Inter­net, infor­ma­ción y demo­cra­cia en Cuba y en Colom­bia – Cuba­de­ba­te

Presentación del disco "Segunda Cita" de Silvio Rodríguez, Casa de las Américas, 26 de marzo de 2010. Foto: Kaloian

Sil­vio envió este artícu­lo hace varios días al dia­rio El País, de Espa­ña. Su misi­va a la direc­ción del dia­rio espa­ñol era la siguien­te:

Sent: Satur­day, May 15, 2010 11:37 AM

Sub­ject: De Sil­vio Rodrí­guez, CUBA

Sr. Direc­tor de El País:

Le remi­to un bre­ve artícu­lo de opi­nión que se suma al deba­te sobre la lla­ma­da pla­ta­for­ma para demo­cra­ti­zar a Cuba, en el que han inter­ve­ni­do los escri­to­res Artu­ro Aran­go y Rosa Mon­te­ro. Mi inten­ción es que lo publi­que, si lo tie­ne a bien.

Muchas gra­cias por su aten­ción.

Cor­dial­men­te,

Sil­vio Rodrí­guez Domín­guez,

tro­va­dor cubano.

Según él comen­tó a Cuba­de­ba­te, “hoy por la maña­na reci­bí la siguien­te res­pues­ta de El País: ‘Reci­bi­do. Un salu­do’ y des­pués un machón ofi­cial que dice que están en su dere­cho cam­biar y redu­cir los artícu­los no soli­ci­ta­dos, etc, etc. Yo creo que hice bien en dar­le otro camino”. Y aquí está :

Un gru­po de artis­tas y escri­to­res espa­ño­les ha lan­za­do una pla­ta­for­ma para demo­cra­ti­zar a Cuba. Y cuan­do un cubano opi­na dife­ren­te, decre­tan que sus argu­men­tos son cor­ti­nas de humo de la dic­ta­du­ra que pade­ce y lo com­pa­ran con los fran­quis­tas. Pero los dio­ses pare­cen haber­les cas­ti­ga­do. Por­que, pre­ci­sa­men­te por haber­se atre­vi­do a inves­ti­gar los crí­me­nes del fran­quis­mo, el Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial aca­ba de sus­pen­der al juez Bal­ta­sar Gar­zón de la Audien­cia Nacio­nal de Espa­ña. Esta sen­ten­cia es un gol­pe durí­si­mo a una demo­cra­cia des­de la que se pre­ten­de juz­gar o man­dar a juz­gar los supues­tos defec­tos aje­nos, pero ojo con quien toque a los pro­pios.

El veto a Gar­zón, con­si­de­ra­do un héroe, ocu­rre en el mis­mo país que hace pocos años dio al mun­do una ver­da­de­ra lec­ción de demo­cra­cia, al votar con­tra el par­ti­do gober­nan­te que los metió en una gue­rra injus­ta, hacien­do oídos sor­dos a enor­mes mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res. Per­so­nal­men­te no me expli­co cómo estas per­so­na­li­da­des han lle­ga­do a la con­clu­sión de que la polí­ti­ca hacia Cuba debe ser la del ais­la­mien­to y el blo­queo. Es como si des­co­no­cie­ran que hace medio siglo esa mis­ma polí­ti­ca no ha logra­do mover ni un milí­me­tro la deter­mi­na­ción de la mayo­ría de los cuba­nos.

Por otra par­te, los cuba­nos tam­bién que­re­mos cam­bios, pero con­sen­sua­dos por noso­tros. Esas trans­for­ma­cio­nes ocu­rri­rán más tem­prano o más tar­de y la úni­ca polí­ti­ca capaz de ace­le­rar­las es el fin del blo­queo. Todo lo que se nos haga con ase­dio y pre­sio­nes no podre­mos con­si­de­rar­lo a nues­tro favor, sino como un insul­to a nues­tra auto­de­ter­mi­na­ción, una inje­ren­cia inad­mi­si­ble en nues­tras vidas. Tan­tas agre­sio­nes y ame­na­zas nos han ense­ña­do que la super­vi­ven­cia pasa por una socie­dad orgá­ni­ca, ínte­gra, indi­vi­si­ble. Así hemos sali­do airo­sos de emba­tes arti­fi­cia­les y natu­ra­les. Pero sabe­mos que somos el resul­ta­do de un apre­mio, por vivir aco­sa­dos. No cree­mos en un gobierno cen­tra­li­za­do para siem­pre. Más bien sole­mos ver­lo como un con­cep­to de emer­gen­cia, un mal nece­sa­rio que el camino de la eman­ci­pa­ción nacio­nal nos ha impues­to para sobre­vi­vir. El fin del blo­queo nos des­pe­ja­rá pro­fun­da­men­te, crean­do con­di­cio­nes para que avan­ce­mos tam­bién en el con­cep­to demo­crá­ti­co. Sub­ra­yo que no quie­ro decir que sólo sin el blo­queo sere­mos más demo­crá­ti­cos, sino que estoy segu­ro de que así lo con­se­gui­re­mos más pron­to.

La fla­man­te pla­ta­for­ma pro­po­ne ais­lar aún más a Cuba y agra­var nues­tra ya pre­ca­ria eco­no­mía. Pre­ten­de con­ven­cer al mun­do de que la asfi­xia resol­ve­rá nues­tros pro­ble­mas. Su hipo­té­ti­co éxi­to sig­ni­fi­ca­ría mucho más sufri­mien­to para nues­tro pue­blo, que lle­va medio siglo enfren­tan­do todo tipo de difi­cul­ta­des. Nues­tra lar­ga expe­rien­cia en “pro­pues­tas” forá­neas nos dice que esta acción no es más que un nue­vo arti­lu­gio para obli­gar­nos a hacer lo que otros con­si­de­ran que debe­mos hacer. Par­tien­do de que se tra­ta de per­so­nas bien inten­cio­na­das, no sé cómo no entien­den la ofen­sa de pre­ten­der que nos vol­va­mos como ellos, con las reser­vas que des­pier­tan esas demo­cra­cias de ban­que­ros ladro­nes y ejér­ci­tos ocu­pan­tes. Para col­mo, cuan­do res­pon­de­mos que no esta­mos de acuer­do, pre­ten­den negar­nos el dere­cho a que se nos escu­che, por­que todo lo que no razo­ne como ellos ‑dicen- vie­ne con­ta­mi­na­do de dic­ta­du­ra.

Capi­ta­nea­dos por un gran escri­tor peruano con un lar­go his­to­rial reac­cio­na­rio, cier­tos inte­lec­tua­les espa­ño­les han deci­di­do gas­tar más horas elu­cu­bran­do cómo hacer­nos daño que inves­ti­gan­do has­ta qué pun­to viven en una demo­cra­cia. Algu­nos pare­cen más preo­cu­pa­dos por Orlan­do Zapa­ta ‑un hom­bre que tuvo el valor de esco­ger su pro­pia muer­te y enfrentarla‑, que de los más de cien mil espa­ño­les ase­si­na­dos en la era de Fran­co. Es tris­te ver lo poco que les intere­sa pro­fun­di­zar en la reali­dad cuba­na, cuan­do sus con­clu­sio­nes son las mis­mas que las de los peo­res enemi­gos de nues­tra dig­ni­dad. Por eso aca­bo admi­tien­do que esta pági­na efec­ti­va­men­te es una cor­ti­na, no de humo pero sí de albaha­ca, con­tra la feti­dez de su pre­ten­di­da sal­va­ción.

Sil­vio Rodrí­guez Domín­guez,

La Haba­na, 15 de mayo, 2010.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *