Chomsky res­pon­de a Israel “A nin­gún gobierno le gus­ta lo que digo”. «El com­por­ta­mien­to de Israel me recuer­da al de Sudá­fri­ca en los años 60»

A sus 81 años, el renom­bra­do inte­lec­tual judío esta­du­ni­den­se Noam Chomsky, lin­güis­ta, filó­so­fo y ensa­yis­ta, se dijo sor­pren­di­do cuan­do el pasa­do domin­go 16 de mayo los guar­da­fron­te­ras israe­líes le impi­die­ron entrar de Jor­da­nia a Cis­jor­da­nia, don­de esta­ba invi­ta­do a dar una con­fe­ren­cia, el lunes, en la uni­ver­si­dad Bir Zeit, cer­ca de Rama­la.

“Lle­gué con mi hija y dos vie­jos ami­gos. Nos pre­sen­ta­mos nor­mal­men­te en la fron­te­ra don­de todos fui­mos inte­rro­ga­dos. Se intere­sa­ban en par­ti­cu­lar por mí”, dijo a la pren­sa el aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, mun­dial­men­te cono­ci­do por sus crí­ti­cas a la polí­ti­ca exte­rior de EEUU y a la ocu­pa­ción israe­lí de los terri­to­rios pales­ti­nos.

Los guar­da­fron­te­ras, que “retrans­mi­tían las pre­gun­tas del minis­te­rio (israe­lí) del Inte­rior”, fue­ron “muy edu­ca­dos”, deta­lló Chomsky, pero igual le impi­die­ron pasar. “Al gobierno no le gus­ta el tipo de cosas que usted dice”, fue uno de los argu­men­tos esgri­mi­dos por la par­te israe­lí, reve­ló Chomsky quien, sin per­der su habi­tual sen­ti­do de la iro­nía, repli­có: “¿Aca­so uste­des cono­cen un solo gobierno en el mun­do al que le gus­te las cosas que yo digo?”. Ante la ola de crí­ti­cas por el hecho, el minis­te­rio israe­lí del Inte­rior cali­fi­có el inci­den­te de “malen­ten­di­do”, pero tam­po­co le per­mi­tió ingre­sar a Cis­jor­da­nia.

“El com­por­ta­mien­to de Israel —dijo Chomsky al dia­rio israe­lí Haa­retz— me recuer­da el de Sudá­fri­ca en los años de 1960, cuan­do com­pren­dió que ya esta­ba con­si­de­ra­do un paria [por el régi­men segre­ga­cio­nis­ta del apartheid], pero pen­só que solu­cio­na­ría el pro­ble­ma con mejo­res rela­cio­nes públi­cas”. Pero si el lunes iban a escu­char su char­la un cen­te­nar de alum­nos en Bir Zeit, de regre­so a Ammán, la capi­tal jor­da­na, la cla­se se con­vir­tió en una video­con­fe­ren­cia trans­mi­ti­da en vivo por la cade­na ára­be Al-Jazi­ra, con repe­ti­do­ra tam­bién en Israel.

Con esto, Chomsky —padre de la gra­má­ti­ca gene­ra­ti­va trans­for­ma­cio­nal, un sis­te­ma para ana­li­zar la gra­má­ti­ca des­de la pers­pec­ti­va de la uni­ver­sa­li­dad del len­gua­je como facul­tad huma­na inna­ta — , ingre­sa en la lis­ta de los inte­lec­tua­les judíos a los que Israel impi­de entrar a los terri­to­rios pales­ti­nos, como recuer­da des­de Rama­la el perio­dis­ta Mel Fryk­berg. Los ante­rior­men­te expul­sa­dos son el renom­bra­do aca­dé­mi­co Nor­man Fin­kels­tein (EEUU); Richard Falk, pro­fe­sor emé­ri­to de dere­cho inter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton y Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre Dere­chos Huma­nos en Cis­jor­da­nia y Gaza; y el juez suda­fri­cano Richard Golds­to­ne, fis­cal prin­ci­pal de las cor­tes espe­cia­les para la ex Yugos­la­via y Ruan­da, y desig­na­do por la ONU para inves­ti­gar crí­me­nes de gue­rra en el ata­que de Israel a Gaza a fines de 2008.

Fuen­te: http://​impre​so​.mile​nio​.com/​n​o​d​e​/​8​7​7​0​228

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *