La tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca de la muer­te de Mar­tí- Fidel Cas­tro

Hacien­do abs­trac­ción de los pro­ble­mas que hoy angus­tian a la espe­cie huma­na, nues­tra Patria tuvo el pri­vi­le­gio de ser cuna de uno de los más extra­or­di­na­rios pen­sa­do­res que han naci­do en este hemis­fe­rio: José Martí.Mañana, 19 de mayo, se cum­pli­rá el 115 Ani­ver­sa­rio de su glo­rio­sa muer­te.

La mag­ni­tud de su gran­de­za no sería posi­ble valo­rar­la sin tener en cuen­ta que aque­llos con los cua­les escri­bió el dra­ma de su vida fue­ron tam­bién figu­ras tan extra­or­di­na­rias como Anto­nio Maceo, sím­bo­lo peren­ne de la fir­me­za revo­lu­cio­na­ria que pro­ta­go­ni­zó la Pro­tes­ta de Bara­guá, y Máxi­mo Gómez, inter­na­cio­na­lis­ta domi­ni­cano, maes­tro de los com­ba­tien­tes cuba­nos en las dos gue­rras por la inde­pen­den­cia en las que par­ti­ci­pa­ron. La Revo­lu­ción Cuba­na, que a lo lar­go de más de medio siglo ha resis­ti­do los emba­tes del impe­rio más pode­ro­so que ha exis­ti­do, fue fru­to de las ense­ñan­zas de aque­llos pre­de­ce­so­res.

A pesar de que tres días del dia­rio de Mar­tí han esta­do ausen­tes de los mate­ria­les al alcan­ce de los his­to­ria­do­res, lo que en el res­to de aquel dia­rio per­so­nal minu­cio­sa­men­te escri­to y otros docu­men­tos suyos de aque­llos días cons­ta, es más que sufi­cien­te para cono­cer los deta­lles de lo ocu­rri­do. Como en las tra­ge­dias grie­gas, fue una dis­cre­pan­cia entre gigan­tes.

La vís­pe­ra de su muer­te en com­ba­te escri­bió a su ínti­mo ami­go Manuel Mer­ca­do: “…ya estoy todos los días en peli­gro de dar mi vida por mi país y por mi deber ‑pues­to que lo entien­do y ten­go áni­mos con que rea­li­zar­lo- de impe­dir a tiem­po con la inde­pen­den­cia de Cuba que se extien­dan por las Anti­llas los Esta­dos Uni­dos y cai­gan, con esa fuer­za más, sobre nues­tras tie­rras de Amé­ri­ca. Cuan­to hice has­ta hoy, y haré, es para eso. En silen­cio ha teni­do que ser y como indi­rec­ta­men­te, por­que hay cosas que para lograr­las han de andar ocul­tas, y de pro­cla­mar­se en lo que son, levan­ta­rían difi­cul­ta­des dema­sia­do recias para alcan­zar sobre ellas el fin.”

Cuan­do Mar­tí escri­bió esas pala­bras lapi­da­rias, Marx ya había escri­to El Mani­fies­to Comu­nis­ta en 1848, es decir, 47 años antes de la muer­te de Mar­tí, y Dar­win había publi­ca­do El ori­gen de las espe­cies en 1859, para citar sólo las dos obras que, a mi jui­cio, más han influi­do en la his­to­ria de la huma­ni­dad.

Marx era un hom­bre tan extra­or­di­na­ria­men­te desin­te­re­sa­do, que su tra­ba­jo cien­tí­fi­co más impor­tan­te, El Capi­tal, tal vez no se habría publi­ca­do nun­ca si Fede­ri­co Engels no se hubie­se ocu­pa­do de reu­nir y orde­nar los mate­ria­les a los que su autor con­sa­gró toda su vida. Engels no sólo se ocu­pó de esa tarea, sino que fue autor de una obra titu­la­da Intro­duc­ción a la dia­léc­ti­ca de la natu­ra­le­za, en la que habló ya del momen­to en que la ener­gía de nues­tro sol se ago­ta­ría.

