Entre­vis­ta con Eli­za­beth Pal­mei­ro, espo­sa de Ramón Laba­ñino uno de los cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos pre­sos en EEUU – Rebe­lión

Anto­nio Cues­ta

El 12 de sep­tiem­bre de 1998, cin­co agen­tes cuba­nos fue­ron dete­ni­dos en Esta­dos Uni­dos por el FBI, acu­sa­dos de espio­na­je y cons­pi­ra­ción, a pesar de que las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses sabían per­fec­ta­men­te que el úni­co obje­ti­vo de los dete­ni­dos era obte­ner infor­ma­ción sobre las acti­vi­da­des de los terro­ris­tas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de Mia­mi. El pro­pio FBI se había reu­ni­do en junio de ese mis­mo año con miem­bros del Minis­te­rio del Inte­rior de Cuba para tra­tar el asun­to, por lo que el arres­to fue, ade­más de una far­sa, una fla­gran­te trai­ción. Una trai­ción, en últi­ma ins­tan­cia, a los pro­pios Esta­dos Uni­dos, cuyos intere­ses, des­pués de los de Cuba, son los más daña­dos por las acti­vi­da­des terro­ris­tas de la mafia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de Mia­mi.

Tras un pro­ce­so ver­gon­zo­sa­men­te ama­ña­do y ocul­ta­do a la pro­pia opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se, los cin­co agen­tes cuba­nos fue­ron con­de­na­dos a las siguien­tes penas: Gerar­do Her­nán­dez, dos cade­nas per­pe­tuas más quin­ce años de pri­sión; Ramón Laba­ñino, cade­na per­pe­tua más die­cio­cho años de pri­sión; René Gon­zá­lez, quin­ce años de pri­sión; Fer­nan­do Gon­zá­lez, die­ci­nue­ve años de pri­sión; y Anto­nio Gue­rre­ro, cade­na per­pe­tua más diez años de pri­sión.

Duran­te todos estos años los fami­lia­res de los Cin­co ‑como se los cono­ce inter­na­cio­nal­men­te- y el movi­mien­to de soli­da­ri­dad desa­rro­lla­do se han mos­tra­do infa­ti­ga­bles en su lucha por­que se haga jus­ti­cia. Esta sema­na Eli­za­beth Pal­mei­ro, espo­sa de Ramón Laba­ñino, visi­tó Tur­quía tras par­ti­ci­par en el XV Encuen­tro Euro­peo de Soli­da­ri­dad con Cuba cele­bra­do en Sofía (Bul­ga­ria).

En Anka­ra se reu­nió con el gru­po de abo­ga­dos que com­po­nen el Comi­té por la Libe­ra­ción de los Cin­co en Tur­quía, con el Gru­po Par­la­men­ta­rio de Amis­tad con Cuba de la Asam­blea Nacio­nal, con res­pon­sa­bles del Cen­tro de Dere­chos Huma­nos y las facul­ta­des de Dere­cho y Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Anka­ra ‑quie­nes anun­cia­ron la crea­ción de un comi­té jurí­di­co para el estu­dio y segui­mien­to del pro­ce­so con­tra los Cin­co- y con inte­gran­tes de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les de izquier­das.

En Estam­bul, como colo­fón de su visi­ta, la Aso­cia­ción de Amis­tad con Cuba “José Mar­tí” de Tur­quía orga­ni­zó un con­cier­to en el Cen­tro Cul­tu­ral Nazim Hik­met para home­na­jear a los cin­co héroes cuba­nos y a sus fami­lia­res. Eli­za­beth agra­de­ció en nom­bre de todos ellos las mues­tras de apo­yo reci­bi­das a lo lar­go de su via­je y apro­ve­chó para infor­mar sobre la situa­ción actual de los pri­sio­ne­ros. En con­cre­to Ramón Laba­ñino, tras su revi­sión de sen­ten­cia en 2009, se encuen­tra des­de hace un mes en una cel­da de cas­ti­go en espe­ra de ser tras­la­da­do a una pri­sión de media­na segu­ri­dad don­de com­ple­ta­rá 30 años de cár­cel. Si no hay cam­bios antes, al tér­mino de su con­de­na ten­drá 60 años.

Al tér­mino del con­cier­to, emo­cio­na­da aun­que visi­ble­men­te can­sa­da, Eli­za­beth tras­la­dó a los medios de pren­sa allí pre­sen­tes algu­nos deta­lles per­so­na­les sobre su caso. Un bre­ve resu­men sobre 20 años de una vida no es tarea sen­ci­lla, pero lo hizo con áni­mo y la espe­ran­za de rom­per con ello el cer­co de los gran­des medios.

Antes de la deten­ción de Ramón Eli­za­beth no sabía a qué se dedi­ca­ba su mari­do, “no cono­cía su per­te­nen­cia a ese ejér­ci­to anó­ni­mo de cuba­nos que dejan todo ‑fami­lia y empleo- para tra­ba­jar por su país tra­tan­do de evi­tar accio­nes terro­ris­tas y actos vio­len­tos con­tra Cuba”. Duran­te más de 6 años Eli­za­beth pen­só que Ramón tra­ba­ja­ba en algo impor­tan­te rela­cio­na­do con la difí­cil situa­ción eco­nó­mi­ca que atra­ve­sa­ba el país (era la déca­da de los 90). Tras su deten­ción, en 1998, sin­tió que “el cie­lo se venía con la tie­rra” al tiem­po que “un tre­men­do dolor y un pro­fun­do orgu­llo de que mi espo­so fue­ra par­te de ese ejér­ci­to que lucha­ba a favor del pue­blo cubano”. Lo más duro fue dar­se cuen­ta que ya no podrían estar jun­tos, ni con sus hijas. Des­de enton­ces Eli­za­beth ha podi­do visi­tar­lo poco más de una vez por año, las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses no le han per­mi­ti­do más, aun­que peor es la situa­ción de Olga y Adria­na, espo­sas de René y Gerar­do res­pec­ti­va­men­te, a quie­nes tras 12 años no les ha sido con­ce­di­da nin­gu­na auto­ri­za­ción para la visi­ta.

En Tur­quía Eli­za­beth se sin­tió arro­pa­da y acom­pa­ña­da, “sabía que aquí había mucho apo­yo por la cau­sa de los Cin­co, tenía­mos infor­ma­ción de las accio­nes que se esta­ban rea­li­zan­do”. Pero su inten­ción era “trans­mi­tir el agra­de­ci­mien­to de las fami­lias y de los Cin­co e inten­tar lle­gar a per­so­na­li­da­des, líde­res de opi­nión, par­la­men­ta­rios… para que se unan a la cau­sa, abrien­do el aba­ni­co de la tra­di­cio­nal amis­tad y soli­da­ri­dad con Cuba a sec­to­res que en otros momen­tos y qui­zá para otras cau­sas no se hubie­ran uni­do, pero que al expli­car­les las vio­la­cio­nes de DDHH que hay en este caso, la doble moral con la que actúa el gobierno de los EEUU en la lla­ma­da gue­rra con­tra el terro­ris­mo, etc. pue­den apo­yar­nos al com­par­tir los mis­mos valo­res sobre la jus­ti­cia, la defen­sa de la paz y el res­pe­to a la sobe­ra­nía nacio­nal”.

La pren­sa tur­ca había ter­mi­na­do, pero yo aún qui­se hacer­le algu­nas pre­gun­tas.

¿Cómo defi­ni­rías el movi­mien­to inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad con los Cin­co?

Eli­za­beth Pal­mei­ro.- Des­de que estoy invo­lu­cra­da en esta cam­pa­ña de soli­da­ri­dad, como espo­sa de Ramón, he expe­ri­men­ta­do una sen­sa­ción muy boni­ta al ver a tan­tas per­so­nas en el mun­do que lle­van acom­pa­ñán­do­nos tan­tos años como tie­ne la Revo­lu­ción; algu­nos muy vie­ji­tos ya, pero otros muy jóve­nes que se han uni­do recien­te­men­te; es un espec­tro muy amplio de per­so­nas el que com­po­ne este movi­mien­to de soli­da­ri­dad. Eso ha sido para mi algo muy impor­tan­te como cuba­na, como revo­lu­cio­na­ria, poder sen­tir en car­ne pro­pia que nues­tro país nun­ca ha esta­do solo a pesar de todas las cam­pa­ñas mediá­ti­cas de des­pres­ti­gio y des­in­for­ma­ción con­tra la Revo­lu­ción. Y que tene­mos ami­gos que hacen el tra­ba­jo de la hor­mi­gui­ta, poco a poco y todos los días, con­tra los pode­ro­sos medios de pren­sa que rea­li­zan esa labor de des­pres­ti­gio y que nun­ca dan cré­di­to a la labor del pue­blo cubano ni a la obra social de la Revo­lu­ción. No somos per­fec­tos, nin­gu­na socie­dad lo es, sola­men­te pedi­mos res­pe­to hacia el sis­te­ma con el que hemos deci­di­do dotar­nos, igual que hace­mos noso­tros con el res­to de los paí­ses por enci­ma de sus pos­tu­ras polí­ti­cas o ideo­ló­gi­cas. Eso es lo que hace a los huma­nos mejo­res, saber escu­char­nos y enten­der­nos.

Y en lo per­so­nal, como espo­sa de un hom­bre ino­cen­te que ha sido con­de­na­do injus­ta­men­te y sufre la leja­nía de su encar­ce­la­mien­to, un hom­bre que está pre­so sola­men­te por ser digno de ese pue­blo que tie­ne una lar­ga tra­di­ción de lucha, el movi­mien­to de soli­da­ri­dad ha sido muy for­ti­fi­can­te por­que a veces una está tris­te, des­alen­ta­da, por­que ve que pasan los años y se va per­dien­do la juven­tud, y enton­ces apa­re­ce esa soli­da­ri­dad con Cuba y espe­cial­men­te con la cau­sa de los Cin­co que es una fuen­te inago­ta­ble de ener­gía. Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que nece­si­ta esta lucha: apo­yo y soli­da­ri­dad y tener a tan­ta gen­te que te acom­pa­ñe, por enci­ma de barre­ras idio­má­ti­cas o cul­tu­ra­les. Eso es algo muy boni­to, pues a pesar de la tris­te­za de cier­tos momen­tos, el hecho de con­tar con per­so­nas así nos hace car­gar­nos de espe­ran­za y opti­mis­mo e inclu­so lle­ga­mos a tener la cer­te­za de que la vic­to­ria pue­de lle­gar. Aun­que, cla­ro, una quie­re que lle­gue ya.

¿Qué se sien­te ante el doble rase­ro de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, cuan­do hablan de cier­tos pre­sos cuba­nos pero no de otros; cuan­do cali­fi­can a cier­tas per­so­nas como terro­ris­tas pero no a otras?

E. P.- A veces los gran­des medios de pren­sa mani­pu­lan el caso de los Cin­co y dejan caer pala­bras como espías o terro­ris­tas para tra­tar que las per­so­nas se ale­jen del tema y no vayan más allá. Ante eso lo que se sien­te es un poco de frus­tra­ción, no mucha, por­que sabe­mos que con­ta­mos con muchos ami­gos que están detrás y perio­dis­tas hones­tos que van tra­tan­do de qui­tar las men­ti­ras que nos echan enci­ma y sacar a la luz lo que hay de ver­dad en el caso de los Cin­co. Se sien­te lás­ti­ma por ellos, que para poder­se man­te­ner ten­gan que recu­rrir a la men­ti­ra para tra­tar de ocul­tar las con­duc­tas impro­pias del país más pode­ro­so del mun­do.

Esto de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo ha cau­sa­do muchas muer­tes en el mun­do, no sólo de tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas, sino sobre todo de per­so­nas ino­cen­tes en los paí­ses que EEUU ha inva­di­do. A la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na lo que más le due­le son sus muer­tos, pero sin embar­go yo estoy segu­ra que si el pue­blo esta­dou­ni­den­se supie­ra que en su país, en Flo­ri­da, se cobi­jan, ampa­ran, orga­ni­zan y finan­cian accio­nes terro­ris­tas con­tra otro Esta­do, yo estoy segu­ra que el fin de la gue­rra lle­ga­ría mucho más rápi­do. Por­que la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na es muy impor­tan­te, pero está enga­ña­da y mani­pu­la­da y por eso no se ha uni­do a la cau­sa de los Cin­co. Pero cuan­do los gran­des medios sean hones­tos y con­se­cuen­tes con la defen­sa de la ver­dad y la jus­ti­cia muchas cosas en el mun­do, y no sólo en EEUU, esta­rán de mejor for­ma.

¿Se ha ter­mi­na­do la vía legal? ¿de qué depen­de la liber­tad de los Cin­co, es ya sólo una cues­tión polí­ti­ca?

E. P.- Este ha sido des­de el prin­ci­pio un caso polí­ti­co. Los Cin­co está pre­sos por­que son cuba­nos. Muchos casos pare­ci­dos, simi­la­res, accio­nes como ésta de infil­trar gru­pos no guber­na­men­ta­les, han teni­do otro tra­ta­mien­to en los EEUU. Y las per­so­nas acu­sa­das no han esta­do ni sema­nas ni años en pri­sión. Si nues­tros mari­dos han esta­do tan­to tiem­po en pri­sión, ais­la­dos y man­te­ni­dos sin el debi­do pro­ce­so, es por­que este caso es polí­ti­co. Des­pués de haber reco­rri­do todo el sis­te­ma judi­cial y haber pasa­do por todos los esta­men­tos y nive­les, ya no que­da mucho más. Sólo la posi­bi­li­dad de soli­ci­tar un habeas cor­pus para Gerar­do, que al tener una sen­ten­cia de cade­na per­pe­tua no tie­ne posi­bi­li­dad de salir nun­ca de pri­sión.

Solo la bata­lla polí­ti­ca, la cam­pa­ña soli­da­ria, la denun­cia de la injus­ti­cia, es la que pudie­ra hacer que encon­tra­ran la liber­tad antes de que cum­plan ínte­gras sus con­de­nas. Ya el año que vie­ne se cum­ple la sen­ten­cia de René [Gon­zá­lez], que es el que tie­ne la con­de­na más cor­ta por­que no pudie­ron poner­le más, y eso que le apli­ca­ron sen­ten­cias con­se­cu­ti­vas en lugar de con­cu­rren­tes por los mis­mos car­gos.

No se ha hecho jus­ti­cia. Pero yo ten­go la con­fian­za de que con el apo­yo de la soli­da­ri­dad, con la bata­lla polí­ti­ca, con la suma de per­so­na­li­da­des de todo el mun­do a la cau­sa se va a poder poner fin a esto antes de que cum­plan sus con­de­nas. Y mien­tras todo esto pasa, a ver si al menos pode­mos con­se­guir que se nos auto­ri­cen visi­tas con una regu­la­ri­dad más jus­ta y mas fre­cuen­te.

¿Hace suyos los ver­sos de Nancy More­jón que dicen: si voy a morir pelean­do /​esa muer­te no me ape­na /​no me ape­na morir dan­do /​san­gre que vive en mis venas?

E. P.- Sí, cla­ro. Quie­nes debían de sen­tir pena son ellos, nues­tros enemi­gos, por ser tan injus­tos y tan crue­les con cin­co fami­lias. Yo sufro pero ten­go la ver­dad, y muchas per­so­nas que nos acom­pa­ñan tam­bién saben que la ver­dad está de nues­tra par­te.

¿Una per­so­na?

Ramón.

¿Un valor humano?

El amor.

¿Cuál fue su mayor ale­gría?

Ver nacer a mis hijas, a Lau­ra y des­pués a Lis­bet.

¿Algo de lo que se arre­pien­ta?

De nada.

¿A quién lle­va­ría ante los tri­bu­na­les?

A los que dicen men­ti­ras.

¿Un sue­ño?

Que Ramón ven­ga ya.

Muchas gra­cias Eli­za­beth.

Anto­nio Cues­ta es corres­pon­sal de la agen­cia Pren­sa lati­na en Tur­quía

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *