Deus­to: ¿silen­cio o cola­bo­ra­ción de Uni­ver­si­dad? – Mikel Ari­za­le­ta

Rebe­lión

Uni­ver­si­dad pri­va­da, fun­da­da en 1886 por la Com­pa­ñía de Jesús. Uni­ver­si­dad de pres­ti­gio e influen­cia. En su edi­fi­cio La Lite­ra­ria se impar­ten estu­dios de Dere­cho con títu­lo pro­pio de Espe­cia­li­dad Eco­nó­mi­ca. De ahí su títu­lo far­dón de abo­ga­do-eco­no­mis­ta. La Uni­ver­si­dad alber­ga tam­bién la facul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Empre­sa­ria­les, la cono­ci­da Uni­ver­si­dad Comer­cial de Deus­to. Alum­nos, que expli­can su tra­yec­to­ria, son entre otros: Agus­tín Rodrí­guez Saha­gún, Sabino Fer­nán­dez Cam­po, José Félix de Leque­ri­ca, Ángel Sán­chez Asiaín, José María Oriol y Urqui­jo y, más en nues­tro tiem­po, Joa­quín Almu­nia, Anto­nio Garri­gues Wal­ker, Emi­lio Botín, Emi­lio Iba­rra Chu­rru­ca, Mario Con­de… Alum­nos-ban­que­ros o minis­tros espa­ño­les de eco­no­mía y finan­zas, que es lo mis­mo, mis­mos fines.“Santísimo padre, escri­be el 25 de mayo de 1647 el obis­po Juan de Pala­fox des­de Méxi­co, encon­tré en manos de los jesui­tas casi todas las rique­zas, casi todos los bie­nes inmue­bles, casi todos los teso­ros de esta pro­vin­cia de Amé­ri­ca”. Y toda­vía en el siglo XX es la Com­pa­ñía de Jesús, de aquel que no tie­ne dón­de recli­nar su cabe­za, sin duda la orden más rica, por ejem­plo posee el 51% del Banc of Ame­ri­ca, el mayor ban­co pri­va­do del mun­do [1] . Y el his­to­ria­dor Karlheinz Desch­ner narra: “Los jesui­tas toda­vía poseen en Amé­ri­ca fin­cas exten­sas, inmen­sos reba­ños de ove­jas, a veces de 30.000 cabe­zas, poseen las mayo­res fábri­cas de azú­car y minas de pla­ta

La his­to­ria nos dice que su poder lo han ejer­ci­do en espe­cial median­te lo que se ha lla­ma­do pan­di­lla de con­fe­so­res. “El mis­mo Igna­cio de Loyo­la fue con­fe­sor de la duque­sa Mar­ga­ri­ta de Far­ne­se, de la hija del empe­ra­dor Car­los V. Y él puso a los padres Le Jay, Polan­co y Pelle­tier como con­fe­so­res a dis­po­si­ción de los duques Hér­cu­les de Ferra­ra y Cosi­mo de Medi­ci, así como a los padres Gon­zá­lez y Miron como con­fe­so­res del rey de Por­tu­gal. El jesui­ta Che­mi­not fue el con­fe­sor del duque Car­los IV de Lore­na, asi­mis­mo con­fe­sor de la duque­sa; el jesui­ta Bod­ler fue con­fe­sor del duque Feli­pe Gui­ller­mo de Neu­bur­go y Jülich-Berg; el jesui­ta Men­gin fue con­fe­sor del duque Gui­ller­mo de Bavie­ra; el jesui­ta Ver­waux fue con­fe­sor de Maxi­mi­liano I de Bavie­ra; el jesui­ta Viller fue con­fe­sor del archi­du­que Car­los de Steier­mark; el jesui­ta Mag­gio fue el con­fe­sor del empe­ra­dor Rodol­fo II; el jesui­ta Lamor­mai­ni fue el con­fe­sor del empe­ra­dor Fer­nan­do II; el jesui­ta Kamp­mi­ller fue el con­fe­sor de la empe­ra­triz María Tere­sa; el jesui­ta d´Aubanton fue el con­fe­sor de Feli­pe V de Espa­ña ( la Com­pa­ñía esta­ble­ció con­trac­tual­men­te el nom­bra­mien­to legal de un jesui­ta como con­fe­sor real en Madrid en 1720, inclu­so median­te un artícu­lo reser­va­do); el jesui­ta Clo­ton fue el con­fe­sor de Enri­que IV de Fran­cia, su hija, la duque­sa Cris­ti­na de Sabo­ya, tuvo como con­fe­sor al jesui­ta Monod, del que su bió­gra­fo dice que gober­na­ba sobre París, Madrid, Roma y Turín. El jesui­ta Caus­sin fue el con­fe­sor de Luis XIII de Fran­cia; el jesui­ta La Chai­se fue el con­fe­sor de Luis XIV de Fran­cia, igual que el jesui­ta Tellier (tam­bién escri­to Lete­llier); el jesui­ta War­ner, al tiem­po que supe­rior pro­vin­cial de los jesui­tas bri­tá­ni­cos, fue con­fe­sor del rey Jaco­bo II de Ingla­te­rra [2] .

No en la teo­ría pero sí en la prác­ti­ca la ins­ti­tu­ción de los con­fe­so­res de los prín­ci­pes fue crea­da ‑y esto demues­tra la gran hipo­cre­sía, zorre­ría y cinis­mo en este asun­to- para influir en polí­ti­ca. ¡Y todo, por supues­to, para ad Majo­rem Dei Glo­riam!

Vice­nç Nava­rro [3] , pro­fe­sor no de Deus­to sino de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fabra, nos ilus­tra fre­cuen­te­men­te con sus ati­na­dos aná­li­sis y sos­tie­ne que la tesis difun­di­da, entre otros por pre­cla­ros alum­nos de Deus­to, es decir: esa espe­cie de dog­ma de que la cri­sis que pade­cen algu­nos paí­ses medi­te­rrá­neos –Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña– e Irlan­da se debe a su exce­si­vo gas­to públi­co, gene­ra­dor de un ele­va­do défi­cit y una exu­be­ran­te deu­da públi­ca es men­ti­ra y, por tan­to, su reme­dio pro­pues­to (por ellos, por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, por el Ban­co Cen­tral Euro­peo, por el Con­se­jo de Euro­pa, por el Con­se­jo Euro­peo ‑mis­mo perro con dis­tin­to collar-): el apre­tar el cin­tu­rón a las cla­ses popu­la­res, redu­cir el défi­cit y la deu­da públi­ca a cos­ta de las cla­ses popu­la­res no es más que car­gar la cul­pa en espal­da aje­na. Mis­mo dog­ma y mis­mos pla­nes de Rajoy y Zapa­te­ro. Según el pro­fe­sor Nava­rro, “e l mayor obs­tácu­lo para la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca en la UE es el domi­nio del pen­sa­mien­to libe­ral en el esta­blish­ment polí­ti­co y mediá­ti­co euro­peo, impo­nien­do polí­ti­cas inefi­cien­tes e inne­ce­sa­rias”. Y todo para ase­gu­rar los bene­fi­cios de la ban­ca, que siguen sien­do cuan­tio­sos en épo­ca de cri­sis por­que ella no tie­ne cin­tu­rón. La deu­da se debe pagar con ingre­sos de sus arcas y bene­fi­cios de las cla­ses expo­lia­do­ras . Así de cla­ro.

La teo­ría de los pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad jesuí­ti­ca de Deus­to sigue sien­do, tam­bién hoy, aplau­so cerra­do a sus aven­ta­ja­dos alum­nos ban­que­ros y minis­tros de eco­no­mía: saqueo y sumi­sión de las cla­ses popu­la­res. O en fra­se de Mikis Theo­do­ra­kis [4] hablan­do de su país, Gre­cia, con nota afi­na­da: “ creo que no hay una expli­ca­ción plau­si­ble sal­vo la exis­ten­cia de un com­plot inter­na­cio­nal, con la par­ti­ci­pa­ción de euro­peos pro esta­dou­ni­den­ses como [la can­ci­ller ale­ma­na] Mer­kel, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y la pren­sa reac­cio­na­ria inter­na­cio­nal, que han ela­bo­ra­do cons­pi­ra­ti­va­men­te un “gran plan” des­ti­na­do redu­cir a la escla­vi­tud un país libre”. ¡Que lejos del pen­sa­mien­to de un Igna­cio Ella­cu­ría, Jon Sobrino…, hom­bres tier­nos, lucha­do­res por la liber­tad de las gen­tes y los pue­blos !

Nos lan­zan un gri­to de cas­ti­go y sumi­sión, nues­tra recla­ma­ción: liber­tad y puño uni­do con­tra el saqueo. No olvi­de­mos que, a pesar de sus muchos medios, son pocos.


[1] Von Hoem­broech, 14 años de jesui­ta II, pág. 157, 205s, 218s, 306; Ton­di, Los jesui­tas, pág. 94s, 307s; Desch­ner, K.H., “Y de nue­vo can­tó el gallo”, pág. 431s.

[2] Von Hoen­broech, 14 años de jesui­ta II, pág. 200, 234, 256s, 267, 271s, 278, 286s, 293s, 303s.

[3] Véan­se en Rebe­lión, entre otros, los siguien­tes artícu­los del autor:

“Lo que no se dice de la cri­sis”

“La polí­ti­cas pro­mo­vi­das por la Unión Euro­pea son inefi­ca­ces e injus­tas”

“Con­se­cuen­cias del libre comer­cio”

“¿Esta­do ver­sus mer­ca­do? El fal­so dile­ma”

“¿Por qué no ban­ca públi­ca?”

“Las polí­ti­cas anti­cri­sis de la Unión Euro­pea están pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­das”

“Medi­das que garan­ti­zan las sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes y recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”

[4] “Augu­rio de gran­des desas­tres”, Rebe­lión, 14 de mayo de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *