Zom­bi­vi­sión – Jakue Pas­cual

El bokor invo­ca a los cuer­pos sin alma, los levan­ta de la tum­ba y el vudú los escla­vi­za en plan­ta­cio­nes colo­nia­lis­tas. El zom­bie come, res­pi­ra, depo­ne, oye y has­ta casi habla; pero no recuer­da ni com­pren­de, se mue­ve mecá­ni­ca­men­te a ban­da­zos, pro­du­ce a lati­ga­zos y su mira­da no enfo­ca. Los hai­tia­nos velan la des­com­po­si­ción de sus muer­tos y los pro­te­gen con una mura­lla. Nazam­bi, nzúm­be, raíz afri­ca­na. Zon­bi crio­llo. En 1791 Bouk­man con­vo­ca a los escla­vos en el secre­to de la sel­va. Arden las plan­ta­cio­nes de los colo­nos fran­ce­ses. Tous­saint L’Ou­ver­tu­re pro­cla­ma la patria de los zom­bis.

«The magic island» de W. B. Sea­brook ins­pi­ra la hip­nó­ti­ca de Lugo­si en «Whi­te zom­bie». Love­craft con­ci­be los reani­ma­tor del doc­tor West. «Things to come» anti­ci­pa una pla­ga viral, «Yo soy leyen­da» rubri­ca la hipó­te­sis. «Yo andu­ve con un zom­bi». La fol­clo­ris­ta Zora Nea­le Hurs­ton fija su aten­ción en Feli­cia Felix-Men­tor, vein­te años muer­ta en vida, y el etno­bo­tá­ni­co Wade Davis con­si­de­ra que la mez­cla del coup de pou­dre del pez glo­bo y el estra­mo­nio te con­vier­ten en no-muer­to.

Geor­ge Rome­ro revo­lu­cio­na a los zom­bis. Los extrae de su ser­vi­dum­bre espi­ri­tual y los con­vier­te -«La noche de los muer­tos vivien­tes»- en una masa de putre­fac­tos con­su­mi­do­res de car­ne, de aspec­to simi­lar a Mikel Jakc­son en «Thri­ller». La emer­gen­cia nos sitúa en las puer­tas del Apo­ca­lip­sis en «28 días». «Zom­bie evo­lu­tion». En el s. XXI las muta­cio­nes hacen que los zom­bis adquie­ran velo­ci­dad y que se repro­duz­can por móvil (Cell).

Un Zom­bi Filo­só­fi­co des­cri­be la situa­ción teó­ri­ca en la que una per­so­na mani­fies­ta un com­por­ta­mien­to pare­ci­do al humano care­cien­do de expe­rien­cia o qua­lia. «Zom­bie Sur­vi­val Gui­de»: la pla­ga nace del virus Sola­num. La inten­si­dad de una epi­de­mia de zom­bis varía entre cla­se 1 y 4. Se reco­mien­da pro­veer­se de armas y ali­men­tos. Y se deta­lla cómo dis­po­ner la defen­sa en tu casa, la del vecino, en un cen­tro comer­cial o en una pla­ta­for­ma petro­lí­fe­ra. Regla núme­ro 6 nun­ca escri­ta: dis­pa­re a la cabe­za del zom­bi antes de pre­gun­tar.

«Todas las secuen­cias han lle­ga­do a su con­clu­sión, el tiem­po no pue­de espe­rar», can­tan Zom­bies en «Groen­lan­dia». Ser un zom­bi o un fan­tas­ma dat is the ques­tion, sen­ten­cia Anarkhe­rria. Que­re­mos ver zom­bis pasean­do por La Con­cha y comien­do pintxos de intes­tino cru­do, decla­ra el Mani­fies­to Zom­bi de Eus­ka­di. Los acti­vis­tas zom­bi mar­chan sobre Pit­ts­burg, Bara­kal­do y Pitu­fi­lan­dia.

«Resi­dent Evil» y «Dead Rising», jue­gos vir­tua­les zom­bi. Un con­jun­to de orde­na­do­res con­tro­la­dos por un ter­ce­ro es una red zom­bi. El Galaxy 15 es un saté­li­te zom­bi. El Tea Party Zom­bie de extre­ma dere­cha regre­sa con la Segun­da Revo­lu­ción Ame­ri­ca­na. El Direc­tor para Amé­ri­ca Lati­na del Cen­tro de Polí­ti­ca Inter­na­cio­nal de Washing­ton cons­ta­ta que «Oba­ma es una ver­sión zom­bie de Bush». «San­gre vaga­bun­da». La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca espa­ño­la pro­te­ge a las cons­truc­to­ras zom­bis. Y un Zom­bie Lehen­da­ka­ri ejer­ce el no-gobierno en un país zom­bi­fi­ca­do por el cen­tra­lis­mo.

¡Ringgggg! Me levan­to… Café, ducha y ropa. En la calle me cru­zo con mira­das vacías que no veo y me bam­bo­leo camino de la ofi­ci­na. No hay pre­gun­tas en mi cabe­za. Soy un zom­bi.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *