La izquier­da se com­pra muy bara­ta ‑James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Esta­dos Uni­dos. Lunes 17 de mayo de 2010

Chury: Petras, en mate­ria de temas creo que hay muchos en este momen­to. ¿Cuá­les están ocu­pan­do tu aten­ción para tus tra­ba­jos coti­dia­nos que rea­li­zas?.

Petras: Varias cosas. Pri­me­ro, tene­mos el tema del acuer­do con Irán, Tur­quía y Bra­sil para arre­glar el enri­que­ci­mien­to de ura­nio que va a des­pla­zar este esfuer­zo de Esta­dos Uni­dos de impo­ner san­cio­nes con­tra Irán. Eso como un tema que podría­mos dis­cu­tir; segun­do la con­fron­ta­ción en Tai­lan­dia don­de los cami­sas rojas, que repre­sen­tan a los pobres, están con­fron­tan­do con un gobierno de la dere­cha y ter­cer tema que estoy miran­do otra vez es el asun­to del derrum­be del pozo de petró­leo en el Gol­fo y cómo debe­mos eva­luar estas cosas. Final­men­te, un repen­sa­mien­to de los regí­me­nes en Amé­ri­ca Lati­na sobre los últi­mos cin­co años.

Chury: Muy intere­san­te todo eso. Si quie­res, arran­ca­mos por el tema de Amé­ri­ca Lati­na y des­pués vamos tocan­do los otros.

Petras: En este caso pri­me­ro quie­ro ano­tar varias cosas. Pri­me­ro, que no hemos vis­to nin­gún gran cam­bio en los últi­mos cin­co años, un perío­do de esta­bi­li­dad rela­ti­va en rela­ción con lo que típi­ca­men­te uno pien­sa de Amé­ri­ca Lati­na. Hay un cre­ci­mien­to con algu­nas varia­cio­nes bas­tan­te diná­mi­co, tene­mos una esta­bi­li­dad social rela­ti­va, nin­gún gol­pe, nin­gu­na revo­lu­ción, con excep­ción de Hon­du­ras que es la excep­ción de lo coti­diano.

Y tene­mos que ana­li­zar por qué en estos cin­co o seis años tene­mos esta con­fi­gu­ra­ción de esta­bi­li­dad, cre­ci­mien­to y alter­nan­cia entre par­ti­dos.

En pri­mer ins­tan­cia está el fac­tor externo que son los pre­cios favo­ra­bles en los mer­ca­dos mun­dia­les. Segun­do, la pér­di­da de influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en la región por su des­pla­za­mien­to eco­nó­mi­co y por las gue­rras. Y ter­ce­ro, la diná­mi­ca tie­ne que ver con la polí­ti­ca que han adop­ta­do los gobier­nos.

Hay mucha gen­te que ha uti­li­za­do varias fra­ses; por ejem­plo, hablan de gobier­nos de cen­tro-izquier­da; hablan de gobier­nos pro­gre­sis­tas, hablan de gobier­nos que han toma­do posi­cio­nes de inde­pen­den­cia.

Pero si uno ana­li­za más allá de las dife­ren­cias que hay entre los orí­ge­nes indí­ge­nas en Boli­via, de tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­lis­tas en Bra­sil, Kirch­ner que en su juven­tud tenía algu­na sim­pa­tía con los gue­rri­lle­ros mon­to­ne­ros, todos estos gobier­nos en su con­jun­to, han adop­ta­do polí­ti­cas desa­rro­llis­tas. Y hablan de regí­me­nes que podía­mos lla­mar pos neo­li­be­ra­les. ¿Y qué sig­ni­fi­ca pos neo­li­be­ral? Sig­ni­fi­ca que por un lado no recha­zan el capi­ta­lis­mo, sólo recha­zan una varian­te del capi­ta­lis­mo, de un capi­ta­lis­mo que tenía como su eje el sec­tor finan­cie­ro ban­que­ro espe­cu­la­ti­vo. Aho­ra este pos neo­li­be­ra­lis­mo real­men­te es una varian­te del capi­ta­lis­mo con enfo­ques sobre los sec­to­res agro mine­ra­les y algu­nos otros ser­vi­cios, más orien­ta­dos al exte­rior.

Y segun­do, es un régi­men al que no le impor­ta la com­po­si­ción del capi­tal, si es extran­je­ro o nacio­nal; lo que les intere­sa es maxi­mi­zar las inver­sio­nes que vie­nen. De dón­de vie­nen no les impor­ta. En este sen­ti­do, la meta prin­ci­pal no es el mejo­ra­mien­to social, bajar las disi­gua­li­da­des, si no que la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es ver cómo pue­den maxi­mi­zar el cre­ci­mien­to, cómo maxi­mi­zar las inver­sio­nes. Y para eso tie­nen que con­tro­lar a los movi­mien­tos socia­les y a los sin­di­ca­tos para que no per­ju­di­quen las tasas de ganan­cias y a las empre­sas que bus­can inver­tir en el país.

En ese sen­ti­do tene­mos una esta­bi­li­dad pero con todas las éli­tes de poder aho­ra fun­cio­nan­do den­tro de un mar­co polí­ti­co que limi­ta la corrup­ción, limi­ta el pilla­je, pero que en rela­ción con los gran­des temas de la pro­pie­dad, de des­igual­dad, de refor­ma agra­ria, está total­men­te mar­gi­na­da. Lo que intere­sa es cuán­tos capi­ta­les pode­mos atraer, qué tasa de cre­ci­mien­to pode­mos alcan­zar… Si en el pro­ce­so de bus­car estas metas prin­ci­pa­les estra­té­gi­cas, tra­tas con mul­ti­na­cio­na­les o tra­tas con el comer­cio de Chi­na, todo está diri­gi­do a los gru­pos de poder que pue­den con­ver­tir las polí­ti­cas públi­cas en un cre­ci­mien­to.

Y por esa razón tene­mos aho­ra emer­gen­tes algu­nos con­flic­tos; por ejem­plo hay huel­gas fuer­tes de obre­ros fabri­les, maes­tros y tra­ba­ja­do­res de la salud en Boli­via en estos momen­tos. Y los regí­me­nes cuan­do res­pon­den a estas pro­tes­tas y crí­ti­cas, son muy duros. Por ejem­plo el señor Gar­cía Line­ra lla­ma a los obre­ros “agen­tes de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na”; Lula dice de los tra­ba­ja­do­res públi­cos que bus­can aumen­tar el sala­rio en algo más que lo fija­do por el decre­to del gobierno, «hay que poner mano dura y dedu­cir de los sala­rios los días de huel­ga». Cas­ti­gos bas­tan­te duros. Y lo mis­mo en Ecua­dor don­de hay acuer­dos entre Correa y las empre­sas mine­ras y hay con­flic­tos con los indí­ge­nas a los que Correa lla­ma «delin­cuen­tes».

Este len­gua­je duro cuan­do por un lado tenés la ima­gen del «papá» que cui­da al pue­blo, el Sr. Lula, o Evo Mora­les, mien­tras las tasas de pobre­za entre los indí­ge­nas en Boli­via son exac­ta­men­te igual que hace cin­co años, el 65% de la pobla­ción.

Hay una situa­ción aquí que debe­mos notar, de esta­bi­li­dad rela­ti­va y cre­ci­mien­to pero que todos los pro­ble­mas pen­dien­tes de injus­ti­cia están subor­di­na­dos a esta polí­ti­ca de cre­ci­mien­to, a esta polí­ti­ca desa­rro­llis­ta. Ese es un tema que debe­mos explo­rar. El hecho que estos gobier­nos en la bús­que­da de inver­sio­nes han roto con la uni­la­te­ral domi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na, es par­te de estos pro­ce­sos por­que cuan­do Esta­dos Uni­dos no pue­de inver­tir hay que bus­car en Asia. Si los Esta­dos Uni­dos quie­ren impo­ner tra­ta­dos de libre comer­cio no recí­pro­cos don­de se bene­fi­cian sólo sus pro­duc­tos y no las expor­ta­cio­nes lati­n­ame­ri­ca­nas, tam­po­co con­si­gue éxi­to.

Por eso la inde­pen­den­cia rela­ti­va de Amé­ri­ca Lati­na con Esta­dos Uni­dos está en fun­ción del desa­rro­llis­mo. Pero un desa­rro­llis­mo que mar­gi­na com­ple­ta­men­te la polí­ti­ca de jus­ti­cia social, por­que las des­igual­da­des están implí­ci­tas en la polí­ti­ca desa­rro­llis­ta. Como fomen­tas inver­sio­nes, tie­nes que esti­mu­lar las tasas de ganan­cia, y aumen­tar esas tasas de ganan­cia sig­ni­fi­ca mini­mi­zar los sala­rios y los aumen­tos de sala­rios den­tro de un mar­co como el de Mora­les, que limi­ta a 5% y dice «bas­ta». Eso es lo que los sin­di­ca­tos, los obre­ros y los maes­tros van a con­se­guir: 5%, que a los cien dóla­res por mes que gana un maes­tro sig­ni­fi­can 5 dóla­res más por mes, algo menos de 20 cen­ta­vos por día de aumen­to, que es una risa.

Pero con esto tene­mos toda la izquier­da en el exte­rior, en Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca gri­tan­do ¡qué buen pre­si­den­te!, con­vo­can­do a una reu­nión sobre el cli­ma; un gran diri­gen­te para el pre­mio Nóbel. ¿Para qué, para con­ver­tir a Boli­via en un gran cam­po de explo­ta­ción de todas las indus­trias extrac­ti­vas? Y a Lula como el gran cam­peón con­tra la pobre­za y mien­tras las des­igual­da­des en Bra­sil siguen sien­do exac­ta­men­te lo que eran bajo el gobierno de Car­do­so. Inclu­so hay mayo­res des­igual­da­des en los sec­to­res más diná­mi­cos como el agro don­de que­da­ron 4 millo­nes de fami­lias sin tie­rra y 22 millo­nes de per­so­nas viven en car­pas de plás­ti­co. Y esta situa­ción sigue sien­do así.

Pero la izquier­da per­ver­sa de inte­lec­tua­les que se com­pran con estas invi­ta­cio­nes a inau­gu­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les, y con­fe­ren­cias sobre el cli­ma y lo que sea, la izquier­da se com­pra muy bara­ta y escri­be artícu­los que cir­cu­lan, hablan­do de todo menos de las polí­ti­cas que bene­fi­cian el gran capi­tal agro­mi­ne­ral y de los mise­ra­ble sala­rios para los emplea­dos, obre­ros y jor­na­le­ros que están fomen­tan­do estos gobier­nos desa­rro­llis­tas

Chury: Me gus­tó esa fra­se tuya: la izquier­da se está com­pran­do muy bara­ta. Creo que está muy bien esa fra­se. Que­ría saber algo más res­pec­to a qué opi­nas en torno a esto de Lula e Irán y qué hay detrás de todo esto

Petras: Lula, como gran desa­rro­llis­ta, como gran pro­mo­tor del desa­rro­llis­mo, quie­re ampliar los mer­ca­dos y quie­re un reco­no­ci­mien­to de que Bra­sil es un fac­tor impor­tan­te en la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca mun­dial. Y él dice que las gue­rras per­ju­di­can las opor­tu­ni­da­des para el comer­cio. Es un capi­ta­lis­ta paci­fis­ta, por lo menos en rela­ción con poten­cia­les mer­ca­dos en el Medio Orien­te por­que los con­flic­tos nor­te­ame­ri­ca­nos en Irak, los san­cio­nes a Irán, todo eso cie­rra mer­ca­dos, cie­rra posi­bi­li­da­des mil­mi­llo­na­rias de comer­cio.

Enton­ces Lula inter­vie­ne con­tra la agre­si­vi­dad béli­ca y mili­ta­ris­ta de Esta­dos Uni­dos para bus­car una solu­ción pací­fi­ca para que él pue­da seguir fir­man­do con­tra­tos con los pro­duc­to­res de petró­leo y gane algún pres­ti­gio en una región don­de Bra­sil bus­ca nue­vos socios eco­nó­mi­cos. Ha con­se­gui­do un pac­to por lo menos, un gran éxi­to diplo­má­ti­co en este sen­ti­do. Aho­ra, los sio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos están tra­ba­jan­do noche y día con Clin­ton bus­can­do cómo sabo­tear este acuer­do de ayer. Dicen que las con­di­cio­nes no son segu­ras, que en Irán no se pue­de con­fiar por más que fir­mó un acuer­do. Washing­ton repi­te como papa­ga­yo cual­quier cosa que afir­man los sio­nis­tas: Clin­ton dice que tene­mos que seguir con las san­cio­nes como si nada hubie­ra pasa­do, a pesar que las con­di­cio­nes que todos piden, que el enri­que­ci­mien­to de ura­nio pasa por un país ajeno a Irán para ins­pec­ción y con­trol, esas con­di­cio­nes están den­tro del nue­vo acuer­do.

Ya el pre­si­den­te Tay­yip Erdo­gan de Tur­quía y Lula han cum­pli­do una misión, impor­tan­te, des­ar­man­do los pre­tex­tos nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos para ata­car a un país crí­ti­co con Israel y los sio­nis­tas; crí­ti­co de la polí­ti­ca mili­ta­ris­ta de Esta­dos Uni­dos. Debe­mos reco­no­cer que en este caso la polí­ti­ca diplo­má­ti­ca de Lula y Erdo­gan de Tur­quía ha con­se­gui­do una impor­tan­te vic­to­ria con­tra el beli­cis­mo nor­te­ame­ri­cano.

Chury: Ayer estu­ve escu­chan­do decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de Espa­ña, Rodrí­guez Zapa­te­ro y no cabe dudas que las expli­ca­cio­nes resul­tan si no infan­ti­les, abso­lu­ta­men­te absur­das, en torno a la des­crip­ción que hace de la cri­sis, a la situa­ción inter­na en que pone a los tra­ba­ja­do­res y los jubi­la­dos. ¿Cómo has vis­to eso?

Petras: Son pro­ble­mas típi­cos de un régi­men capi­ta­lis­ta, con la dife­ren­cia de que Zapa­te­ro pre­ten­de ser un social­de­mó­cra­ta. Si nos pone­mos en un con­tex­to his­tó­ri­co, los social­de­mó­cra­tas y Zapa­te­ro esta­ban un paso ade­lan­te con algún avan­ce en los sala­rios duran­te el perío­do espe­cu­la­ti­vo de expan­sión y aho­ra dos pasos atrás. Y la gen­te va a sufrir la peor des­ocu­pa­ción y recor­tes socia­les, mucho peor que lo que tenían antes de Zapa­te­ro. Es típi­co de la social demo­cra­cia que para ganar apo­yo popu­lar, inclu­so con­so­li­dar­se, ofre­cen algu­nas con­ce­sio­nes meno­res, sin tocar la pro­pie­dad, en este caso a los ban­cos, que son res­pon­sa­bles de esta expan­sión espe­cu­la­ti­va inmo­bi­lia­ria, de finan­zas, de la cons­truc­ción.

Los tra­ba­ja­do­res, par­ti­cu­lar­men­te los públi­cos, tenían pocos bene­fi­cios de estos gran­des con­tra­tos y tran­sac­cio­nes finan­cie­ras en las que se gana­ban miles de millo­nes. Aho­ra cuan­do cae esta estruc­tu­ra de car­tón, en vez de nacio­na­li­zar los ban­cos está impo­nien­do res­tric­cio­nes sobre el con­su­mo para que los capi­ta­lis­tas reci­ban las sub­ven­cio­nes y pue­dan recu­pe­rar la tasa de ganan­cia. Es decir, con los recor­tes socia­les el gobierno empie­za a acu­mu­lar un exce­den­te o a bajar el défi­cit y eso sig­ni­fi­ca devol­ver dine­ro a los ban­cos, sub­ven­cio­nar las pér­di­das de los ban­cos. Eso que no va a los tra­ba­ja­do­res va a otros sec­to­res eco­nó­mi­cos.

Y segun­do, bajar, bajar y bajar los bene­fi­cios socia­les y los sala­rios ¿quién gana? Dicen que eso va a mejo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las empre­sas. Com­pe­ti­ti­vi­dad sig­ni­fi­ca que van a aumen­tar sus tasas de ganan­cias y van a inver­tir. Y con las inver­sio­nes van a salir de la cri­sis. En otras pala­bras, el eje de toda esta polí­ti­ca es una gran trans­fe­ren­cia de ingre­sos del sec­tor asa­la­ria­do al sec­tor del capi­tal. Esa es la esen­cia de su polí­ti­ca, con una facha­da ideo­ló­gi­ca que tra­ta de oscu­re­cer esta gran tran­sac­ción.

Los obre­ros y los emplea­dos en Espa­ña entien­den eso en gran par­te y nadie está dis­pues­to a acep­tar este tipo de solu­ción a un pro­ble­ma que ellos mis­mos no crea­ron. Pero los diri­gen­tes sin­di­ca­les, tan­to Comi­sio­nes Obre­ras como la UGT, típi­ca­men­te denun­cian la polí­ti­ca pero van a tomar accio­nes sim­bó­li­cas. Es decir, una huel­ga gene­ral, un paro, pero con metas muy limi­ta­das es lo que anun­cia­ron. Van a huel­ga gene­ral por un día y vuel­ven al tra­ba­jo al pró­xi­mo día. Y yo conoz­co a los capi­ta­lis­tas por­que viví en Espa­ña por varios años, y con­ver­san­do con los capi­ta­lis­tas ellos dicen «este día vamos a tra­ba­jar en casa» o sim­ple­men­te “es otro día de des­can­so”. “Van a gri­tar mucho pero van a ter­mi­nar acep­tan­do eso”.

No hay con­si­de­ra­cio­nes más radi­ca­les para enfren­tar este pro­ce­so que es un pro­ce­so muy gra­ve por­que las medi­das toma­das aho­ra por Zapa­te­ro van a tener con­se­cuen­cias por muchos años. No es sim­ple­men­te un año que pier­des el sala­rio por­que está con­ge­la­do. Es un pro­ce­so de dete­rio­ro fija­do por cin­co o diez años. En Espa­ña así como en Gre­cia, Por­tu­gal, las pér­di­das van a indi­car que por diez años la gen­te va a sufrir y no recu­pe­rar lo que tenían en el año 2006. No lo van a tener has­ta el año 2020, o sea que son 10 años per­di­dos. Esto es lo que está en jue­go con estas medi­das: un sal­to atrás de 10 años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *