Sirtaki contra la crisis – Sabino Cuadra

Gre­cia se ha con­ver­ti­do en prin­ci­pal expo­nen­te de las luchas popu­la­res con­tra las medi­das anti-cri­sis impues­tas des­de los gobier­nos, que no son otra cosa que recor­tes de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y reduc­ción de su poder adqui­si­ti­vo. En ese con­tex­to, el autor sub­ra­ya el poder sim­bó­li­co de un bai­le, el sir­ta­ki, en las movi­li­za­cio­nes desa­rro­lla­das en las calles del país heleno. Como en Gre­cia, en Eus­kal Herria tam­bién hay serios moti­vos para movi­li­zar­se con­tra los pode­res y fre­nar sus inten­cio­nes de hacer pagar a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das los pla­tos rotos de los des­ma­nes del neo­li­be­ra­lis­mo. Y como en Gre­cia, tam­bién aquí hay un bai­le sim­bó­li­co, el zor­tzi­ko, en el que el dan­tza­ri alter­na pasos lar­gos con otros cor­tos para avan­zar, siem­pre, a la izquier­da.

El sir­ta­ki, como se sabe, es un bai­le grie­go popu­la­ri­za­do gra­cias a la ver­sión musi­cal de la pelí­cu­la «Zor­ba el grie­go» ‑1964‑, obra del com­po­si­tor Theo­do­ra­kis. En el mis­mo, los dan­zan­tes, hom­bres y muje­res, cogi­dos del hom­bro fir­me­men­te, bai­lan por filas o en círcu­lo alter­nan­do pasos cor­tos con otros más lar­gos, hacia un lado y hacia el otro, mien­tras la músi­ca y el rit­mo se hace cada vez más rápi­do.

Des­de que en diciem­bre de 2008, en el trans­cur­so de una pro­tes­ta, la Poli­cía aca­ba­ra con la vida del joven de 16 años Ale­xan­dro Gri­go­ro­pou­los, el sir­ta­ki de la dig­ni­dad y la resis­ten­cia no ha cesa­do de bai­lar­se en las calles y pue­blos grie­gos. Des­de enton­ces, varias huel­gas gene­ra­les han reco­rri­do Gre­cia para pro­tes­tar con­tra las medi­das anti­so­cia­les del Gobierno de G. Papan­dreu ‑social­de­mó­cra­ta, como Zapa­te­ro- impues­tas a su pobla­ción por una des­ver­gon­za­da cla­se diri­gen­te al ser­vi­cio, no de sus repre­sen­ta­dos, sino de los sátra­pas loca­les, el FMI y la UE.

Para este pró­xi­mo 20 de mayo, una nue­va huel­ga gene­ral ha sido con­vo­ca­da en res­pues­ta al pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do hace tan solo unos días por el Gobierno para ele­var la edad de jubi­la­ción y recor­tar las pen­sio­nes allí exis­ten­tes. El sir­ta­ki de la dig­ni­dad sona­rá de nue­vo en las calles grie­gas y millo­nes de tra­ba­ja­do­res, muje­res y jóve­nes bai­la­rán su rit­mo con­ta­gio­so cogi­dos fir­me­men­te del hom­bro.

Este pasa­do domin­go, pocos días des­pués del anun­cio del pro­yec­to de atra­co guber­na­men­tal con­tra pen­sio­nis­tas, tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co y pobla­ción en gene­ral, el dia­rio «El País» ha publi­ca­do los suel­dos de los con­se­je­ros y altos car­gos direc­ti­vos de las mayo­res empre­sas espa­ño­las, las que com­po­nen el IBEX 35. El pro­me­dio sala­rial per­ci­bi­do por sus con­se­je­ros eje­cu­ti­vos alcan­za la cifra de 699.000 euros anua­les, es decir, 115 millo­nes de las anti­guas pese­tas.

Por otro lado, si suma­mos el total per­ci­bi­do por los miem­bros de sus con­se­jos de admi­nis­tra­ción y altos eje­cu­ti­vos (habla­mos de ingre­sos decla­ra­dos ofi­cial­men­te; es decir, aquí no entra nada de lo que se des­vía y cobra gra­cias a las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en los dis­tin­tos paraí­sos fis­ca­les), nos daría una can­ti­dad de 874 millo­nes de euros. Con la mis­ma, es decir, con lo per­ci­bi­do por tan solo los altos car­gos de estas 35 empre­sas, podría pagar­se un suel­do de 24.000 euros al año a 36.000 per­so­nas.

Mere­ce des­ta­car­se por méri­tos pro­pios el caso de Game­sa, empre­sa que aca­ba de cerrar su cen­tro de tra­ba­jo en Altsa­su, echan­do a la calle a su plan­ti­lla de 150 per­so­nas. Sus con­se­je­ros han per­ci­bi­do duran­te 2008 un total de 5.153.000 euros, y su alta direc­ción 8.991.000 euros. Repar­tien­do esta can­ti­dad entre la plan­ti­lla que han des­pe­di­do, toca­ría a 93.626 euros por tra­ba­ja­dor. Pero no, no cae­rá esa bre­va. Sus direc­ti­vos y geri­fal­tes segui­rán per­ci­bien­do esas insul­tan­tes remu­ne­ra­cio­nes mien­tras que para su plan­ti­lla sólo que­da­rá el paro.

Los her­ma­nos mayo­res del IBEX-35, es decir, todos esos tibu­ro­nes de las finan­zas y las ins­ti­tu­cio­nes que los arro­pan, uti­li­zan las siglas PIGS (en el inglés impe­rial «pigs» quie­re decir «cer­dos») para refe­rir­se a los paí­ses de la Unión Euro­pea que tenían una peor situa­ción eco­nó­mi­ca: Por­tu­gal, Italy, Gree­ce, Spain. Des­de las cochi­que­ras y pocil­gas de la Bol­sa y sus gobier­nos, los jefes de fila de todas esas pia­ras tra­tan hoy de impo­ner a las pobla­cio­nes de estos paí­ses pla­nes dra­co­nia­nos de con­ge­la­cio­nes y recor­tes sala­ria­les, reduc­ción de pen­sio­nes, des­re­gu­la­ción labo­ral, pri­va­ti­za­cio­nes, dis­mi­nu­ción del gas­to social… Nos dicen que debe­mos hacer fren­te a la cri­sis entre todos y todas. «Todos nave­ga­mos en el mis­mo bar­co», afir­man, pero mien­tras ellos lo hacen en cama­ro­tes de lujo, la mayor par­te de la pobla­ción via­ja en bode­ga, frie­ga cubier­tas y mue­ve su gale­ra a gol­pe de remo.

Hace jus­to un año, el 21 de mayo de 2009, la izquier­da sin­di­cal vas­ca con­vo­có una huel­ga gene­ral como res­pues­ta a la gra­ve situa­ción social pro­vo­ca­da por la ava­ri­cia e irra­cio­na­li­dad del capi­tal y el inten­to de éste de que el cos­te de la mis­ma caye­se úni­ca­men­te sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y demás sec­to­res popu­la­res. El resul­ta­do fue exi­to­so, pero des­de su mis­ma con­vo­ca­to­ria se veía que aque­llo no iba a ser sufi­cien­te. Las inten­cio­nes explí­ci­tas de la patro­nal y la ban­ca iban bas­tan­te más allá y no tenían escrú­pu­lo alguno en airear­lo a los cua­tro vien­tos: alar­gar la edad de jubi­la­ción, recor­tar las pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes socia­les, des­re­gu­lar aún más el mer­ca­do labo­ral, pri­va­ti­zar los ser­vi­cios públi­cos, fomen­tar los fon­dos de pen­sio­nes, la sani­dad y ense­ñan­za pri­va­da… A pesar de ello, duran­te el año trans­cu­rri­do, la res­pues­ta dada por la mayo­ría sin­di­cal enton­ces con­vo­can­te no ha esta­do del todo a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La situa­ción exi­gía algo más que reco­gi­das de fir­mas, algu­na que otra mani­fes­ta­ción y res­pues­tas pun­tua­les.

Hoy, tras el anun­cio la sema­na pasa­da de todo un paque­te de medi­das que hacían reali­dad lo ya anun­cia­do, se anun­cian dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes en el sec­tor públi­co. CCOO y UGT, que aplau­die­ron en su día, jun­to a la CEOE y el PP, la con­ce­sión a la Ban­ca y empre­sas de 200.000 millo­nes de euros, y cri­ti­ca­ron, por el con­tra­rio, la con­vo­ca­to­ria de huel­ga de hace un año por «polí­ti­ca» e «inne­ce­sa­ria», pro­tes­tan aho­ra por lo que no es sino, en gran medi­da, con­se­cuen­cia de lo que aplau­die­ron. Eso sí, a pesar de que el Gobierno ha hecho papel moja­do de todos los acuer­dos fir­ma­dos por ellos hace tan solo unos meses, afir­man estar dis­pues­tos a seguir nego­cian­do la refor­ma labo­ral. Todo un ejem­plo de «res­pon­sa­bi­li­dad» sin­di­cal.

Nues­tro zor­tzi­ko tie­ne más de un pare­ci­do con el sir­ta­ki. Tam­bién en éste se inter­cam­bian pasos cor­tos y otros más lar­gos, en uno u otro sen­ti­do, inter­ca­lán­do­los con peque­ños sal­tos. Bajo su rit­mo repe­ti­ti­vo se avan­za y retro­ce­de, pero la resul­tan­te final siem­pre va hacia delan­te, en direc­ción con­tra­ria a las agu­jas del reloj, es decir, hacia la izquier­da. Siem­pre hacia delan­te y con la izquier­da como nor­te.

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­vo­ca­do un paro en el sec­tor públi­co para el pró­xi­mo 25 de mayo, hacien­do a su vez un lla­ma­mien­to al con­jun­to de la socie­dad para par­ti­ci­par en las movi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das ese mis­mo día. Es una con­vo­ca­to­ria a apo­yar ple­na­men­te, como fue en su día la huel­ga gene­ral de hace un año. Duran­te los días que fal­tan, habrá que tra­ba­jar para que el pró­xi­mo mar­tes la res­pues­ta sea lo más gene­ral y con­tun­den­te posi­ble. Y el día 26 habrá que comen­zar a pen­sar en el siguien­te paso de nues­tro bai­le. Como en el sir­ta­ki, dan­do cada vez un rit­mo mayor a nues­tros pasos; como en el zor­tzi­ko, avan­zan­do siem­pre hacia la izquier­da, en direc­ción con­tra­ria a la de las agu­jas de su reloj.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: