Man­sos en el país del toro de Osbor­ne- Ima­nol Intziar­te

Esta­te más de cua­ren­ta años levan­tán­do­te a las cin­co de la maña­na, yen­do al tajo, pasán­do­te cada día más de diez horas detrás de un mos­tra­dor, sin puen­tes ni vaca­cio­nes, con la colum­na ver­te­bral hecha unos zorros por car­gar pesos… para que lue­go te digan que la mier­da no va a ser fres­ca, sino con­ge­la­da.

Es lo que les vie­ne a los jubi­le­tas que se han gana­do cén­ti­mo a cén­ti­mo cada euro, que han coti­za­do reli­gio­sa­men­te déca­da tras déca­da y que aho­ra, para lle­gar a fin de mes, tie­nen que hacer unos ejer­ci­cios mala­ba­res que ríe­te tú de los del Cir­que du Soleil.

Y mien­tras mucha gen­te pasa las de Caín, algu­nos no sólo se forran, sino que nos lo res­trie­gan por la cara. La Sex­ta lle­va varios días anun­cian­do un pro­gra­ma que se lla­ma «Muje­res ricas». Lo habrán emi­ti­do esta pasa­da noche. El títu­lo no deja lugar a dudas sobre el con­te­ni­do, y mien­tras una pre­su­me de Ferra­ri la otra nos cuen­ta que tie­ne un Miró. A éstas les hablas de «esfuer­zo nacio­nal» y se par­ten la caja en tus morros.

Como Mano­lo Lama, pre­sen­ta­dor depor­ti­vo de Cua­tro y narra­dor de par­ti­dos en la Ser, que ante­ayer en Ham­bur­go, antes de la final de la Euro­pa Lea­gue, se puso a vaci­lar ante las cáma­ras a un pobre hom­bre que esta­ba men­di­gan­do en la calle. La bue­na habría sido que el indi­gen­te se hubie­ra levan­ta­do y ¡zas!, le hubie­se par­ti­do la boca por lis­to. Pero enton­ces toda la plé­ya­de de mea­pi­las, que ade­más de poner el culo no tie­ne repa­ros en poner la cama, habría sali­do rau­da a soli­da­ri­zar­se con el pobre locu­tor y a cri­ti­car al «vio­len­to».

Me temo que, de tan bue­nos, hemos tras­pa­sa­do la línea y ya somos bobos. Mucho chis­te­ci­to sobre Gre­cia y sus yogu­res, jro­ña que jro­ña, pero allí al menos se revuel­ven cuan­do les pin­chan. En el Esta­do espa­ñol, la tie­rra del toro bra­vo y de los atri­bu­tos del caba­llo de Espar­te­ro, pare­ce que abun­da­mos los man­sos. Nóte­se la pri­me­ra per­so­nal del plu­ral. Mas no impor­ta, por­que la Real Socie­dad va a subir y/​o la selec­ción espa­ño­la es favo­ri­ta para el Mun­dial. Pobres pero feli­ces. Les dejo, que va a empe­zar el par­ti­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *