Cam­pa­ña 28 de Mayo. Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos, Dere­chos de Ciu­da­da­nía. ¡Exí­ge­los, Defién­de­los, Ejér­ce­los! – Red Salud

Los dere­chos del cuer­po, de la sexua­li­dad y la repro­duc­ción son dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les. Este con­cep­to, que en una pri­me­ra lec­tu­ra pue­de pare­cer dema­sia­do abs­trac­to, en reali­dad tie­ne una direc­ta rela­ción con la vida coti­dia­na de las muje­res, con el goce de una sexua­li­dad libre y sin ries­gos, con su posi­bi­li­dad de ele­gir ser madres o no, con el acce­so a ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va con cali­dad de la aten­ción, con la garan­tía de vivir libres de toda for­ma de vio­len­cia y coer­ción, con el res­pe­to y cui­da­do de sus cuerpos.


Por otra par­te, aun­que los con­te­ni­dos de varios tra­ta­dos y con­ven­cio­nes de dere­chos huma­nos de una u otra for­ma alu­den a los dere­chos de las per­so­nas en el ámbi­to de su sexua­li­dad y repro­duc­ción, toda­vía exis­te el desa­fío de con­tar con un tra­ta­do con “nom­bre pro­pio”, es decir, espe­cí­fi­co sobre estos dere­chos, ya que per­mi­ti­ría avan­zar hacia su exi­gi­bi­li­dad. En este pun­to es nece­sa­rio des­ta­car el impul­so arti­cu­la­do de nume­ro­sas redes y orga­ni­za­cio­nes socia­les en torno a la Cam­pa­ña por una Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na de los Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos, de la cual nos hace­mos par­te como Red.


Sin embar­go, qui­zás el reto mayor es lograr que la vida de las muje­res, a lo lar­go de todo su ciclo vital, expre­se efec­ti­va­men­te el pleno ejer­ci­cio de estos dere­chos como par­te de su ciu­da­da­nía social. Por­que si no es así, esto demos­tra­ría en for­ma irre­fu­ta­ble que el avan­ce de las muje­res hacia una ciu­da­da­nía ple­na aún no lle­ga a la meta en este ter­cer mile­nio, y que las demo­cra­cias actua­les incum­plen su deber de repre­sen­tar las deman­das de todos los colec­ti­vos sociales.

Es por ello que la Red de Salud de las Muje­res Lati­no­ame­ri­ca­nas y del Cari­be, una vez más, quie­re hacer del 28 de mayo, Día Inter­na­cio­nal de Acción por la Salud de la Mujer, una jor­na­da regio­nal de exi­gen­cias para que los dere­chos de las muje­res en el ámbi­to de la sexua­li­dad y la repro­duc­ción sean ple­na­men­te res­pe­ta­dos y cau­te­la­dos. Y para que las mis­mas muje­res se apro­pien de ellos en todo su potencial.

Por lo tan­to, el lla­ma­do a la acción Los Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos son Dere­chos de Ciu­da­da­nía, ¡Exí­ge­los, defién­de­los, ejér­ce­los! se pro­po­ne el siguien­te objetivo:

Pro­mo­ver en la socie­dad en gene­ral, y en los toma­do­res de deci­sión en par­ti­cu­lar, el res­pe­to de los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos de las muje­res como dere­chos huma­nos y dere­chos de ciu­da­da­nía, expre­sa­dos en:

• Salud sexual y repro­duc­ti­va ple­na, duran­te todo el ciclo vital.
• Mater­ni­dad volun­ta­ria, gozo­sa y pro­te­gi­da, y res­pe­to a quie­nes expre­sen la deci­sión de no ser madres.
• Acce­so a ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va, con bue­na cali­dad de la aten­ción, opor­tu­na y ase­qui­ble, y sin dis­cri­mi­na­ción de nin­gún tipo.
• Acce­so garan­ti­za­do a todos los méto­dos anti­con­cep­ti­vos moder­nos, inclu­yen­do la anti­con­cep­ción de emer­gen­cia y los con­do­nes mas­cu­li­nos y femeninos.
• Dere­cho al abor­to libre, segu­ro y legal, y fin de las per­se­cu­cio­nes con­tra las muje­res que abortan.
• Res­pe­to a la libre deci­sión de las muje­res sobre su sexua­li­dad, bajo la opción que ellas decidan.
• Recha­zo a toda expre­sión de vio­len­cia y coer­ción en estos ámbi­tos, sea que pro­ven­ga de su círcu­lo ínti­mo, de extra­ños o de instituciones.
• Fomen­to a las res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das entre muje­res y hom­bres en salud sexual y repro­duc­ti­va, en espe­cial, en la regu­la­ción de la fecun­di­dad, pre­ven­ción de infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual (inclu­yen­do el VIH/​SIDA), crian­za de hijas e hijos, y cui­da­do de salud familiar.

Los dere­chos del cuer­po, sexua­li­dad y reproducción

Dife­ren­tes tra­ta­dos inter­na­cio­na­les han sen­ta­do las bases para el reco­no­ci­mien­to y pro­tec­ción de los dere­chos del cuer­po en la sexua­li­dad y la repro­duc­ción, ya que alu­den a la pro­tec­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les en estos ámbi­tos, tales como: el dere­cho a la vida, a la salud, a la igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción, a la inte­gri­dad per­so­nal, a la inti­mi­dad y a estar libres de violencia.

Con­si­de­ran­do, ade­más, que la salud es un com­ple­jo fenó­meno bio­psi­co­so­cial, tam­bién el dere­cho a la edu­ca­ción, al tra­ba­jo y la vivien­da son indis­pen­sa­bles para que los dere­chos del cuer­po tomen for­ma con­cre­ta, pues­to que si una mujer está ago­bia­da por la pobre­za, por la fal­ta de habi­ta­ción o care­ce de edu­ca­ción sufi­cien­te, esto la colo­ca en con­di­cio­nes de mayor vul­ne­ra­bi­li­dad y des­pro­tec­ción en todos los ámbi­tos de su vida, inclu­yen­do la salud.

Algu­nos de los ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les para la pro­tec­ción de estos dere­chos son:
• Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Humanos,
• Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Políticos,
• Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Culturales,
• Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño/​a,
• Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de Dere­chos Humanos.
• Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer, CEDAW, y
• Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mujer, Con­ven­ción de Belem do Pará.

Con­si­de­ran­do que la pro­tec­ción de la salud sexual y repro­duc­ti­va es un paso indis­pen­sa­ble para el goce de los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos, es indis­pen­sa­ble que los Esta­dos la garan­ti­cen, pro­mue­van y pro­te­jan. Por lo tan­to, deben tomar en cuen­ta las nece­si­da­des par­ti­cu­la­res de salud de las muje­res (y de los hom­bres), a par­tir de su diver­si­dad y sus con­di­cio­nes de vida. Y deben eli­mi­nar todas las barre­ras lega­les, eco­nó­mi­cas, reli­gio­sas y cul­tu­ra­les para la aten­ción a la salud sexual y reproductiva.

Efec­ti­va­men­te, hay barre­ras que obs­ta­cu­li­zan la salud y los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las mujeres:

Leyes que pena­li­zan o res­trin­gen el abor­to; difi­cul­ta­des para obte­ner anti­con­cep­ti­vos, en espe­cial anti­con­cep­ción de emer­gen­cia y con­do­nes; nega­ti­va para este­ri­li­za­ción qui­rúr­gi­ca volun­ta­ria inclu­so si es legal; dis­cri­mi­na­ción para aten­ción de ado­les­cen­tes, muje­res les­bia­nas y bise­xua­les, muje­res vivien­do con el VIH/​SIDA, muje­res rura­les y afro­des­cen­dien­tes; pre­sio­nes de igle­sias y gru­pos alia­dos que bus­can impe­dir la auto­no­mía sexual y repro­duc­ti­va de muje­res y jóve­nes, etc.

Ade­más, la cali­dad, cober­tu­ra y acce­so a los ser­vi­cios de salud sexual y repro­duc­ti­va no siem­pre están garan­ti­za­dos pues depen­den de los medios eco­nó­mi­cos de las muje­res, del lugar geo­grá­fi­co don­de viven, de su raza/​etnia, etc. De hecho, la pobre­za es una barre­ra con­cre­ta y tan­gi­ble que enfren­tan las muje­res para garan­ti­zar la aten­ción de salud.

El dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción es, asi­mis­mo, cla­ve para garan­ti­zar los dere­chos sexua­les y dere­chos repro­duc­ti­vos. Y se expre­sa, prin­ci­pal­men­te, en el dere­cho a deci­dir cuán­tos hijos tener y su espa­cia­mien­to, o no tener­los, y con­tar con los medios e infor­ma­ción para con­cre­tar esta deci­sión. Tam­bién se refle­ja en el mode­lo de sexua­li­dad que desea­mos vivir. Las opcio­nes libres, sin embar­go, solo son posi­bles cuan­do se eli­mi­nan todas las pre­sio­nes, vio­len­cias y con­tro­les sobre el cuer­po de las muje­res. Lamen­ta­ble­men­te, en las socie­da­des actua­les aún son fre­cuen­tes fenó­me­nos tales como:

La vio­len­cia sexual, el matri­mo­nio for­za­do y tem­prano, el man­da­to cul­tu­ral sobre la mater­ni­dad, el emba­ra­zo for­za­do, la pena­li­za­ción del abor­to, la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cias con­tra las expre­sio­nes de la diver­si­dad sexual, la estig­ma­ti­za­ción de la sexua­li­dad ado­les­cen­te, el uso y abu­so del cuer­po de las muje­res en los medios de comu­ni­ca­ción y publi­ci­dad, etc.

Por lo tan­to, es nece­sa­rio reafir­mar un con­cep­to de gran impor­tan­cia polí­ti­ca: el dere­cho a la inte­gri­dad físi­ca o cor­po­ral, que sos­tie­ne que las muje­res deben estar pro­te­gi­das de la inva­sión o intru­sión no desea­da en sus cuer­pos. Este prin­ci­pio tie­ne sus raí­ces en el res­pe­to a la dig­ni­dad huma­na, los dere­chos de liber­tad y segu­ri­dad de la per­so­na, y el dere­cho a la inti­mi­dad y pri­va­ci­dad. Así enten­di­do, el dere­cho a la inte­gri­dad físi­ca pro­te­ge de las res­tric­cio­nes no con­sen­sua­les res­pec­to de su auto­no­mía física.

Ade­más de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les ya men­cio­na­dos, los dere­chos huma­nos de la mujer han sido par­te de los pro­gra­mas de las con­fe­ren­cias mun­dia­les con­vo­ca­das por las Nacio­nes Uni­das, en espe­cial des­de la déca­da de los 90 del siglo pasa­do. Aun­que estos pro­gra­mas no crean obli­ga­cio­nes lega­les a los gobier­nos de los paí­ses sig­na­ta­rios ya que no son vin­cu­lan­tes, deben con­si­de­rar­se com­pro­mi­sos mora­les que dichos paí­ses asu­men fren­te a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Y ade­más se trans­for­man en ins­tru­men­tos de acción polí­ti­ca con los cua­les la socie­dad civil pue­de pre­sio­nar para el logro de mayo­res avances.

En este pun­to, cabe recor­dar el com­pro­mi­so que ha des­ple­ga­do el movi­mien­to de muje­res en torno al segui­mien­to de la Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal sobre la Pobla­ción y Desa­rro­llo de El Cai­ro y la Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Mujer de Bejing, que en el año 2009 y 2010 cum­plie­ron 15 años, res­pec­ti­va­men­te, des­de su rea­li­za­ción. Ambas logra­ron incor­po­rar en sus pro­gra­mas de acción una serie de reco­men­da­cio­nes que alu­den direc­ta­men­te a la salud sexual y repro­duc­ti­va de las muje­res, y a los dere­chos corre­la­ti­vos, para avan­zar a res­pues­tas con­cre­tas fren­te a las bre­chas, des­igual­da­des y vacíos que per­sis­ten en estos ámbi­tos. Más aun, este año 2010 se cum­plen los 10 años des­de la apro­ba­ción de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio, que sí cons­ti­tu­yen un com­pro­mi­so vin­cu­lan­te para los gobier­nos, lo que plan­tea nue­vos desa­fíos en tér­mi­nos de moni­to­reo y pre­sión ciudadana.

Cabe hacer notar que recien­te­men­te, en agos­to del año 2009, duran­te el Encuen­tro de Muje­res de Redes Regio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en el Pro­ce­so de Cai­ro + 15, se fir­mó la Decla­ra­ción de Pana­má que pue­de con­si­de­rar­se una guía de ruta para tra­ba­jar en torno a los acuer­dos de la Con­fe­ren­cia de El Cai­ro, con espe­cial énfa­sis en la pro­tec­ción y pro­mo­ción de la salud y dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de muje­res y niñas.

Por lo tan­to, enten­dien­do la cali­dad de ciu­da­da­nía como el dere­cho a tener dere­chos, y ade­más ejer­cer­los, la RSMLAC quie­re hacer de este Lla­ma­do a la Acción un pro­ce­so que per­mi­ta a nues­tras orga­ni­za­cio­nes afi­lia­das iden­ti­fi­car algu­nos de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, denun­ciar sus efec­tos y exi­gir que sean corregidos.

Este 28 de Mayo, por lo tan­to, denun­cia­re­mos algu­nas situa­cio­nes que tie­nen con­se­cuen­cias noci­vas para los dere­chos de las muje­res, en espe­cial para sus dere­chos sexua­les y reproductivos:

• La his­tó­ri­ca opo­si­ción de la jerar­quía de la Igle­sia Cató­li­ca con­tra los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, que se expre­sa en un dis­cur­so fun­da­men­ta­lis­ta, auto­ri­ta­rio y cas­ti­ga­dor, y en su intro­mi­sión inde­bi­da en las polí­ti­cas de los Esta­dos. Lo que con­tras­ta con los ver­gon­zo­sos deli­tos de pedofi­lia y abu­sos que con­ti­núan sien­do denunciados.
• El impac­to des­pro­por­cio­na­do de la pobre­za en las muje­res, y los efec­tos de este fenó­meno en sus dere­chos huma­nos sexua­les y reproductivos.
• Los gra­ves efec­tos de la vio­len­cia con­tra las muje­res en su salud inte­gral, fomen­ta­da a par­tir de la natu­ra­li­za­ción social de este fenómeno.

A par­tir de estos tres enfo­ques, que serán apo­ya­dos con Hojas Temá­ti­cas para la Acción que se difun­di­rán amplia­men­te duran­te abril y mayo, la RSMLAC quie­re con­tri­buir para el empo­de­ra­mien­to de las muje­res a par­tir del reco­no­ci­mien­to de sus dere­chos sobre su cuer­po, sexua­li­dad y repro­duc­ción, como dere­chos humanos.

A con­ti­nua­ción pue­de bajar el tex­to com­ple­to del lla­ma­do, el for­mu­la­rio de pro­pues­tas y la Hoja de Acción 1.

Leer más…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.