Esta­do Colom­biano emu­la crí­me­nes Nazis: Para­mi­li­ta­res y Hor­nos Cre­ma­to­rios- ABP

“(…)Lo echa­ron vivo ahí(…) El horno lo mane­ja­ba un señor que le decían ‘fune­ra­ria’, creo que se lla­ma Ricar­do; dos seño­res le hacían man­te­ni­mien­to a las parri­llas y a las chi­me­neas, por­que se tapa­ban con gra­sa humana”.
basa­do en Infor­me Fis­ca­lía de audien­cias a para­mi­li­ta­res y Ver­dad Abierta

“cuan­do noso­tros lle­gá­ba­mos con las per­so­nas, vivas o muer­tas, tocá­ba­mos y nos decían ‘esos insu­mos llé­ve­los para el fon­do’. Lle­gá­ba­mos has­ta aden­tro, los lle­vá­ba­mos en bol­sas para que no bota­ran san­gre. Los desan­grá­ba­mos. Nos pre­gun­ta­ban ‘¿quién man­da eso?’(…) Lle­va­ban una car­pe­ta don­de ano­ta­ban todo(…)”

“Hay muchos muer­tos que no se han encon­tra­do por­que aquí en Mede­llín, a las afue­ras, a una hora, se encon­tra­ban unos hor­nos cre­ma­to­rios. Hubo mucha gen­te que­ma­da. Yo pre­sen­cié esos hechos», les con­fe­só el ex para­mi­li­tar a los investigadores.

Inves­ti­ga­do­res socia­les de la Uni­ver­si­dad de Antio­quia indi­ca­ron que la exis­ten­cia de hor­nos cre­ma­to­rios en Nor­te de San­tan­der y en Antio­quia evi­den­cia que se tra­ta de una mane­ra de “indus­tria­li­zar la cri­mi­na­li­dad”. Había una orden supe­rior de “des­apa­re­cer las víc­ti­mas a toda cos­ta” y en ese sen­ti­do es que apa­re­cen los des­mem­bra­mien­tos, las fosas, los ríos y los hor­nos como téc­ni­cas efi­ca­ces de aca­bar con el lla­ma­do “enemi­go”.

Lo que reve­la este tipo de cri­mi­na­li­dad es su carác­ter sis­te­má­ti­co y selec­ti­vo, “lo que quie­re decir que toda esa cri­mi­na­li­dad fue pla­ni­fi­ca­da, tan­to que no se pue­de per­der de vis­ta que los para­mi­li­ta­res tuvie­ron escue­las en don­de pre­pa­ra­ban a los com­ba­tien­tes en diver­sas acti­vi­da­des. Allí los con­ver­tían en máqui­nas de gue­rra” a tra­vés de una divi­sión inter­na del tra­ba­jo, espe­ci­fi­ca­da por téc­ni­cas criminales.

Los para­mi­li­ta­res, esa Estra­te­gia de Terro­ris­mo de esta­do al ser­vi­cio de mag­na­tes y mul­ti­na­cio­na­les, están arro­jan­do reve­la­cio­nes maca­bras ante la fis­ca­lía, ante las cua­les el mun­do no pue­de seguir indi­fe­ren­te e impasible.

Los para­mi­li­ta­res, esa Estra­te­gia Esta­tal de mer­ce­na­rios para eli­mi­nar a los “rojos”, a toda opo­si­ción, y a cual­quie­ra que les estor­be, así sea de sus mis­mas estruc­tu­ras gre­mia­les, están hablando.

El Para­mi­li­ta­ris­mo es una estruc­tu­ra que aho­ra mis­mo hace su ope­ra­ción Make-UP, reco­men­da­da por USA; o sea fin­gir des­mo­vi­li­zar­se, cam­biar de nom­bre y seguir per­pe­tran­do las masa­cres… y para tales efec­tos, los para­mi­li­ta­res dan uno que otro dato acer­ca de ubi­ca­ción de fosas comu­nes, de meto­do­lo­gía de tor­tu­ras y desaparición…

Los “paras” tam­bién tenían cre­ma­to­rios en Antioquia

Mayo 2010, Ver­dad Abier­ta e Infor­me Fis­ca­lía de audien­cias a paramilitares .

Por pri­me­ra vez, un ex para­mi­li­tar se refie­re al uso de este meca­nis­mo de des­apa­ri­ción for­za­da en el Valle de Abu­rrá. La Fis­ca­lía inves­ti­ga con base en su tes­ti­mo­nio y se espe­ra que otros ex mer­ce­na­rios apor­ten más información.

La orden impar­ti­da a fina­les de la déca­da del noven­ta por los coman­dan­tes de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC) de des­apa­re­cer a sus enemi­gos “de cual­quier mane­ra”, para no dejar ras­tros y evi­tar que las cifras de homi­ci­dios cre­cie­ran de mane­ra des­pro­por­cio­na­da en las zonas urba­nas, tuvo en Mede­llín y el área metro­po­li­ta­na una de las expre­sio­nes más crue­les de la gue­rra para­mi­li­tar: la uti­li­za­ción de hor­nos crematorios.

De este maca­bro meca­nis­mo se han teni­do refe­ren­cias de su exis­ten­cia en Nor­te de San­tan­der. Para­mi­li­ta­res de las Auc que ope­ra­ron en esa región del país, entre ellos Iván Laver­de Zapa­ta, alias ‘el iguano’, han con­fe­sa­do ante fis­ca­les de la Uni­dad Nacio­nal de Jus­ti­cia y Paz que en áreas rura­les del corre­gi­mien­to Juan Frío, de Villa del Rosa­rio, y Puer­to San­tan­der, se cons­tru­ye­ron hor­nos cre­ma­to­rios para inci­ne­rar a sus víctimas.

En Mede­llín el tema de los hor­nos cre­ma­to­rios de las Auc no pasa­ba de ser un rumor des­de hace varios años. En el mun­do de la cri­mi­na­li­dad se decía con insis­ten­cia que los para­mi­li­ta­res se lle­va­ban a la gen­te y “la que­ma­ban” para des­apa­re­cer­la, pero nadie ofre­cía infor­ma­ción pre­ci­sa que per­mi­tie­ra afir­mar o des­men­tir el asunto.

No obs­tan­te, la reali­dad le vie­ne ganan­do terreno al rumor gra­cias al empe­ño de varios inves­ti­ga­do­res judi­cia­les ads­cri­tos a Jus­ti­cia y Paz que ras­trean el tema des­de hace varios meses. Hoy ya tie­nen datos con­cre­tos, aun­que par­cia­les, que los están lle­van­do a cons­ta­tar que sí se dio esa prác­ti­ca de des­apa­ri­ción for­za­da, pero, como ellos mis­mos admi­ten, aún fal­ta más información.

Los datos ini­cia­les que deve­lan esa reali­dad los vie­ne apor­tan­do des­de hace varios meses un ex para­mi­li­tar que deci­dió cola­bo­rar con la jus­ti­cia. Ver​da​da​bier​ta​.com tuvo acce­so a varios apar­tes de los tes­ti­mo­nios entre­ga­dos a los fun­cio­na­rios judi­cia­les, a tra­vés de los cua­les es posi­ble dimen­sio­nar la extre­ma cruel­dad a la que lle­ga­ron los gru­pos arma­dos ile­ga­les de extre­ma dere­cha en Mede­llín, varios muni­ci­pios del área metro­po­li­ta­na y en el Orien­te antioqueño.

Ver​da​da​bier​ta​.com reser­va la iden­ti­dad del ex para­mi­li­tar que ha veni­do apor­tan­do su tes­ti­mo­nio para con­tri­buir a la ver­dad de lo ocu­rri­do en la capi­tal antio­que­ña y muni­ci­pios veci­nos duran­te la eta­pa de pene­tra­ción y con­so­li­da­ción de los blo­ques para­mi­li­ta­res de las Auc.

“Hay muchos muer­tos que no se han encon­tra­do por­que aquí en Mede­llín, a las afue­ras, a una hora, se encon­tra­ban unos hor­nos cre­ma­to­rios. Hubo mucha gen­te que­ma­da. Yo pre­sen­cié esos hechos», le con­fe­só el ex para­mi­li­tar a los investigadores.

Según su narra­ción, entre los años 1995 y 1997, los para­mi­li­ta­res rete­nían a sus víc­ti­mas, las mata­ban y muchas de ellas fue­ron arro­ja­das al río Cau­ca, por los lados del sur­oes­te antio­que­ño. “Los cuer­pos se abrían, se les echa­ban pie­dras y se arro­ja­ban al río. Botan­do muer­tos muchos de las Auc caye­ron presos”.

A ese pro­ble­ma se le sumó el incre­men­to del índi­ce de homi­ci­dios en bue­na par­te de los muni­ci­pios del Valle de Abu­rrá y en otros más don­de los para­mi­li­ta­res esta­ban entran­do a com­ba­tir con la sub­ver­sión. Del Esta­do Mayor de las Auc, lide­ra­do para esos años por Car­los Cas­ta­ño Gil, vino la orden de des­apa­re­cer a las víc­ti­mas. Fue así como sur­gió la idea de cons­truir un horno cre­ma­to­rio: “La idea del horno la dio ‘Doble­ce­ro’ y la mate­ria­li­zó Daniel Mejía”.

Para esos años, Mau­ri­cio Gar­cía, alias ‘Doble­ce­ro’, era el coman­dan­te del Blo­que Metro y Daniel Alber­to Mejía Ángel, alias ‘Danie­li­to’, se había inte­gra­do al blo­ques Caci­que Nuti­ba­ra, fac­ción de las Auc que estu­vie­ron bajo el man­do de Die­go Fer­nan­do Muri­llo Beja­rano, alias ‘don Berna’.

“De la cons­truc­ción se encar­gó Daniel Mejía, era de las Auc y de la Ofi­ci­na de Envi­ga­do”, dijo el ex para­mi­li­tar. “Yo escu­ché que el horno cos­ta­ba entre dos­cien­tos y qui­nien­tos ‘palos’ (millo­nes de pesos) y lo estre­na­ron con un tipo de nom­bre Alber­to, de la Ofi­ci­na de Envi­ga­do. Lo echa­ron vivo ahí por­que se había roba­do una pla­ta. El horno lo mane­ja­ba un señor que le decían ‘fune­ra­ria’, creo que se lla­ma Ricar­do; dos seño­res le hacían man­te­ni­mien­to a las parri­llas y a las chi­me­neas, por­que se tapa­ban con gra­sa humana”.

Sobre su ubi­ca­ción, el para­mi­li­tar seña­ló que esta­ba en una fin­ca del muni­ci­pio de Cal­das, sur del Valle de Abu­rrá. “Hay que pasar el cas­co urbano. Se sale de Cal­das por ahí media hora en vehícu­lo. Está ubi­ca­do en una fin­ca muy gran­de. La entra­da, para esa épo­ca, era una puer­ta blanca”.

Ya den­tro de la pro­pie­dad, el ex para­mi­li­tar des­cri­bió con deta­lles el inmue­ble: “la pri­me­ra casa en obra negra y ense­gui­da de la casa había como una espe­cie de depó­si­to, y más atrás, como a 70 u 80 metros, fun­cio­na­ba supues­ta­men­te una ladri­lle­ra. Se veían dos chi­me­neas en el techo. En la entra­da había un pri­mer piso con ante­jar­dín bien deco­ra­do y de ahí a mano dere­cha se baja­ba por unas esca­las como de cin­co metros, cuan­do se lle­ga­ba al final se obser­va­ba un horno gran­de de pana­de­ría industrial”.

Sobre el horno como tal deta­lló lo siguien­te: “la puer­ta era her­mé­ti­ca, de palan­ca, se cerra­ba y que­da­ba incrus­ta­da en un mar­co de pared, tenía vidrios muy grue­sos, como blin­da­dos. En la par­te de afue­ra con­ta­ba con tres boto­nes, un botón rojo para pren­der y los otros dos para gra­duar la tem­pe­ra­tu­ra. Por den­tro, el horno era metá­li­co y tenía como una espe­cie de mesón fir­me, tenía resis­ten­cias, unas aba­jo del mesón, como una espe­cie de parri­llas. A los lados del mesón tam­bién había resis­ten­cias. Al fon­do de la pie­za que­da­ban dos ven­ti­la­do­res. Nos decían que ahí no podía­mos fumar. Olía como a chi­cha­rrón que­ma­do. En el horno solo cabía una per­so­na. Los cuer­pos eran engan­cha­dos al mesón. Cuan­do subían la tem­pe­ra­tu­ra los cuer­pos se levan­ta­ban. Mucha gen­te se moría antes de entrar al horno».

Según sus cálcu­los, en la sema­na eran con­du­ci­das allí entre 10 y 20 per­so­nas. Y se tenía un pro­ce­di­mien­to para ello: “cuan­do noso­tros lle­gá­ba­mos con las per­so­nas, vivas o muer­tas, tocá­ba­mos y nos decían ‘esos insu­mos llé­ve­los para el fon­do’. Lle­gá­ba­mos has­ta aden­tro, los lle­vá­ba­mos en bol­sas para que no bota­ran san­gre. Los desan­grá­ba­mos. Nos pre­gun­ta­ban ‘¿quién man­da eso?’. Alías ‘J’ y Daniel man­da­ban mucho. Lle­va­ban una car­pe­ta don­de ano­ta­ban todo. El que ano­ta­ba era un señor como de 45 años, baji­to, cejón. Noso­tros entrá­ba­mos y tenía­mos que espe­rar las ceni­zas. El pro­ce­di­mien­to dura­ba como 20 minu­tos, pero cuan­do esta­ba encen­di­do eran como cin­co minu­tos. Lue­go se las mos­trá­ba­mos a ‘J’ o a Daniel, y lue­go las botá­ba­mos al río o a don­de ellos dijeran”.

Ante los inves­ti­ga­do­res judi­cia­les no negó su par­ti­ci­pa­ción en la comi­sión de varios crí­me­nes bajo esa moda­li­dad. “A unos los lle­vé muer­tos y a otros los lle­vé vivos. Lle­vé más de cin­cuen­ta muer­tos y vivos más de quince”.

Entre las víc­ti­mas que recuer­da se encuen­tran dos her­ma­nos de ape­lli­do Vane­gas, gana­de­ros de pro­fe­sión, quie­nes fue­ron rete­ni­dos en el sec­tor de Belén, suroc­ci­den­te de Mede­llín, por orden de Daniel Mejía. Según los para­mi­li­ta­res, los hom­bres fue­ron ase­si­na­dos por­que finan­cia­ban un fren­te de la gue­rri­lla de las Farc. Con su muer­te en el horno cre­ma­to­rio, se puso a fun­cio­nar para toda cla­se de per­so­nas, pues según el rela­to del ex para­mi­li­tar, has­ta ese momen­to era usa­do para “per­so­na­li­da­des solamente”.

Otra de las per­so­nas que recuer­da que fue inci­ne­ra­do allí fue el nar­co­tra­fi­can­te Julio Cesar Correa Val­dés, cono­ci­do en el mun­do de la mafia como Julio Fie­rro y espo­so de la mode­lo Nata­lia Paris. Su dece­so se pro­du­jo, según el tes­ti­mo­nio de este ex para­mi­li­tar, a fina­les de agos­to de 2001. Según rela­tos perio­dís­ti­cos de ese año, este nar­co­tra­fi­can­te venía ade­lan­tan­do con­ver­sa­cio­nes con la DEA para some­ter­se a la jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos y cola­bo­rar como infor­man­te para obte­ner bene­fi­cios jurídicos.

“De ello se ente­ra­ron en Antio­quia, enton­ces se reu­nie­ron Sal­va­to­re Man­cu­so, Car­los Cas­ta­ño y Daniel Mejía. Cas­ta­ño orde­nó que cogie­ran a Julio Fie­rro. A él lo retu­vie­ron en el muni­ci­pio de Guar­ne varios hom­bres de Daniel. La orden era que no lo mata­ran. De Guar­ne lo lle­va­ron en heli­cóp­te­ro has­ta Cór­do­ba, don­de Car­los Cas­ta­ño. Le que­rían qui­tar unas pro­pie­da­des. Nata­lia Paris via­jó tam­bién has­ta allá por­que le iban a qui­tar unas pro­pie­da­des que esta­ban a nom­bre de ella. A Julio lo regre­sa­ron a Mede­llín en heli­cóp­te­ro, para hacer­le la extin­ción de domi­nio, lue­go lo mata­ron y el cuer­po lo lle­va­ron al horno”.

Lo más para­dó­ji­co de lo narra­do por este ex para­mi­li­tar es que ofre­ce una ver­sión que podría acla­rar lo ocu­rri­do con alias ‘Danie­li­to’, des­apa­re­ci­do des­de el 25 de noviem­bre de 2006, dos sema­nas des­pués de aban­do­nar el cen­tro de reclu­sión de La Ceja, Antio­quia, don­de per­ma­ne­cían reclui­dos los jefes de las Auc. De allí salió por­que con­tra él no pesa­ba orden de cap­tu­ra de alguna.

“Él fue víc­ti­ma de su pro­pio inven­to”, dijo el ex para­mi­li­tar entre­vis­ta­do por los fun­cio­na­rios judi­cia­les. “A Daniel lo des­apa­re­cie­ron jun­to con diez de sus escol­tas en ese horno”. Una noche me lla­mó un ami­go y me dijo ‘se tra­ga­ron a Daniel, el patrón’, y nun­ca más supe de él. Tam­po­co sé que pasó des­pués con ese horno”.

Inves­ti­ga­do­res socia­les de la Uni­ver­si­dad de Antio­quia que tra­ba­jan sobre este tipo de fenó­me­nos cri­mi­na­les y que soli­ci­ta­ron la reser­va de la fuen­te, indi­ca­ron que la exis­ten­cia de hor­nos cre­ma­to­rios en Nor­te de San­tan­der y en Antio­quia evi­den­cia que se tra­ta de una mane­ra de “indus­tria­li­zar la cri­mi­na­li­dad”. Había una orden supe­rior de “des­apa­re­cer las víc­ti­mas a toda cos­ta” y en ese sen­ti­do es que apa­re­cen los des­mem­bra­mien­tos, las fosas, los ríos y los hor­nos como téc­ni­cas efi­ca­ces de aca­bar con el lla­ma­do “enemi­go”.

Lo que reve­la este tipo de cri­mi­na­li­dad, agre­gan los inves­ti­ga­do­res socia­les, es su carác­ter sis­te­má­ti­co y selec­ti­vo, “lo que quie­re decir que toda esa cri­mi­na­li­dad fue pla­ni­fi­ca­da, tan­to que no se pue­de per­der de vis­ta que los para­mi­li­ta­res tuvie­ron escue­las en don­de pre­pa­ra­ban a los com­ba­tien­tes en diver­sas acti­vi­da­des. Allí los con­ver­tían en máqui­nas de gue­rra” a tra­vés de una divi­sión inter­na del tra­ba­jo, espe­ci­fi­ca­da por téc­ni­cas criminales.

La Fis­ca­lía espe­ra que otros ex para­mi­li­ta­res, ya sea que estén pos­tu­la­dos a los bene­fi­cios de Jus­ti­cia y Paz, pri­va­dos de la liber­tad por crí­me­nes juz­ga­dos por la jus­ti­cia ordi­na­ria o libres, sin reque­ri­mien­tos de la jus­ti­cia, con­tri­bu­yan a pre­ci­sar aún más los deta­lles sobre este tipo de des­apa­ri­ción for­za­da, con el fin no solo de esta­ble­cer la ubi­ca­ción exac­ta del horno cre­ma­to­rio, sino de iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas que fue­ron con­du­ci­das a esa maca­bra máqui­na de la muerte.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.