Eva Forest, una mujer revo­lu­cio­na­ria – Bea­triz Bastos

Mayo es un mes tris­te des­de que murió Eva Forest, el 19 de mayo de 2007. Fue una mujer revo­lu­cio­na­ria, en su pleno sen­ti­do. Una mujer que en medio de este mun­do de hom­bres con­se­guía trans­mi­tir, arras­trar, moti­var y com­pro­me­ter a hom­bres y muje­res para tra­ba­jar y luchar, para salir ade­lan­te, y con tesón y mil y una ideas genia­les lograr obje­ti­vos, defen­der cau­sas, levan­tar los áni­mos, man­te­ner numan­ti­na­men­te con­tra vien­to y marea Hiru, su impres­cin­di­ble editorial.

«Sin­tió en lo más hon­do cual­quier injus­ti­cia come­ti­da con­tra cual­quie­ra en cual­quier par­te del mun­do». Ni un momen­to de su vida ni en nin­gu­na de las muchas cosas que hacía dejó de ser revo­lu­cio­na­ria. Trans­mi­tía y con­ta­gia­ba inexo­ra­ble­men­te su acti­tud revo­lu­cio­na­ria a cuan­tos esta­ban a su lado: denun­cian­do la gue­rra de Viet­nam, luchan­do con­tra el fran­quis­mo y sus ale­da­ños que siguen has­ta nues­tros días, apo­yan­do la resis­ten­cia de los pue­blos ira­quí y pales­tino, apo­yan­do entu­sias­ma­da a Cuba y los movi­mien­tos boli­va­ria­nos de Amé­ri­ca, denun­cian­do la tor­tu­ra que sufrió en su pro­pia car­ne, ade­más de cono­cer­la muy de cer­ca en los miles de tes­ti­mo­nios de tor­tu­ra­dos en Eus­kal Herria que estu­vo reco­gien­do has­ta el últi­mo momen­to de su vida y que eran par­te de su pro­pio dolor, denun­cian­do los atro­pe­llos casi coti­dia­nos en esta tie­rra a la que vino a vivir y a luchar a fina­les de 1977.

Eva era, ade­más, lumi­no­sa y gene­ro­sa. Sólo con estar un rato a su lado y escu­char­la te con­ta­gia­ba par­te de su fuer­za. A pesar de su inmen­sa sabi­du­ría y expe­rien­cia (o pre­ci­sa­men­te por ello), siem­pre esta­ba dis­pues­ta a apren­der, a escu­char. Fes­te­ja­ba entu­sias­ma­da todas las vic­to­rias, la de la Cuba, la de los movi­mien­tos boli­va­ria­nos de Amé­ri­ca, con Chá­vez, con Evo y siem­pre con el pueblo.

Un día le oí decir: «Tene­mos que ser feli­ces por­que que­re­mos cam­biar el mun­do». Sea­mos, pues, hom­bres y muje­res revo­lu­cio­na­rios y, ade­más, felices.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.