Esta­do Colom­biano emu­la crí­me­nes Nazis: Para­mi­li­ta­res y Hor­nos Cre­ma­to­rios- ABP

“(…)Lo echa­ron vivo ahí(…) El horno lo mane­ja­ba un señor que le decían ‘fune­ra­ria’, creo que se lla­ma Ricar­do; dos seño­res le hacían man­te­ni­mien­to a las parri­llas y a las chi­me­neas, por­que se tapa­ban con gra­sa huma­na”.
basa­do en Infor­me Fis­ca­lía de audien­cias a para­mi­li­ta­res y Ver­dad Abier­ta

“cuan­do noso­tros lle­gá­ba­mos con las per­so­nas, vivas o muer­tas, tocá­ba­mos y nos decían ‘esos insu­mos llé­ve­los para el fon­do’. Lle­gá­ba­mos has­ta aden­tro, los lle­vá­ba­mos en bol­sas para que no bota­ran san­gre. Los desan­grá­ba­mos. Nos pre­gun­ta­ban ‘¿quién man­da eso?’(…) Lle­va­ban una car­pe­ta don­de ano­ta­ban todo(…)”

“Hay muchos muer­tos que no se han encon­tra­do por­que aquí en Mede­llín, a las afue­ras, a una hora, se encon­tra­ban unos hor­nos cre­ma­to­rios. Hubo mucha gen­te que­ma­da. Yo pre­sen­cié esos hechos», les con­fe­só el ex para­mi­li­tar a los inves­ti­ga­do­res.

Inves­ti­ga­do­res socia­les de la Uni­ver­si­dad de Antio­quia indi­ca­ron que la exis­ten­cia de hor­nos cre­ma­to­rios en Nor­te de San­tan­der y en Antio­quia evi­den­cia que se tra­ta de una mane­ra de “indus­tria­li­zar la cri­mi­na­li­dad”. Había una orden supe­rior de “des­apa­re­cer las víc­ti­mas a toda cos­ta” y en ese sen­ti­do es que apa­re­cen los des­mem­bra­mien­tos, las fosas, los ríos y los hor­nos como téc­ni­cas efi­ca­ces de aca­bar con el lla­ma­do “enemi­go”.

Lo que reve­la este tipo de cri­mi­na­li­dad es su carác­ter sis­te­má­ti­co y selec­ti­vo, “lo que quie­re decir que toda esa cri­mi­na­li­dad fue pla­ni­fi­ca­da, tan­to que no se pue­de per­der de vis­ta que los para­mi­li­ta­res tuvie­ron escue­las en don­de pre­pa­ra­ban a los com­ba­tien­tes en diver­sas acti­vi­da­des. Allí los con­ver­tían en máqui­nas de gue­rra” a tra­vés de una divi­sión inter­na del tra­ba­jo, espe­ci­fi­ca­da por téc­ni­cas cri­mi­na­les.

Los para­mi­li­ta­res, esa Estra­te­gia de Terro­ris­mo de esta­do al ser­vi­cio de mag­na­tes y mul­ti­na­cio­na­les, están arro­jan­do reve­la­cio­nes maca­bras ante la fis­ca­lía, ante las cua­les el mun­do no pue­de seguir indi­fe­ren­te e impa­si­ble.

Los para­mi­li­ta­res, esa Estra­te­gia Esta­tal de mer­ce­na­rios para eli­mi­nar a los “rojos”, a toda opo­si­ción, y a cual­quie­ra que les estor­be, así sea de sus mis­mas estruc­tu­ras gre­mia­les, están hablan­do.

El Para­mi­li­ta­ris­mo es una estruc­tu­ra que aho­ra mis­mo hace su ope­ra­ción Make-UP, reco­men­da­da por USA; o sea fin­gir des­mo­vi­li­zar­se, cam­biar de nom­bre y seguir per­pe­tran­do las masa­cres… y para tales efec­tos, los para­mi­li­ta­res dan uno que otro dato acer­ca de ubi­ca­ción de fosas comu­nes, de meto­do­lo­gía de tor­tu­ras y des­apa­ri­ción…

Los “paras” tam­bién tenían cre­ma­to­rios en Antio­quia

Mayo 2010, Ver­dad Abier­ta e Infor­me Fis­ca­lía de audien­cias a para­mi­li­ta­res .

Por pri­me­ra vez, un ex para­mi­li­tar se refie­re al uso de este meca­nis­mo de des­apa­ri­ción for­za­da en el Valle de Abu­rrá. La Fis­ca­lía inves­ti­ga con base en su tes­ti­mo­nio y se espe­ra que otros ex mer­ce­na­rios apor­ten más infor­ma­ción.

La orden impar­ti­da a fina­les de la déca­da del noven­ta por los coman­dan­tes de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC) de des­apa­re­cer a sus enemi­gos “de cual­quier mane­ra”, para no dejar ras­tros y evi­tar que las cifras de homi­ci­dios cre­cie­ran de mane­ra des­pro­por­cio­na­da en las zonas urba­nas, tuvo en Mede­llín y el área metro­po­li­ta­na una de las expre­sio­nes más crue­les de la gue­rra para­mi­li­tar: la uti­li­za­ción de hor­nos cre­ma­to­rios.

De este maca­bro meca­nis­mo se han teni­do refe­ren­cias de su exis­ten­cia en Nor­te de San­tan­der. Para­mi­li­ta­res de las Auc que ope­ra­ron en esa región del país, entre ellos Iván Laver­de Zapa­ta, alias ‘el iguano’, han con­fe­sa­do ante fis­ca­les de la Uni­dad Nacio­nal de Jus­ti­cia y Paz que en áreas rura­les del corre­gi­mien­to Juan Frío, de Villa del Rosa­rio, y Puer­to San­tan­der, se cons­tru­ye­ron hor­nos cre­ma­to­rios para inci­ne­rar a sus víc­ti­mas.

En Mede­llín el tema de los hor­nos cre­ma­to­rios de las Auc no pasa­ba de ser un rumor des­de hace varios años. En el mun­do de la cri­mi­na­li­dad se decía con insis­ten­cia que los para­mi­li­ta­res se lle­va­ban a la gen­te y “la que­ma­ban” para des­apa­re­cer­la, pero nadie ofre­cía infor­ma­ción pre­ci­sa que per­mi­tie­ra afir­mar o des­men­tir el asun­to.

No obs­tan­te, la reali­dad le vie­ne ganan­do terreno al rumor gra­cias al empe­ño de varios inves­ti­ga­do­res judi­cia­les ads­cri­tos a Jus­ti­cia y Paz que ras­trean el tema des­de hace varios meses. Hoy ya tie­nen datos con­cre­tos, aun­que par­cia­les, que los están lle­van­do a cons­ta­tar que sí se dio esa prác­ti­ca de des­apa­ri­ción for­za­da, pero, como ellos mis­mos admi­ten, aún fal­ta más infor­ma­ción.

Los datos ini­cia­les que deve­lan esa reali­dad los vie­ne apor­tan­do des­de hace varios meses un ex para­mi­li­tar que deci­dió cola­bo­rar con la jus­ti­cia. Ver​da​da​bier​ta​.com tuvo acce­so a varios apar­tes de los tes­ti­mo­nios entre­ga­dos a los fun­cio­na­rios judi­cia­les, a tra­vés de los cua­les es posi­ble dimen­sio­nar la extre­ma cruel­dad a la que lle­ga­ron los gru­pos arma­dos ile­ga­les de extre­ma dere­cha en Mede­llín, varios muni­ci­pios del área metro­po­li­ta­na y en el Orien­te antio­que­ño.

Ver​da​da​bier​ta​.com reser­va la iden­ti­dad del ex para­mi­li­tar que ha veni­do apor­tan­do su tes­ti­mo­nio para con­tri­buir a la ver­dad de lo ocu­rri­do en la capi­tal antio­que­ña y muni­ci­pios veci­nos duran­te la eta­pa de pene­tra­ción y con­so­li­da­ción de los blo­ques para­mi­li­ta­res de las Auc.

“Hay muchos muer­tos que no se han encon­tra­do por­que aquí en Mede­llín, a las afue­ras, a una hora, se encon­tra­ban unos hor­nos cre­ma­to­rios. Hubo mucha gen­te que­ma­da. Yo pre­sen­cié esos hechos», le con­fe­só el ex para­mi­li­tar a los inves­ti­ga­do­res.

Según su narra­ción, entre los años 1995 y 1997, los para­mi­li­ta­res rete­nían a sus víc­ti­mas, las mata­ban y muchas de ellas fue­ron arro­ja­das al río Cau­ca, por los lados del sur­oes­te antio­que­ño. “Los cuer­pos se abrían, se les echa­ban pie­dras y se arro­ja­ban al río. Botan­do muer­tos muchos de las Auc caye­ron pre­sos”.

A ese pro­ble­ma se le sumó el incre­men­to del índi­ce de homi­ci­dios en bue­na par­te de los muni­ci­pios del Valle de Abu­rrá y en otros más don­de los para­mi­li­ta­res esta­ban entran­do a com­ba­tir con la sub­ver­sión. Del Esta­do Mayor de las Auc, lide­ra­do para esos años por Car­los Cas­ta­ño Gil, vino la orden de des­apa­re­cer a las víc­ti­mas. Fue así como sur­gió la idea de cons­truir un horno cre­ma­to­rio: “La idea del horno la dio ‘Doble­ce­ro’ y la mate­ria­li­zó Daniel Mejía”.

Para esos años, Mau­ri­cio Gar­cía, alias ‘Doble­ce­ro’, era el coman­dan­te del Blo­que Metro y Daniel Alber­to Mejía Ángel, alias ‘Danie­li­to’, se había inte­gra­do al blo­ques Caci­que Nuti­ba­ra, fac­ción de las Auc que estu­vie­ron bajo el man­do de Die­go Fer­nan­do Muri­llo Beja­rano, alias ‘don Ber­na’.

“De la cons­truc­ción se encar­gó Daniel Mejía, era de las Auc y de la Ofi­ci­na de Envi­ga­do”, dijo el ex para­mi­li­tar. “Yo escu­ché que el horno cos­ta­ba entre dos­cien­tos y qui­nien­tos ‘palos’ (millo­nes de pesos) y lo estre­na­ron con un tipo de nom­bre Alber­to, de la Ofi­ci­na de Envi­ga­do. Lo echa­ron vivo ahí por­que se había roba­do una pla­ta. El horno lo mane­ja­ba un señor que le decían ‘fune­ra­ria’, creo que se lla­ma Ricar­do; dos seño­res le hacían man­te­ni­mien­to a las parri­llas y a las chi­me­neas, por­que se tapa­ban con gra­sa huma­na”.

Sobre su ubi­ca­ción, el para­mi­li­tar seña­ló que esta­ba en una fin­ca del muni­ci­pio de Cal­das, sur del Valle de Abu­rrá. “Hay que pasar el cas­co urbano. Se sale de Cal­das por ahí media hora en vehícu­lo. Está ubi­ca­do en una fin­ca muy gran­de. La entra­da, para esa épo­ca, era una puer­ta blan­ca”.

Ya den­tro de la pro­pie­dad, el ex para­mi­li­tar des­cri­bió con deta­lles el inmue­ble: “la pri­me­ra casa en obra negra y ense­gui­da de la casa había como una espe­cie de depó­si­to, y más atrás, como a 70 u 80 metros, fun­cio­na­ba supues­ta­men­te una ladri­lle­ra. Se veían dos chi­me­neas en el techo. En la entra­da había un pri­mer piso con ante­jar­dín bien deco­ra­do y de ahí a mano dere­cha se baja­ba por unas esca­las como de cin­co metros, cuan­do se lle­ga­ba al final se obser­va­ba un horno gran­de de pana­de­ría indus­trial”.

Sobre el horno como tal deta­lló lo siguien­te: “la puer­ta era her­mé­ti­ca, de palan­ca, se cerra­ba y que­da­ba incrus­ta­da en un mar­co de pared, tenía vidrios muy grue­sos, como blin­da­dos. En la par­te de afue­ra con­ta­ba con tres boto­nes, un botón rojo para pren­der y los otros dos para gra­duar la tem­pe­ra­tu­ra. Por den­tro, el horno era metá­li­co y tenía como una espe­cie de mesón fir­me, tenía resis­ten­cias, unas aba­jo del mesón, como una espe­cie de parri­llas. A los lados del mesón tam­bién había resis­ten­cias. Al fon­do de la pie­za que­da­ban dos ven­ti­la­do­res. Nos decían que ahí no podía­mos fumar. Olía como a chi­cha­rrón que­ma­do. En el horno solo cabía una per­so­na. Los cuer­pos eran engan­cha­dos al mesón. Cuan­do subían la tem­pe­ra­tu­ra los cuer­pos se levan­ta­ban. Mucha gen­te se moría antes de entrar al horno».

Según sus cálcu­los, en la sema­na eran con­du­ci­das allí entre 10 y 20 per­so­nas. Y se tenía un pro­ce­di­mien­to para ello: “cuan­do noso­tros lle­gá­ba­mos con las per­so­nas, vivas o muer­tas, tocá­ba­mos y nos decían ‘esos insu­mos llé­ve­los para el fon­do’. Lle­gá­ba­mos has­ta aden­tro, los lle­vá­ba­mos en bol­sas para que no bota­ran san­gre. Los desan­grá­ba­mos. Nos pre­gun­ta­ban ‘¿quién man­da eso?’. Alías ‘J’ y Daniel man­da­ban mucho. Lle­va­ban una car­pe­ta don­de ano­ta­ban todo. El que ano­ta­ba era un señor como de 45 años, baji­to, cejón. Noso­tros entrá­ba­mos y tenía­mos que espe­rar las ceni­zas. El pro­ce­di­mien­to dura­ba como 20 minu­tos, pero cuan­do esta­ba encen­di­do eran como cin­co minu­tos. Lue­go se las mos­trá­ba­mos a ‘J’ o a Daniel, y lue­go las botá­ba­mos al río o a don­de ellos dije­ran”.

Ante los inves­ti­ga­do­res judi­cia­les no negó su par­ti­ci­pa­ción en la comi­sión de varios crí­me­nes bajo esa moda­li­dad. “A unos los lle­vé muer­tos y a otros los lle­vé vivos. Lle­vé más de cin­cuen­ta muer­tos y vivos más de quin­ce”.

Entre las víc­ti­mas que recuer­da se encuen­tran dos her­ma­nos de ape­lli­do Vane­gas, gana­de­ros de pro­fe­sión, quie­nes fue­ron rete­ni­dos en el sec­tor de Belén, suroc­ci­den­te de Mede­llín, por orden de Daniel Mejía. Según los para­mi­li­ta­res, los hom­bres fue­ron ase­si­na­dos por­que finan­cia­ban un fren­te de la gue­rri­lla de las Farc. Con su muer­te en el horno cre­ma­to­rio, se puso a fun­cio­nar para toda cla­se de per­so­nas, pues según el rela­to del ex para­mi­li­tar, has­ta ese momen­to era usa­do para “per­so­na­li­da­des sola­men­te”.

Otra de las per­so­nas que recuer­da que fue inci­ne­ra­do allí fue el nar­co­tra­fi­can­te Julio Cesar Correa Val­dés, cono­ci­do en el mun­do de la mafia como Julio Fie­rro y espo­so de la mode­lo Nata­lia Paris. Su dece­so se pro­du­jo, según el tes­ti­mo­nio de este ex para­mi­li­tar, a fina­les de agos­to de 2001. Según rela­tos perio­dís­ti­cos de ese año, este nar­co­tra­fi­can­te venía ade­lan­tan­do con­ver­sa­cio­nes con la DEA para some­ter­se a la jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos y cola­bo­rar como infor­man­te para obte­ner bene­fi­cios jurí­di­cos.

“De ello se ente­ra­ron en Antio­quia, enton­ces se reu­nie­ron Sal­va­to­re Man­cu­so, Car­los Cas­ta­ño y Daniel Mejía. Cas­ta­ño orde­nó que cogie­ran a Julio Fie­rro. A él lo retu­vie­ron en el muni­ci­pio de Guar­ne varios hom­bres de Daniel. La orden era que no lo mata­ran. De Guar­ne lo lle­va­ron en heli­cóp­te­ro has­ta Cór­do­ba, don­de Car­los Cas­ta­ño. Le que­rían qui­tar unas pro­pie­da­des. Nata­lia Paris via­jó tam­bién has­ta allá por­que le iban a qui­tar unas pro­pie­da­des que esta­ban a nom­bre de ella. A Julio lo regre­sa­ron a Mede­llín en heli­cóp­te­ro, para hacer­le la extin­ción de domi­nio, lue­go lo mata­ron y el cuer­po lo lle­va­ron al horno”.

Lo más para­dó­ji­co de lo narra­do por este ex para­mi­li­tar es que ofre­ce una ver­sión que podría acla­rar lo ocu­rri­do con alias ‘Danie­li­to’, des­apa­re­ci­do des­de el 25 de noviem­bre de 2006, dos sema­nas des­pués de aban­do­nar el cen­tro de reclu­sión de La Ceja, Antio­quia, don­de per­ma­ne­cían reclui­dos los jefes de las Auc. De allí salió por­que con­tra él no pesa­ba orden de cap­tu­ra de algu­na.

“Él fue víc­ti­ma de su pro­pio inven­to”, dijo el ex para­mi­li­tar entre­vis­ta­do por los fun­cio­na­rios judi­cia­les. “A Daniel lo des­apa­re­cie­ron jun­to con diez de sus escol­tas en ese horno”. Una noche me lla­mó un ami­go y me dijo ‘se tra­ga­ron a Daniel, el patrón’, y nun­ca más supe de él. Tam­po­co sé que pasó des­pués con ese horno”.

Inves­ti­ga­do­res socia­les de la Uni­ver­si­dad de Antio­quia que tra­ba­jan sobre este tipo de fenó­me­nos cri­mi­na­les y que soli­ci­ta­ron la reser­va de la fuen­te, indi­ca­ron que la exis­ten­cia de hor­nos cre­ma­to­rios en Nor­te de San­tan­der y en Antio­quia evi­den­cia que se tra­ta de una mane­ra de “indus­tria­li­zar la cri­mi­na­li­dad”. Había una orden supe­rior de “des­apa­re­cer las víc­ti­mas a toda cos­ta” y en ese sen­ti­do es que apa­re­cen los des­mem­bra­mien­tos, las fosas, los ríos y los hor­nos como téc­ni­cas efi­ca­ces de aca­bar con el lla­ma­do “enemi­go”.

Lo que reve­la este tipo de cri­mi­na­li­dad, agre­gan los inves­ti­ga­do­res socia­les, es su carác­ter sis­te­má­ti­co y selec­ti­vo, “lo que quie­re decir que toda esa cri­mi­na­li­dad fue pla­ni­fi­ca­da, tan­to que no se pue­de per­der de vis­ta que los para­mi­li­ta­res tuvie­ron escue­las en don­de pre­pa­ra­ban a los com­ba­tien­tes en diver­sas acti­vi­da­des. Allí los con­ver­tían en máqui­nas de gue­rra” a tra­vés de una divi­sión inter­na del tra­ba­jo, espe­ci­fi­ca­da por téc­ni­cas cri­mi­na­les.

La Fis­ca­lía espe­ra que otros ex para­mi­li­ta­res, ya sea que estén pos­tu­la­dos a los bene­fi­cios de Jus­ti­cia y Paz, pri­va­dos de la liber­tad por crí­me­nes juz­ga­dos por la jus­ti­cia ordi­na­ria o libres, sin reque­ri­mien­tos de la jus­ti­cia, con­tri­bu­yan a pre­ci­sar aún más los deta­lles sobre este tipo de des­apa­ri­ción for­za­da, con el fin no solo de esta­ble­cer la ubi­ca­ción exac­ta del horno cre­ma­to­rio, sino de iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas que fue­ron con­du­ci­das a esa maca­bra máqui­na de la muer­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *