Un año des­pués la movi­li­za­ción social y sin­di­cal, impres­cin­di­ble.- Ezker Abertzalea

El 21 de mayo se cum­ple un año de la últi­ma huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca en Hego Euskalherria.

Las razo­nes que lle­va­ron a la mayo­ría sin­di­cal vas­ca a con­vo­car dicha huel­ga siguen vigen­tes. No se ha pro­du­ci­do nin­gún cam­bio de actua­ción en mate­ria eco­nó­mi­ca y socio-labo­ral sus­cep­ti­ble de favo­re­cer a las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res vas­cos y mucho menos a los miles de per­so­nas exclui­das del mer­ca­do labo­ral ordi­na­rio y de la posi­bi­li­dad de acce­der a unas con­di­cio­nes de vida dig­nas; todo lo contrario.

El frau­de que se come­tió en 2009 al pagar con dine­ro públi­co la deu­da de los ban­cos oca­sio­na­da por el aban­dono de la inver­sión pro­duc­ti­va, la con­cen­tra­ción de capi­tal cada vez en menos manos y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra se ha consumado.

Pasa­dos los meses nos encon­tra­mos con un pano­ra­ma deso­la­dor. En el esta­do espa­ñol el défi­cit se ha ele­va­do has­ta el 11,2% del PIB cuan­do Maas­tricht esta­ble­cía el tope en el 3%; la deu­da del esta­do espa­ñol supera el 65% del PIB; el PIB ha dis­mi­nui­do de mane­ra con­ti­nua­da y según la Comi­sión Euro­pea ter­mi­na­rá el año con un –0,4%. El des­em­pleo se sitúa en el 20%. Los efec­tos del mode­lo socio-pro­duc­ti­vo espa­ñol son un tre­men­do las­tre para nues­tra economía.

¿Que es lo que está pasan­do real­men­te?. La deu­da de las enti­da­des finan­cie­ras y sus filia­les inmo­bi­lia­rias han sido paga­das o ava­la­das por las arcas públi­cas; el Ban­co Cen­tral ha pro­por­cio­na­do liqui­dez casi gra­tui­ta a las enti­da­des finan­cie­ras y estas se han dedi­ca­do a com­prar deu­da públi­ca para obte­ner has­ta un 7% de bene­fi­cio de un dine­ro que de una mane­ra o de otra les ha pro­por­cio­na­do el pro­pio estado.

Si esta ren­ta­bi­li­dad no se con­si­gue se pre­sio­na a los gobier­nos con infor­mes de las agen­cias de cali­fi­ca­ción, se lan­zan ata­ques espe­cu­la­ti­vos con­tra la deu­da sobe­ra­na y se cues­tio­na el mode­lo euro. Todo ello, no nos enga­ñe­mos, bajo con­trol del sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal. Si alguien levan­ta­ra las alfom­bras de los ban­cos encon­tra­ría, paraí­sos fis­ca­les, espe­cu­la­do­res de ries­go y el dine­ro negro del frau­de fiscal.

No se sal­van paí­ses, se tra­ta como en el caso de Gre­cia de garan­ti­zar a los ban­cos euro­peos ren­ta­bi­li­da­des mas allá del valor real de los bonos a tra­vés de entre­gar dine­ro a Gre­cia al 5% para que haga fren­te a sus deu­das. Por­que los acree­do­res grie­gos son los ban­cos euro­peos. El tér­mino de país encu­bre la acción mas mise­ra­ble del neo­li­be­ra­lis­mo espe­cu­la­ti­vo pro­te­gi­do por los gobier­nos para seguir inyec­tan­do dine­ro públi­co sin lími­tes a la vora­ci­dad de los espe­cu­la­do­res financieros.

De hecho les impor­ta un ble­do el país y sólo uti­li­zan el con­cep­to para exi­gir que los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas grie­gos, del esta­do espa­ñol, por­tu­gue­ses o ita­lia­nos paguen de su bol­si­llo el des­fal­co de las arcas públi­cas come­ti­do a favor de los mas pode­ro­sos. A la ciu­da­da­nía le corres­pon­de la obli­ga­ción de apre­tar­se el cin­tu­rón, per­der dere­chos socia­les y sin­di­ca­les y entre­gar como botín de gue­rra sus per­te­nen­cias y sala­rios para sal­var los nego­cios de los amos.

Este es el ori­gen de las refor­mas labo­ra­les que vie­nen y de los recor­tes pre­su­pues­ta­rios para redu­cir pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios socia­les. No es cier­to que en mate­ria de pro­tec­ción social, empleo públi­co, sani­dad y edu­ca­ción estos esta­dos estén gas­tan­do en exce­so; El esta­do espa­ñol y Hego Eus­kalhe­rria están por deba­jo de la media euro­pea en pre­sión fis­cal y en cual­quie­ra de estos gas­tos socia­les, pero están a la cabe­za en frau­de fis­cal, eco­no­mía sumer­gi­da, des­em­pleo y pre­ca­rie­dad. Este es el ver­da­de­ro problema.

La injus­ta polí­ti­ca fis­cal ha con­tri­bui­do deci­si­va­men­te a gene­rar una bre­cha cre­cien­te entre las per­so­nas ricas y la mayo­ría de la socie­dad y a vaciar las arcas públi­cas de reser­vas que pudie­ran hacer fren­te a situa­cio­nes de recesión.

La refor­ma labo­ral que vie­ne no será mas que una vuel­ta de tuer­ca mas en este sen­ti­do; aba­ra­tar el des­pi­do, reba­jar las cuo­tas de los empre­sa­rios bien en Segu­ri­dad Social bien en el sis­te­ma de pre­ven­ción de ries­gos labo­ra­les; cen­tra­li­zar la nego­cia­ción colec­ti­va para dis­ci­pli­nar la fuer­za de tra­ba­jo e impo­ner las refor­mas pac­ta­das por CCOO, UGT y CEOE en Madrid.

La refor­ma del pac­to de Tole­do con la estre­lla de la amplia­ción de la edad de jubi­la­ción y el aumen­to de los años tra­ba­ja­dos para cal­cu­lar la pen­sión tie­nen un obje­ti­vo cla­ro; aña­dir pro­ble­mas y requi­si­tos para cobrar una pen­sión públi­ca y gene­ran­do alar­ma social obli­gar a las per­so­nas a que se hagan pla­nes privados.

Los recor­tes anun­cia­dos por Zapa­te­ro en mate­ria fis­cal y social, segui­dos al pie de la letra por sus corre­li­gio­na­rios en la CAV y Nafa­rroa están afec­tan­do ya y van a afec­tar a par­tir de aho­ra mucho más a:
La sani­dad públi­ca, redu­cien­do pres­ta­cio­nes p.e. en gine­co­lo­gía, pedia­tría, empeo­ran­do los ser­vi­cios al cerrar cen­tros, no hacien­do las sus­ti­tu­cio­nes, dis­mi­nu­yen­do ratios, empeo­ran­do las con­di­cio­nes de tra­ba­jo del per­so­nal y en defi­ni­ti­va for­zan­do a la ciu­da­da­nía a que se hagan un segu­ro médi­co pri­va­do para que los de siem­pre sigan hacien­do dine­ro con nues­tra salud.
La edu­ca­ción, redu­cien­do cos­tes a tra­vés de dis­mi­nuir el gas­to de per­so­nal y nue­vas con­tra­ta­cio­nes para aten­der la deman­da cre­cien­te, empeo­ran­do el sis­te­ma de becas, redu­cien­do a la míni­ma expre­sión el papel inno­va­dor de la uni­ver­si­dad pública.
Los ser­vi­cios socia­les, difi­cul­tan­do el acce­so de las per­so­nas a los ser­vi­cios, redu­cien­do las horas nece­sa­rias de aten­ción, enca­re­cien­do a cos­ta de las per­so­nas usua­rias las prestaciones…

El acto de rebel­día del 21 de Mayo de 2009 tie­ne con­ti­nui­dad en las peleas sin­di­ca­les que se van a desa­rro­llar en los pró­xi­mos meses en dife­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos y en el sec­tor públi­co y ten­drá que for­ta­le­cer­se y aumen­tar­se para dar la vuel­ta a una situa­ción en la que unos pocos deci­den en bene­fi­cio pro­pio las polí­ti­cas públi­cas y en la que des­de un esta­do en ban­ca­rro­ta nos quie­ren impo­ner un mode­lo polí­ti­co eco­nó­mi­co y socio-labo­ral, ruinoso.

La rebel­día del 21 de Mayo tie­ne que tener con­ti­nui­dad para mejo­rar nues­tras con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo y para deci­dir por noso­tras y noso­tros mis­mos nues­tro futu­ro. Nos mere­ce­mos ganar y lo pode­mos conseguir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.