Siguen reve­lán­do­se los des­ma­nes de los ban­cos de Wall Street

Bancos, Dinero

La lis­ta de los ban­cos de inver­sión que inves­ti­gan las auto­ri­da­des judi­cia­les esta­dou­ni­den­ses se amplía y afec­ta ya a todo el sec­tor finan­cie­ro inter­na­cio­nal, infor­man hoy medios esta­dou­ni­den­ses.

La Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se inves­ti­ga en estos momen­tos a Gold­man Sachs, Mor­gan Stan­ley, JP Mor­gan Cha­se, Citi­group, Merrill Lynch, Deu­ts­che Bank, UBS, Cre­dit Suis­se y Cré­dit Agri­co­le en rela­ción con su ges­tión de títu­los hipo­te­ca­rios, según infor­ma hoy el “Wall Street Jour­nal”.

Por el momen­to Gold­man Sachs es el úni­co ban­co con­tra el que se ha inter­pues­to una deman­da for­mal. La auto­ri­dad regu­la­do­ra de la Bol­sa esta­dou­ni­den­se, la SEC, acu­sa al ban­co de inver­sión de haber enga­ña­do a sus clien­tes a la hora de inver­tir en deri­va­dos hipo­te­ca­rios como los CDO (Colla­te­ra­li­zed Debt Obli­ga­tions o Obli­ga­cio­nes de Deu­da Cola­te­ral).

La fis­ca­lía de Nue­va York jun­to a la SEC tra­ta de escla­re­cer si Mor­gan Stan­ley, JP Mor­gan Cha­se, Citi­group, Deu­ts­che Bank y UBS actua­ron de mane­ra simi­lar.

Las acu­sa­cio­nes son, según el “Wall Street Jour­nal”, las mis­mas en todos los casos. Supues­ta­men­te los ban­cos crea­ron tales títu­los por encar­go de otros acto­res finan­cie­ros, que apos­ta­ban a su vez con­tra esos CDO.

Los ban­cos tam­bién apos­ta­ron, en par­te, por la deva­lua­ción de esos valo­res, mien­tras se los ven­dían a sus clien­tes como inver­sio­nes pro­me­te­do­ras. Con el esta­lli­do de la “bur­bu­ja” inmo­bi­lia­ria los CDO final­men­te se des­plo­ma­ron y los inver­so­res per­die­ron dine­ro, mien­tras que los ban­cos y “hed­ge fonds” (fon­dos espe­cu­la­ti­vos) hacían caja.

La inves­ti­ga­ción se encuen­tra, de acuer­do con el “Wall Street Jour­nal”, en una fase ini­cial. Para poder pre­sen­tar una deman­da las auto­ri­da­des debe­rán demos­trar con una pro­ba­bi­li­dad que roce la cer­te­za que una com­pa­ñía o sus emplea­dos enga­ña­ron a inver­so­res. La fis­ca­lía había pre­sen­ta­do has­ta aho­ra una deman­da mayor en rela­ción con la cri­sis finan­cie­ra con­tra dos bro­kers de Bear Stearns, y la per­dió.

En el caso de Gold­man Sachs, de momen­to está en cur­so una acu­sa­ción por lo civil, vía que cuen­ta con menos obs­tácu­los que la penal. Gold­mann al prin­ci­pio recha­zó las acu­sa­cio­nes, sin embar­go, aho­ra está en nego­cia­cio­nes para una con­ci­lia­ción.

El pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Mor­gan Stan­ley, James Gor­man, había ase­gu­ra­do el miér­co­les que las acu­sa­cio­nes son “insubs­tan­cia­les” y que su ins­ti­tu­ción has­ta aho­ra no había sido con­tac­ta­da por las auto­ri­da­des. Todos los demás ban­cos se nega­ron por el momen­to a hacer decla­ra­cio­nes.

Ade­más de las inves­ti­ga­cio­nes de la fis­ca­lía fede­ral y de la SEC, el fis­cal gene­ral de Nue­va York, Andrew Cuo­mo, abrió una inves­ti­ga­ción a ocho ban­cos. Según un artícu­lo del “New York Times”, quie­re deter­mi­nar si las agen­cias de cali­fia­ción die­ron infor­ma­cio­nes con­fu­sas para jus­ti­fi­car la sobre­va­lo­ra­ción de algu­nos deri­va­dos hipo­te­ca­rios.

Se tra­ta de las mis­mas casas finan­cie­ras ade­más de Cre­dit Suis­se, Cré­dit Agri­co­le y Merrill Lynch, que aho­ra per­ten­ce al Bank of Ame­ri­ca. JP Mor­gan Cha­se es la úni­ca enti­dad que no está invo­lu­cra­da en este caso.

Cuo­mo, que es men­cio­na­do como posi­ble can­di­da­to demó­cra­ta a gober­na­dor por Nue­va York, ha enfo­ca­do su inves­ti­ga­ción en espe­cial en el inter­cam­bio de per­so­nal entre ban­cos y agen­cias de rating.

Por lo vis­to, infor­ma el “New York Times”, suce­día con­ti­nua­men­te que emplea­dos de las agen­cias eran cap­ta­dos con ofer­tas sala­ria­les des­pro­por­cio­na­da­men­te altas por casas finan­cie­ras, para que éstos pro­pu­sie­ran des­pués a sus ex com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que mejo­ra­ran las cali­fi­ca­cio­nes de los pro­duc­tos finan­cie­ros ban­ca­rios.

Varios anti­guos emplea­dos de agen­cias de rating han ase­gu­ra­do entre tan­to que el sis­te­ma de cali­fi­ca­ción ha otor­ga­do dema­sia­da influen­cia a los ban­cos.

Pero tam­bién con­tra las pro­pias agen­cias de rating hay pro­ce­sos abier­tos. El lunes se había dado a cono­cer que Moody’s podría ser obje­to de una deman­da por par­te de la SEC, que acu­sa a la agen­cia de valo­rar deter­mi­na­dos títu­los euro­peos de mane­ra “erró­nea y con­fu­sa”.

Ade­más, algu­nos inver­so­res han deman­da­do a Moody’s, Stan­dard Poor’s y Fitch Ratings.

Todas estas pes­qui­sas for­man par­te de una inves­ti­ga­ción de mayor cala­do sobre las acti­vi­da­des de Wall Street en el con­tex­to de la cri­sis finan­cie­ra. Par­ti­ci­pan fis­ca­lías fede­ra­les, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia, el FBI así como diver­sas auto­ri­da­des de super­vi­sión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *