¡Bas­ta de recor­tes! Mani­fes­ta­ción nacio­nal en Bil­bo, 12 de junio

¡Bas­ta de recor­tes!
Eus­kal lan­gi­leok geu­re etor­ki­zu­na­ren jabe

01El gobierno espa­ñol ha deci­di­do recor­tar el gas­to públi­co adop­tan­do medi­das de mar­ca­do carác­ter anti­so­cial. Entre ellas están la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes en 2011 o el recor­te de los sala­rios del per­so­nal al ser­vi­cio de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas. Todas con­tri­bu­yen al dete­rio­ro de lo públi­co, y están en el ori­gen de la con­vo­ca­to­ria de huel­ga gene­ral en el sec­tor públi­co rea­li­za­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca para el pró­xi­mo día 25.

Estas medi­das for­man par­te de un plan más amplio. En ple­na vorá­gi­ne espe­cu­la­ti­va, quie­nes gobier­nan en la Unión Euro­pea han deci­di­do sal­dar la cri­sis sin nin­gún cam­bio en el dise­ño eco­nó­mi­co. No se han cerra­do las puer­tas a esa espe­cu­la­ción, y se han dado cien­tos de miles de millo­nes de euros a la ban­ca para que todo siga igual. Esta situa­ción evi­den­cia la supe­di­ta­ción del poder polí­ti­co al poder eco­nó­mi­co, pues esta es la opción polí­ti­ca fun­da­men­tal.

Debe­rían cam­biar­se las polí­ti­cas, crean­do empleo y dan­do una sali­da pro­gre­sis­ta a la cri­sis. Sin embar­go, se ha opta­do por el peor de los cami­nos: el de los recor­tes que agra­va­rán la rece­sión, aumen­ta­rán el des­em­pleo, empo­bre­ce­rán a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a la vez que se degra­da la pro­tec­ción social.

El 21 de mayo de 2009 ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE e HIRU con­vo­ca­mos una huel­ga gene­ral para exi­gir un cam­bio de las polí­ti­cas. Si éstas no cam­bia­ban ‑decía­mos- ven­drían los ajus­tes. Y el tiem­po, lamen­ta­ble­men­te, nos ha dado la razón: el cam­bio no se ha pro­du­ci­do y los ajus­tes ya están aquí.

Tam­bién nos hemos movi­li­za­do en mar­zo de este año para recha­zar las refor­mas labo­ra­les y de pen­sio­nes. Al mis­mo tiem­po, se han ido con­cre­tan­do más las inten­cio­nes del gobierno espa­ñol en mate­ria labo­ral: faci­li­tar y aba­ra­tar el des­pi­do; exten­der los con­tra­tos basu­ra entre la juven­tud; aumen­tar la fle­xi­bi­li­dad y la pre­ca­rie­dad labo­ral… Ade­más, anun­cian una cen­tra­li­za­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va, que supon­drá, de lle­var­se a cabo, la impo­si­bi­li­dad de nego­ciar con­ve­nios colec­ti­vos en Hego Eus­kal Herria. Se tra­ta de un ata­que fron­tal a los dere­chos labo­ra­les. Nos quie­ren robar los con­ve­nios; pre­ten­den neu­tra­li­zar nues­tra capa­ci­dad de lucha por la mejo­ra de nues­tras con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Se pre­ten­de impo­ner a la mayo­ría un dise­ño esta­tal que empo­bre­ce y que los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vas­cas no que­re­mos.

Las deci­sio­nes del gobierno espa­ñol afec­tan, por lo tan­to, tam­bién gra­ve­men­te al ámbi­to eco­nó­mi­co y socio­la­bo­ral vas­co, a los ser­vi­cios públi­cos, a los dere­chos socia­les y a las con­di­cio­nes labo­ra­les. Los y las tra­ba­ja­do­ras per­ma­ne­cen, por su par­te, exclui­dos de par­ti­ci­pa­ción y con­sul­ta sobre las cues­tio­nes que les afec­tan, al ampa­ro de un mar­co que nos nie­ga la posi­bi­li­dad de deci­dir sobre nues­tros dere­chos. Hemos denun­cia­do muchas veces esta reali­dad, cons­ta­tan­do la nece­si­dad de un mar­co dota­do de los ins­tru­men­tos nece­sa­rios que fre­ne la impo­si­ción de un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les y de pro­tec­ción social ajeno a la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. Sin embar­go, los actua­les res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les vie­nen reco­rrien­do el camino exac­ta­men­te opues­to.

En efec­to. Las polí­ti­cas de los gobier­nos de Hego Eus­kal Herria (Gobierno Vas­co, Gobierno de Nava­rra y Dipu­tacio­nes Fora­les) son, en su gran mayo­ría, una copia de las que se apli­can en Madrid. En mate­ria fis­cal se favo­re­ce aún más en nues­tro ámbi­to a las ren­tas altas, empre­sa­ria­les y del capi­tal. El nivel de gas­to en sani­dad, edu­ca­ción, ser­vi­cios socia­les o vivien­da está a la cola de la Unión Euro­pea. Gobier­nos y dipu­tacio­nes han apli­ca­do con ver­da­de­ro entu­sias­mo las rece­tas pre­su­pues­ta­rias más con­ser­va­do­ras.

Des­de que empe­zó la cri­sis esta orien­ta­ción polí­ti­ca, lejos de corre­gir­se, se ha inten­si­fi­ca­do con recor­tes pre­su­pues­ta­rios y una polí­ti­ca fis­cal con­ti­nuis­ta. Gobierno Vas­co y Gobierno de Nava­rra han pues­to sus ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio de las deci­sio­nes que se adop­tan en Madrid.

No pode­mos dejar de men­cio­nar el papel que está jugan­do el sin­di­ca­lis­mo espa­ñol. Las medi­das anun­cia­das por Zapa­te­ro demues­tran la este­ri­li­dad de un diá­lo­go social dise­ña­do para dar cober­tu­ra sin­di­cal a los ata­ques con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El pano­ra­ma es, si cabe, más agrio en la CAPV, don­de el diá­lo­go social se esce­ni­fi­ca con la mino­ría sin­di­cal. No es casual que quie­nes par­ti­ci­pan en esas mesas, tan­to en el esta­do como en la CAPV y Nava­rra, com­par­tan que las deci­sio­nes fun­da­men­ta­les en mate­ria social y labo­ral se tomen en Madrid.

Es hora ya de aten­der a las rei­vin­di­ca­cio­nes expre­sa­das por la mayo­ría sin­di­cal y los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de Eus­kal Herria, y que las deci­sio­nes sobre el mode­lo eco­nó­mi­co y social al que aspi­ra­mos pue­dan tomar­se aquí.

En este sen­ti­do, cree­mos que los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos no pue­den ser meros espec­ta­do­res. Deben optar entre asu­mir las impo­si­cio­nes de Madrid o impul­sar medi­das urgen­tes fren­te a la cri­sis y en defen­sa de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la socie­dad vas­ca en gene­ral. Esto requie­re adop­tar com­pro­mi­sos cla­ros en la defen­sa de nues­tros dere­chos labo­ra­les y socia­les, en la defen­sa de un mar­co jurí­di­co que nos per­mi­ta deci­dir las polí­ti­cas nece­sa­rias para garan­ti­zar esos dere­chos.

Por todo ello, hace­mos un lla­ma­mien­to a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a la ciu­da­da­nía en gene­ral a par­ti­ci­par en la mani­fes­ta­ción que va a tener lugar en Bil­bao el pró­xi­mo 12 de junio. Con esta movi­li­za­ción, la mayo­ría sin­di­cal pre­ten­de­mos, más en con­cre­to:
– Mos­trar su recha­zo y exi­gir la reti­ra­da inme­dia­ta tan­to de las medi­das anti­so­cia­les anun­cia­das por el pre­si­den­te del gobierno espa­ñol la pasa­da sema­na, como de las refor­mas del mer­ca­do labo­ral, de pen­sio­nes y de la nego­cia­ción colec­ti­va.
– Exi­gir a las ins­ti­tu­cio­nes de Hego Eus­kal Herria un cam­bio de polí­ti­cas, en la direc­ción de las deman­das con­te­ni­das en el decá­lo­go sin­di­cal, ava­la­do por 132.000 fir­mas.
– Rei­vin­di­car un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les y pro­tec­ción social que nos per­mi­ta rea­li­zar, entre otras cosas, una mejor polí­ti­ca de empleo, así como dotar­nos de un mar­co de nego­cia­ción colec­ti­va blin­da­do de inge­ren­cias y una legis­la­ción labo­ral y social pro­pia.
– Inter­pe­lar a las ins­ti­tu­cio­nes para que se posi­cio­nen públi­ca­men­te sobre estas rei­vin­di­ca­cio­nes, e ins­tar a los par­ti­dos polí­ti­cos vas­cos que cuen­tan repre­sen­ta­ción en los ámbi­tos legis­la­ti­vos opor­tu­nos para que sus repre­sen­tan­tes se opon­gan con su voto a cuan­tas refor­mas con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra pue­dan pro­mul­gar­se.

Bil­bo, 19 de mayo de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *