¿Comu­nis­tas chi­nos?- Xulio Rios

Es ver­dad que los diri­gen­tes y mili­tan­tes del PCCh –cer­ca de 76 millo­nes de per­so­nas- dicen ser comu­nis­tas lo cual es cier­ta­men­te lla­ma­ti­vo en los tiem­pos que corren. ¿Por qué insis­ten tan­to en ello cuan­do, a sim­ple vis­ta, la reali­dad pare­ce mos­trar un par­ti­cu­lar empe­ño, por ejem­plo, en el impul­so a la libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca y una des­aten­ción hila­ran­te a las cues­tio­nes sociales?

¿Es real­men­te creí­ble que, como dicen, el injus­to tiem­po actual es solo un inevi­ta­ble perio­do de tran­si­ción cuya cul­mi­na­ción en for­ma de refun­da­ción de un socia­lis­mo adap­ta­do a las cir­cuns­tan­cias nacio­na­les depen­de en exclu­si­va de que sea el PCCh quien con­duz­ca el pro­ce­so? ¿O esto es solo una coar­ta­da para seguir usu­fruc­tuan­do el poder y bene­fi­ciar­se de ello con­te­nien­do pro­tes­tas socia­les que de otro modo podrían dis­pa­rar­se? ¿Tie­nen los diri­gen­tes chi­nos nece­si­dad de seguir auto­de­no­mi­nán­do­se comunistas?

Aun­que pocos les creen, tan­to den­tro como fue­ra del país, insis­ten en el ritual. Hu Jin­tao y otros lo recuer­dan a cada paso, mien­tras se pro­mue­ven ini­cia­ti­vas de estu­dio del mar­xis­mo y des­de las escue­las del Par­ti­do, el leni­nis­mo, el pen­sa­mien­to de Mao Zedong, de Deng Xiao­ping y de Jiang Zemin es obje­to de reite­ra­das cam­pa­ñas para que no que­den en el olvi­do, al tiem­po que se insis­te en erra­di­car todo dog­ma­tis­mo y enal­te­cer la “adap­ta­ción”: “la ver­dad está en los hechos”.

Sien­do así, los hechos son preo­cu­pan­tes… El 0,4% de la pobla­ción acu­mu­la el 70% de la rique­za, ase­gu­ra­ba en octu­bre pasa­do Hu Xing­du, pro­fe­sor de eco­no­mía en el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Bei­jing. Chi­na es el país del mun­do con más billo­na­rios des­pués de EEUU, según la revis­ta Hurun. Su for­tu­na supera el PIB de Indo­ne­sia o de Bél­gi­ca ¿Cómo un autén­ti­co PCCh en el gobierno pue­de expre­sar esa des­afec­ción tan lla­ma­ti­va fren­te a los más humil­des y tan­ta com­pli­ci­dad con las gran­des for­tu­nas, muchos de ellos espe­cu­la­do­res del sec­tor inmo­bi­lia­rio o due­ños de esas minas de car­bón don­de mue­ren obre­ros a cada paso en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas? ¿En ver­dad no hay otro camino que la asun­ción de un mer­ca­do de estas carac­te­rís­ti­cas y el agra­va­mien­to de las des­igual­da­des para alcan­zar el socialismo?

Por otra par­te, el esme­ro repre­si­vo de toda disi­den­cia polí­ti­ca que recla­me sig­nos libe­ra­li­za­do­res de signo occi­den­tal, en para­le­lo al con­trol ejer­ci­do sobre quie­nes deten­tan cier­to poder eco­nó­mi­co, se com­ple­men­ta con el domi­nio direc­to de los sec­to­res estra­té­gi­cos de mayor cala­do, con pre­emi­nen­cia abso­lu­ta de empre­sas esta­ta­les don­de las estruc­tu­ras del PCCh actúan de ver­da­de­ra colum­na ver­te­bral y cuyos diri­gen­tes depen­den del nom­bra­mien­to (y cese) del PCCh.

El sec­tor pri­va­do, tan en boca de todos por su cre­cien­te con­tri­bu­ción al PNB, está repre­sen­ta­do en más de un 90% por peque­ñas y media­nas empre­sas, en un esce­na­rio ato­mi­za­do que, siguien­do la adver­ten­cia de Deng Xiao­ping, nun­ca podrá con­fi­gu­rar­se como un todo inte­gral que se con­duz­ca como una nue­va bur­gue­sía que dis­pu­te el poder al PCCh. Tras la deci­sión del gobierno, el pasa­do 13 de mayo, de abrir nue­vos sec­to­res a la inver­sión y pre­sen­cia del sec­tor pri­va­do, se espe­ra una nue­va olea­da pri­va­ti­za­do­ra, pero el PCCh defien­de a ultran­za su capa­ci­dad de ges­tión del desa­fío (en par­te inte­gran­do a los nue­vos ricos en sus filas). Por no citar al Ejér­ci­to, más fiel al PCCh y su Comi­sión Mili­tar Cen­tral que al pro­pio Esta­do, ambos hoy total­men­te confundidos.

¿Por qué comu­nis­tas? Podría ser, sim­ple­men­te, por­que es ver­dad y se lo creen. O no se lo creen pero les vie­ne de per­las para estar en la cres­ta de la ola y pro­lon­gar la legi­ti­mi­dad deri­va­da de un pro­yec­to que hoy pare­ce deam­bu­lar por sus antí­po­das. Podría ocu­rrir tam­bién que el reco­no­cer lo con­tra­rio equi­va­lie­ra a “per­der la cara”, cir­cuns­tan­cia cul­tu­ral­men­te poco admi­si­ble inclu­so en esta Chi­na abru­ma­da por los sig­nos de la moder­ni­dad pero don­de la hipo­té­ti­ca con­tra­dic­ción sigue resol­vién­do­se por la mera coexis­ten­cia de los con­tra­rios. Por últi­mo, si dejan de ser comu­nis­tas muchas cosas en la Chi­na actual per­de­rían sen­ti­do, entre otras, el dis­cur­so que ase­gu­ra su hege­mo­nía polí­ti­ca indis­cu­ti­ble, so pena de con­cep­tuar­se como un abso­lu­tis­mo más equi­pa­ra­ble a cual­quier dic­ta­du­ra sin matices.

¿For­ma par­te todo ello de una mera coar­ta­da para lograr la com­pli­ci­dad de Occi­den­te en tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos y finan­cie­ros a fin de ase­gu­rar, pri­mer obje­ti­vo, su desa­rro­llo? No dejar de ser sin­to­má­ti­co que en el orden exte­rior la ani­mad­ver­sión de mul­ti­na­cio­na­les y pode­res cons­ti­tui­dos fren­te al PCCh bri­lle por su ausen­cia. Ello a pesar de que en casi todo el mun­do la pala­bra comu­nis­ta tie­ne una con­no­ta­ción nega­ti­va. Las dispu­tas, cuan­do exis­ten, son de natu­ra­le­za prag­má­ti­ca o estra­té­gi­ca, pero en nin­gún caso ideológica.

¿Crip­to­ca­pi­ta­lis­tas o crip­to­co­mu­nis­tas? Sta­lin decía que los comu­nis­tas chi­nos eran como los rába­nos: rojos por fue­ra y blan­cos por den­tro. Su razón de ser prin­ci­pal siem­pre ha sido el nacio­na­lis­mo, cre­do inevi­ta­ble para lograr el resur­gi­mien­to de la Chi­na arro­di­lla­da por las caño­ne­ras occi­den­ta­les en el siglo XIX, y tan pre­sen­te en la liqui­da­ción del poder impe­rial como en la Chi­na maoís­ta dis­fra­za­do de lucha ideo­ló­gi­ca con­tra el comu­nis­mo sovié­ti­co. La fra­ter­ni­dad inter­na­cio­na­lis­ta no fue sufi­cien­te. Tan­to el Gran Sal­to Ade­lan­te como la Revo­lu­ción Cul­tu­ral expre­sa­ban, entre otras cosas, esa sen­si­bi­li­dad que hoy revis­te la deno­mi­na­ción de refor­ma y apertura.

Ese pro­yec­to, la revi­ta­li­za­ción de la gran nación chi­na, exi­ge un alto gra­do de cohe­sión que solo pue­de garan­ti­zar una fuer­za polí­ti­ca esen­cial­men­te mono­lí­ti­ca (con sen­si­bi­li­da­des y divi­sio­nes que ape­nas tras­cien­dan) que ejer­ce el poder en exclu­si­va y con capa­ci­dad para emi­tir men­sa­jes que refuer­cen su con­di­ción de garan­te de la esta­bi­li­dad. No obs­tan­te, ese pro­yec­to esco­ra cada día más hacia la trans­mu­ta­ción del PCCh en un nue­vo poder de signo con­fu­ciano, arti­cu­la­do en torno a las bon­da­des tra­di­cio­na­les del man­da­ri­na­to, admi­nis­tra­do­res hones­tos y vir­tuo­sos (lo que tam­bién expli­ca­ría par­cial­men­te la impor­tan­cia de la lucha con­tra la corrup­ción) cuyo obje­ti­vo es enri­que­cer la nación y garan­ti­zar la armo­nía social, pero en nin­gún caso alum­brar un nue­vo orden eman­ci­pa­dor. A la pos­tre, en esa base radi­ca la flui­dez del enten­di­mien­to que hoy acer­ca posi­cio­nes como las defen­di­das en su día por fuer­zas anta­ño tan anta­gó­ni­cas como el PCCh y el Kuo­min­tang (KMT), des­ideo­lo­gi­za­dos pese a tan­ta litur­gia de signo apa­ren­te­men­te con­tra­rio y ambos con­ta­gia­dos por el prag­ma­tis­mo que invi­ta a la “recons­truc­ción de la nación”. Las nega­ti­vas a una libe­ra­li­za­ción, del signo que sea, no se sus­ten­tan en un pro­yec­to ideo­ló­gi­co de cla­se sino nacional.

Más fic­ción que reali­dad, la sub­sis­ten­cia del idea­rio comu­nis­ta es el argu­men­to ideal para man­te­ner el poder del par­ti­do úni­co y reafir­mar su legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca, valién­do­se de una hipo­té­ti­ca con­ti­nui­dad res­pec­to al pro­yec­to de un Mao Zedong cuyas pro­cla­mas están total­men­te ausen­tes del dis­cur­so y accio­nes del actual PCCh, en su mayo­ría y en su prác­ti­ca, con­fu­cia­nas entre líneas.

El PCCh es hoy un apa­ra­to de poder que todo lo ocu­pa, pero vacío de otro sen­ti­do ideo­ló­gi­co que no sea el nacio­na­lis­mo. Las loas al socia­lis­mo y la rei­vin­di­ca­ción del mar­xis­mo que pro­cla­ma Hu Jin­tao des­de las tri­bu­nas con­me­mo­ra­ti­vas se que­dan en un brin­dis al sol con fecha de cadu­ci­dad. Val­ga de ejem­plo que ya en las úti­mas cele­bra­cio­nes del 60 ani­ver­sa­rio de la RPCh, el retra­to que pre­si­día la cere­mo­nia no era el de Mao (incor­po­ra­do al des­fi­le con el Deng, Jiang Zemin o Hu Jin­tao) sino el de Sun Yat-sen, el fun­da­dor de esa pri­me­ra Chi­na repu­bli­ca­na que el año pró­xi­mo cum­pli­rá su pri­mer centenario.

Obser­va­to­rio de la Polí­ti­ca China

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.