Víc­ti­mas del terro­ris­mo agra­via­das en Ger­ni­ka- Iña­ki Uriar­te

El pasa­do lunes 26 de abril a las 16:45, emo­cio­nan­te ani­ver­sa­rio de aque­lla mis­ma jor­na­da de mer­ca­do en 1937, mal­di­to día y hora para la his­to­ria de la huma­ni­dad, tras los toques de sire­na se cele­bró un año más en el cemen­te­rio de Zallo el tra­di­cio­nal home­na­je a las víc­ti­mas del úni­co y ver­da­de­ro terro­ris­mo que ha exis­ti­do en Eus­kal Herria: el bom­bar­deo deli­be­ra­do e indis­cri­mi­na­do de Duran­go, Elo­rrio, Elge­ta, Eibar, Otxan­dio y, cul­mi­nan­do la bar­ba­rie, Ger­ni­ka. Una de las pri­me­ras masa­cres de una pobla­ción civil en el mun­do, orde­na­da por el cri­mi­nal de gue­rra y pos­gue­rra Fran­cis­co Fran­co, con la ayu­da de sus alia­dos fas­cis­tas de Ale­ma­nia e Ita­lia.

La cam­pa­na de la igle­sia de San Juan, recu­pe­ra­da de los escom­bros de la villa foral, sonó un año más en emo­ti­vo tañi­do fune­ra­rio recor­da­to­rio de su fun­ción de adver­ten­cia ante el ata­que aéreo. Enton­ces fue el últi­mo soni­do ver­nácu­lo pleno de angus­tia para cien­tos de ger­ni­que­ses, que se impu­so espi­ri­tual­men­te ante el estruen­do de los meca­nis­mos de la muer­te que aque­lla tar­de fes­ti­va humi­lla­ron un sím­bo­lo de nues­tra tie­rra vas­ca, des­tru­ye­ron un pue­blo y mata­ron a per­so­nas de toda con­di­ción.

Seme­jan­te epi­so­dio de bar­ba­rie ase­si­na no pue­de que­dar jamás olvi­da­do. Des­gra­cia­dos aque­llos pue­blos que igno­ren su his­to­ria: no serán nun­ca nada. Des­de hace unos años resul­ta muy ren­ta­ble polí­ti­ca­men­te la mani­pu­la­ción popu­lis­ta con la fácil per­ver­sión del len­gua­je, espe­cial­men­te si se adoc­tri­na y esti­mu­la a los medios de comu­ni­ca­ción, inclui­da EiTB, de la pala­bra terro­ris­mo. La lucha arma­da, un últi­mo recur­so como modo de suble­va­ción y res­pues­ta vio­len­ta en defen­sa de dere­chos ele­men­ta­les de un pue­blo no es lo mis­mo que terro­ris­mo, ni con­cep­tual, ni semán­ti­ca ni real­men­te.

El home­na­je de Ger­ni­ka a sus víc­ti­mas se envi­le­ció por la des­pre­cia­ble y pro­vo­ca­ti­va pre­sen­cia de Aran­tza Qui­ro­ga, ele­gi­da para pre­si­den­ta de Eus­ko Lege­bil­tza­rra por los gol­pis­tas que se han apo­de­ra­do ile­gí­ti­ma­men­te de un par­la­men­to cons­ti­tui­do con la tira­nía de la repre­sión, el con­sen­ti­mien­to de la tor­tu­ra, la prohi­bi­ción de la liber­tad de expre­sión y la ile­ga­li­za­ción de par­ti­dos para ofi­cial­men­te eje­cu­tar sus manio­bras de des­truc­ción iden­ti­ta­ria, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral de esta par­te de Eus­kal Herria.

De la bio­gra­fía de esta seño­ra, decla­ra­da anti­vas­ca, no hace fal­ta más que recor­dar las des­gra­cia­das pala­bras sobre el eus­ka­ra, cele­bran­do la clau­su­ra de «Egun­ka­ria» y apo­yan­do a las fuer­zas de ocu­pa­ción. Es miem­bro del sec­tor más reac­cio­na­rio del PP que toda­vía no ha con­de­na­do ni el bom­bar­deo de Ger­ni­ka, ni repu­dia­do el fran­quis­mo. Pre­ten­den que el pue­blo vas­co se olvi­de de todo el sufri­mien­to, repre­sión y muer­te que han sem­bra­do tan­to sus ante­ce­so­res como los actua­les diri­gen­tes.

El pasa­do año este acto memo­rial se desa­rro­lló con la abso­lu­ta natu­ra­li­dad de tan­tas otras oca­sio­nes, ya que dicha per­so­na no acu­dió, pues­to que debía estru­jar rédi­tos polí­ti­cos en los habi­tua­les fes­te­jos de las nume­ro­sas fran­qui­cias de las auto­pro­cla­ma­das «víc­ti­mas» que, jun­to con poli­cías de todo tipo y cuar­te­les, cons­ti­tu­yen su hábi­tat con­cep­tual. Su nove­do­sa y ale­vo­sa asis­ten­cia al memo­rial de Ger­ni­ka, éti­ca­men­te repug­nan­te, es ade­más de una cruel e into­le­ra­ble insul­to para los super­vi­vien­tes allí pre­sen­tes y los fami­lia­res de los falle­ci­dos, un des­pre­cio al pue­blo vas­co, una bur­la a la huma­ni­dad. Supo­ne el agra­vio de una sober­bia colo­nia­lis­ta de ame­na­za cons­tan­te y la humi­lla­ción de nues­tro pue­blo.

Debió ser con­tun­den­te­men­te abu­chea­da, que no es nin­gu­na fal­ta de res­pe­to sino una mues­tra de dig­ni­dad, o dejar­la sola con su inde­cen­te ramo de flo­res enve­ne­na­das, que alguien con cri­te­rio de auto­es­ti­ma supon­go ya habrá tira­do al cubo de la basu­ra en el que ter­mi­nan las ofren­das mar­chi­ta­das, en este caso ofen­sas man­cha­das de muchí­si­ma san­gre vas­ca ino­cen­te.

Esta devo­ta del fas­cis­mo y encu­bri­do­ra de sus crí­me­nes pre­ten­de que las cen­te­nas de miles de víc­ti­mas olvi­den el terro­ris­mo que duran­te tan­tos años impu­so aque­lla tira­nía. Fran­co y sus cola­bo­ra­do­res como Fra­ga, pre­si­den­te hono­ra­rio del PP, han come­ti­do deli­tos de lesa huma­ni­dad y es pre­ci­so recor­dar­lo con­ti­nua­men­te has­ta que sean juz­ga­dos, se depu­ren sus res­pon­sa­bi­li­da­des, se des­agra­vie y resar­za a las víc­ti­mas y sean con­de­na­dos. Por todo ello es exi­gi­ble que: o se arre­pien­te solem­ne y públi­ca­men­te de su apo­yo a la repre­sión y con­de­na el terro­ris­mo fran­quis­ta, lo mis­mo que los cóm­pli­ces de su par­ti­do o mejor que no pisen jamás Ger­ni­ka, por­que supo­ne una per­pe­tua­ción de la infa­mia y el agra­vio.

Al ano­che­cer en la villa se apre­cia­ba de for­ma dis­cre­ta una gran indig­na­ción por dicha inopor­tu­na pre­sen­cia. Tan chu­les­ca, banal y pro­vo­ca­ti­va acti­tud no pue­de que­dar impu­ne. Si los polí­ti­cos par­la­men­ta­rios aber­tza­les tie­nen una míni­ma dig­ni­dad deben pedir expli­ca­cio­nes en la sede par­la­men­ta­ria. En su ofen­si­va y cíni­ca asis­ten­cia al acto del cemen­te­rio en la villa foral estu­vo acom­pa­ña­da de otra cala­mi­dad polí­ti­ca, la pre­si­den­ta de las Jun­tas Gene­ra­les de Biz­kaia, Ana Mada­ria­ga (PNV), res­pon­sa­ble de una de las últi­mas y gra­ves abe­rra­cio­nes sufri­das en Ger­ni­ka: la impo­si­ción entu­sias­ma­da en Batzar Etxea, sede de dicho orga­nis­mo polí­ti­co, de la ban­de­ra de Espa­ña y la pre­sen­cia en su inte­rior de guar­dias civi­les, poli­cías, mili­ta­res, etc. que han envi­le­ci­do tan míti­co, sim­bó­li­co y demo­crá­ti­co lugar vas­co.

Ger­ni­ka, sinó­ni­mo social de resis­ten­cia, tena­ci­dad, orgu­llo de pue­blo derro­ta­do pero no ven­ci­do y con la inmen­sa gran­de­za de sus sig­ni­fi­ca­dos asam­blea­rios, ges­tión autó­no­ma pro­pios de nues­tro país y de su his­to­ria, debe ser la géne­sis de un futu­ro libre, par­ti­ci­pa­ti­vo e inde­pen­dien­te para Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *