Con­fe­sio­nes de un sica­rio eco­nó­mi­co – José Car­los Gar­cía Fajar­do

John Per­kins, ex Jefe de Eco­no­mía de una gran trans­na­cio­nal que ope­ra en paí­ses con recur­sos natu­ra­les y mano de obra bara­ta, con­fie­sa su modo de ope­rar y sus pala­bras nave­gan por Inter­net; por eso es pre­ci­so escucharlo.“La téc­ni­ca que segui­mos”, dice “es que pri­me­ro iden­ti­fi­ca­mos un país que tie­ne recur­sos, como petró­leo. Des­pués con­cer­ta­mos un enor­me prés­ta­mo a ese país por par­te del Ban­co Mun­dial o una de sus orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas. Pero el dine­ro nun­ca lle­ga real­men­te a ese país sino que va a parar a nues­tras gran­des cor­po­ra­cio­nes para cons­truir infra­es­truc­tu­ras, plan­tas eléc­tri­cas, par­ques indus­tria­les, puer­tos. Cosas que bene­fi­cian a una mino­ría rica de ese país y a nues­tras cor­po­ra­cio­nes.

Sin embar­go, el país ente­ro se que­da sopor­tan­do una enor­me deu­da que no pue­den devol­ver. Así que noso­tros les deci­mos, “Has per­di­do mucho dine­ro y no pue­des pagar tu deu­da, vén­de­le tu petró­leo muy bara­to a nues­tras com­pa­ñías petro­lí­fe­ras, per­mí­te­nos cons­truir bases mili­ta­res en tu país, o envía tro­pas a apo­yar a las nues­tras en algún lugar del mun­do como Irak, o vota a nues­tro favor en la pró­xi­ma deci­sión de la ONU”.

Enton­ces, pro­cu­ran pri­va­ti­zar la com­pa­ñía eléc­tri­ca del país y su sis­te­ma de aguas y alcan­ta­ri­lla­do, ven­dién­do­se­las a cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les. Como no pue­den pagar su deu­da, les ofre­cen refi­nan­ciar­la y pagar aún más intere­ses exi­gién­do­le “buen gobierno”, que con­sis­te en que ellos tie­nen que ven­der sus recur­sos, inclu­yen­do muchos de sus ser­vi­cios socia­les, sus ser­vi­cios públi­cos, sus sis­te­mas pena­les, sus sis­te­mas de segu­ros… a cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras.

Per­kins pone ejem­plos com­pro­ba­bles: Ecua­dor estu­vo con­tro­la­da duran­te años por dic­ta­do­res diri­gi­dos des­de Esta­dos Uni­dos. Cuan­do se deci­dió tener elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, Jai­me Rol­dós se pre­sen­tó como can­di­da­to en 1979 y dijo que su obje­ti­vo prin­ci­pal sería garan­ti­zar que los recur­sos de Ecua­dor fue­ran usa­dos para ayu­dar al pue­blo. Ganó y empe­zó a desa­rro­llar estas polí­ti­cas apo­yán­do­se en los recur­sos del petró­leo. Y, cuen­ta Per­kins, “como eso no gus­tó en Esta­dos Uni­dos me envia­ron como uno de tan­tos sica­rios eco­nó­mi­cos a cam­biar a Rol­dós. A corrom­per­lo. A per­sua­dir­lo”.

“Está bien”, dijo al Pre­si­den­te, “pue­des vol­ver­te muy rico si tú y tu fami­lia jugáis nues­tro jue­go, pero si inten­tas con­ti­nuar con estas polí­ti­cas que has pro­me­ti­do ten­drás que irte”. No qui­so escu­char. Fue ase­si­na­do. Ape­nas su avión se estre­lló, toda el área fue acor­do­na­da. Los úni­cos auto­ri­za­dos fue­ron mili­ta­res de una base esta­dou­ni­den­se cer­ca­na, y algu­nos mili­ta­res ecua­to­ria­nos.

De esa mane­ra han crea­do un impe­rio, pero muy sutil­men­te. Los impe­rios se cons­truían mili­tar­men­te en el pasa­do y todo el mun­do sabía que era así. Los bri­tá­ni­cos sabían que esta­ban cons­tru­yen­do uno, los fran­ce­ses, los ale­ma­nes, los roma­nos, los griegos…y esta­ban orgu­llo­sos de ello.

Siem­pre tenían algu­na excu­sa para exten­der la civi­li­za­ción o algu­na reli­gión, aun­que sabían lo que esta­ban hacien­do. La mayo­ría de la gen­te de Esta­dos Uni­dos no sabe que viven de los bene­fi­cios de este impe­rio clan­des­tino. De que hoy hay más escla­vi­tud en el mun­do que nun­ca en la his­to­ria.

“De algún modo, nues­tro gobierno es invi­si­ble y son las cor­po­ra­cio­nes las que lle­van a cabo las polí­ti­cas. Es la Cor­po­ra­to­cra­cia la que for­ma las polí­ti­cas del gobierno. Esta gen­te no tie­ne que jun­tar­se a cons­pi­rar para hacer cosas. Tra­ba­jan bajo el supues­to fun­da­men­tal de maxi­mi­zar los bene­fi­cios sin impor­tar el cos­te social o medioam­bien­tal”.

El Ban­co Mun­dial y el FMI jue­gan ese papel a esca­la glo­bal. La tram­pa bási­ca es sim­ple: pro­vo­car el endeu­da­mien­to de un país, bien por su pro­pia impru­den­cia o corrom­pien­do al líder de ese país. Enton­ces impo­nen “polí­ti­cas de ajus­te estruc­tu­ral”, como deva­luar la mone­da. Cuan­do el valor de la mone­da cae, lo mis­mo ocu­rre con todo lo valo­ra­do con ella. Esto pone los recur­sos loca­les a dis­po­si­ción de los paí­ses depre­da­do­res a una frac­ción de su valor real.

Gran­des recor­tes en la finan­cia­ción de pro­gra­mas socia­les, que inclu­yen la edu­ca­ción y el sis­te­ma sani­ta­rio com­pro­me­tien­do el bien­es­tar e inte­gri­dad de la socie­dad dejan­do a los ciu­da­da­nos vul­ne­ra­bles a la explo­ta­ción.

La pri­va­ti­za­ción de empre­sas públi­cas sig­ni­fi­ca que sis­te­mas social­men­te impor­tan­tes pue­den ser adqui­ri­dos y regu­la­dos por cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras que sólo bus­can bene­fi­cios.

El Ban­co Mun­dial es de hecho un ban­co que apo­ya intere­ses esta­dou­ni­den­ses. Ya que Esta­dos Uni­dos tie­ne dere­cho a veto sobre las deci­sio­nes como máxi­mo pro­vee­dor de capi­tal.

De ahí las pro­fé­ti­cas pala­bras de John Adams (1735−1826): “Hay dos for­mas de con­quis­tar y escla­vi­zar a una nación, una es con la espa­da, la otra es con la deu­da”.

José Car­los Gar­cía Fajar­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *