Gran mitin del KKE en Ate­nas – KKE (Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia) – [Bideoa]

Pro­pues­ta del KKE de solu­ción para la cri­sis

Por Ale­ka Papa­ri­ga, Secre­ta­ria Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia –KKE.

Gale­ria de fotos

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia siem­pre mani­fes­tó, espe­cial­men­te des­pués de 1991, que era un enga­ño creer en el desa­rro­llo con­ti­nuo del capi­ta­lis­mo, de su com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad, que resul­ta­rían en un supues­to bene­fi­cio común para tra­ba­ja­do­res y capi­ta­lis­tas. Nues­tro Par­ti­do siem­pre apun­to para la inevi­ta­ble cri­sis eco­nó­mi­ca en todas las eco­no­mías capi­ta­lis­tas. El KKE pre­vio la cri­sis y la inexo­ra­ble irrup­ción agu­da, repen­ti­na y pro­fun­da, que tor­na­ría cla­ras todas las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas y socia­les.

Los apo­lo­gis­tas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, entre ellos los auto­pro­cla­ma­dos defen­so­res del vie­jo PASOK1 y los revi­sio­nis­tas, redu­cien­do la cri­sis eco­nó­mi­ca a un pro­ble­ma de ges­tión, negan­do o encu­brien­do la pro­pia base sobre la cual se asien­ta, el pro­pio capi­ta­lis­mo.

Las con­di­cio­nes de hoy exi­gen que nos demos cuen­ta de que la con­cien­cia polí­ti­co-social se des­en­vuel­ve de for­ma ace­le­ra­da, prin­ci­pal­men­te cuan­do se expre­sa en lucha orga­ni­za­da, pla­nea­da y con pers­pec­ti­vas de con­ti­nui­dad en el futu­ro. Son las con­di­cio­nes de vida del pue­blo, de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de las fami­lias de bajos ingre­sos lo que nos preo­cu­pa y no las ganan­cias de los capi­ta­lis­tas.

Nues­tra estra­te­gia con­sis­te en impe­dir la impo­si­ción de las medi­das bár­ba­ras, en tan­to nos sea posi­ble, con­si­de­ra­das las con­di­cio­nes de hoy, para evi­tar que esas medi­das sean legi­ti­ma­das en la con­cien­cia de las per­so­nas, para que los tra­ba­ja­do­res se diso­cien del PASOK y de ND2 y de sus polí­ti­cas, para reagru­par al movi­mien­to y lle­var ade­lan­te un con­tra­ata­que que derrum­be el equi­li­brio de fuer­zas polí­ti­cas que están en el poder hoy, a favor del poder popu­lar. Noso­tros no somos indi­fe­ren­tes, ni obser­va­do­res neu­tra­les, pero en la medi­da en que la coyun­tu­ra polí­ti­ca no nos per­mi­te una inter­ven­ción más efi­caz a favor del pue­blo, que­re­mos dar prio­ri­dad al movi­mien­to social, fue­ra del Par­la­men­to.

Ha lle­ga­do la hora para for­mar un fren­te social y popu­lar para las accio­nes polí­ti­cas y de masas que adquie­ra una for­ma dife­ren­te y se desa­rro­lle a par­tir de las fuer­zas mili­tan­tes que deben ser mul­ti­pli­ca­das; esto es, la mili­tan­cia de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do y públi­co, de los autó­no­mos empo­bre­ci­dos de los peque­ños nego­cios, como los arte­sa­nos y los peque­ños comer­cian­tes, de los agri­cul­to­res pobres, con el refuer­zo en la par­ti­ci­pa­ción de la juven­tud, de los hijos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, de los que están en pro­gra­mas de entre­na­mien­to, de las muje­res e inmi­gran­tes, de los lucha­do­res en los cam­pos de la cien­cia, del arte y de la cul­tu­ra.

Por esos moti­vos es indis­pen­sa­ble la unión de esas fuer­zas con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia –KKE‑, inde­pen­dien­te­men­te de la con­cor­dan­cia, o no, de esos tra­ba­ja­do­res en todos los pun­tos con nues­tros Par­ti­do, o si ellos tie­nen dudas o dife­ren­tes pun­tos de vis­ta sobre el socia­lis­mo.

Los prin­ci­pios de la posi­bi­li­dad de cons­truc­ción de ese fren­te exis­ten, como se mues­tra por el Fren­te Mili­tan­te de Todos los Tra­ba­ja­do­res (PAME), del Movi­mien­to Anti­mo­no­po­lis­ta Grie­go de los Tra­ba­ja­do­res Autó­no­mos y de los Peque­ños Comer­cian­tes (PASEVE), del Movi­mien­to Mili­tan­te de todos los Cam­pe­si­nos (PASY), el Fren­te Mili­tan­te de todos los Estu­dian­tes (MAS) y otras fuer­zas del movi­mien­to social. Otras for­ma­cio­nes sur­gi­rán a lo lar­go del camino, inclu­si­ve de movi­mien­tos de masas con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta, por la defen­sa de dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, por la defen­sa de dere­chos demo­crá­ti­cos, por la defen­sa de dere­chos sin­di­ca­les y aque­llas aso­cia­cio­nes que actúan en el área de los gobier­nos loca­les.

El cora­zón, la sede físi­ca de esas luchas, son los cen­tros de tra­ba­jo, las calles con peque­ñas tien­das, las zonas rura­les, las escue­las, las uni­ver­si­da­des, los barrios de inmi­gran­tes, toda cate­go­ría de tra­ba­ja­do­res, los barrios popu­la­res. El blo­queo de las nue­vas medi­das con­tra­rias a los tra­ba­ja­do­res, en espe­cial la abo­li­ción de los con­tra­tos colec­ti­vos de tra­ba­jo con la lle­ga­da de con­tra­tos indi­vi­dua­les, la lucha por la reduc­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo y con­tra la fle­xi­bi­li­za­ción de los dere­chos labo­ra­les, etc., deben ser con­du­ci­das de for­ma enér­gi­ca, en cada cen­tro de tra­ba­jo.

Los tra­ba­ja­do­res deben alte­rar el equi­li­brio de las fuer­zas des­de aba­jo y esta alte­ra­ción se debe expre­sar, tomar for­ma, en la medi­da que las luchas tam­bién se trans­for­men en lucha polí­ti­ca. El pue­blo no debe ya de pagar, de for­ma con­ti­nua, some­tién­do­se a sacri­fi­cios indes­crip­ti­bles, a la ganan­cia de los indus­tria­les, de los due­ños y cons­truc­to­res de navíos, de los gran­des comer­cian­tes y de los mono­po­lios en gene­ral.

Ese fren­te popu­lar y social debe tener dos obje­ti­vos inter­re­la­cio­na­dos.

El pri­me­ro es la lucha que inclu­ye la resis­ten­cia, para des­gas­tar y minar las bár­ba­ras medi­das que el gobierno y sus alia­dos estar inten­tan­do hacer pasar; lucha con­tra la com­ple­ja maqui­na­ción que par­te del sis­te­ma polí­ti­co bur­gués y de la plu­to­cra­cia.

Las luchas de des­gas­te no son sufi­cien­tes; debe­mos alcan­zar algu­nas peque­ñas o gran­des vic­to­rias.

En tan­to, la más impor­tan­te tarea del fren­te debe ser crea­ti­va para que sur­ja un pun­to de vis­ta popu­lar mili­tan­te, traer dig­ni­dad y opti­mis­mo mili­tan­tes, patrio­tis­mo de cla­se e inter­na­cio­na­lis­mo, acción e ini­cia­ti­vas popu­la­res que pue­dan trans­for­mar al fren­te en una corrien­te de amplio espec­tro de cam­bios y de des­equi­li­brio la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­tes.

Ese fren­te tie­ne una opción, crea­ti­va y rea­lis­ta. Para refor­zar la pro­pues­ta alter­na­ti­va del poder popu­lar y de la eco­no­mía popu­lar tene­mos como con­sig­nas prin­ci­pa­les, la socia­li­za­ción de los mono­po­lios, la for­ma­ción de coope­ra­ti­vas popu­la­res en sec­to­res don­de la socia­li­za­ción no sea posi­ble, pla­ni­fi­ca­ción nacio­nal y con­trol popu­lar y de los tra­ba­ja­do­res de aba­jo para arri­ba. Así se pro­ba­ra y se demos­tra­ran las posi­bi­li­da­des reales que aún tene­mos de desa­rro­llo del país, y no se debe per­der un tiem­po pre­cio­so en el debi­li­ta­mien­to y des­truc­ción de esas posi­bi­li­da­des.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia esta incre­men­tan­do sus esfuer­zos para pro­pa­gar esa pro­pues­ta polí­ti­ca al mis­mo tiem­po en que aumen­ta su pre­sen­cia en las luchas coti­dia­nas.

Para el día 15 de Mayo esta­mos orga­ni­zan­do una movi­li­za­ción de carác­ter nacio­nal que hará a nues­tra pro­pues­ta, a nues­tra ini­cia­ti­va, a nues­tra opo­si­ción com­ple­ta a las polí­ti­cas públi­cas de hoy, al sis­te­ma de hoy, aún más amplia­men­te cono­ci­das.

Sin Ilu­sio­nes

La adhe­sión a las medi­das toma­das no impe­di­rá una recu­pe­ra­ción débil de la eco­no­mía grie­ga y una nue­va cri­sis cícli­ca, aún más inten­sa de la que esta­mos vivien­do hoy. De aho­ra en ade­lan­te, el pue­blo debe estar lis­to para gene­rar una rup­tu­ra en el sis­te­ma y no vol­ver­se una “Ifigenia3”. Noso­tros no endo­sa­mos el pun­to de vis­ta de que los sacri­fi­cios del pue­blo serán en vano; los sacri­fi­cios serán uti­li­za­dos para mayo­res ganan­cias del capi­tal, ellos irán para los bol­si­llos de los capi­ta­lis­tas.

La recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta grie­ga se esta tor­nan­do cre­cien­te­men­te difí­cil, aun­que se tor­ne esta­ble para la zona del euro. La retrac­ción de la pro­duc­ción indus­trial solo pue­de recu­pe­rar­se con gran­des difi­cul­ta­des.

La admi­nis­tra­ción de la cri­sis, sea por la Unión Euro­pea, sea por el FMI, no con­se­gui­rá supe­rar las con­tra­dic­cio­nes de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, cuyo obje­ti­vo y moti­va­ción es la ganan­cia. El que quie­ra que apa­rez­ca como un medio para solu­cio­nar un pro­ble­ma, por ejem­plo, la deu­da de Gre­cia, pue­de exa­cer­bar otros pro­ble­mas. Des­agre­gar­se de la Unión Euro­pea y la des­obe­dien­cia son pre­rre­qui­si­tos para la mejo­ría de las con­di­cio­nes de vida del pue­blo. Cual­quier modo de resis­ten­cia tie­ne su valor des­de que ten­ga la pers­pec­ti­va de la alter­na­ti­va de poder. Con­tra­ria­men­te, las reac­cio­nes des­or­de­na­das o nego­cia­cio­nes des­uni­das sola­men­te sir­ven para for­ta­le­cer el pro­ce­so de explo­ta­ción.

El gobierno, des­pués de crear las con­di­cio­nes que vuel­ven una aven­tu­ra los pagos y nos lle­van a la ban­ca­rro­ta, con­ti­nuo con su plan pre­cons­trui­do para apo­yar un meca­nis­mo de la Unión Euro­pea y del FMI, con­ti­nua­ción de una serie de incohe­ren­cias, lo que per­mi­tió al FMI, de mane­ra pro­fun­da, apa­re­cer fren­te a Euro­pa como un auto­pro­cla­ma­do “sal­va­dor de los pue­blos”.

Las esti­ma­cio­nes de una rui­na inmi­nen­te en nues­tro país son exa­ge­ra­das, de for­ma exa­cer­ba­da, la situa­ción les sir­ve como un modo de extor­sión.

Des­de los pri­me­ros momen­tos, noso­tros reco­no­ce­mos y enfa­ti­za­mos que la adhe­sión a esos meca­nis­mos será una reali­dad. El gobier­nos va a encon­trar capi­tal para pres­tar por­que nin­gún gobierno bur­gués o con­tra el pue­blo aban­do­na­ra a la cla­se bur­gue­sa, los empre­sa­rios del país, y no los deja­ra sin apo­yo. El gobierno grie­go quie­re crear el cua­dro ideal para la extor­sión, la atmós­fe­ra per­fec­ta de páni­co y gol­pe en la cual el pue­blo grie­go acep­ta­ra rápi­da­men­te las medi­das que ya fue­ron deci­di­das vein­te años atrás.

Por supues­to la ansie­dad del gobierno res­pec­to a las con­di­cio­nes impues­tas para el prés­ta­mo se enfren­to a los con­flic­tos y con­tra­dic­cio­nes reales que no tie­nen nada que ver con el pue­blo. Gre­cia se encon­tra­ba en medio de la tor­men­ta debi­do al hecho de que su enor­me deu­da fue uti­li­za­da por los paí­ses capi­ta­lis­tas com­pe­ti­do­res de la zona del euro y tam­bién por los EEUU, Rusia y Chi­na. Gre­cia lla­mo la aten­ción debi­do a su posi­ción y liga­zo­nes con los paí­ses del este de la Unión Euro­pea, Eura­sia e inclu­si­ve del Extre­mo Orien­te. Gre­cia se con­vir­tió en el esla­bón débil de la zona del euro y para los intere­ses del capi­tal y, más amplia­men­te, por­que a tra­vés de Gre­cia, los paí­ses en con­cu­rren­cia, lide­ra­dos por gran­des empre­sas, pue­den así aso­ciar­se a la penín­su­la de Euro­pa Occi­den­tal.

No se tra­ta de una cues­tión de dife­ren­tes intere­ses entre los res­pec­ti­vos pue­blos. Esos con­flic­tos deben con­du­cir a la uni­dad de acción de los pue­blos por­que, inde­pen­dien­te­men­te de cual país o de cual mone­da estén en pri­mer plano, los pue­blos van a per­der, en lugar de obte­ner, de ganar nue­vas con­quis­tas eco­nó­mi­cas.

En lo que toca a la deu­da públi­ca que será nego­cia­da median­te pres­ta­mos, com­bi­na­dos con el Pac­to de Esta­bi­li­dad y Desa­rro­llo, o a tra­vés de una rene­go­cia­ción que seria tra­ta­da inter­na­men­te, se tra­ta de un embus­te total, una des­orien­ta­ción, una uto­pía.

Para comen­zar, la deu­da no es solo un asun­to de Gre­cia. Muchos paí­ses capi­ta­lis­tas, inclu­si­ve los desa­rro­lla­dos poseen una deu­da públi­ca siem­pre cre­cien­te. No se tra­ta de una sim­ple capa­ci­dad de admi­nis­tra­ción como quie­ren hacer creer los par­ti­dos opor­tu­nis­tas y bur­gue­ses.

Es un resul­ta­do del decli­ve gra­dual y de lar­go pla­zo de la indus­tria de trans­for­ma­ción y de la pro­duc­ción agrí­co­la debi­do a los anta­go­nis­mos agu­dos que ocu­rren a nivel de la Unión Euro­pea y tam­bién a nivel inter­na­cio­nal.

Los ramos indus­tria­les de ener­gía y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, así como otros ramos espe­cí­fi­cos de pro­duc­ción que se desa­rro­lla­ron en Gre­cia, debi­do a sus limi­ta­cio­nes, no fue­ron capa­ces de com­pen­sar la rece­sión en la pro­duc­ción como un todo.

La deu­da ocu­rre por las enor­mes reba­jas fis­ca­les dadas a las empre­sas, del finan­cia­mien­to esta­tal del gran capi­tal, de los gas­tos incon­men­su­ra­bles para el pro­gra­ma de arma­men­to de la OTAN, de la com­pe­ten­cia capi­ta­lis­ta bajo las con­di­cio­nes de la Unión Euro­pea, de los gas­tos con­tra­pro­du­cen­tes para los Jue­gos Olím­pi­cos.

La com­pe­ti­ti­vi­dad y las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas tie­nen con­se­cuen­cias que lle­va­ron a la cri­sis a tor­nar­se agu­da.

El dólar quie­re recu­pe­rar la posi­ción que goza­ba como mone­da de reser­va mun­dial. La des­va­lo­ri­za­ción del euro bene­fi­cia a Ale­ma­nia que es la mayor expor­ta­do­ra de Euro­pa duran­te un perio­do en que ella está per­dien­do su con­di­ción de líder mun­dial de expor­ta­ción fren­te a Chi­na.

Eso tie­ne que ver con los flu­jos del capi­tal que lle­van al aumen­to del lucro alea­to­rio a tra­vés de los lla­ma­dos pro­duc­tos de alto ries­go, o sea, los pre­mios de segu­ro en obli­ga­cio­nes, títu­los, del esta­do. Estos flu­jos son subs­tan­cia­les, impor­tan­tes, pero ellos no son pro­pia­men­te espe­cu­la­ti­vos en el sen­ti­do estric­to del ter­mino y si hacen par­te de la lógi­ca del sis­te­ma.

Hay tam­bién la pre­sión de los capi­ta­lis­tas que quie­ren hacer inver­sio­nes direc­tas en Gre­cia, más quie­ren que sean apro­ba­das, pri­me­ro, medi­das con­tra el mun­do del tra­ba­jo, medi­das que ya fue­ron apli­ca­das en el res­to de Euro­pa, pero que aquí en Gre­cia vie­nen con retar­do debi­do a las luchas popu­la­res ins­pi­ra­das y apo­ya­das por el Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia. Esos capi­ta­lis­tas quie­ren el fin de las pro­fe­sio­nes cerra­das crean­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para domi­nar las nue­vas esfe­ras de acti­vi­dad en detri­men­to de las capas medias, en los sec­to­res don­de los mono­po­lios aún no han sido capa­ces de domi­nar, como en la indus­tria de la cons­truc­ción, los trans­por­tes, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, etc.

Las con­tra­dic­cio­nes tam­bién se expre­san entre los capi­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nos, ára­bes, chi­nos y rusos que se posi­cio­na­ron en la eco­no­mía de Gre­cia con­si­de­rán­do­la un país inter­me­dio y una espe­cie de tram­po­lín para sus ingre­sos en el mer­ca­do mun­dial.

Pro­pues­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia –KKE.

El Fren­te demo­crá­ti­co, Anti-impe­ria­lis­ta, Anti-mono­po­lis­ta- Poder Popu­lar y Eco­no­mía Popu­lar.

El pue­blo grie­go tie­ne que esco­ger entre dos cami­nos para el des­en­vol­vi­mien­to de nues­tra socie­dad: el camino que se esta siguien­do o el que pre­ci­sa ser crea­do por la lucha del pue­blo.

Noso­tros sus­ten­ta­mos con hechos y prue­bas, que Gre­cia, a pesar de los daños serios y des­truc­ti­vos en deter­mi­na­dos sec­to­res debi­do al domi­nio del capi­tal y la com­pe­ten­cia mono­po­lis­ta, en la eco­no­mía agrí­co­la, tie­ne los pre-requi­si­tos indis­pen­sa­bles para crear y desa­rro­llar una eco­no­mía popu­lar auto­su­fi­cien­te.

La evo­lu­ción nega­ti­va de los últi­mos 20 años en cier­tos ramos de la pro­duc­ción indus­trial, en la eco­no­mía agrí­co­la, pue­de ser tra­ta­da y recu­pe­ra­da bajo con­di­cio­nes dife­ren­tes de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y de polí­ti­ca social. Aún no es tar­de.

Gre­cia tie­ne un nivel satis­fac­to­rio de con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción, de medios de pro­duc­ción, una exten­sa red comer­cial, y un nivel espe­ci­fi­co de des­en­vol­vi­mien­to de tec­no­lo­gías moder­nas. Tie­ne, actual­men­te, una gran y expe­ri­men­ta­da fuer­za de tra­ba­jo, con un mejor nivel edu­ca­cio­nal y de espe­cia­li­za­ción, si se com­pa­ra con las gene­ra­cio­nes pasa­das, y una impor­tan­te y exten­sa mano de obra en los domi­nios de la cien­cia.

Posee valio­sos recur­sos natu­ra­les gene­ra­do­res de rique­za, impor­tan­tes reser­vas de rique­zas mine­ra­les que repre­sen­tan una ven­ta­ja en la pro­duc­ción indus­trial y de bie­nes de con­su­mo.

Gre­cia tie­ne la gran ven­ta­ja de poder garan­ti­zar el abas­te­ci­mien­to de pro­duc­tos ali­men­ti­cios para poder, no solo, aten­der las nece­si­da­des de su pobla­ción, sino las deman­das del comer­cio exte­rior. Posee la capa­ci­dad de pro­du­cir pro­duc­tos moder­nos, maqui­nas, herra­mien­tas y equi­pa­mien­tos.

Para que la eco­no­mía popu­lar pue­da exis­tir para todos, noso­tros nece­si­ta­mos encon­trar una solu­ción para el pro­ble­ma de la pro­pie­dad, inten­tan­do satis­fa­cer las nece­si­da­des de la pobla­ción y no las nece­si­da­des de la ganan­cia.

La elec­ción es úni­ca: una mudan­za en las rela­cio­nes socia­les de pro­pie­dad, his­tó­ri­ca­men­te reba­sa­das, que deter­mi­nan el sis­te­ma polí­ti­co, tam­bién en lo que con­cier­ne a los medios de pro­duc­ción bási­cos y con­cen­tra­dos en las siguien­tes áreas: ener­gía, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, rique­za mine­ral, explo­ta­ción mine­ra, indus­tria, abas­te­ci­mien­to y dis­tri­bu­ción de agua, trans­por­tes.

La socia­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio, del sis­te­ma de extrac­ción, trans­por­te y ges­tión de los recur­sos natu­ra­les; comer­cio exte­rior, una red cen­tra­li­za­da de comer­cio interno; cons­truc­ción de casas para la pobla­ción, inves­ti­ga­ción y sumi­nis­tro demo­crá­ti­co de infor­ma­cio­nes para el pue­blo.

Un sis­te­ma exclu­si­va­men­te públi­co, libre y uni­ver­sal, de edu­ca­ción, salud, de bien­es­tar y segu­ri­dad social.

Noso­tros esti­ma­mos que cier­tas áreas no serán inclui­das en una socia­li­za­ción com­ple­ta, nacio­nal y uni­ver­sal. Com­ple­tan­do el sec­tor socia­li­za­do, podrá for­mar­se un sec­tor de coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción a nivel de la peque­ña agri­cul­tu­ra, en ramos de peque­ños nego­cios don­de la con­cen­tra­ción ten­ga un nivel bajo. Su par­ti­ci­pa­ción en las coope­ra­ti­vas debe­rá ser enten­di­da como una elec­ción bené­fi­ca, basa­da en la expe­rien­cia adqui­ri­da en el área de los mono­po­lios.

Lo socia­li­za­do, jun­to con el sec­tor de las coope­ra­ti­vas, de pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción y con­su­mo deben, como un todo, estar inclui­dos en un orga­nis­mo nacio­nal de admi­nis­tra­ción y pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, de modo que todos los medios de pro­duc­ción y de fuer­za de tra­ba­jo pue­dan ser movi­li­za­dos y tam­bién que toda for­ma posi­ble de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal pue­da ser usa­da con base en el bene­fi­cio mutuo. La pro­duc­ción nacio­nal y los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res serán pro­te­gi­dos de cual­quier reper­cu­sión que pue­da sur­gir de las nece­si­da­des del comer­cio exte­rior.

La pla­ni­fi­ca­ción cen­tral es nece­sa­ria para que se for­mu­len la elec­ción de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos, para prio­ri­zar los sec­to­res y ramas de la pro­duc­ción, para deter­mi­nar a don­de nues­tras fuer­zas y nues­tros medios debe­rán ser con­cen­tra­dos. La mate­ria­li­za­ción de esa pla­ni­fi­ca­ción nece­si­ta una dis­tri­bu­ción por ramo y por sec­tor y, antes que cual­quier otra cosa, del con­trol admi­nis­tra­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res en cada uni­dad de pro­duc­ción o de ser­vi­cio, en cada órgano admi­nis­tra­ti­vo.

El gobierno, como orga­nis­mo del poder popu­lar, esta­ra obli­ga­do a ase­gu­rar la par­ti­ci­pa­ción del pue­blo en esta tarea, com­ple­ta­men­te nue­va y com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­da, para apo­yar el movi­mien­to popu­lar, sus­ten­tar­lo y ser moni­to­rea­do a tra­vés de nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de con­trol social de los tra­ba­ja­do­res.

El des­en­vol­vi­mien­to de la socie­dad, a tra­vés de una pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da, es una nece­si­dad que resul­ta de las exi­gen­cias de nues­tro tiem­po, ante todo de deman­das de la huma­ni­dad que es la prin­ci­pal fuer­za pro­duc­ti­va. La nece­si­dad de satis­fa­cer las amplias deman­das moder­nas del pue­blo tra­ba­ja­dor, la nece­si­dad de desa­rro­llar los medios de pro­duc­ción, de desa­rro­llar la cien­cia y la tec­no­lo­gía en bene­fi­cio del pue­blo tra­ba­ja­dor, hacen de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral una nece­si­dad vital.

El poder popu­lar asu­me los acuer­dos comer­cia­les y de inter­cam­bio entre Esta­dos, para la uti­li­za­ción de cono­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos con base en el inte­rés mutuo.

La deu­da públi­ca será reexa­mi­na­da, bajo el poder popu­lar, tenien­do como cri­te­rio prin­ci­pal los intere­ses del pue­blo.

Des­de su sur­gi­mien­to, el poder popu­lar ten­drá que con­fron­tar­se con la reac­ción orga­ni­za­da, local e inter­na­cio­nal. La Unión Euro­pea y la OTAN, los acuer­dos con los EEUU, no dejan mucho espa­cio para la manio­bra a los paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea.

Resol­ver este pro­ble­ma reti­rán­do­se de la Unión Euro­pea es inevi­ta­ble ten­dien­do como obje­ti­vo un desa­rro­llo autó­no­mo, popu­lar y una coope­ra­ción en inte­rés del pue­blo.

Es nece­sa­rio inten­si­fi­car nues­tras acti­vi­da­des con base en la lucha con­tra estos pro­ble­mas.

Lucha­mos ince­san­te­men­te para que los tra­ba­ja­do­res ten­gan con­quis­tas inme­dia­tas y con­ti­nua­re­mos en esa lucha para que las medi­das pue­dan ser impues­tas por la fuer­za del movi­mien­to, medi­das estas que dis­mi­nui­rán la gra­ve­dad de nues­tros pro­ble­mas actua­les y serán un ali­vio para el pue­blo.

Noso­tros desa­rro­lla­re­mos las posi­cio­nes y las rei­vin­di­ca­cio­nes para cada pro­ble­ma y cues­tio­nes ais­la­das que sur­gi­rán. En tan­to, esto no es lo sufi­cien­te hoy; una pro­pues­ta alter­na­ti­va de pro­gre­so es nece­sa­ria para que la lucha ten­ga un obje­ti­vo, una meta, un sen­ti­do, y, final­men­te para que pue­da ejer­cer una pre­sión suple­men­ta­ria en cada fase de la lucha.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *