Misi­les paci­fis­tas: Otro éxi­to de Espa­ña- Kol­do Cam­pos

“Así des­tru­ye el arma letal de Espa­ña”, titu­la­ba el perió­di­co El País digi­tal en pri­me­ra pági­na la noti­cia [el 15 de junio de 2009], acom­pa­ña­da de su corres­pon­dien­te video, de que caza­bom­bar­de­ros espa­ño­les F‑18 habían lan­za­do por pri­me­ra vez dos misi­les Tau­rus KEPD-350, valo­ra­dos, cada uno de ellos, en casi un millón de euros. Los misi­les fue­ron lan­za­dos a fina­les del pasa­do mes en el polí­gono de tiro de Over­berg, en Sudá­fri­ca y según el Ejér­ci­to del Aire fue­ron todo un éxi­to.

“Espa­ña se une al selec­to club de paí­ses con misi­les de cru­ce­ro”, cele­bra­ba el perió­di­co El País la noti­cia con un segun­do titu­lar.

Y la ver­dad es que uno no sale de su asom­bro. Tan­to tiem­po oyen­do hablar y leyen­do en el mis­mo perió­di­co El País que los misi­les que lan­za Corea del Nor­te ponen en peli­gro la paz mun­dial, que los misi­les que dis­pa­ra Corea del Nor­te son una ame­na­za para la huma­ni­dad y, mira por don­de, los misi­les espa­ño­les, lejos de con­tra­riar a nadie, ni siquie­ra a Sudá­fri­ca que apor­ta el polí­gono de tiro, le abren a Espa­ña las puer­tas del “selec­to club de paí­ses con misi­les de cru­ce­ro”, al que, obvia­men­te, no debe per­te­ne­cer Corea del Nor­te.

La seño­ra Cha­cón, minis­tra de Defen­sa, va a tener que hacer un esfuer­zo extra en mate­ria de eufe­mis­mos, no obs­tan­te su empe­ño en recha­zar­los. La mis­ma minis­tra que al tiem­po que se reco­no­cía paci­fis­ta decla­ra­ba que “los ejér­ci­tos del siglo XXI tam­bién lo son”; la mis­ma que, abun­dan­do en el tema, insis­tía en que “estos no son tiem­pos para el inter­ven­cio­nis­mo mili­tar”, tie­ne a mano una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad para, sin recu­rrir a eufe­mis­mos, ilus­trar­nos sobre el carác­ter paci­fi­ca­dor de los misi­les Tau­rus.

Des­de lue­go que estos no son tiem­pos para el inter­ven­cio­nis­mo, y a los misi­les me remi­to. Estos son tiem­pos de gue­rras huma­ni­ta­rias, de sol­da­dos de paz, de bene­mé­ri­tas bom­bas, de mise­ri­cor­dio­sas tor­tu­ras, de benig­nas des­apa­ri­cio­nes, y poco ayu­da el perió­di­co El País a este inte­rés gene­ral cali­fi­can­do como letal y des­truc­ti­va la nue­va arma espa­ño­la, lap­sus que sólo se entien­de por las tan­tas veces en que se ha refe­ri­do en esos tér­mi­nos a los misi­les corea­nos, a esos que sí son leta­les y des­truc­ti­vos y a los que, posi­ble­men­te, aca­bó con­fun­dien­do con los será­fi­cos misi­les espa­ño­les.

Sólo un club per­ver­so, que no selec­to, podría ser aquel que acep­te socios leta­les. Sólo un club vio­len­to, podría ser aquel que acep­te miem­bros des­truc­ti­vos. Y un club de millo­na­rios, ade­más, que sólo así se entien­de pue­dan estar gas­tan­do en estos tiem­pos un millón de euros cada vez que dis­pa­ran un misil, para no hablar de los gas­tos de alqui­ler del polí­gono de tiro en Sudá­fri­ca, que no en las Bar­de­nas, por citar otro más pró­xi­mo. Cla­ro que, tal vez, la crea­ción de polí­go­nos de tiro para el ejér­ci­to espa­ñol en Sudá­fri­ca sea par­te de las polí­ti­cas de desa­rro­llo que Espa­ña está impul­san­do en Afri­ca para con­tri­buir al pro­gre­so de ese con­ti­nen­te.

Si hace unos meses el gobierno de Zapa­te­ro con­se­guía lle­var al esta­do espa­ñol al selec­to gru­po de los 20, aho­ra logra hacer­lo socio del selec­to club de los misi­les cru­ce­ro. Y a no dudar que, pró­xi­ma­men­te, tam­bién logre sen­tar a Espa­ña en el dis­tin­gui­do círcu­lo de los paí­ses ató­mi­cos, antes de que ter­mi­ne sien­do nume­ra­rio de la hono­ra­ble socie­dad de paí­ses arrui­na­dos y hechos mier­da.

EUSKAL DEBATE

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *