Ale­xan­dra, la holan­de­sa que mili­ta en las FARC

Da gus­to oir­la can­tar por ahi, siem­pre a media voz, en holan­des, ingles o qui­zas en que len­gua extran­je­ra. /​Podría y debe­ría hacer esta nota para refe­rir­me a todas y cada una de las gue­rri­lle­ras de las FARC. O cuan­do menos, para narrar las expe­rien­cias de la mujer pro­le­ta­ria en el cam­po de la cruen­ta gue­rra que se libra actual­men­te en Colom­bia. Se lo mere­cen sin duda. ¡Qué mucha­chas tan valien­tes! ¡Qué pro­di­gio­so ejem­plo de amor a su raza y a su pue­blo! Sin embar­go, el espa­cio, el tiem­po y las cir­cuns­tan­cias no me lo per­mi­ten, así que voy a refe­rir­me a una sola de ellas, como un bello botón de mues­tra de lo que son y repre­sen­tan todas. El nom­bre podría esco­ger­lo al azar, para evi­tar crear una heroí­na en par­ti­cu­lar. Pero voy a escri­bir a pro­pó­si­to sobre Ale­xan­dra, sólo por un peque­ño deta­lle que la dis­tin­gue un tan­to de las otras. Es extran­je­ra, euro­pea para ser más exac­to, nació en Holan­da. Estu­dió allá Len­guas Roman­ces, con énfa­sis en el Espa­ñol, por cuyas prác­ti­cas vino a dar a Colom­bia, en don­de por esas cosas de nues­tra macon­dia­na reali­dad, ter­mi­nó hacien­do par­te de las filas de las FARC en el Blo­que Orien­tal.

Ale­xan­dra ya fue obje­to de la labor pre­da­do­ra de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar en con­jun­ción con la gran pren­sa. Hacia media­dos de 2007, en un asal­to rea­li­za­do por el Ejér­ci­to al Fren­te Anto­nio Nari­ño, las tro­pas se apo­de­ra­ron de su equi­po de gue­rra, el cual ella no pudo sacar por obra de la sor­pre­sa. Allí guar­da­ba un cua­derno esco­lar, una espe­cie de dia­rio per­so­nal, en el que regis­tra­ba, al igual que mucha gen­te en el mun­do, suce­sos de su vida, refle­xio­nes serias, pen­sa­mien­tos alo­ca­dos y temas así, para ser leí­dos y cote­ja­dos úni­ca­men­te por ella. Los manus­cri­tos, en len­gua holan­de­sa, fue­ron rápi­da­men­te tra­du­ci­dos al Cas­te­llano, con la carac­te­rís­ti­ca mala fe que saben des­ple­gar los mili­ta­res colom­bia­nos ante ese tipo de opor­tu­ni­da­des, y ape­nas como era de espe­rar­se, los enve­ne­na­dos tex­tos fue­ron emplea­dos para difa­mar de las FARC en todo el orbe. Tal vez con­fia­ban los gene­ra­les, dada su enfer­mi­za y dis­tor­sio­na­da visión del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, en que las FARC cae­ría­mos en su cela­da y nos des­ha­ría­mos de la odio­sa intru­sa cuya pre­sen­cia aquí los hie­re tan­to.

Todo cuan­to se haya dicho y escri­to sobre ella riñe por com­ple­to con la ver­dad. Ale­xan­dra, Holan­da, como la lla­ma­mos con cari­ño­so delei­te noso­tros, es una com­ba­tien­te más de las FARC, un gue­rre­ra que sabe pen­sar y hablar como los gue­rri­lle­ros, dis­pa­rar como ellos y tra­ba­jar hom­bro a hom­bro con cual­quie­ra en la tarea que le sea asig­na­da. Sal­vo su acen­to, nada la dis­tin­gue de los demás. Sabe bien que no ganó la nacio­na­li­dad colom­bia­na en los pasi­llos y ven­ta­ni­llas de la Can­ci­lle­ría, sino que la adqui­rió con jus­to dere­cho de un modo más noble, en las trin­che­ras, con el fusil en guar­dia, luchan­do por el pue­blo humil­de de este país, sin espe­rar otra recom­pen­sa que la son­ri­sa de feli­ci­dad en el ros­tro de los niños pobres cuan­do las cosas cam­bien en un futu­ro. Es cla­ra de que los sol­da­dos colom­bia­nos que com­ba­te, pese a que se pon­gan fir­mes al escu­char el Himno Nacio­nal o al izar la ban­de­ra tri­co­lor, no son más que mer­ce­na­rios a suel­do, muñe­cos ase­si­nos pro­du­ci­dos en serie por las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les para que defien­dan con­tra toda racio­na­li­dad sus intere­ses, cria­tu­ras lamen­ta­bles del Pen­tá­gono.

Cuen­tan sus com­pa­ñe­ros que cuan­do los bom­bar­deos de fines de mar­zo de este año, una maña­na fue envia­da toda su escua­dra a mover cier­ta car­ga de un lugar a otro, deján­do­la a ella sola al cui­da­do de los equi­pos. Lle­ga­da la hora de la repar­ti­ción del almuer­zo, Holan­da bajo has­ta la ran­cha, ubi­ca­da en una caña­da a dos­cien­tos metros del filo don­de su uni­dad se halla­ba apos­ta­da, y con la ayu­da de otro mucha­cho subió el almuer­zo gene­ral. Des­pués la vie­ron bus­car con dedi­ca­ción reli­gio­sa las vaji­llas de todos los inte­gran­tes de su escua­dra, velar por reci­bir­les sus ali­men­tos y lue­go cui­dar con celo que las mos­cas no fue­ran a piso­tear­los. Mien­tras lo hacía, los heli­cóp­te­ros Arpía y los avio­nes Tucano revo­lo­tea­ban el entorno del filo don­de se halla­ban ella y los suyos, libe­ran­do a cada momen­to sus mor­tí­fe­ras car­gas de bom­bas y plo­mo.

Dicen que cuan­do ese tipo de tem­pes­ta­des de fue­go azo­tan la mon­ta­ña, las mana­das de chu­ru­cos, unos monos gran­des de color oscu­ro y lar­ga cola que pare­cen bulli­cio­sos muñe­cos de pelu­che, huyen por los árbo­les has­ta encon­trar los cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros. Ubi­ca­dos en las ramas más altas, miran hacia la gen­te y se que­dan com­ple­ta­men­te inmó­vi­les, en el más pene­tran­te de los silen­cios, como si supie­ran que siguien­do la dis­ci­pli­na de esos leja­nos parien­tes en tie­rra, nin­guno de esos rayos que caen del cie­lo será capaz de dañar­los.

Holan­da tam­bién ha apren­di­do, en los sie­te años que lle­va en las FARC, el enor­me valor que tie­nen la soli­da­ri­dad y la dis­ci­pli­na para con­ser­var la vida. Una vez sobre­vino la orden de eva­cuar el filo don­de se halla­ban, por cau­sa del duro bom­bar­deo des­ata­do con­tra él, Ale­xan­dra se nega­ba a reti­rar­se, para poder hacer­le fue­go des­de ahí a los heli­cóp­te­ros. Cuan­do lo hizo, des­cen­dió a la caña­da de la ran­cha y recla­mó una pesa­da olla núme­ro 40, con la que corrió fal­da arri­ba has­ta coro­nar el lomo del siguien­te filo. Un ges­to así, en medio de la bala­ce­ra des­pe­di­da por el Arpía y el rugi­do de los ame­na­zan­tes bom­bar­de­ros, sería de por sí digno de admi­ra­ción. Qué tal si le agre­ga­mos que lle­va­ba su pesa­do equi­po a la espal­da y su fusil pre­pa­ra­do en la mano dere­cha. Esa es la ver­da­de­ra Holan­da. No la mucha­cha llo­ro­sa y arre­pen­ti­da que pin­ta­ron los medios de Colom­bia.

Más sor­pren­den­te aún lo que me con­ta­ron otros. Una ráfa­ga del Arpía alcan­zó a otro gue­rri­lle­ro por un cos­ta­do y le bro­tó por el pecho. Ocu­rrió duran­te la reti­ra­da del segun­do filo, des­pués de un inten­so inter­cam­bio de dis­pa­ros que obli­gó al Ejér­ci­to a desis­tir del des­em­bar­co pla­nea­do. Caía sobre la mon­ta­ña un inten­so agua­ce­ro de bom­bas y tiros. Alguno vio la inmen­sa tris­te­za que inva­día el ros­tro de Holan­da a los pies del gue­rri­lle­ro heri­do. De pron­to corrió hacia un lado, se bajó el equi­po de la espal­da y pro­ce­dió a des­em­pa­car­lo en bus­ca de un sue­ro para apli­car­le al mucha­cho ago­ni­zan­te. Cuan­do regre­só a su lado, el enfer­me­ro le indi­có que era dema­sia­do tar­de. Había muer­to. Pese a ello, Ale­xan­dra insis­tía con voz con­mo­ve­do­ra en que se lo apli­ca­ran por si aca­so. Todo eso bajo el impla­ca­ble fue­go enemi­go.

Como el gru­po en el que se reti­ró tras el bom­bar­deo masi­vo de esa noche, tar­dó unas vein­ti­cua­tro horas para reu­nir­se con los demás, y nadie sabía con cer­te­za qué había pasa­do con el res­to del per­so­nal, comen­zó a cun­dir el temor de que a Holan­da le hubie­ra ocu­rri­do algo. En voz baja cir­cu­ló todo lo que le habían vis­to hacer duran­te el día y la noche ante­rio­res. Algún pesi­mis­ta lle­gó a recla­mar con ener­gía el dere­cho a des­ta­car su heroi­co papel de com­ba­tien­te inter­na­cio­na­lis­ta. Ganas de hablar no más. Holan­da lle­gó al día siguien­te con los demás que fal­ta­ban. Son­rien­te, ale­gre por lo vivi­do, tran­qui­la y con­fia­da en el por­ve­nir.

Me gus­ta ver­la cuan­do los mucha­chos, por bro­mear, le lan­zan algu­na pulla para ver su reac­ción. Sue­le entor­nar los ojos de la gra­cio­sa mane­ra en que lo hace Cal­vin, el dia­bli­llo ese de las tiras cómi­cas que vive su pro­pio mun­do con su tigri­llo de fel­pa. Pue­de sonar a redun­dan­te afir­mar que es una mujer bella. Domi­na con pro­pie­dad total el inglés, el cas­te­llano y el holan­dés. Y se defien­de bien en fran­cés, ita­liano y ale­mán. Sin embar­go, ¡qué sor­pren­den­te resul­ta su modes­tia! Debe ser obra de su ori­gen cam­pe­sino, el cual la lle­na de orgu­llo. Cla­ro, cam­pe­si­na de Holan­da, con Inter­net, tele­vi­sión sate­li­tal y tele­fo­nía celu­lar en la gran­ja, pese a lo cual su fami­lia sufre la deci­sión del gobierno de su país de erra­di­car la peque­ña pro­pie­dad cam­pe­si­na en bene­fi­cio de la gran agro­in­dus­tria de expor­ta­ción.

Es cons­cien­te de que para la oli­gar­quía colom­bia­na, ella no tie­ne nada qué hacer en las filas de las FARC. Pero no, sabe cuán­to daño le prac­ti­có duran­te siglos Euro­pa a la Amé­ri­ca Lati­na. Inten­ta con sus actos y su ejem­plo, con­tri­buir a sal­dar una enor­me deu­da his­tó­ri­ca. Cosas que Uri­be y sus here­de­ros jamás serán capa­ces de enten­der. A ella poco le impor­ta eso, pre­fie­re tra­ba­jar por la revo­lu­ción, sin aspa­vien­tos. Da gus­to oír­la can­tar por ahí, siem­pre a media voz, en holan­dés, inglés o qui­zás en qué len­gua extran­je­ra. Su her­mo­sa voz de soprano se va esti­ran­do en el aire com­pi­tien­do con el tri­nar de las aves. Gra­cias, Holan­da, por estar aquí, con noso­tros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *