti­ca exter­na de Esta­dos Uni­dos”. 
Nue­vo terremoto
“Se tra­ta de un nue­vo terre­mo­to más peli­gro­so a lar­go pla­zo que el ocu­rri­do el 12 de enero. No se tra­ta de una ame­na­za, sino de un ata­que muy fuer­te a la agri­cul­tu­ra cam­pe­si­na, a los cam­pe­si­nos y a las cam­pe­si­nas, a la bio­di­ver­si­dad, a las semi­llas crio­llas que esta­mos defen­dien­do, a lo que res­ta de nues­tro medioam­bien­te en Hai­tí”, denun­cia Cha­van­nes Jean-Bap­tis­te, coor­di­na­dor del Mouv­man Peyi­zan Papay (MPP) y miem­bro de la Vía Cam­pe­si­na haitiana.
Cha­van­nes acu­sa al gobierno hai­tiano de estar apro­ve­chan­do el terre­mo­to para ven­der el país a las fuer­zas impe­ria­lis­tas y a las empre­sas trans­na­cio­na­les. “No pode­mos acep­tar eso”, advier­te el diri­gen­te cam­pe­sino, “debe­mos ini­ciar ya la movi­li­za­ción con­tra este Pro­yec­to, con­tra la Mon­san­to en Hai­tí. Nece­si­ta­mos una fuer­te uni­dad en Hai­tí y una fuer­te soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal para enfren­tar a la Mon­san­to y todas las fuer­zas de la muer­te que quie­ren aca­bar con la sobe­ra­nía total de este peque­ño país que con­quis­tó su inde­pen­den­cia con la san­gre de sus hijos y de sus hijas des­de 1804”.
Como pri­mer paso en este enfre­na­mien­to, el MPP con­vo­có a los cam­pe­si­nos a ente­rrar y que­mar todas las semi­llas de maíz pro­ve­nien­tes del Minis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra. Ade­más, una gran mar­cha está pla­ni­fi­can­do la Vía Cam­pe­si­na de Hai­tí para los pró­xi­mos días 4 y 5 de junio, con oca­sión del Día Inter­na­cio­nal del Medio Ambien­te. La mar­cha par­ti­rá de la región de Papay con des­tino a la ciu­dad de Hin­che, capi­tal del depar­ta­men­to Cen­tral. (Tra­duc­ción ALAI) 
- Tha­lles Gomes, perio­dis­ta bra­si­le­ño, des­de Puer­to Prín­ci­pe- Haití. 

http://​www​.alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​3​8​266

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.