El hom­bre no cono­cía toda­vía cómo libe­rar la ener­gía con­te­ni­da en la mate­ria, des­cri­ta por Eins­tein en su famo­sa fór­mu­la, ni dis­po­nía de compu­tado­ras que pue­den rea­li­zar miles de millo­nes de ope­ra­cio­nes por segun­do, capa­ces de reco­ger y trans­mi­tir, a su vez, los miles de millo­nes de reac­cio­nes por segun­do que tie­nen lugar en las célu­las de las dece­nas de pares de cro­mo­so­mas que apor­tan la madre y el padre a par­tes igua­les, un fenó­meno gené­ti­co y repro­duc­ti­vo del que tuve noción des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción, bus­can­do las mejo­res carac­te­rís­ti­cas para la pro­duc­ción de ali­men­tos de ori­gen ani­mal en las con­di­cio­nes de nues­tro cli­ma, que se extien­de a tra­vés de sus pro­pias leyes here­di­ta­rias a las plan­tas.

Con la edu­ca­ción incom­ple­ta que los ciu­da­da­nos de más recur­sos reci­bía­mos en las escue­las, por lo gene­ral pri­va­das, que eran con­si­de­ra­das como los mejo­res cen­tros de ense­ñan­za, nos con­ver­tía­mos en anal­fa­be­tos, con un poco de más nivel que los que no sabían leer y escri­bir o asis­tían a las escue­las públi­cas.

Por otro lado, el pri­mer país del mun­do don­de se inten­tó apli­car las ideas de Marx fue Rusia, que era el menos indus­tria­li­za­do de los paí­ses de Euro­pa.

Lenin, crea­dor de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, con­si­de­ra­ba que no había en el mun­do orga­ni­za­ción más leal a las ideas de Marx que la frac­ción Bol­che­vi­que del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia. Aun­que bue­na par­te de aquel inmen­so país vivía en con­di­cio­nes semi­feu­da­les, su cla­se obre­ra era muy acti­va y suma­men­te com­ba­ti­va.

En los libros que escri­bió Lenin des­pués de 1915, fue incan­sa­ble crí­ti­co del cho­vi­nis­mo. En su obra El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, escri­ta en abril de 1917, meses antes de la toma del poder como líder de la frac­ción Bol­che­vi­que de aquel Par­ti­do fren­te a la frac­ción Men­che­vi­que, demos­tró igual­men­te que fue el pri­me­ro en com­pren­der el papel que esta­ban lla­ma­dos a jugar los paí­ses some­ti­dos al colo­nia­lis­mo, como Chi­na y otros de gran peso en diver­sas regio­nes del mun­do.

A su vez, la valen­tía y auda­cia de que Lenin era capaz se demos­tró en su acep­ta­ción del tren blin­da­do que el ejér­ci­to ale­mán, por con­ve­nien­cia tác­ti­ca, le pro­por­cio­nó para tras­la­dar­se des­de Sui­za has­ta los acce­sos de Lenin­gra­do, por lo cual los enemi­gos den­tro y fue­ra de la frac­ción Men­che­vi­que del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia no tar­da­ron en acu­sar­lo de espía ale­mán. De no haber uti­li­za­do el famo­so tren, el final de la gue­rra lo habría sor­pren­di­do en la dis­tan­te y neu­tral Sui­za, con lo cual el minu­to ópti­mo y ade­cua­do se habría per­di­do.

De algu­na for­ma, por puro azar, dos hijos de Espa­ña, gra­cias a sus cua­li­da­des per­so­na­les, pasa­ron a jugar un papel rele­van­te en la Gue­rra His­pano-Nor­te­ame­ri­ca­na: el jefe de las tro­pas espa­ño­las en la for­ti­fi­ca­ción de El Viso, que defen­día el acce­so a San­tia­go des­de la altu­ra de El Caney, un ofi­cial que com­ba­tió has­ta ser mor­tal­men­te heri­do, cau­sán­do­les a los famo­sos Rough Riders ‑jine­tes duros, nor­te­ame­ri­ca­nos orga­ni­za­dos por el enton­ces Tenien­te Coro­nel Theo­do­re Roo­se­velt, que el pre­ci­pi­ta­do des­em­bar­co lo tuvie­ron que hacer sin sus fogo­sos caba­llos- más de tres­cien­tas bajas, y el Almi­ran­te que, cum­plien­do la estú­pi­da orden del Gobierno espa­ñol, zar­pó de la bahía de San­tia­go de Cuba con la infan­te­ría de mari­na a bor­do, una fuer­za selec­ta, y salió con la escua­dra de la úni­ca for­ma posi­ble, que fue des­fi­lar con cada bar­co, uno por uno, salien­do por el estre­cho acce­so fren­te a la pode­ro­sa flo­ta yan­ki, que con sus aco­ra­za­dos en línea dis­pa­ra­ban sus poten­tes caño­nes sobre los bar­cos espa­ño­les de mucho menor velo­ci­dad y blin­da­je. Como era lógi­co, los buques espa­ño­les, sus dota­cio­nes de com­ba­te y la infan­te­ría de mari­na fue­ron hun­di­dos en las pro­fun­das aguas de la fosa de Bartlett. Sólo uno lle­gó a pocos metros de la ori­lla del abis­mo. Los sobre­vi­vien­tes de aque­lla fuer­za fue­ron hechos pri­sio­ne­ros por la escua­dra de Esta­dos Uni­dos.

La con­duc­ta de Mar­tí­nez Cam­pos fue arro­gan­te y ven­ga­ti­va. Lleno de ren­cor por su fra­ca­so en el inten­to de paci­fi­car la Isla como en 1871, apo­yó la polí­ti­ca ruin y ren­co­ro­sa del Gobierno espa­ñol. Vale­riano Wey­ler lo sus­ti­tu­yó en el man­do de Cuba; éste, con la coope­ra­ción de los que envia­ron el aco­ra­za­do Mai­ne a bus­car jus­ti­fi­ca­cio­nes para la inter­ven­ción en Cuba, decre­tó la con­cen­tra­ción de la pobla­ción, que oca­sio­nó enor­mes sufri­mien­tos al pue­blo de Cuba y sir­vió de pre­tex­to a Esta­dos Uni­dos para esta­ble­cer su pri­mer blo­queo eco­nó­mi­co, lo cual dio lugar a una enor­me esca­sez de ali­men­tos y pro­vo­có la muer­te de incon­ta­bles per­so­nas.

Así se via­bi­li­za­ron las nego­cia­cio­nes de París, en la que Espa­ña renun­ció a todo dere­cho de sobe­ra­nía y pro­pie­dad sobre Cuba, des­pués de más de 400 años de su ocu­pa­ción en nom­bre del Rey de Espa­ña a media­dos de octu­bre de 1492, tras afir­mar Cris­tó­bal Colón: “esta es la tie­rra más her­mo­sa que ojos huma­nos vie­ron.”

La ver­sión espa­ño­la de la bata­lla que deci­dió la suer­te de San­tia­go de Cuba es la más cono­ci­da, y sin duda hubo heroís­mo si se ana­li­za el núme­ro y los gra­dos de los ofi­cia­les y sol­da­dos, que en la más des­ven­ta­jo­sa de las situa­cio­nes defen­die­ron la ciu­dad, hacien­do honor a la tra­di­ción de lucha de los espa­ño­les, que defen­die­ron su país con­tra los ague­rri­dos sol­da­dos de Napo­león Bona­par­te en 1808, o la Repú­bli­ca espa­ño­la con­tra la embes­ti­da nazi­fas­cis­ta en 1936.

Una igno­mi­nia adi­cio­nal cayó sobre el comi­té norue­go que otor­ga los pre­mios Nóbel, al bus­car ridícu­los pre­tex­tos para con­ce­der ese honor en el año 1906 a Theo­do­re Roo­se­velt, que fue elec­to dos veces Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en 1901 y 1905. Ni siquie­ra había que­da­do cla­ra su ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción en los com­ba­tes de San­tia­go de Cuba al fren­te de los Rough Riders, y pudo haber mucho de leyen­da en la publi­ci­dad que reci­bió con pos­te­rio­ri­dad.

Yo sólo pue­do dar tes­ti­mo­nio de la for­ma en que la heroi­ca ciu­dad cayó en manos de las fuer­zas del Ejér­ci­to Rebel­de el Pri­me­ro de Enero de 1959.

¡Enton­ces las ideas de Mar­tí triun­fa­ron en nues­tra Patria!

Fidel Cas­tro Ruz

Mayo 18 de 2010

6 y 12 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *