Aumen­ta la vio­len­cia sexual en con­flic­tos – Dia­go­nal

24_sudan_venus_veldhoen_MSF2-383x310

“Les ase­gu­ro que esta­mos vivien­do un ver­da­de­ro dra­ma, el núme­ro de víc­ti­mas de crí­me­nes sexua­les que reci­bi­mos es muy alto. En estos momen­tos ten­go 15 pacien­tes que me espe­ran en con­sul­ta. Lle­gan de todos los rin­co­nes”, expli­ca Céli­le Mulo­lo, psi­có­lo­ga en el hos­pi­tal Pan­zi de Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go (RDC) a una perio­dis­ta de la pro­duc­to­ra Lola­mo­ra. A Pan­zi acu­den muje­res no sólo des­de Con­go, sino des­de otros paí­ses de la región afri­ca­na de los Gran­des Lagos, como Burun­di o Ruan­da, a bus­car palia­ti­vos a los estra­gos de la vio­len­cia sexual: úte­ros des­tro­za­dos, fís­tu­las, sida…

La cam­pa­ña Desa­fian­do el silen­cio con­tra la vio­len­cia sexual pro­mo­vi­da por Lola­mo­ra une a muje­res perio­dis­tas de Euro­pa, Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca. Como decla­ra­ción de prin­ci­pios, Tatia­na Mira­lles, una de las perio­dis­tas pro­mo­to­ras, des­cri­be la vio­len­cia sexual con­tra las muje­res como “un con­ti­nuum en la his­to­ria” pero sub­ra­ya que “la movi­li­za­ción de las muje­res con­tra esa vio­len­cia tam­bién lo es”. A lo lar­go de los cua­tro pro­gra­mas de radio que se reco­gen en el DVD que han dis­tri­bui­do en medios de comu­ni­ca­ción de todo el mun­do (dis­po­ni­bles en la pági­na lola​mo​ra​.net) se reco­gen tes­ti­mo­nios de muje­res de Con­go, Ruan­da y Ango­la: muje­res agre­di­das, pero tam­bién muje­res acti­vis­tas que se han uni­do para hablar y exi­gir “ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción”.

El pri­mer ate­rri­za­je de esta cam­pa­ña para docu­men­tar los crí­me­nes sexua­les –reco­no­ci­dos como de lesa huma­ni­dad por el Esta­tu­to de Roma– fue en RDC, lugar en el que la viru­len­cia geno­ci­da alcan­zó dimen­sio­nes sal­va­jes. “Entre 1996 y 2003, sólo en la región Kivu, ha habi­do unas 40.000 muje­res vio­la­das. Habla­mos de vio­la­cio­nes en gru­po, de intro­duc­ción en la vagi­na de ins­tru­men­tos, des­tro­zan­do a las muje­res”, apun­ta Mira­lles. Allí reco­gie­ron tes­ti­mo­nios como el de Marie, vio­la­da por hom­bres arma­dos ruan­de­ses que mata­ron a sus dos hijos ante sus ojos: “Allá éra­mos com­pa­ra­bles a los ani­ma­les, nos pega­ban sin pie­dad. No sé quién es el padre pero aho­ra estoy emba­ra­za­da de seis meses. Ellos nos vio­la­ban tres veces por día”.

Gode­li­ve Muka­sa­ri, de la orga­ni­za­ción ruan­de­sa de muje­res SEVOTA, insis­te en la nece­si­dad de “acom­pa­ña­mien­to, jus­ti­cia y repa­ra­ción”. “Hay muje­res a las que se les han muti­la­do sus órga­nos geni­ta­les exter­nos y hoy sufren y viven con difi­cul­tad. Debe­ría haber repa­ra­ción e indem­ni­za­ción para esas situa­cio­nes”, insis­te. En Ruan­da duran­te el geno­ci­dio de 1994, unas 250.000 muje­res fue­ron víc­ti­mas de vio­la­ción, escla­vi­tud sexual, emba­ra­zo for­za­do y muti­la­cio­nes geni­ta­les. Per­die­ron sus fami­lias y sus tie­rras. Aun­que se creó un Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal ad hoc en 1994, las muje­res se sin­tie­ron incó­mo­das al care­cer de acom­pa­ña­mien­to y tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Domi­ti­lle Buka­nag­wan­za, secre­ta­ria nacio­nal de los tri­bu­na­les popu­la­res de jus­ti­cia tra­di­cio­nal Gaca­ca, des­ta­ca el carác­ter geno­ci­da de las agre­sio­nes, para evi­tar la repro­duc­ción: “Es así como intro­du­cían árbo­les, inclu­so bote­llas, todo lo que uste­des se pue­dan ima­gi­nar, en el úte­ro de las muje­res”. Y tras este dolor, lle­gó el silen­cio al que las víc­ti­mas se ven some­ti­das. En pala­bras de la escri­to­ra ruan­de­sa Ester Muja­wa­yo: “En cuan­to comen­zá­ba­mos a con­tar lo que había­mos vivi­do, nos cor­ta­ban y nos decían: ‘¡Uy! ¡Calla, calla, es horri­ble!”.

Según Otae­gi, las muje­res que quie­ren hablar “rom­pen el dis­cur­so ofi­cial del ‘ya pasó’ por­que sus cuer­pos y sus men­tes, el sida y los hijos pro­duc­tos de las vio­la­cio­nes dan cuen­ta de ello”. Susa­na Men­dez, edi­to­ra del perió­di­co Ango­le­se y miem­bro de la cam­pa­ña, seña­la que la lucha actual de las muje­res ango­le­ñas se cen­tra en la vio­len­cia domés­ti­ca. “De la cues­tión de la gue­rra no se habla mucho. Por una espe­cie de con­sen­so men­tal se pien­sa que es mejor no dis­cu­tir”, acla­ra. Para esta acti­vis­ta, “la comu­ni­dad inter­na­cio­nal está en silen­cio por­que somos un país rico, que tie­ne petró­leo, dia­man­tes…”. Ella y sus com­pa­ñe­ras, por con­tra, siguen desa­fian­do el silen­cio.

Patri­cia Man­ri­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *