Ajus­te sal­va­je: Los esta­lli­dos socia­les pue­den colap­sar a Euro­pa- IAR Noti­cias

El bru­tal ajus­te fis­cal en Gre­cia, exi­gi­do por el capi­ta­lis­mo usu­ra­rio para «refi­nan­ciar» su deu­da (en reali­dad, solo un macro nego­cia­do con la cri­sis) ya se pre­sen­ta como la mecha de un poten­cial esta­lli­do social en cade­na que podría, como emer­gen­te prin­ci­pal, des­en­ca­de­nar un pro­ce­so de cri­sis polí­ti­ca y de per­di­da de la gober­na­bi­li­dad que se pro­yec­te de la euro­zo­na a toda la peri­fe­ria euro­pea.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

El feroz ajus­te fis­cal de Gre­cia está demos­tran­do como, de una for­ma sal­va­je, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta euro­peo (Esta­do y empre­sas pri­va­das) des­car­ga el cos­to del colap­so finan­cie­ro eco­nó­mi­co (la cri­sis) sobre el sec­tor asa­la­ria­do (fuer­za labo­ral masi­va) y la masa más des­pro­te­gi­da y mayo­ri­ta­ria de la socie­dad (pobla­ción pobre con limi­ta­dos recur­sos de super­vi­ven­cia), por medio de los des­pi­dos labo­ra­les y la reduc­ción del gas­to social («ajus­tes»), que incre­men­tan los nive­les socia­les de pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca y de exclu­sión masi­va del mer­ca­do labo­ral».

El sal­va­je plan de ajus­te fis­cal apro­ba­do por el gobierno grie­go, por exi­gen­cias de la Unión Euro­pea y el FMI, es una catás­tro­fe que se aba­te sobre los tra­ba­ja­do­res y los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos, sobre todo para los emplea­dos públi­cos, que verán caer sus ingre­sos a la mitad.

«Vamos a res­pon­der con un vigo­ro­so plan de pro­tes­tas que comen­za­rá este mar­tes y cul­mi­na­rá, en una pri­me­ra eta­pa, con una huel­ga gene­ral». Elias Vetra­kos es uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del sin­di­ca­to de emplea­dos públi­cos, el más impor­tan­te y nume­ro­so de Gre­cia.

Por otra par­te, y como con­se­cuen­cia de la debi­li­dad de su recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y del efec­to con­ta­gio de la cri­sis fis­cal que atra­vie­san algu­nos de sus inte­gran­tes, la Unión Euro­pea tran­si­ta por el peor momen­to his­tó­ri­co des­de su crea­ción y los peli­gros de des­mem­bra­mien­to y de rup­tu­ra de su mone­da ya ocu­pan el cen­tro del deba­te.

En gene­ral, la som­bra de una insol­ven­cia de pago gene­ra­li­za­da (pro­du­ci­da por los défi­cit y la baja de recau­da­ción ) ya des­ató una cri­sis finan­cie­ra, deve­ni­da en cri­sis fis­cal fis­cal, que pre­ci­pi­ta una embes­ti­da del dólar con­tra el euro crean­do un esce­na­rio de rup­tu­ra de la uni­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la Unión Euro­pea.

En este esce­na­rio, el áni­mo de los espe­cu­la­do­res inter­na­cio­na­les pasó del pesi­mis­mo fren­te al dólar al pesi­mis­mo sobre el euro, cuya deba­cle se suma al cua­dro de deba­cle finan­cie­ra en que se encuen­tra sumi­da la segun­da eco­no­mía mun­dial (en blo­que) detrás de EEUU.

El euro, la mone­da úni­ca, for­ja­da en el seno de la anti­gua Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea, afron­ta su examen más crí­ti­co fren­te a la embes­ti­da del dólar, como vati­ci­nan los espe­cia­lis­tas.

Los pro­ble­mas de Gre­cia deja­ron de mani­fies­to la fra­gi­li­dad de la recu­pe­ra­ción de la zona euro y cual­quier «ner­vio­sis­mo» sobre la eco­no­mía y el enor­me défi­cit fis­cal esta­dou­ni­den­se que­dó rele­ga­do a un segun­do plano.

En este mar­co, Gre­cia, coin­ci­den todos los ana­lis­tas, es la mecha de un poten­cial esta­lli­do eco­nó­mi­co finan­cie­ro en cade­na que podría, como emer­gen­te prin­ci­pal, des­en­ca­de­nar un pro­ce­so de cri­sis social y polí­ti­ca en toda la euro­zo­na.

El esta­lli­do en núme­ros

Las pro­yec­cio­nes de un impac­to social de la cri­sis en la euro­zo­na, no se ali­men­ta de espe­cu­la­cio­nes sino de núme­ros.

La Con­fe­de­ra­ción Euro­pea de Sin­di­ca­tos (CES) esti­mó en 19 millo­nes los tra­ba­ja­do­res que viven bajo el umbral de la pobre­za en el con­ti­nen­te y recla­mó más empleo y de mayor cali­dad ante la evi­den­cia de que tener tra­ba­jo remu­ne­ra­do no garan­ti­za que­dar a sal­vo de la exclu­sión social en Euro­pa.

Los cálcu­los de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les apun­tan a que las per­so­nas en ries­go de exclu­sión social en Euro­pa reba­san los 80 millo­nes, por lo que llam­ron a las admi­nis­tra­cio­nes de los dis­tin­tos Esta­dos a “refor­zar el papel de los ser­vi­cios públi­cos”.

Uno de los res­pon­sa­bles del CES, Geor­ges Sch­nell, afir­mó que la estra­te­gia euro­pea de lucha con­tra la pobre­za “ya pre­sen­ta­ba pro­ble­mas antes de la cri­sis”, pero que la actual situa­ción obli­ga a “reorien­tar” las polí­ti­cas.

La secre­ta­ria de Igual­dad de UGT de Cata­lu­ña, Raquel Gil, recor­dó que en Cata­lu­ña un 42% de los tra­ba­ja­do­res tie­ne un sala­rio infe­rior a los 1.000 euros men­sua­les, y que esta pre­ca­rie­dad se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en el sec­tor de los ser­vi­cios y la aten­ción a las per­so­nas.

Por otro lado, la con­ta­gio­sa cri­sis fis­cal, y el ajus­te sal­va­je, que deto­na como emer­gen­te resis­ten­cia sin­di­cal y esta­lli­dos socia­les, se ali­men­ta a su vez con los datos nega­ti­vos de la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en la euro­zo­na.

Según el últi­mo infor­me de la Comi­sión Euro­pea, las expec­ta­ti­vas eco­nó­mi­cas en los 16 paí­ses de la zona del euro empeo­ra­ron en febre­ro por pri­me­ra vez en casi un año, un indi­cio más de que ha per­di­do fuer­za la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

José Manuel Durao Barro­so, pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea, pre­sen­tó en fre­bre­ro a los diri­gen­tes de los 27 miem­bros de la Casa Euro­pea un infor­me que mues­tra las debi­li­da­des de la UE en núme­ros con­cre­tos.

La eco­no­mía de la UE cayó en 2009 4%, es el peor dato des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

La pro­duc­ción indus­trial se des­mo­ro­nó un 20%, con­du­cien­do a la estruc­tu­ra indus­trial euro­pea a la situa­ción que se encon­tra­ba a media­dos de los 90 del pasa­do siglo.

Actual­men­te hay 23 millo­nes de euro­peos sin tra­ba­jo, 7 millo­nes más que hace 20 meses, y la des­ocu­pa­ción segui­rá cre­cien­do según todas las esti­ma­cio­nes.

Un 8% de la pobla­ción euro­pea tie­ne un empleo que no le per­mi­te salir de la pobre­za, y 80 millo­nes viven jus­to en el umbral que mar­ca la pobre­za.

No obs­tan­te los anun­cios de «recu­pe­ra­ción», la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es famé­li­ca y hace que el cre­ci­mien­to estruc­tu­ral euro­peo sea dos ter­cios menor que el esta­dou­ni­den­se.

Los défi­cits públi­cos regio­na­les ya alcan­zan una media de 7% del PBI con­tra el lími­te de 3% que había impues­to el Tra­ta­do de Maas­trich. Y la deu­da sube has­ta el 80%. Los ban­cos, siguen sin pres­tar dine­ro como antes de la cri­sis, impi­dien­do el fun­cio­na­mien­to nor­mal de las empre­sas.

En cuan­to a las expor­ta­cio­nes, las expor­ta­cio­nes se redu­cen año a año ante el empu­je de las poten­cias emer­gen­tes. Ale­ma­nia pelea con Chi­na el lugar como segun­do expor­ta­dor mun­dial, pero el 60 por cien­to de las expor­ta­cio­nes ale­ma­nas se hacen a la Euro­zo­na.

Menos de un ter­cio de los euro­peos entre 25 y 34 años tie­ne un títu­lo uni­ver­si­ta­rio. En EEUU esa fran­ja de la pobla­ción alcan­za 40% y en Japón 50%. Uno de cada sie­te niños deja el sis­te­ma esco­lar sin títu­lo alguno. Euro­pa nece­si­ta­rá, en 2020 ‚16 millo­nes de tra­ba­ja­do­res alta­men­te cua­li­fi­ca­dos, que a este rit­mo no crea­rá, pero sigue cerran­do puer­tas a la inmi­gra­ción.

Sólo tra­ba­ja el 66% de los euro­peos en edad para ello, fren­te al 70% de EEUU y Japón. Entre los mayo­res de 55 años, ese por­cen­ta­je cae al 46%.

Estos núme­ros ilus­tran más que nada sobre el decli­ve y el colap­so gene­ra­li­za­do en la que pare­ce haber ingre­sa­do la Unión Euro­pea.

A cam­bio de los «prés­ta­mos» (fon­dos usu­ra­rios para man­te­ner la ren­ta­bi­li­dad espe­cu­la­ti­va con las deu­das) de la UE y el FMI, los Esta­dos de la Euro­zo­na debe­rán eje­cu­tar un durí­si­mo plan de ajus­te para redu­cir su défi­cit públi­co.

Espa­ña, este miér­co­les ya siguió el camino de Gre­cia lan­zan­do un durí­si­mo plan de ajus­te de su eco­no­mía que baja los sala­rios públi­cos, recor­ta drás­ti­ca­men­te las pen­sio­nes, e ins­ta­la una drás­ti­ca dis­ci­pli­na fis­cal que degra­da todo todo el esce­na­rio de las con­quis­tas socia­les.

Detrás de Gre­cia y Espa­ña, a su vez, se encuen­tran los Esta­dos en «zona de ries­go» (como Irlan­da y Por­tu­gal, o la mis­ma Ita­lia por ejem­plo) que ali­men­tan un poten­cial esce­na­rio de esca­la­da inde­te­ni­ble de huel­gas y esta­lli­dos socia­les con­ta­gián­do­se por toda la geo­gra­fía euro­pea, inclui­da Euro­pa del Este.


(*) Manuel Frey­tas es perio­dis­ta, inves­ti­ga­dor, ana­lis­ta de estruc­tu­ras del poder, espe­cia­lis­ta en inte­li­gen­cia y comu­ni­ca­ción estra­té­gi­ca. Es uno de los auto­res más difun­di­dos y refe­ren­cia­dos en la Web.
Ver sus tra­ba­jos en Goo­gle y en IAR Noti­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *