62 ani­ver­sa­rio de la Nak­ba

La Nak­ba con­me­mo­ra cada 15 de mayo el «desas­tre» que pro­vo­có la hui­da de miles de pales­ti­nos a cau­sa de la fun­da­ción de Israel.
Un millón y medio de ára­bes viven como ciu­da­da­nos de segun­da den­tro del esta­do judío que cele­bra su crea­ción duran­te estos días.

Las vivien­das del barrio de Wadi Sha­lib, en Hai­fa (actual Israel), lle­van déca­das sin ser habi­ta­das por sus due­ños. Rodea­do por moder­nos edi­fi­cios de ofi­ci­nas, la basu­ra y las malas hier­bas han comen­za­do a comer­se unos blo­ques de casas que se han con­ver­ti­do en tes­ti­mo­nio de la Nak­ba en el inte­rior de Israel. «Nadie pue­de vivir aquí», expli­ca Eyad Barghou­ti, miem­bro de Itti­jah, la coor­di­na­do­ra de ONG pales­ti­nas que tra­ba­jan den­tro del Esta­do hebreo, que lamen­ta que los inten­tos de revi­ta­li­zar la zona y devol­ver las vivien­das a sus anti­guos due­ños hayan sido abor­ta­dos por los israe­líes.

En reali­dad, 62 años des­pués de la Nak­ba, resul­ta impo­si­ble hablar con nin­guno de los pro­pie­ta­rios ori­gi­na­les. Podrían resi­dir en Líbano, en cual­quie­ra de los 12 cam­pos de refu­gia­dos don­de se haci­nan más de 600.000 pales­ti­nos. O podrían haber ter­mi­na­do en Jenin, o en Nablus, en los terri­to­rios ocu­pa­dos, don­de las lla­ves de sus anti­guas vivien­das se han con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la obs­ti­na­ción pales­ti­na. Por­que las pie­dras de Wadi Sha­lib, vacías y con el núme­ro 48 gra­ba­do en sus ven­ta­nas tapia­das, son el tes­ti­mo­nio de la cam­pa­ña de «des­ara­bi­za­ción» de los pri­me­ros líde­res israe­líes y que se extien­de has­ta la actua­li­dad. Úni­ca­men­te 3.000 de los 75.000 habi­tan­tes de la ciu­dad ori­gi­nal resis­tie­ron al plan de expul­sión masi­va pues­to en mar­cha en abril de 1948, ape­nas un mes antes de que David Ben Gurión pro­cla­ma­se el Esta­do de Israel.

El his­to­ria­dor israe­lí Ilan Pap­pé recuer­da en su obra «La lim­pie­za étni­ca pales­ti­na»: «Los judíos que­rían la ciu­dad por­tua­ria pero sin los 75.000 pales­ti­nos que vivían allí». Para ello, los sio­nis­tas bom­bar­dea­ron Hai­fa duran­te meses, lle­gan­do a dis­pa­rar con­tra civi­les que sólo bus­ca­ban refu­gio en Líbano. Según la Aso­cia­ción Ára­be por los Dere­chos Huma­nos «más de 800.000 pales­ti­nos fue­ron expul­sa­dos en la cam­pa­ña mili­tar israe­lí des­ata­da entre 1947 y 1948». El siguien­te paso fue la con­fis­ca­ción de sus pro­pie­da­des, que pasa­ron a manos del Esta­do en vir­tud de la «Ley del ausen­te» que per­mi­tía hacer­se con los bie­nes de los pales­ti­nos que habían hui­do para entre­gár­se­las a los judíos.

«El desas­tre no ha con­clui­do», denun­cia Barghou­ti. 60 años des­pués de la crea­ción de Israel, más de 1,5 millo­nes de pales­ti­nos resi­den en el inte­rior del Esta­do hebreo, el 20% de la pobla­ción total, con­cen­tra­dos en las loca­li­da­des del nor­te de Gali­lea como Akko, Naza­ret o Umm El Fahm. «Vivi­mos como ciu­da­da­nos de ter­ce­ra», ase­gu­ra Nadim Nashif, direc­tor de Balad­na, la aso­cia­ción de jóve­nes pales­ti­nos den­tro de Israel. Los ára­bes con docu­men­ta­ción israe­lí, tam­bién cono­ci­dos como ára­bes israe­líes, son otra cara del Esta­do judío, que sigue con­si­de­rán­do­los una ame­na­za para la hege­mo­nía hebrea.

La per­se­cu­ción polí­ti­ca, el empo­bre­ci­mien­to y el pro­ce­so de judei­za­ción desa­rro­lla­do por Tel Aviv son las prin­ci­pa­les ame­na­zas que enfren­ta esta comu­ni­dad, según sub­ra­ya Nashif. Ade­más, últi­ma­men­te se ha regis­tra­do un aumen­to de los ata­ques xenó­fo­bos pro­ta­go­ni­za­dos por hebreos, así como del hos­ti­ga­mien­to a manos de la Poli­cía.

«Todo comen­zó en 1948»

Ade­más, la pro­mo­ción inter­na­cio­nal de una solu­ción de dos esta­dos ha cen­tra­do la aten­ción mediá­ti­ca en Gaza y Cis­jor­da­nia, obvian­do aún más la pro­ble­má­ti­ca de los pales­ti­nos del 48. «Exis­te una ten­den­cia a situar el con­flic­to en torno a los terri­to­rios ocu­pa­dos en 1967, pero ésta sólo es una fase. Todo comen­zó en 1948», recor­da­ba en una entre­vis­ta con GARA Ameer Makhoul, direc­tor de Itti­jah, y recien­te­men­te arres­ta­do por el ser­vi­cio secre­to hebreo.

Makhoul resi­día, has­ta su arres­to, en Hai­fa, uno de los núcleos de pobla­ción don­de se con­cen­tran los pales­ti­nos con car­né israe­lí. Aun­que Tel Aviv ha tra­ta­do de ven­der la ciu­dad por­tua­ria como un ejem­plo de con­vi­ven­cia entre las dos comu­ni­da­des, la segre­ga­ción entre ára­bes y judíos es su prin­ci­pal carac­te­rís­ti­ca. «La admi­nis­tra­ción fun­cio­na a dife­ren­tes nive­les depen­dien­do de cuál sea tu pro­ce­den­cia», ase­gu­ra Nadim Nashif, que expli­ca que «más de la mitad de los jóve­nes» de su comu­ni­dad viven bajo el umbral de la pobre­za. Aspec­tos como el acce­so a la edu­ca­ción o las infra­es­truc­tu­ras son la mues­tra de una polí­ti­ca de segre­ga­ción que tie­ne como obje­ti­vo man­te­ner la hege­mo­nía judía. «Los pales­ti­nos estu­dia­mos en un sis­te­ma sepa­ra­do y con muchas menos opor­tu­ni­da­des», seña­la el direc­tor de Balad­na, quien aña­de que el currí­cu­lum que se apren­de en las escue­las es otro ele­men­to de «judei­za­ción».

Lo cier­to es que, mien­tras que la pobla­ción pales­ti­na está obli­ga­da a estu­diar hebreo o his­to­ria del pue­blo judío, las auto­ri­da­des edu­ca­ti­vas han prohi­bi­do cual­quier refe­ren­cia a la Nak­ba en los libros de tex­to. Ade­más, un pro­yec­to de ley que deba­te actual­men­te el Par­la­men­to podría vetar las con­me­mo­ra­cio­nes de la «catás­tro­fe» orga­ni­za­das por los gru­pos pales­ti­nos, que cada año se des­pla­zan a uno de los 532 muni­ci­pios que fue­ron arra­sa­dos en 1948.

«Exis­te una polí­ti­ca israe­lí des­de 1948 que tra­ta de expul­sar­nos. Están con­fis­can­do nues­tras tie­rras, demo­lien­do casas… Muchas loca­li­da­des pales­ti­nas den­tro del Esta­do de Israel pare­cen cam­pos de refu­gia­dos», seña­la­ba Abdelha­keem Mufla, por­ta­voz del movi­mien­to islá­mi­co den­tro del Esta­do hebreo, en una entre­vis­ta a GARA. Mufla, que resi­de en Umm El Fahm, uno de los muni­ci­pios de mayo­ría ára­be, está en lo cier­to, ya que las carre­te­ras o los hos­pi­ta­les lle­gan a una u otra loca­li­dad depen­dien­do de cuál sea la com­po­si­ción étni­ca de la mis­ma.

La per­se­cu­ción reli­gio­sa es otra de las caras del hos­ti­ga­mien­to israe­lí. Dos de los tem­plos musul­ma­nes que toda­vía que­dan en pie jun­to al barrio de Wadi Sha­lib estu­vie­ron recien­te­men­te a pun­to de ser ven­di­dos a com­pa­ñías hebreas, que pre­ten­dían derruir­los para cons­truir edi­fi­cios de ofi­ci­nas. «Gra­cias a las movi­li­za­cio­nes con­se­gui­mos parar los pla­nes del Ayun­ta­mien­to», sub­ra­ya Barghou­ti. La mez­qui­ta de Ezze­dim Al-Qas­sam es una de ellas y su caso es espe­cial­men­te sim­bó­li­co, ya que éste fue el tem­plo des­de el que el jeque Al-Qas­sam lide­ró la revuel­ta ára­be con­tra la colo­ni­za­ción judía de Hai­fa en los años 30. Aho­ra, las bri­ga­das arma­das de Hamas han toma­do su nom­bre.

La polí­ti­ca es otro de los ámbi­tos de segre­ga­ción. En Israel exis­ten tres par­ti­dos que defien­den las posi­cio­nes pales­ti­nas. Son el Hadash (Par­ti­do Comu­nis­ta, que inclu­ye en sus lis­tas a ára­bes y judíos), la Liga Ára­be Uni­da y el Balad. Ade­más, exis­ten otras fuer­zas como Abnaa Al Balad y el movi­mien­to islá­mi­co que pro­pug­nan el boi­cot al Par­la­men­to hebreo.

No obs­tan­te, la repre­sen­ta­ti­vi­dad de los par­ti­dos pales­ti­nos y su capa­ci­dad para inci­dir en la polí­ti­ca es prác­ti­ca­men­te tes­ti­mo­nial. A pesar de obte­ner 11 de los 120 esca­ños que for­man el Par­la­men­to israe­lí, nin­gún otro par­ti­do los tie­ne en cuen­ta. En la Knes­set, el sio­nis­mo es con­di­ción sine qua non para alcan­zar algún acuer­do. Ade­más, la ile­ga­li­za­ción de las for­ma­cio­nes pales­ti­nas siem­pre ha sido uno de los obje­ti­vos de la dere­cha israe­lí, que cuen­ta con el apo­yo de casi todo el arco polí­ti­co y que, si has­ta aho­ra no lo ha logra­do, ha sido por la opo­si­ción del Tri­bu­nal Supre­mo.

A pesar de todo, exis­ten ele­men­tos para la espe­ran­za. Con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rre en Gaza y Cis­jor­da­nia, don­de la divi­sión entre Al Fatah y Hamas ha que­bra­do la pro­pia socie­dad, los pales­ti­nos de los terri­to­rios del 48 man­tie­nen una fuer­te cohe­sión por enci­ma de sus dife­ren­cias. Como ase­gu­ra Abdelha­keem Mufla, «somos par­te del pue­blo pales­tino y de la nación ára­be. A pesar de lo que digan cier­tos acuer­dos de paz, estos terri­to­rios siguen ocu­pa­dos».

Deial­diak

Algor­ta

Gaur, 19.30ean elka­rre­ta­ratzea Telletxe pla­zan.

Tolo­sa

Gaur, 19.30ean dia­po­ra­ma ema­nal­dia Kul­tur Etxean.

Saka­na

Gaur, «To shoot an elephant» lana­ren ema­nal­dia hamar herri­tan.

Irun

Gaur, 19.30ean elka­rre­ta­ratzea Zabal­tza pla­zan.

Villa­bo­na

«To shoot an elephant» lana­ren ema­nal­dia gaz­tetxean. Uda­lak Pales­ti­na­ko ban­de­ra para­tu­ko du.

Oiar­tzun

Uda­lak Pales­ti­na­ko ban­de­ra para­tu­ko du.

Ale­gia

Uda­lak Pales­ti­na­ko ban­de­ra para­tu­ko du.

Altsa­su

Larun­ba­ta, kon­tzen­tra­zioa 13.30ean.

Liza­rra

Larun­ba­ta, kon­tzen­tra­zioa 13.00etan Nafa­rroa Behe­rea kalean.

Bermeo

Larun­ba­ta, «Elkar­ta­sun eki­men kul­tu­ra­la» 11.00etatik aurre­ra Goi­ko Pla­zan.

Oña­ti

Larun­ba­ta, mate­rial postua eta argaz­ki era­kus­ke­ta taber­ne­tan. Hila­ren 20an, bideo ema­nal­dia.

Iru­ñe­rria

Pales­ti­na­ko ban­de­rak eta iku­rrak jar­tze­ko deial­dia. Hila­ren 20an, Ser­gio Yah­ni­ren min­tzal­dia.

Bil­bo

Kaleak berres­ku­ra­tu eki­me­na­ren bar­nean, 1948ko kan­po­ra­ke­tak antzez­tu­ko dira.

Ermua

Hila­ren 19an, Ser­gio Yah­ni­ren min­tzal­dia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *