Eva Forest, una mujer revo­lu­cio­na­ria – Bea­triz Bas­tos

Mayo es un mes tris­te des­de que murió Eva Forest, el 19 de mayo de 2007. Fue una mujer revo­lu­cio­na­ria, en su pleno sen­ti­do. Una mujer que en medio de este mun­do de hom­bres con­se­guía trans­mi­tir, arras­trar, moti­var y com­pro­me­ter a hom­bres y muje­res para tra­ba­jar y luchar, para salir ade­lan­te, y con tesón y mil y una ideas genia­les lograr obje­ti­vos, defen­der cau­sas, levan­tar los áni­mos, man­te­ner numan­ti­na­men­te con­tra vien­to y marea Hiru, su impres­cin­di­ble edi­to­rial.

«Sin­tió en lo más hon­do cual­quier injus­ti­cia come­ti­da con­tra cual­quie­ra en cual­quier par­te del mun­do». Ni un momen­to de su vida ni en nin­gu­na de las muchas cosas que hacía dejó de ser revo­lu­cio­na­ria. Trans­mi­tía y con­ta­gia­ba inexo­ra­ble­men­te su acti­tud revo­lu­cio­na­ria a cuan­tos esta­ban a su lado: denun­cian­do la gue­rra de Viet­nam, luchan­do con­tra el fran­quis­mo y sus ale­da­ños que siguen has­ta nues­tros días, apo­yan­do la resis­ten­cia de los pue­blos ira­quí y pales­tino, apo­yan­do entu­sias­ma­da a Cuba y los movi­mien­tos boli­va­ria­nos de Amé­ri­ca, denun­cian­do la tor­tu­ra que sufrió en su pro­pia car­ne, ade­más de cono­cer­la muy de cer­ca en los miles de tes­ti­mo­nios de tor­tu­ra­dos en Eus­kal Herria que estu­vo reco­gien­do has­ta el últi­mo momen­to de su vida y que eran par­te de su pro­pio dolor, denun­cian­do los atro­pe­llos casi coti­dia­nos en esta tie­rra a la que vino a vivir y a luchar a fina­les de 1977.

Eva era, ade­más, lumi­no­sa y gene­ro­sa. Sólo con estar un rato a su lado y escu­char­la te con­ta­gia­ba par­te de su fuer­za. A pesar de su inmen­sa sabi­du­ría y expe­rien­cia (o pre­ci­sa­men­te por ello), siem­pre esta­ba dis­pues­ta a apren­der, a escu­char. Fes­te­ja­ba entu­sias­ma­da todas las vic­to­rias, la de la Cuba, la de los movi­mien­tos boli­va­ria­nos de Amé­ri­ca, con Chá­vez, con Evo y siem­pre con el pue­blo.

Un día le oí decir: «Tene­mos que ser feli­ces por­que que­re­mos cam­biar el mun­do». Sea­mos, pues, hom­bres y muje­res revo­lu­cio­na­rios y, ade­más, feli­ces.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *