Sir­ta­ki con­tra la cri­sis – Sabino Cua­dra

Gre­cia se ha con­ver­ti­do en prin­ci­pal expo­nen­te de las luchas popu­la­res con­tra las medi­das anti-cri­sis impues­tas des­de los gobier­nos, que no son otra cosa que recor­tes de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y reduc­ción de su poder adqui­si­ti­vo. En ese con­tex­to, el autor sub­ra­ya el poder sim­bó­li­co de un bai­le, el sir­ta­ki, en las movi­li­za­cio­nes desa­rro­lla­das en las calles del país heleno. Como en Gre­cia, en Eus­kal Herria tam­bién hay serios moti­vos para movi­li­zar­se con­tra los pode­res y fre­nar sus inten­cio­nes de hacer pagar a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das los pla­tos rotos de los des­ma­nes del neo­li­be­ra­lis­mo. Y como en Gre­cia, tam­bién aquí hay un bai­le sim­bó­li­co, el zor­tzi­ko, en el que el dan­tza­ri alter­na pasos lar­gos con otros cor­tos para avan­zar, siem­pre, a la izquier­da.

El sir­ta­ki, como se sabe, es un bai­le grie­go popu­la­ri­za­do gra­cias a la ver­sión musi­cal de la pelí­cu­la «Zor­ba el grie­go» ‑1964‑, obra del com­po­si­tor Theo­do­ra­kis. En el mis­mo, los dan­zan­tes, hom­bres y muje­res, cogi­dos del hom­bro fir­me­men­te, bai­lan por filas o en círcu­lo alter­nan­do pasos cor­tos con otros más lar­gos, hacia un lado y hacia el otro, mien­tras la músi­ca y el rit­mo se hace cada vez más rápi­do.

Des­de que en diciem­bre de 2008, en el trans­cur­so de una pro­tes­ta, la Poli­cía aca­ba­ra con la vida del joven de 16 años Ale­xan­dro Gri­go­ro­pou­los, el sir­ta­ki de la dig­ni­dad y la resis­ten­cia no ha cesa­do de bai­lar­se en las calles y pue­blos grie­gos. Des­de enton­ces, varias huel­gas gene­ra­les han reco­rri­do Gre­cia para pro­tes­tar con­tra las medi­das anti­so­cia­les del Gobierno de G. Papan­dreu ‑social­de­mó­cra­ta, como Zapa­te­ro- impues­tas a su pobla­ción por una des­ver­gon­za­da cla­se diri­gen­te al ser­vi­cio, no de sus repre­sen­ta­dos, sino de los sátra­pas loca­les, el FMI y la UE.

Para este pró­xi­mo 20 de mayo, una nue­va huel­ga gene­ral ha sido con­vo­ca­da en res­pues­ta al pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do hace tan solo unos días por el Gobierno para ele­var la edad de jubi­la­ción y recor­tar las pen­sio­nes allí exis­ten­tes. El sir­ta­ki de la dig­ni­dad sona­rá de nue­vo en las calles grie­gas y millo­nes de tra­ba­ja­do­res, muje­res y jóve­nes bai­la­rán su rit­mo con­ta­gio­so cogi­dos fir­me­men­te del hom­bro.

Este pasa­do domin­go, pocos días des­pués del anun­cio del pro­yec­to de atra­co guber­na­men­tal con­tra pen­sio­nis­tas, tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co y pobla­ción en gene­ral, el dia­rio «El País» ha publi­ca­do los suel­dos de los con­se­je­ros y altos car­gos direc­ti­vos de las mayo­res empre­sas espa­ño­las, las que com­po­nen el IBEX 35. El pro­me­dio sala­rial per­ci­bi­do por sus con­se­je­ros eje­cu­ti­vos alcan­za la cifra de 699.000 euros anua­les, es decir, 115 millo­nes de las anti­guas pese­tas.

Por otro lado, si suma­mos el total per­ci­bi­do por los miem­bros de sus con­se­jos de admi­nis­tra­ción y altos eje­cu­ti­vos (habla­mos de ingre­sos decla­ra­dos ofi­cial­men­te; es decir, aquí no entra nada de lo que se des­vía y cobra gra­cias a las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en los dis­tin­tos paraí­sos fis­ca­les), nos daría una can­ti­dad de 874 millo­nes de euros. Con la mis­ma, es decir, con lo per­ci­bi­do por tan solo los altos car­gos de estas 35 empre­sas, podría pagar­se un suel­do de 24.000 euros al año a 36.000 per­so­nas.

Mere­ce des­ta­car­se por méri­tos pro­pios el caso de Game­sa, empre­sa que aca­ba de cerrar su cen­tro de tra­ba­jo en Altsa­su, echan­do a la calle a su plan­ti­lla de 150 per­so­nas. Sus con­se­je­ros han per­ci­bi­do duran­te 2008 un total de 5.153.000 euros, y su alta direc­ción 8.991.000 euros. Repar­tien­do esta can­ti­dad entre la plan­ti­lla que han des­pe­di­do, toca­ría a 93.626 euros por tra­ba­ja­dor. Pero no, no cae­rá esa bre­va. Sus direc­ti­vos y geri­fal­tes segui­rán per­ci­bien­do esas insul­tan­tes remu­ne­ra­cio­nes mien­tras que para su plan­ti­lla sólo que­da­rá el paro.

Los her­ma­nos mayo­res del IBEX-35, es decir, todos esos tibu­ro­nes de las finan­zas y las ins­ti­tu­cio­nes que los arro­pan, uti­li­zan las siglas PIGS (en el inglés impe­rial «pigs» quie­re decir «cer­dos») para refe­rir­se a los paí­ses de la Unión Euro­pea que tenían una peor situa­ción eco­nó­mi­ca: Por­tu­gal, Italy, Gree­ce, Spain. Des­de las cochi­que­ras y pocil­gas de la Bol­sa y sus gobier­nos, los jefes de fila de todas esas pia­ras tra­tan hoy de impo­ner a las pobla­cio­nes de estos paí­ses pla­nes dra­co­nia­nos de con­ge­la­cio­nes y recor­tes sala­ria­les, reduc­ción de pen­sio­nes, des­re­gu­la­ción labo­ral, pri­va­ti­za­cio­nes, dis­mi­nu­ción del gas­to social… Nos dicen que debe­mos hacer fren­te a la cri­sis entre todos y todas. «Todos nave­ga­mos en el mis­mo bar­co», afir­man, pero mien­tras ellos lo hacen en cama­ro­tes de lujo, la mayor par­te de la pobla­ción via­ja en bode­ga, frie­ga cubier­tas y mue­ve su gale­ra a gol­pe de remo.

Hace jus­to un año, el 21 de mayo de 2009, la izquier­da sin­di­cal vas­ca con­vo­có una huel­ga gene­ral como res­pues­ta a la gra­ve situa­ción social pro­vo­ca­da por la ava­ri­cia e irra­cio­na­li­dad del capi­tal y el inten­to de éste de que el cos­te de la mis­ma caye­se úni­ca­men­te sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y demás sec­to­res popu­la­res. El resul­ta­do fue exi­to­so, pero des­de su mis­ma con­vo­ca­to­ria se veía que aque­llo no iba a ser sufi­cien­te. Las inten­cio­nes explí­ci­tas de la patro­nal y la ban­ca iban bas­tan­te más allá y no tenían escrú­pu­lo alguno en airear­lo a los cua­tro vien­tos: alar­gar la edad de jubi­la­ción, recor­tar las pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes socia­les, des­re­gu­lar aún más el mer­ca­do labo­ral, pri­va­ti­zar los ser­vi­cios públi­cos, fomen­tar los fon­dos de pen­sio­nes, la sani­dad y ense­ñan­za pri­va­da… A pesar de ello, duran­te el año trans­cu­rri­do, la res­pues­ta dada por la mayo­ría sin­di­cal enton­ces con­vo­can­te no ha esta­do del todo a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La situa­ción exi­gía algo más que reco­gi­das de fir­mas, algu­na que otra mani­fes­ta­ción y res­pues­tas pun­tua­les.

Hoy, tras el anun­cio la sema­na pasa­da de todo un paque­te de medi­das que hacían reali­dad lo ya anun­cia­do, se anun­cian dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes en el sec­tor públi­co. CCOO y UGT, que aplau­die­ron en su día, jun­to a la CEOE y el PP, la con­ce­sión a la Ban­ca y empre­sas de 200.000 millo­nes de euros, y cri­ti­ca­ron, por el con­tra­rio, la con­vo­ca­to­ria de huel­ga de hace un año por «polí­ti­ca» e «inne­ce­sa­ria», pro­tes­tan aho­ra por lo que no es sino, en gran medi­da, con­se­cuen­cia de lo que aplau­die­ron. Eso sí, a pesar de que el Gobierno ha hecho papel moja­do de todos los acuer­dos fir­ma­dos por ellos hace tan solo unos meses, afir­man estar dis­pues­tos a seguir nego­cian­do la refor­ma labo­ral. Todo un ejem­plo de «res­pon­sa­bi­li­dad» sin­di­cal.

Nues­tro zor­tzi­ko tie­ne más de un pare­ci­do con el sir­ta­ki. Tam­bién en éste se inter­cam­bian pasos cor­tos y otros más lar­gos, en uno u otro sen­ti­do, inter­ca­lán­do­los con peque­ños sal­tos. Bajo su rit­mo repe­ti­ti­vo se avan­za y retro­ce­de, pero la resul­tan­te final siem­pre va hacia delan­te, en direc­ción con­tra­ria a las agu­jas del reloj, es decir, hacia la izquier­da. Siem­pre hacia delan­te y con la izquier­da como nor­te.

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­vo­ca­do un paro en el sec­tor públi­co para el pró­xi­mo 25 de mayo, hacien­do a su vez un lla­ma­mien­to al con­jun­to de la socie­dad para par­ti­ci­par en las movi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das ese mis­mo día. Es una con­vo­ca­to­ria a apo­yar ple­na­men­te, como fue en su día la huel­ga gene­ral de hace un año. Duran­te los días que fal­tan, habrá que tra­ba­jar para que el pró­xi­mo mar­tes la res­pues­ta sea lo más gene­ral y con­tun­den­te posi­ble. Y el día 26 habrá que comen­zar a pen­sar en el siguien­te paso de nues­tro bai­le. Como en el sir­ta­ki, dan­do cada vez un rit­mo mayor a nues­tros pasos; como en el zor­tzi­ko, avan­zan­do siem­pre hacia la izquier­da, en direc­ción con­tra­ria a la de las agu­jas de su reloj.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *