Cam­pa­ña 28 de Mayo. Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos, Dere­chos de Ciu­da­da­nía. ¡Exí­ge­los, Defién­de­los, Ejér­ce­los! – Red Salud

Los dere­chos del cuer­po, de la sexua­li­dad y la repro­duc­ción son dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les. Este con­cep­to, que en una pri­me­ra lec­tu­ra pue­de pare­cer dema­sia­do abs­trac­to, en reali­dad tie­ne una direc­ta rela­ción con la vida coti­dia­na de las muje­res, con el goce de una sexua­li­dad libre y sin ries­gos, con su posi­bi­li­dad de ele­gir ser madres o no, con el acce­so a ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va con cali­dad de la aten­ción, con la garan­tía de vivir libres de toda for­ma de vio­len­cia y coer­ción, con el res­pe­to y cui­da­do de sus cuerpos.


Por otra par­te, aun­que los con­te­ni­dos de varios tra­ta­dos y con­ven­cio­nes de dere­chos huma­nos de una u otra for­ma alu­den a los dere­chos de las per­so­nas en el ámbi­to de su sexua­li­dad y repro­duc­ción, toda­vía exis­te el desa­fío de con­tar con un tra­ta­do con “nom­bre pro­pio”, es decir, espe­cí­fi­co sobre estos dere­chos, ya que per­mi­ti­ría avan­zar hacia su exi­gi­bi­li­dad. En este pun­to es nece­sa­rio des­ta­car el impul­so arti­cu­la­do de nume­ro­sas redes y orga­ni­za­cio­nes socia­les en torno a la Cam­pa­ña por una Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na de los Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos, de la cual nos hace­mos par­te como Red.


Sin embar­go, qui­zás el reto mayor es lograr que la vida de las muje­res, a lo lar­go de todo su ciclo vital, expre­se efec­ti­va­men­te el pleno ejer­ci­cio de estos dere­chos como par­te de su ciu­da­da­nía social. Por­que si no es así, esto demos­tra­ría en for­ma irre­fu­ta­ble que el avan­ce de las muje­res hacia una ciu­da­da­nía ple­na aún no lle­ga a la meta en este ter­cer mile­nio, y que las demo­cra­cias actua­les incum­plen su deber de repre­sen­tar las deman­das de todos los colec­ti­vos sociales.

Es por ello que la Red de Salud de las Muje­res Lati­no­ame­ri­ca­nas y del Cari­be, una vez más, quie­re hacer del 28 de mayo, Día Inter­na­cio­nal de Acción por la Salud de la Mujer, una jor­na­da regio­nal de exi­gen­cias para que los dere­chos de las muje­res en el ámbi­to de la sexua­li­dad y la repro­duc­ción sean ple­na­men­te res­pe­ta­dos y cau­te­la­dos. Y para que las mis­mas muje­res se apro­pien de ellos en todo su potencial.

Por lo tan­to, el lla­ma­do a la acción Los Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos son Dere­chos de Ciu­da­da­nía, ¡Exí­ge­los, defién­de­los, ejér­ce­los! se pro­po­ne el siguien­te objetivo:

Pro­mo­ver en la socie­dad en gene­ral, y en los toma­do­res de deci­sión en par­ti­cu­lar, el res­pe­to de los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos de las muje­res como dere­chos huma­nos y dere­chos de ciu­da­da­nía, expre­sa­dos en:

• Salud sexual y repro­duc­ti­va ple­na, duran­te todo el ciclo vital.
• Mater­ni­dad volun­ta­ria, gozo­sa y pro­te­gi­da, y res­pe­to a quie­nes expre­sen la deci­sión de no ser madres.
• Acce­so a ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va, con bue­na cali­dad de la aten­ción, opor­tu­na y ase­qui­ble, y sin dis­cri­mi­na­ción de nin­gún tipo.
• Acce­so garan­ti­za­do a todos los méto­dos anti­con­cep­ti­vos moder­nos, inclu­yen­do la anti­con­cep­ción de emer­gen­cia y los con­do­nes mas­cu­li­nos y femeninos.
• Dere­cho al abor­to libre, segu­ro y legal, y fin de las per­se­cu­cio­nes con­tra las muje­res que abortan.
• Res­pe­to a la libre deci­sión de las muje­res sobre su sexua­li­dad, bajo la opción que ellas decidan.
• Recha­zo a toda expre­sión de vio­len­cia y coer­ción en estos ámbi­tos, sea que pro­ven­ga de su círcu­lo ínti­mo, de extra­ños o de instituciones.
• Fomen­to a las res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das entre muje­res y hom­bres en salud sexual y repro­duc­ti­va, en espe­cial, en la regu­la­ción de la fecun­di­dad, pre­ven­ción de infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual (inclu­yen­do el VIH/​SIDA), crian­za de hijas e hijos, y cui­da­do de salud familiar.

Los dere­chos del cuer­po, sexua­li­dad y reproducción

Dife­ren­tes tra­ta­dos inter­na­cio­na­les han sen­ta­do las bases para el reco­no­ci­mien­to y pro­tec­ción de los dere­chos del cuer­po en la sexua­li­dad y la repro­duc­ción, ya que alu­den a la pro­tec­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les en estos ámbi­tos, tales como: el dere­cho a la vida, a la salud, a la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción, a la inte­gri­dad per­so­nal, a la inti­mi­dad y a estar libres de violencia.

Con­si­de­ran­do, ade­más, que la salud es un com­ple­jo fenó­meno bio­psi­co­so­cial, tam­bién el dere­cho a la edu­ca­ción, al tra­ba­jo y la vivien­da son indis­pen­sa­bles para que los dere­chos del cuer­po tomen for­ma con­cre­ta, pues­to que si una mujer está ago­bia­da por la pobre­za, por la fal­ta de habi­ta­ción o care­ce de edu­ca­ción sufi­cien­te, esto la colo­ca en con­di­cio­nes de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad y des­pro­tec­ción en todos los ámbi­tos de su vida, inclu­yen­do la salud.

Algu­nos de los ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les para la pro­tec­ción de estos dere­chos son:
• Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Humanos,
• Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Políticos,
• Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Culturales,
• Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño/​a,
• Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Humanos.
• Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer, CEDAW, y
• Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mujer, Con­ven­ción de Belem do Pará.

Con­si­de­ran­do que la pro­tec­ción de la salud sexual y repro­duc­ti­va es un paso indis­pen­sa­ble para el goce de los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos, es indis­pen­sa­ble que los Esta­dos la garan­ti­cen, pro­mue­van y pro­te­jan. Por lo tan­to, deben tomar en cuen­ta las nece­si­da­des par­ti­cu­la­res de salud de las muje­res (y de los hom­bres), a par­tir de su diver­si­dad y sus con­di­cio­nes de vida. Y deben eli­mi­nar todas las barre­ras lega­les, eco­nó­mi­cas, reli­gio­sas y cul­tu­ra­les para la aten­ción a la salud sexual y reproductiva.

Efec­ti­va­men­te, hay barre­ras que obs­ta­cu­li­zan la salud y los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las mujeres:

Leyes que pena­li­zan o res­trin­gen el abor­to; difi­cul­ta­des para obte­ner anti­con­cep­ti­vos, en espe­cial anti­con­cep­ción de emer­gen­cia y con­do­nes; nega­ti­va para este­ri­li­za­ción qui­rúr­gi­ca volun­ta­ria inclu­so si es legal; dis­cri­mi­na­ción para aten­ción de ado­les­cen­tes, muje­res les­bia­nas y bise­xua­les, muje­res vivien­do con el VIH/​SIDA, muje­res rura­les y afro­des­cen­dien­tes; pre­sio­nes de igle­sias y gru­pos alia­dos que bus­can impe­dir la auto­no­mía sexual y repro­duc­ti­va de muje­res y jóve­nes, etc.

Ade­más, la cali­dad, cober­tu­ra y acce­so a los ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va no siem­pre están garan­ti­za­dos pues depen­den de los medios eco­nó­mi­cos de las muje­res, del lugar geo­grá­fi­co don­de viven, de su raza/​etnia, etc. De hecho, la pobre­za es una barre­ra con­cre­ta y tan­gi­ble que enfren­tan las muje­res para garan­ti­zar la aten­ción de salud.

El dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción es, asi­mis­mo, cla­ve para garan­ti­zar los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos. Y se expre­sa, prin­ci­pal­men­te, en el dere­cho a deci­dir cuán­tos hijos tener y su espa­cia­mien­to, o no tener­los, y con­tar con los medios e infor­ma­ción para con­cre­tar esta deci­sión. Tam­bién se refle­ja en el mode­lo de sexua­li­dad que desea­mos vivir. Las opcio­nes libres, sin embar­go, solo son posi­bles cuan­do se eli­mi­nan todas las pre­sio­nes, vio­len­cias y con­tro­les sobre el cuer­po de las muje­res. Lamen­ta­ble­men­te, en las socie­da­des actua­les aún son fre­cuen­tes fenó­me­nos tales como:

La vio­len­cia sexual, el matri­mo­nio for­za­do y tem­prano, el man­da­to cul­tu­ral sobre la mater­ni­dad, el emba­ra­zo for­za­do, la pena­li­za­ción del abor­to, la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cias con­tra las expre­sio­nes de la diver­si­dad sexual, la estig­ma­ti­za­ción de la sexua­li­dad ado­les­cen­te, el uso y abu­so del cuer­po de las muje­res en los medios de comu­ni­ca­ción y publi­ci­dad, etc.

Por lo tan­to, es nece­sa­rio reafir­mar un con­cep­to de gran impor­tan­cia polí­ti­ca: el dere­cho a la inte­gri­dad físi­ca o cor­po­ral, que sos­tie­ne que las muje­res deben estar pro­te­gi­das de la inva­sión o intru­sión no desea­da en sus cuer­pos. Este prin­ci­pio tie­ne sus raí­ces en el res­pe­to a la dig­ni­dad huma­na, los dere­chos de liber­tad y segu­ri­dad de la per­so­na, y el dere­cho a la inti­mi­dad y pri­va­ci­dad. Así enten­di­do, el dere­cho a la inte­gri­dad físi­ca pro­te­ge de las res­tric­cio­nes no con­sen­sua­les res­pec­to de su auto­no­mía física.

Ade­más de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les ya men­cio­na­dos, los dere­chos huma­nos de la mujer han sido par­te de los pro­gra­mas de las con­fe­ren­cias mun­dia­les con­vo­ca­das por las Nacio­nes Uni­das, en espe­cial des­de la déca­da de los 90 del siglo pasa­do. Aun­que estos pro­gra­mas no crean obli­ga­cio­nes lega­les a los gobier­nos de los paí­ses sig­na­ta­rios ya que no son vin­cu­lan­tes, deben con­si­de­rar­se com­pro­mi­sos mora­les que dichos paí­ses asu­men fren­te a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Y ade­más se trans­for­man en ins­tru­men­tos de acción polí­ti­ca con los cua­les la socie­dad civil pue­de pre­sio­nar para el logro de mayo­res avances.

En este pun­to, cabe recor­dar el com­pro­mi­so que ha des­ple­ga­do el movi­mien­to de muje­res en torno al segui­mien­to de la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal sobre la Pobla­ción y Desa­rro­llo de El Cai­ro y la Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Mujer de Bejing, que en el año 2009 y 2010 cum­plie­ron 15 años, res­pec­ti­va­men­te, des­de su rea­li­za­ción. Ambas logra­ron incor­po­rar en sus pro­gra­mas de acción una serie de reco­men­da­cio­nes que alu­den direc­ta­men­te a la salud sexual y repro­duc­ti­va de las muje­res, y a los dere­chos corre­la­ti­vos, para avan­zar a res­pues­tas con­cre­tas fren­te a las bre­chas, des­igual­da­des y vacíos que per­sis­ten en estos ámbi­tos. Más aun, este año 2010 se cum­plen los 10 años des­de la apro­ba­ción de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio, que sí cons­ti­tu­yen un com­pro­mi­so vin­cu­lan­te para los gobier­nos, lo que plan­tea nue­vos desa­fíos en tér­mi­nos de moni­to­reo y pre­sión ciudadana.

Cabe hacer notar que recien­te­men­te, en agos­to del año 2009, duran­te el Encuen­tro de Muje­res de Redes Regio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en el Pro­ce­so de Cai­ro + 15, se fir­mó la Decla­ra­ción de Pana­má que pue­de con­si­de­rar­se una guía de ruta para tra­ba­jar en torno a los acuer­dos de la Con­fe­ren­cia de El Cai­ro, con espe­cial énfa­sis en la pro­tec­ción y pro­mo­ción de la salud y dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de muje­res y niñas.

Por lo tan­to, enten­dien­do la cali­dad de ciu­da­da­nía como el dere­cho a tener dere­chos, y ade­más ejer­cer­los, la RSMLAC quie­re hacer de este Lla­ma­do a la Acción un pro­ce­so que per­mi­ta a nues­tras orga­ni­za­cio­nes afi­lia­das iden­ti­fi­car algu­nos de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, denun­ciar sus efec­tos y exi­gir que sean corregidos.

Este 28 de Mayo, por lo tan­to, denun­cia­re­mos algu­nas situa­cio­nes que tie­nen con­se­cuen­cias noci­vas para los dere­chos de las muje­res, en espe­cial para sus dere­chos sexua­les y reproductivos:

• La his­tó­ri­ca opo­si­ción de la jerar­quía de la Igle­sia Cató­li­ca con­tra los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, que se expre­sa en un dis­cur­so fun­da­men­ta­lis­ta, auto­ri­ta­rio y cas­ti­ga­dor, y en su intro­mi­sión inde­bi­da en las polí­ti­cas de los Esta­dos. Lo que con­tras­ta con los ver­gon­zo­sos deli­tos de pedofi­lia y abu­sos que con­ti­núan sien­do denunciados.
• El impac­to des­pro­por­cio­na­do de la pobre­za en las muje­res, y los efec­tos de este fenó­meno en sus dere­chos huma­nos sexua­les y reproductivos.
• Los gra­ves efec­tos de la vio­len­cia con­tra las muje­res en su salud inte­gral, fomen­ta­da a par­tir de la natu­ra­li­za­ción social de este fenómeno.

A par­tir de estos tres enfo­ques, que serán apo­ya­dos con Hojas Temá­ti­cas para la Acción que se difun­di­rán amplia­men­te duran­te abril y mayo, la RSMLAC quie­re con­tri­buir para el empo­de­ra­mien­to de las muje­res a par­tir del reco­no­ci­mien­to de sus dere­chos sobre su cuer­po, sexua­li­dad y repro­duc­ción, como dere­chos humanos.

A con­ti­nua­ción pue­de bajar el tex­to com­ple­to del lla­ma­do, el for­mu­la­rio de pro­pues­tas y la Hoja de Acción 1.

Leer más…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *