FARC-EP; Fac­tor impres­cin­di­ble de la paz- Hugo Gómez

Nin­gu­na pla­ta­for­ma elec­to­ral de los comi­cios-far­sa de 30 de mayo con­tem­pla la aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes de paz con la insur­gen­cia, inter­lo­cu­to­ra cla­ve en el lla­ma­do con­flic­to arma­do, que no es más que la expre­sión pura y dura de la lucha de cla­ses, de la con­fron­ta­ción anta­gó­ni­ca en el terreno mili­tar entre el Pue­blo y la oli­gar­quía cuan­do las vías de solu­ción a los pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos de la cla­se obre­ra, del cam­pe­si­na­do y demás sec­to­res socia­les no pue­den plan­tear­se y resol­ver­se demo­crá­ti­ca­men­te por la vía polí­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes que recrea la cons­ti­tu­ción bur­gue­sa colom­bia­na.

Todos los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca de Colom­bia, inclui­do Petro, el can­di­da­to de cier­ta “izquier­da-orni­to­rrin­ca”( 1) colom­bia­na, apues­tan por la estra­te­gia de derro­ta de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias- Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC_​EP)

Carac­te­ri­za a las cla­ses domi­nan­tes en Colom­bia su visión sub­je­ti­va, recor­ta­da y defor­me de la reali­dad nacio­nal, que no les per­mi­te ver más allá de sus pro­pios intere­ses de cla­se. Su con­di­ción huma­na corrom­pi­da, cíni­ca y cruel, cri­mi­nal en suma, de la que han hecho gala a lo lar­go de la tor­men­to­sa his­to­ria de Colom­bia, los hace inca­pa­ces de per­ci­bir la incon­men­su­ra­ble dimen­sión del sufri­mien­to y daño irre­pa­ra­bles que cau­san al pue­blo colom­biano encar­ce­lan­do, des­apa­re­cien­do, tor­tu­ran­do, ase­si­nan­do diri­gen­tes popu­la­res y masa­cran­do pobla­cio­nes ente­ras. Su ape­ti­to desen­fre­na­do de enri­que­cer­se y su odio vis­ce­ral al pue­blo digno y tra­ba­ja­dor que los cen­su­ra, ame­na­za su poder y pro­me­te pri­var­lo de su liber­tad de explo­tar al tra­ba­ja­dor y expo­liar a la nación, lle­va su con­cien­cia de cla­se al paro­xis­mo , pri­ván­do­los de inte­li­gen­cia y luci­dez para reco­no­cer auto­crí­ti­ca­men­te su gra­ve res­pon­sa­bi­li­dad en los actos geno­ci­das, y para abrir cau­ces legí­ti­mos a una paz real que pon­ga fin defi­ni­ti­va­men­te a ese terri­ble jirón de his­to­ria de muer­te y tra­ge­dia de Colom­bia, en la que ellos han sido pro­ge­ni­to­res y con­duc­to­res de esa bar­ba­rie.

En su demen­cial pre­po­ten­cia, pre­go­nan anti­ci­pa­da­men­te la derro­ta de su enemi­go sobre­va­lo­ran­do la fuer­za y capa­ci­dad de exter­mi­nio de sus devas­ta­do­res apa­ra­tos de gue­rra, al mis­mo tiem­po que sub­va­lo­ran equi­vo­ca­da­men­te la capa­ci­dad y resis­ten­cia mili­ta­res de los faria­nos alza­dos en armas. Pare­cie­ra, enton­ces, que no pue­den aten­der ni enten­der el enor­me peso polí­ti­co de la insur­gen­cia arma­da, que ve incre­men­ta­do su apo­yo y adhe­sión en la pobla­ción colom­bia­na, tan­to en el inte­rior del país como en el exterior,-así reco­no­ci­do por des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des e ins­ti­tu­cio­nes libres de cual­quier sospecha‑, a medi­da que ante la faz de Colom­bia y del mun­do ente­ro ha veni­do sien­do des­ve­la­da la res­pon­sa­bi­li­dad del gobierno en pleno de Uri­be Vélez y de su Ejér­ci­to car­ni­ce­ro en la pre­pa­ra­ción y con­su­ma­ción de horren­dos crí­me­nes de lesa huma­ni­dad ya inocul­ta­bles, per­pe­tra­dos en con­cier­to con las ban­das cri­mi­na­les para­mi­li­ta­res; a medi­da que bro­ta a la super­fi­cie la podre de los crí­me­nes y corrup­ción de los “hom­bres de Uri­be” para­pe­ta­dos en el gobierno , en el Par­la­men­to y en los cuer­pos de Inte­li­gen­cia, así como de los gru­pos eco­nó­mi­cos y oli­gár­qui­cos liga­dos al poder y a su polí­ti­ca de repre­sión y exter­mi­nio; en la medi­da en que cada vez se hace más paten­te el real empo­bre­ci­mien­to, has­ta la más abso­lu­ta des­pro­tec­ción social y mise­ria, de la mayo­ría del pue­blo colom­biano. Y van cayen­do una a una las men­ti­ras de crí­me­nes atro­ces atri­bui­dos a la Insur­gen­cia, con las que el Esta­ble­ci­mien­to nar­co-para-mili­tar colom­biano ha impul­sa­do sus cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio y odio a las fuer­zas arma­das popu­la­res y jus­ti­fi­ca­do su gue­rra de exter­mi­nio..

La oli­gar­quía colom­bia­na teme más que quie­re la paz, y sobre todo si es con jus­ti­cia social. La paz sig­ni­fi­ca el fin de su orgía de crí­me­nes y latro­ci­nio; la pér­di­da de su poder abso­lu­to impu­ne sobre la vida, los bie­nes y la liber­tad de los ciu­da­da­nos inde­fen­sos; el final de sus nego­cios con las tras­na­cio­na­les de los Esta­dos impe­ria­lis­tas, y la aper­tu­ra del “jui­cio uni­ver­sal”, que habrá de sen­tar­los en los ban­qui­llos de los Tri­bu­na­les por las tum­bas cava­das y los ríos de san­gre, que aso­lan toda la geo­gra­fía de Colom­bia. ¡Escu­cha Uri­be¡

En recien­te edi­to­rial de la Voz, órgano del PC colom­biano, de la sema­na del 5 al 11 de mayo de 2010, Car­los Lozano expre­sa­ba que: “La paz nego­cia­da impli­ca cam­bios en la socie­dad. Cons­truir un nue­vo país sobre bases sóli­das demo­crá­ti­cas y de jus­ti­cia social. Tie­nen que pac­tar­se con los insur­gen­tes y la socie­dad colom­bia­na, que debe ser par­te acti­va en los diá­lo­gos. Es el vacío que tie­ne la recien­te pro­pues­ta de la Igle­sia Cató­li­ca, intere­san­te pero insu­fi­cien­te”.

El direc­tor del órgano comu­nis­ta “Voz” recla­ma con razón que la insur­gen­cia sea “par­te acti­va” en los diá­lo­gos de paz. Esa bús­que­da his­tó­ri­ca de la paz está lle­na de epi­so­dios en los que es paten­te el pro­ta­go­nis­mo de la insur­gen­cia, con­cre­ta­men­te de las FARC_E.P, con asien­to pro­pio, indis­cu­ti­ble.

En unas decla­ra­cio­nes hechas al perio­dis­ta Pablo Bif­fi del perió­di­co Cla­rín el 6 de sep­tiem­bre de 1998, repro­du­ci­das por Fidel Cas­tro en su libro: La paz en Colom­bia”, el inol­vi­da­ble Manuel Maru­lan­da le decía que: “de acuer­do con la expe­rien­cia que hemos acu­mu­la­do a lo lar­go de 40 años de lucha, para resol­ver los pro­ble­mas socia­les de este país se requie­re de la pre­sen­cia de las FARC. Noso­tros hare­mos un acuer­do en algún momen­to, pero nues­tras armas tie­nen que ser la garan­tía de que aquí se va a cum­plir lo acor­da­do. En el momen­to en que des­apa­rez­can las armas, el acuer­do se pue­de derrum­bar. Ese es un tema estra­té­gi­co que no vamos a dis­cu­tir”.

En los pro­le­gó­me­nos de las Con­ver­sa­cio­nes del Caguán , narra Fidel en el tex­to cita­do, que Raúl Reyes, enton­ces en esa épo­ca res­pon­sa­ble del Fren­te Inter­na­cio­nal de las FARC, duran­te su estan­cia en Cuba, trans­mi­tía a los com­pa­ñe­ros del Área Amé­ri­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta cubano, que: “están cons­cien­tes que esto será el comien­zo de un lar­go camino que solo ellos deben reco­rrer con los gober­nan­tes de su país. Sin embar­go, expre­san que nun­ca acep­ta­rán la des­mo­vi­li­za­ción y la entre­ga de las armas, mien­tras no se alcan­cen bási­ca­men­te los obje­ti­vos por los que han lucha­do”

Ya acti­va­da la Mesa del Caguán , enca­mi­na­da a bus­car la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to arma­do, y en refe­ren­cia a la inter­me­dia­ción de otros paí­ses en la con­cer­ta­ción de la paz, Manuel Maru­lan­da, reu­ni­do en su cam­pa­men­to con per­so­na­li­da­des revo­lu­cio­na­rias de Lati­noa­mé­ri­ca, del Secre­ta­ria­do de las Farc-EP y el emi­sa­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta d Cuba, José Arbi­sú , “ valo­ró de impor­tan­te el acom­pa­ña­mien­to inter­na­cio­nal que se haga en este pro­ce­so, pero no quie­re caer en la tram­pa de lo que suce­dió con El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la” .”Pien­sa que muchas per­so­na­li­da­des pue­den ayu­dar, siem­pre que no se par­cia­li­cen”. ( Del mis­mo tex­to cita­do)

Men­sa­je a nave­gan­tes de la paz, o coro­la­rio: Uno: en la solu­ción polí­ti­ca de la gue­rra y con­for­ma­ción de los acuer­dos de paz, las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejer­ci­to del Pue­blo (FARC_​EP) son fac­tor impres­cin­di­ble en la paci­fi­ca­ción y refun­da­ción polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de la Nue­va Colom­bia y, a la vez, garan­tía de pri­mer orden del cum­pli­mien­to de los acuer­dos alcan­za­dos. Dos: Con­sus­tan­cial a la nue­va aper­tu­ra del diá­lo­go o con­ver­sa­cio­nes de paz es su reco­no­ci­mien­to de Fuer­za Beli­ge­ran­te, recla­ma­da insis­ten­te­men­te por las FARC_​EP, con­di­ción que sus­ten­ta con base en prin­ci­pios y nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal. Todo el peso de la opi­nión públi­ca colom­bia­na y mun­dial ha de vol­car­se hacia la con­se­cu­ción de tal obje­ti­vo y a exi­gir su exclu­sión de esa abo­mi­na­ble lis­ta de orga­ni­za­cio­nes “terro­ris­tas”, con las que la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y euro­peo estig­ma­ti­zan, con pre­po­ten­cia y sin nin­gu­na legi­ti­mi­dad, el dere­cho de los pue­blos a la rebe­lión arma­da.

(1) el orni­to­rrin­co: ani­mal semi­acuá­ti­co. “Impen­sa­ble la exis­ten­cia de un ani­mal con piel de topo, cola de cas­tor, patas de rana, espo­lón de gallo, pico de pato y dien­tes. Ade­más se tra­ta de un mamí­fe­ro que pone hue­vos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *