Bos­que­jan­do el horror y el error de la Par­ti­ción de Pales­ti­na 62 Ani­ver­sa­rio de la Nak­ba – ABP

Obli­ga­dos a pagar los vejá­me­nes de Euro­pa, los pales­ti­nos fue­ron arran­ca­dos de sus tie­rras para con­ver­tir­los en los men­di­gos del mun­do. Sin hogar, sin tie­rra y con una fuer­te car­ga de dolor e injus­ti­cia, trans­cu­rrie­ron con el peso de su vida estos fatí­di­cos 62 años. En el que un Esta­do ajeno y un pue­blo extran­je­ro se esta­ble­cie­ron sobre una pre­ca­ria lega­li­dad inter­na­cio­nal en su mile­na­ria tie­rra.
Al bos­que­jar el horror de déca­das y bus­car el por­qué. Es nece­sa­rio hur­gue­tear en la esen­cia de la Nak­ba (catás­tro­fe). Como con­se­cuen­cia de la Par­ti­ción y la crea­ción del Esta­do judío lla­ma­do Israel.

En febre­ro de 1945, pos Segun­da Gue­rra Mun­dial, el sovié­ti­co Iosef Sta­lin, el ingles Wins­ton Chur­chil y el esta­dou­ni­den­se Fran­klin Roo­se­velt, repre­sen­tan­do a las poten­cias triun­fan­tes, muy cer­ca­nos al sio­nis­mo, fir­ma­ron el ‘Acuer­do de Yal­ta’. Pro­be­ta de naci­mien­to de las Nacio­nes Uni­das, ase­gu­rán­do­se estos osos impe­ria­lis­tas el veto del Con­se­jo de Segu­ri­dad, prin­ci­pal con­tro­la­dor de las nacio­nes en el pro­ce­so del nue­vo orden inter­na­cio­nal.

El sur­gi­mien­to de las Nacio­nes Uni­das en 1945, con­fi­gu­ra­da como una ins­ti­tu­ción inter­na­cio­nal para man­te­ner el orden y la paz, que­dó enca­de­na­do en 1947. Vic­ti­mas de pre­sio­nes e irres­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias, la ONU come­tió su pri­mer gra­ve peca­do por omi­sión. La Par­ti­ción de Pales­ti­na.

Crí­ti­co con la deci­sión y lue­go del fra­ca­sa­do tiem­po trans­cu­rri­do. Es nece­sa­rio un accio­nar polí­ti­co para rever la situa­ción de Pales­ti­na, la ile­gi­ti­mi­dad de la Par­ti­ción y la repa­ra­ción de la diso­nan­cia sufri­da. Del resul­tan­te jurí­di­co, Israel, ame­ri­ta ser con­si­de­ra­do ile­gal y la ile­gi­ti­mi­dad de su exis­ten­cia como Esta­do.

Ana­li­zan­do los XIX Capí­tu­los que con­tie­nen los 111 artícu­los de su Car­ta Mag­na, refren­da­da des­de el 25 de abril al 26 de junio de 1945. No exis­te una sola refe­ren­cia don­de la ONU pue­da sus­ten­tar una legi­ti­mi­dad jurí­di­ca apli­ca­ble a la par­ti­ción de un terri­to­rio, la reubi­ca­ción y el des­tino del mis­mo.

Por el con­tra­rio. De sus pro­pó­si­tos expre­sa­dos en la Car­ta, sobre­sa­len: a) Man­te­ner la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal. b) Fomen­tar entre las nacio­nes rela­cio­nes de amis­tad. c) Rea­li­zar la coope­ra­ción inter­na­cio­nal en la solu­ción de pro­ble­mas inter­na­cio­na­les de carác­ter eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral o huma­ni­ta­rio, y en el desa­rro­llo y estí­mu­lo del res­pe­to a los dere­chos huma­nos y a las liber­ta­des fun­da­men­ta­les. d) Ser­vir de cen­tro que armo­ni­ce los esfuer­zos de las nacio­nes por alcan­zar los pro­pó­si­tos comu­nes.

Estos prin­ci­pios son defi­ni­ti­va­men­te dis­tan­tes con la Par­ti­ción. La lar­ga, abu­rri­da y tedio­sa reso­lu­ción 181 del 29/​11/​1947, fue un preám­bu­lo de la injus­ti­cia ins­tru­men­ta­da en la lega­li­dad inter­na­cio­nal para qui­tar­le el mile­na­rio terri­to­rio al pue­blo pales­tino. Dejar­los sin dere­cho de iden­ti­dad y mon­tar­les el cri­te­rio de dos Esta­dos. Impo­si­ble de acep­tar por sus habi­tan­tes indí­ge­nas con­for­ma­dos por una mayo­ría musul­ma­na y cris­tia­na, y una mino­ría judía, todos de nacio­na­li­dad pales­ti­na. Sien­do los de fe judía, dia­me­tral­men­te opues­tos a la tela­ra­ña que venían tejien­do los euro­peos judíos-sio­nis­tas para la caí­da de Pales­ti­na des­de 1897. El recien­te­men­te falle­ci­do rabino Moshe Hirsch, con pasa­por­te pales­tino, refle­ja­ba: “Israel no es un Esta­do Judío, sino un Esta­do sio­nis­ta”.

La ONU no esta­ba acé­fa­la jurí­di­ca­men­te. Con­ta­ba con las herra­mien­tas lega­les para solu­cio­nar el con­flic­to que se daba en el terri­to­rio pales­tino bajo la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca y el ava­sa­lla­mien­to del terro­ris­mo sio­nis­ta. “Las par­tes en una con­tro­ver­sia cuya con­ti­nua­ción sea sus­cep­ti­ble de poner en peli­gro el man­te­ni­mien­to de la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­nal tra­ta­rán de bus­car­le solu­ción, ante todo, median­te la nego­cia­ción, la inves­ti­ga­ción, la media­ción, la con­ci­lia­ción, el arbi­tra­je y el arre­glo judi­cial” (Cap​.VI, Art.33.1, ONU).

Sos­la­yan­do sus prin­ci­pios en la des­afor­tu­na­da acción. La ONU deli­mi­tó su ideal de Par­ti­ción. Por un lado, un ‘Esta­do judío’. Otor­gán­do­le par­te del terri­to­rio pales­tino a los euro­peos judíos aske­na­zi, des­cen­dien­tes de los cau­ca­sia­nos Kaha­za­res. Sin que estos regis­tren ante­ce­den­tes de una pre­sen­cia físi­ca natu­ral en la región, ni una gené­ti­ca simi­lar a los pre bíbli­cos hebreos que pro­ce­den­tes de Egip­to, entra­ron ‑según el capí­tu­lo de Josue– por la fuer­za de la espa­da en Jeri­có. Esta­ble­cien­do más ade­lan­te en algu­nas regio­nes de Pales­ti­na, los rei­na­dos de Israel y Juda. Trau­má­ti­ca ocu­pa­ción car­ga­da con la fero­ci­dad de la vio­len­cia has­ta el 66 dC. Disuel­to los rei­nos, la mayo­ría de ellos se fusio­na­ron en con­vi­ven­cia con los filis­teos (pales­ti­nos), los babi­lo­nios (ira­quíes) y los asi­rios (sirios) y nun­ca más regre­sa­ron de mane­ra hos­til a Pales­ti­na.

Por el otro lado. La Par­ti­ción impul­só un ‘Esta­do ára­be’. Lla­ma­do de este modo. De mane­ra abu­si­va y fren­te a las mira­das ató­ni­tas pales­ti­nas, la ONU, des­na­tu­ra­li­zó y ale­jó la iden­ti­dad nacio­nal pales­ti­na de su tie­rra y de sus raí­ces, cam­bian­do ile­gal­men­te su mile­na­rio nom­bre por el de ‘ára­be’. Tam­po­co se tomó en cuen­ta la rica his­to­ria cana­nea-pales­ti­na y su pre­sen­cia efec­ti­va pre y pos ára­be en Filis­tin, nom­bre arameo de Pales­ti­na, tal como figu­ró en los mapas de La Biblia anti­gua.

Los cita­dos Kha­za­res, fue­ron la esen­cia del euro­peo judío des­de fina­les del siglo VII y de los actua­les sio­nis­tas a fina­les del siglo XIX. Este gru­po humano del Cáu­ca­so, vivió en Euro­pa Orien­tal y en el Oes­te de Rusia. Habi­dos de poder. Bus­ca­ron una reli­gión para cana­li­zar el con­trol de su gen­te. Cote­ja­ron su ori­gen cris­tiano y opta­ron por el judaís­mo. En tér­mi­nos geo­grá­fi­cos fue­ron lla­ma­dos ‘aske­naz’, a cau­sa de su simi­li­tud con Sajo­nia, uno de los 16 esta­dos fede­ra­dos de Ale­ma­nia, el que paso a ser el cen­tro vital del judaís­mo polí­ti­co-finan­cie­ro cen­tro­euro­peo. Lue­go se expan­die­ron a otras zonas de Ale­ma­nia, Rusia, Hun­gría, Polo­nia y en las nacio­nes de Euro­pa del Este. Sin impor­tar­les Pales­ti­na y Jeru­sa­lem has­ta fina­les del siglo XIX, con el adve­ni­mien­to del sio­nis­mo.

Enemi­gos de los anti­guos judíos sefa­ra­díes de orien­te y Espa­ña, sin su par­ti­ci­pa­ción, los aske­na­zi se con­gre­ga­ron en 1897 en el pri­mer Con­gre­so Sio­nis­ta en Basi­lea. Opor­tu­ni­dad, en que el hún­ga­ro judío aske­na­zi Ben­ya­min Ze’ev (Theo­do­ro) Herzl, pre­go­nó un futu­ro Esta­do judío en Pales­ti­na. El fuer­te poder polí­ti­co y su pode­ro­so lobby eco­nó­mi­co de pre­sión, con­tro­ló los regí­me­nes monár­qui­cos de Euro­pa; el comu­nis­mo sovié­ti­co; la ban­ca eco­nó­mi­ca de Euro­pa y actual­men­te la de Esta­dos Uni­dos; la Cáma­ra de los Lores y algu­nos regí­me­nes de la monar­quía ára­be. Como ser, el acuer­do secre­to a voces (30÷4÷1948) de la terro­ris­ta ucra­nia­na judía Gol­da Meir, con el rey Abda­llah de Trans­jor­da­nia (Jor­da­nia), para que este ocu­pa­rá los terri­to­rios pales­ti­nos lue­go de la crea­ción de Israel.

Influ­yen­tes en la Pri­me­ra y Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los judíos aske­na­zi per­mi­tie­ron el triun­fo bri­tá­ni­co en la Pri­me­ra Gue­rra, por el apor­te de una ace­to­na sin­té­ti­ca des­cu­bier­ta por el cien­tí­fi­co quí­mi­co pola­co judío Chain Waiz­man, pre­si­den­te de la Agen­cia Sio­nis­ta, que les res­ta­ble­ció el poder del fue­go naval, deci­si­vo en la vic­to­ria.

Poseí­dos en las cons­pi­ra­cio­nes del siglo pasa­do. Alia­dos al Füh­rer, los sio­nis­tas con­si­guie­ron de Hitler el ‘Acuer­do Hava­ra’, que les per­mi­tió des­de 1933 la emi­gra­ción de ale­ma­nes y euro­peos judíos a Pales­ti­na para colo­ni­zar y fijar los desig­nios de Herzl, falle­ci­do en 1904.

En el pasa­je de los párra­fos his­tó­ri­cos se advier­te la fal­ta del cor­dón umbi­li­cal entre los sio­nis­tas aske­na­zi con la tie­rra Pales­ti­na. El ori­gen pri­ma­rio Kha­zar de los judíos aske­na­zi, inva­li­da la tesis sio­nis­ta de legi­ti­mar a los judíos con­tem­po­rá­neos como semi­ta, con dere­cho del retorno a Pales­ti­na. Tam­po­co fue exa­mi­na­dos por la ONU a la hora del recam­bio de la pobla­ción autóc­to­na que irre­vi­sa­ble­men­te se daría con la Par­ti­ción.

Al bos­que­jar el error jurí­di­co. La ONU, en medio de las pre­sio­nes sio­nis­tas, esta­dou­ni­den­ses, sovié­ti­cas y euro­peas, evi­tó reco­no­cer al Esta­do Pales­tino y admi­tió en 1949 la crea­ción uni­la­te­ral del Esta­do de Israel 15/​5/​1948), pro­cla­ma­do ‑nue­ve horas des­pués del fin de la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca a Pales­ti­na- por el aske­na­zi ruso judío David Ben Gurion. Lejos de la letra de la reso­lu­ción 181, se ava­ló en el terro­ris­mo sio­nis­ta que demo­lió 418 ciu­da­des pales­ti­nas y expul­só a 750 mil nati­vos de sus hoga­res. “Gra­cias al terror fun­da­mos el Esta­do judío” Yitzhak Sha­mir, (Reuters 4/​5/​1991).

En la inser­ción de los hechos. La Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, pro­cla­ma­da por la ONU (10÷12÷1948), dejó al des­cu­bier­to en sus 30 Artícu­los, la pre­ca­rie­dad jurí­di­ca de la Par­ti­ción y la gra­ve­dad de la expul­sión del pue­blo pales­tino tras arran­car­les sus casas y su país. “Nadie será pri­va­do arbi­tra­ria­men­te de su pro­pie­dad” (Art.17.2) y “A nadie se le pri­va­rá arbi­tra­ria­men­te de su nacio­na­li­dad” (Art. 15.2). La poten­cia ocu­pan­te emi­ten a los habi­tan­tes pales­ti­nos de Jeru­sa­lem, un ile­gal car­net, que en nacio­na­li­dad, figu­ra: ‘jor­da­nos’.

Pasa­ron 113 años del pri­mer Con­gre­so Sio­nis­ta; 93 años de la decla­ra­ción bri­tá­ni­ca Bal­four de un ‘Hogar Nacio­nal Judío en Pales­ti­na’; 63 años de la irre­gu­lar Par­ti­ción de Pales­ti­na; 62 años de la caí­da de Pales­ti­na y la crea­ción del Esta­do de Israel; 43 años de ocu­pa­ción mili­tar israe­lí a Jeru­sa­lem Este y el res­to de Pales­ti­na (Ribe­ra Occi­den­tal y Gaza); 17 años de los fra­ca­sa­dos Acuer­dos de Oslo y la obse­si­va nega­ti­va de Israel al legi­ti­mo dere­cho sobe­rano del Esta­do Pales­tino, con su capi­tal Jeru­sa­lem.

Es nece­sa­ria una pro­fun­da revi­sión de la irre­gu­la­ri­dad del dere­cho inter­na­cio­nal en la Par­ti­ción de Pales­ti­na y has­ta don­de lle­ga la lega­li­dad de Israel, crea­do sin base jurí­di­ca. La Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, des­po­ja­da de pre­sio­nes y vicios pre­fe­ren­cia­les, y con el obje­ti­vo sin­ce­ro fren­te a la catás­tro­fe del pue­blo pales­tino, pue­de ser la juris­dic­ción com­pe­ten­te.

Lue­go de la igno­mi­nia de 62 años, la elec­ción es ser libres y dig­nos o escla­vos de la ocu­pa­ción, el apartheid y de una comu­ni­dad inter­na­cio­nal que hoy con­si­de­ra correc­ta­men­te polí­ti­co hablar de un Esta­do Pales­tino, mien­tras lo soca­va por las pre­sio­nes sio­nis­tas.

(*) Fue el Pri­mer Emba­ja­dor del Esta­do de Pales­ti­na en la Argen­ti­na.
Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal sobre la Situa­ción Pales­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *