Las ver­da­des del Con­de de Rodezno que Bar­ci­na ocul­ta – Ramón sola

Una argu­cia ava­la­da por los tri­bu­na­les blo­queó la ini­cia­ti­va para rebau­ti­zar la Pla­za Con­de de Rodezno de Iru­ñea, pero los colec­ti­vos en favor de la memo­ria his­tó­ri­ca vuel­ven a la car­ga, aho­ra por vía ciu­da­da­na y no judi­cial. Han reco­gi­do 2.000 fir­mas y edi­ta­do un libro que deta­lla quién fue Tomás Domín­guez Aré­va­lo, ges­tor del Alza­mien­to y minis­tro de «Jus­ti­cia» de Fran­co.

En Iru­ñea todo el mun­do cono­ce la Pla­za Con­de de Rodezno, pero casi nadie sabe quién fue el per­so­na­je reme­mo­ra­do. Es algo simi­lar a lo que ha pasa­do duran­te déca­das, por ejem­plo, con el fuer­te de Ezka­ba. De ese des­co­no­ci­mien­to se ha vali­do el Con­sis­to­rio de UPN para man­te­ner intac­to el nom­bre de la pla­za, que supo­ne evi­den­te­men­te un modo de home­na­je a su titu­lar. El año pasa­do, una pla­ta­for­ma veci­nal inten­tó cam­biar esa pla­ca por otra que recor­da­se a las víc­ti­mas de Ezka­ba. La moción ter­mi­nó en fias­co, ya que el Ayun­ta­mien­to hizo un leve reto­que en el nom­bre para apa­ren­tar que la pla­za alu­de al títu­lo nobi­lia­rio en gene­ral y no a quien lo osten­tó en aque­llos san­grien­tos años: Tomás Domín­guez Aré­va­lo. La tri­qui­ñue­la coló en los tri­bu­na­les, de modo que ese sinies­tro nom­bre sigue impre­so en el Segun­do Ensan­che de Iru­ñea. Pero los defen­so­res de la memo­ria his­tó­ri­ca no van a tirar la toa­lla.

Los colec­ti­vos agru­pa­dos en la ini­cia­ti­va Auto­bús de la Memo­ria con­tra­ata­can por otra vía: la ciu­da­da­nía. Han comen­za­do a reco­ger fir­mas (ya son 2.000) y han deci­di­do que toca expli­car­le a todo el mun­do de quién habla­mos. No el Con­de de Rodezno sin cara tras el que aho­ra se para­pe­ta el equi­po de Yolan­da Bar­ci­na, sino el que real­men­te «bau­ti­zó» la pla­za: Tomás Domín­guez Aré­va­lo, pie­za cla­ve en el ini­cio de la gue­rra y en la repre­sión inme­dia­ta­men­te pos­te­rior, ya que fue el pri­mer minis­tro de Jus­ti­cia de Fran­co.

Han ela­bo­ra­do el libro «Con­de de Rodezno, la jus­ti­cia al revés» (Pamie­la). En él se cuen­ta cómo este terra­te­nien­te, naci­do en Madrid en 1882 pero con múl­ti­ples pro­pie­da­des en Nafa­rroa, com­ba­tió la II Repú­bli­ca («defen­día tam­bién sus intere­ses per­so­na­les», recor­dó el his­to­ria­dor Fer­nan­do Men­dio­la). Cómo el 9 de julio de 1936 fue lla­ma­do a Iru­ñea por Rai­mun­do Gar­cía Gar­ci­la­so, direc­tor de «Dia­rio de Nava­rra», y con­si­guió con­ci­liar la «vía insu­rrec­cio­nal para­mi­li­tar» de los car­lis­tas con la «mili­tar» del gene­ral Mola, lo que resul­tó deci­si­vo para el gol­pe de Esta­do. Y cómo des­pués fue nom­bra­do minis­tro de Jus­ti­cia. Era el Con­de de Rodezno que pro­cla­ma­ba: «Tras una épo­ca de anar­quía desen­fre­na­da, ha sur­gi­do el genio de la raza. Se ha ter­mi­na­do ya el influ­jo de la maso­ne­ría y el pode­río mar­xis­ta. En nues­tra patria no habrá más que lo nues­tro, lo nacio­nal. Espa­ña será de ver­dad la Espa­ña una, gran­de y libre de tiem­pos impe­ria­les».

Men­dio­la fue con­clu­yen­te: en cual­quier lugar en el que se hubie­ra hecho jus­ti­cia his­tó­ri­ca, el Con­de de Rodezno no ten­dría una pla­za, sino que «esta­ría en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos». Kar­los Otxoa aña­dió que es ver­gon­zo­so que se man­ten­gan sím­bo­los como éste en un lugar en que «casi nada recuer­da a quie­nes defen­die­ron la demo­cra­cia» y murie­ron por ello.

«Fas­cis­ta de una sola pie­za»

En esta obra colec­ti­va ‑que será pre­sen­ta­da al públi­co maña­na, a las 20.00, en la libre­ría La Hor­mi­ga Ató­mi­ca- han plas­ma­do su visión sobre el per­so­na­je varios escri­to­res nava­rros que no nece­si­tan pre­sen­ta­ción. Javier Eder recu­rre a la iro­nía: «Fran­co puso en sus manos la alta res­pon­sa­bi­li­dad de tra­mi­tar las sen­ten­cias de muer­te o a tra­ba­jos for­za­dos de la depu­ra­ción. Pam­plo­na hon­ra aún hoy su memo­ria». Y tam­bién Miguel Sán­chez-Ostiz: «Para dedi­car­le la pla­za no hay otra fun­da­men­ta­ción que la que podía dar­se para dedi­cár­se­la a Copi­to de Nie­ve, el famo­so gori­la del zoo de Bar­ce­lo­na, o a Este­ba­ni­llo Gon­zá­lez, hom­bre de buen humor. Es una cues­tión de votos y mala fe polí­ti­ca».

Víc­tor Moreno tam­bién se mues­tra sar­cás­ti­ca­men­te con­mo­vi­do, «por­que con­vie­ne decir­lo cla­ra­men­te: fue un fas­cis­ta de una sola pie­za. Se decla­ró así des­de que tuvo uso de razón polí­ti­ca, mani­fes­tán­do­se con­tra el sufra­gio uni­ver­sal y con­tra el sis­te­ma par­la­men­ta­rio».

fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *