La agen­da del sr. Rubal­ca­ba – Tasio Erki­zia

El fren­te espa­ñol del PSOE-PP, con­ve­nien­te­men­te orien­ta­do por el equi­po del sr. Rubal­ca­ba, tenía el calen­da­rio escru­pu­lo­sa­men­te ela­bo­ra­do. Una vez redu­ci­do el pro­ble­ma polí­ti­co de Eus­kal Herria, ante una par­te impor­tan­te de la opi­nión públi­ca, a sim­ple pro­ble­ma anti-terro­ris­ta, había que pro­mo­ver la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Y tras el con­si­guien­te puche­ra­zo elec­to­ral, han logra­do alcan­zar al fin la mayo­ría en el Par­la­men­to vas­con­ga­do. Una vez eli­mi­na­da la opo­si­ción polí­ti­ca más impor­tan­te, pro­ce­día a ini­ciar una cam­pa­ña sin paran­gón para impul­sar la rápi­da y segu­ra asi­mi­la­ción de las «pro­vin­cias del nor­te» a las esen­cias espa­ño­las, en la línea de la des­vas­qui­za­ción segui­da en los últi­mos diez años en Nafa­rroa y uti­li­zan­do para ello la ter­gi­ver­sa­ción en EiTB y el adoc­tri­na­mien­to en la escue­la. La segun­da fase de esta rápi­da «recon­quis­ta ideo­ló­gi­ca» con­sis­ti­ría en apli­car el mis­mo esque­ma del «fren­te espa­ñol» en las dipu­tacio­nes y cuan­tos ayun­ta­mien­tos pue­dan para pos­te­rior­men­te pro­ce­der a rema­tar el pro­ce­so de inte­gra­ción de la mayo­ría de la pobla­ción vas­ca. Ésa es la agen­da de Rubal­ca­ba.

La valien­te ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da de mane­ra uni­la­te­ral por par­te de la izquier­da aber­tza­le de impul­sar ‑en momen­tos real­men­te difí­ci­les pero cla­ves en el deve­nir de Eus­kal Herria- un pro­ce­so demo­crá­ti­co que abri­rá un nue­vo ciclo polí­ti­co, les ha cam­bia­do su calen­da­rio. Una vez encar­ce­la­da la gran mayo­ría de los diri­gen­tes de los dis­tin­tos orga­nis­mos del amplio espec­tro de la izquier­da aber­tza­le, los par­ti­dos que con­fi­gu­ran el blo­que espa­ño­lis­ta no con­tem­pla­ban la posi­bi­li­dad de una reac­ción de tan­to cala­do por nues­tra par­te. Daban por sen­ta­do que no habría capa­ci­dad de ini­cia­ti­va y menos de una pro­pues­ta de tan­to alcan­ce. Con nues­tra ini­cia­ti­va, la agen­da de Rubal­ca­ba ha que­da­do gra­ve­men­te tras­to­ca­da.

Esta­ban segu­ros de gozar de varios años para lle­var ade­lan­te el plan de «recon­quis­ta ideo­ló­gi­ca» de las tie­rras vas­cas. Su sor­pre­sa fue mayús­cu­la cuan­do las fuen­tes poli­cia­les les infor­ma­ron, a fina­les de verano, de que, a pesar de todas las medi­das adop­ta­das, había un plan muy avan­za­do que en caso de lle­var­se a cabo les dis­tor­sio­na­ba com­ple­ta­men­te lo dise­ña­do por su par­te. Alar­ma­dos, die­ron órde­nes expre­sas a la judi­ca­tu­ra per­ti­nen­te para cor­tar de raíz dicho pro­yec­to. Y así pro­ce­die­ron a la reda­da del 13 de octu­bre con la deten­ción y encar­ce­la­mien­to de Arnal­do, Rafa, Sonia, Arkaitz y Miren, segui­do a los pocos días de una nue­va razia con­tra 36 jóve­nes que for­ma­ban par­te de orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les. Pare­ce que pen­sa­ron: encar­ce­la­da la mayo­ría de los pro­mo­to­res y supues­tos dina­mi­za­do­res, el plan fra­ca­sa­rá.

No con­ten­tos con los encar­ce­la­mien­tos, el sr. Rubal­ca­ba impo­ne en los medios de comu­ni­ca­ción la direc­triz de silen­ciar la pro­pues­ta de la izquier­da aber­tza­le. Medi­da que se com­ple­men­ta con una orien­ta­ción cur­sa­da a todos los par­ti­dos polí­ti­cos para que nin­gu­neen nues­tra ini­cia­ti­va polí­ti­ca con valo­ra­cio­nes nega­ti­vas o evi­tan­do cual­quier tipo de opi­nión posi­ti­va. Y en caso de que alguien se salie­ra del guión, como ha sido el caso de EA, se les ejer­ce una pre­sión sin pre­ce­den­tes. Y al mis­mo tiem­po, tra­ta de crear en la socie­dad una psi­co­sis de inmi­nen­tes aten­ta­dos y supues­tos secues­tros de ETA. El obje­ti­vo es, evi­den­te­men­te, seguir man­te­nien­do a la opi­nión públi­ca enquis­ta­da en pará­me­tros poli­cia­les.

El PP y la dere­cha espa­ño­la andan espe­cial­men­te furio­sos des­de que la izquier­da aber­tza­le reto­mó la ini­cia­ti­va polí­ti­ca con la lla­ma­da Decla­ra­ción de Altsa­su. Les pro­du­ce páni­co el camino que nos con­du­ce a un nue­vo ciclo polí­ti­co, por lo que ejer­cen una pre­sión cons­tan­te ante la opi­nión públi­ca al obje­to de evi­tar que situe­mos las cla­ves del enfren­ta­mien­to entre Eus­kal Herria y el Esta­do espa­ñol en tér­mi­nos estric­ta­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos. Y así, en un inten­to vano de reven­tar el pro­ce­so y man­te­ner el calen­da­rio repre­si­vo dise­ña­do con­tra nues­tro pue­blo, sin ver­güen­za algu­na una y otra vez sen­ten­cian: «la izquier­da aber­tza­le no va a estar en las pró­xi­mas elec­cio­nes».

Actúan como si fue­ran la per­so­ni­fi­ca­ción de la demo­cra­cia y ellos mar­ca­ran las reglas de jue­go. Como si fue­ran al mis­mo tiem­po el par­la­men­to, el gobierno y los jue­ces. Es decir, des­de un des­ca­ra­do plan­tea­mien­to tota­li­ta­rio. Y así, hoy dicen que para pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes tene­mos que con­de­nar a ETA, maña­na que no pode­mos mien­tras no des­apa­rez­ca ETA y pasa­do maña­na que no es posi­ble par­ti­ci­par por­que no hemos pedi­do per­dón a deter­mi­na­das víc­ti­mas. Y cla­ro, algu­nos medios de comu­ni­ca­ción sub­ra­yan dichos titu­la­res obvian­do que quie­nes hablan de esa mane­ra nun­ca han con­de­na­do los crí­me­nes fran­quis­tas y, no con­ten­tos con bur­lar­se de sus víc­ti­mas, siguen per­si­guien­do a sus hijos y nie­tos.

Rubal­ca­ba mar­ca la agen­da, pero es tan cal­ca­da a los intere­ses del PP que da la impre­sión de que son los popu­la­res los que tie­nen la batu­ta. Ante cual­quier reque­ri­mien­to de Mayor Ore­ja, Basa­goi­ti o Barre­da, corren los del par­ti­do socia­lis­ta a dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca. ¿Que Mayor Ore­ja ‑ner­vio­so ante la decla­ra­ción rea­li­za­da en Bru­se­las por los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les en favor del pro­ce­so impul­sa­do por la izquier­da aber­tza­le- mues­tra su preo­cu­pa­ción…? El Gobierno de Zapa­te­ro les pro­me­te endu­re­cer la ley para ile­ga­li­zar par­ti­dos y poner difi­cul­ta­des ante las pró­xi­mas elec­cio­nes. ¿Que Basa­goi­ti pone el gri­to en el cie­lo por­que a Rafa Diez le han con­ce­di­do la liber­tad pro­vi­sio­nal o a Ote­gi le han tras­la­da­do a Mar­tu­te­ne para poder visi­tar a su padre gra­ve­men­te enfer­mo, den­tro de la más estric­ta lega­li­dad…? Pues el fis­cal recu­rre la liber­tad del pri­me­ro y el minis­tro del Inte­rior sale inme­dia­ta­men­te a la pales­tra para tran­qui­li­zar­les: «Ote­gi no se que­da­rá en Mar­tu­te­ne». Entre los espa­ño­les, la sin­to­nía es per­fec­ta.

Evi­den­te­men­te, en la agen­da de Rubal­ca­ba la cen­tra­li­dad no la ocu­pa la pre­sen­cia o no de la izquier­da aber­tza­le en las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les, la agen­da tie­ne un reco­rri­do más lar­go que las citas elec­to­ra­les. Es una estra­te­gia orien­ta­da a la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de Eus­kal Herria, para lo cual es fun­da­men­tal la des­ac­ti­va­ción glo­bal de la izquier­da aber­tza­le. Y es por ello que urge ela­bo­rar y con­sen­suar con el máxi­mo de fuer­zas socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas el camino a seguir y las prio­ri­da­des a mar­car para des­ba­ra­tar los pla­nes y la agen­da mar­ca­da des­de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Madrid.

Des­ba­ra­tar los pla­nes del sr. Rubal­ca­ba sig­ni­fi­ca situar el pro­ble­ma polí­ti­co de Eus­kal Herria para con el Esta­do espa­ñol en cla­ves polí­ti­cas, en cla­ve de dere­cho a deci­dir, en tér­mi­nos de con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca. Y para ello es nece­sa­rio ela­bo­rar la agen­da pro­pia de y para Eus­kal Herria. En ese sen­ti­do, en la izquier­da aber­tza­le hemos rea­li­za­do un deba­te serio y amplio. Los resul­ta­dos for­mu­la­dos en el docu­men­to «Zutik Eus­kal Herria» nos indi­can el camino a seguir. En las encru­ci­ja­das es nor­mal que haya dudas, que se ten­ga mie­do a no acer­tar ple­na­men­te. Pero al cami­nan­te no le que­da más reme­dio que apos­tar por uno, el más segu­ro, el que mar­ca la gran mayo­ría de los acom­pa­ñan­tes. Una vez ele­gi­do, no hay otra opción que cami­nar con fuer­za y deter­mi­na­ción.

Pues­to en mar­cha el pro­ce­so demo­crá­ti­co, urge acti­var la socie­dad. Hay ini­cia­ti­vas impor­tan­tes pues­tas en mar­cha, como Inde­pen­den­tis­tak o Adie­ra­zi EH, pero toda­vía son embrio­nes de lo que pue­den ser amplios movi­mien­tos popu­la­res. El Abe­rri Egu­na, a pesar de sos­pe­cho­sos des­mar­ques de par­ti­dos que lo habían impul­sa­do en años ante­rio­res, supu­so un hito en el camino por aunar fuer­zas. Pero toda­vía la socie­dad vas­ca tie­ne una acti­tud de espe­ra, pasi­va diría yo.

Y nece­si­ta­mos ofre­cer a todos los sec­to­res popu­la­res meca­nis­mos para par­ti­ci­par, ser suje­to acti­vo en este pro­ce­so tan ilu­sio­nan­te como difí­cil y cos­to­so. La acti­va­ción popu­lar de mane­ra plu­ral, amplia e ima­gi­na­ti­va es la base del futu­ro. Impul­sar un pro­ce­so demo­crá­ti­co no es res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va de la izquier­da aber­tza­le, sino sue­ño de la socie­dad vas­ca y, por lo tan­to, la par­ti­ci­pa­ción acti­va de todos y todas es la máxi­ma garan­tía para el éxi­to del pro­ce­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *