Víc­ti­mas del terro­ris­mo agra­via­das en Ger­ni­ka- Iña­ki Uriarte

El pasa­do lunes 26 de abril a las 16:45, emo­cio­nan­te ani­ver­sa­rio de aque­lla mis­ma jor­na­da de mer­ca­do en 1937, mal­di­to día y hora para la his­to­ria de la huma­ni­dad, tras los toques de sire­na se cele­bró un año más en el cemen­te­rio de Zallo el tra­di­cio­nal home­na­je a las víc­ti­mas del úni­co y ver­da­de­ro terro­ris­mo que ha exis­ti­do en Eus­kal Herria: el bom­bar­deo deli­be­ra­do e indis­cri­mi­na­do de Duran­go, Elo­rrio, Elge­ta, Eibar, Otxan­dio y, cul­mi­nan­do la bar­ba­rie, Ger­ni­ka. Una de las pri­me­ras masa­cres de una pobla­ción civil en el mun­do, orde­na­da por el cri­mi­nal de gue­rra y pos­gue­rra Fran­cis­co Fran­co, con la ayu­da de sus alia­dos fas­cis­tas de Ale­ma­nia e Italia.

La cam­pa­na de la igle­sia de San Juan, recu­pe­ra­da de los escom­bros de la villa foral, sonó un año más en emo­ti­vo tañi­do fune­ra­rio recor­da­to­rio de su fun­ción de adver­ten­cia ante el ata­que aéreo. Enton­ces fue el últi­mo soni­do ver­nácu­lo pleno de angus­tia para cien­tos de ger­ni­que­ses, que se impu­so espi­ri­tual­men­te ante el estruen­do de los meca­nis­mos de la muer­te que aque­lla tar­de fes­ti­va humi­lla­ron un sím­bo­lo de nues­tra tie­rra vas­ca, des­tru­ye­ron un pue­blo y mata­ron a per­so­nas de toda condición.

Seme­jan­te epi­so­dio de bar­ba­rie ase­si­na no pue­de que­dar jamás olvi­da­do. Des­gra­cia­dos aque­llos pue­blos que igno­ren su his­to­ria: no serán nun­ca nada. Des­de hace unos años resul­ta muy ren­ta­ble polí­ti­ca­men­te la mani­pu­la­ción popu­lis­ta con la fácil per­ver­sión del len­gua­je, espe­cial­men­te si se adoc­tri­na y esti­mu­la a los medios de comu­ni­ca­ción, inclui­da EiTB, de la pala­bra terro­ris­mo. La lucha arma­da, un últi­mo recur­so como modo de suble­va­ción y res­pues­ta vio­len­ta en defen­sa de dere­chos ele­men­ta­les de un pue­blo no es lo mis­mo que terro­ris­mo, ni con­cep­tual, ni semán­ti­ca ni realmente.

El home­na­je de Ger­ni­ka a sus víc­ti­mas se envi­le­ció por la des­pre­cia­ble y pro­vo­ca­ti­va pre­sen­cia de Aran­tza Qui­ro­ga, ele­gi­da para pre­si­den­ta de Eus­ko Lege­bil­tza­rra por los gol­pis­tas que se han apo­de­ra­do ile­gí­ti­ma­men­te de un par­la­men­to cons­ti­tui­do con la tira­nía de la repre­sión, el con­sen­ti­mien­to de la tor­tu­ra, la prohi­bi­ción de la liber­tad de expre­sión y la ile­ga­li­za­ción de par­ti­dos para ofi­cial­men­te eje­cu­tar sus manio­bras de des­truc­ción iden­ti­ta­ria, lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral de esta par­te de Eus­kal Herria.

De la bio­gra­fía de esta seño­ra, decla­ra­da anti­vas­ca, no hace fal­ta más que recor­dar las des­gra­cia­das pala­bras sobre el eus­ka­ra, cele­bran­do la clau­su­ra de «Egun­ka­ria» y apo­yan­do a las fuer­zas de ocu­pa­ción. Es miem­bro del sec­tor más reac­cio­na­rio del PP que toda­vía no ha con­de­na­do ni el bom­bar­deo de Ger­ni­ka, ni repu­dia­do el fran­quis­mo. Pre­ten­den que el pue­blo vas­co se olvi­de de todo el sufri­mien­to, repre­sión y muer­te que han sem­bra­do tan­to sus ante­ce­so­res como los actua­les dirigentes.

El pasa­do año este acto memo­rial se desa­rro­lló con la abso­lu­ta natu­ra­li­dad de tan­tas otras oca­sio­nes, ya que dicha per­so­na no acu­dió, pues­to que debía estru­jar rédi­tos polí­ti­cos en los habi­tua­les fes­te­jos de las nume­ro­sas fran­qui­cias de las auto­pro­cla­ma­das «víc­ti­mas» que, jun­to con poli­cías de todo tipo y cuar­te­les, cons­ti­tu­yen su hábi­tat con­cep­tual. Su nove­do­sa y ale­vo­sa asis­ten­cia al memo­rial de Ger­ni­ka, éti­ca­men­te repug­nan­te, es ade­más de una cruel e into­le­ra­ble insul­to para los super­vi­vien­tes allí pre­sen­tes y los fami­lia­res de los falle­ci­dos, un des­pre­cio al pue­blo vas­co, una bur­la a la huma­ni­dad. Supo­ne el agra­vio de una sober­bia colo­nia­lis­ta de ame­na­za cons­tan­te y la humi­lla­ción de nues­tro pueblo.

Debió ser con­tun­den­te­men­te abu­chea­da, que no es nin­gu­na fal­ta de res­pe­to sino una mues­tra de dig­ni­dad, o dejar­la sola con su inde­cen­te ramo de flo­res enve­ne­na­das, que alguien con cri­te­rio de auto­es­ti­ma supon­go ya habrá tira­do al cubo de la basu­ra en el que ter­mi­nan las ofren­das mar­chi­ta­das, en este caso ofen­sas man­cha­das de muchí­si­ma san­gre vas­ca inocente.

Esta devo­ta del fas­cis­mo y encu­bri­do­ra de sus crí­me­nes pre­ten­de que las cen­te­nas de miles de víc­ti­mas olvi­den el terro­ris­mo que duran­te tan­tos años impu­so aque­lla tira­nía. Fran­co y sus cola­bo­ra­do­res como Fra­ga, pre­si­den­te hono­ra­rio del PP, han come­ti­do deli­tos de lesa huma­ni­dad y es pre­ci­so recor­dar­lo con­ti­nua­men­te has­ta que sean juz­ga­dos, se depu­ren sus res­pon­sa­bi­li­da­des, se des­agra­vie y resar­za a las víc­ti­mas y sean con­de­na­dos. Por todo ello es exi­gi­ble que: o se arre­pien­te solem­ne y públi­ca­men­te de su apo­yo a la repre­sión y con­de­na el terro­ris­mo fran­quis­ta, lo mis­mo que los cóm­pli­ces de su par­ti­do o mejor que no pisen jamás Ger­ni­ka, por­que supo­ne una per­pe­tua­ción de la infa­mia y el agravio.

Al ano­che­cer en la villa se apre­cia­ba de for­ma dis­cre­ta una gran indig­na­ción por dicha inopor­tu­na pre­sen­cia. Tan chu­les­ca, banal y pro­vo­ca­ti­va acti­tud no pue­de que­dar impu­ne. Si los polí­ti­cos par­la­men­ta­rios aber­tza­les tie­nen una míni­ma dig­ni­dad deben pedir expli­ca­cio­nes en la sede par­la­men­ta­ria. En su ofen­si­va y cíni­ca asis­ten­cia al acto del cemen­te­rio en la villa foral estu­vo acom­pa­ña­da de otra cala­mi­dad polí­ti­ca, la pre­si­den­ta de las Jun­tas Gene­ra­les de Biz­kaia, Ana Mada­ria­ga (PNV), res­pon­sa­ble de una de las últi­mas y gra­ves abe­rra­cio­nes sufri­das en Ger­ni­ka: la impo­si­ción entu­sias­ma­da en Batzar Etxea, sede de dicho orga­nis­mo polí­ti­co, de la ban­de­ra de Espa­ña y la pre­sen­cia en su inte­rior de guar­dias civi­les, poli­cías, mili­ta­res, etc. que han envi­le­ci­do tan míti­co, sim­bó­li­co y demo­crá­ti­co lugar vasco.

Ger­ni­ka, sinó­ni­mo social de resis­ten­cia, tena­ci­dad, orgu­llo de pue­blo derro­ta­do pero no ven­ci­do y con la inmen­sa gran­de­za de sus sig­ni­fi­ca­dos asam­blea­rios, ges­tión autó­no­ma pro­pios de nues­tro país y de su his­to­ria, debe ser la géne­sis de un futu­ro libre, par­ti­ci­pa­ti­vo e inde­pen­dien­te para Eus­kal Herria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.