Un espía de EE.UU. invo­lu­cra­do en el aten­ta­do de Mum­bai en India – Red Vol­tai­re

La noti­cia de que el Buró Fede­ral de Inves­ti­ga­cio­nes (FBI) ha lle­ga­do a un con­ve­nio decla­ra­to­rio con David Cole­man Head­ley, quien tuvo un papel cru­cial en la pla­ni­fi­ca­ción del aten­ta­do terro­ris­ta en Mum­bai en noviem­bre de 2008, en el que murie­ron 166 per­so­nas, ha cau­sa­do gran albo­ro­to en India.

El con­ve­nio per­mi­te que el gobierno de EE.UU. no reve­le for­mal­men­te nin­gu­na evi­den­cia con­tra Head­ley ante un tri­bu­nal que podría haber inclui­do deta­lles de sus víncu­los con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU. u obli­gue a algún con­tra­in­te­rro­ga­to­rio de Head­ley por la fis­ca­lía.

Tam­po­co podrán ser repre­sen­ta­das por un abo­ga­do las fami­lias de las 166 víc­ti­mas para inte­rro­gar a Head­ley duran­te su pro­ce­so que comien­za en Chica­go. Los víncu­los de Head­ley con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU. segui­rán sien­do infor­ma­ción con­fi­den­cial y los nacio­na­les paquis­ta­níes invo­lu­cra­dos en los ata­ques de Mum­bai sal­drán impu­nes.
Ade­más, el FBI no per­mi­ti­rá la extra­di­ción de Head­ley a India y limi­ta­rá el acce­so de modo que las agen­cias indias no pue­den inte­rro­gar­lo con res­pec­to a sus víncu­los con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU. y Pakis­tán.

A cam­bio de acor­dar su cul­pa­bi­li­dad por las acu­sa­cio­nes en su con­tra, Head­ley reci­bi­rá un cas­ti­go más lige­ro que la pena de muer­te que era lo más pro­ba­ble.

El arres­to de Head­ley en Chica­go en octu­bre pasa­do pare­ció ini­cial­men­te un gran ade­lan­to en la cla­ri­fi­ca­ción de las ope­ra­cio­nes y acti­vi­da­des en India de Lash­kar-e-Tai­ba (LeT), la orga­ni­za­ción terro­ris­ta basa­da en Pakis­tán. Pero en su lugar los esfuer­zos fre­né­ti­cos del gobierno de Oba­ma por encu­brir los deta­lles del caso han lle­va­do a su con­clu­sión lógi­ca.

El con­ve­nio decla­ra­to­rio pro­vo­ca algu­nas pre­gun­tas deli­ca­das. LeT comen­zó a pla­ni­fi­car el ata­que con­tra Mum­bai alre­de­dor de sep­tiem­bre de 2006. Según el con­ve­nio decla­ra­to­rio Head­ley reali­zó cin­co visi­tas a India en misio­nes de reco­no­ci­mien­to entre 2006 y el ata­que de noviem­bre de 2008, vol­vien­do cada vez a EE.UU. vía Pakis­tán don­de se reu­nió «con varios cocons­pi­ra­do­res, inclu­yen­do, pero sin limi­tar­se, a miem­bros de LeT.»

El con­ve­nio decla­ra­to­rio se refie­re sim­ple­men­te a los «mani­pu­la­do­res» paquis­ta­níes de Head­ley como A, B, C y D. ¿Pero quié­nes son? Nun­ca lo sabre­mos.

Los estre­chos lazos de LeT con Inte­li­gen­cia Inter-Ser­vi­cios (ISI) de Pakis­tán son legión y es incon­ce­bi­ble que una seme­jan­te ope­ra­ción masi­va –con inmen­sas rami­fi­ca­cio­nes inter­na­cio­na­les y el poten­cial de pro­vo­car una gue­rra con India– pue­da haber sido empren­di­da sin el cono­ci­mien­to de la ISI, diri­gi­da por el gene­ral Ash­faq Par­vez Kia­ni, el actual jefe del ejér­ci­to, des­de octu­bre de 2004 has­ta octu­bre de 2007.

El con­ve­nio decla­ra­to­rio dice que des­pués de la quin­ta visi­ta de Head­ley a India: «El miem­bro A de Lash­kar [LeT] infor­mó al acu­sa­do [Head­ley] de una can­ti­dad de deta­lles refe­ren­tes a los ata­ques pla­ni­fi­ca­dos, inclu­yen­do que un equi­po de ata­can­tes esta­ba sien­do entre­na­do en una varie­dad de téc­ni­cas de com­ba­te, que el equi­po via­ja­ría a Mum­bai por mar y uti­li­za­ría el pun­to de ama­ra­je reco­men­da­do por el acu­sa­do, que el equi­po lucha­ría has­ta la muer­te y que no inten­ta­ría esca­par des­pués de los ata­ques».

Sin embar­go, la par­te ope­ra­ti­va del con­ve­nio decla­ra­to­rio no sólo exclu­ye la extra­di­ción de Head­ley a India sino que tam­po­co mues­tra que Head­ley haya dado algún tipo de com­pro­mi­so for­mal al FBI para some­ter­se a inte­rro­ga­to­rios por los indios. Sola­men­te ha acep­ta­do dar tes­ti­mo­nio en todo pro­ce­di­mien­to judi­cial extran­je­ro que se reali­ce en terri­to­rio de EE.UU.

En esen­cia, los esta­dou­ni­den­ses dicen que infor­ma­rán a los indios sobre lo que Head­ley está dicien­do y que no hay nece­si­dad de inte­rro­gar­lo cara a cara. Es algo dia­me­tral­men­te opues­to a la acti­tud de EE.UU. ante el jui­cio por Loc­ker­bie des­pués que un avión Pan AM en el que esta­lló una bom­ba se estre­lló en la ciu­dad esco­ce­sa de Loc­ker­bie en 1988. En total murie­ron 270 per­so­nas. El libio Abdel­ba­set Ali Moh­med al-Megrahi, fue con­de­na­do por par­ti­ci­pa­ción en el aten­ta­do.

De nue­vo, el con­ve­nio decla­ra­to­rio con­fir­ma que Head­ley tenía ante­ce­den­tes cri­mi­na­les en EE.UU. des­de 1989 como cons­pi­ra­dor para impor­tar heroí­na y pasó un total de seis años en pri­sión como resul­ta­do de cua­tro con­de­nas. Más tar­de fue reclu­ta­do como agen­te por las auto­ri­da­des encar­ga­das del cum­pli­mien­to de las leyes sobre las dro­gas de EE.UU., que des­pués de los ata­ques del 11‑S en EE.UU. coor­di­na­ron estre­cha­men­te sus acti­vi­da­des con la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA).

¿Cuán­to sabe la CIA?

El con­ve­nio decla­ra­to­rio deta­lla que mien­tras tra­ba­ja­ba como agen­te esta­dou­ni­den­se Head­ley asis­tió a por lo menos cin­co «cur­sos de entre­na­mien­to» rea­li­za­dos por LeT en Pakis­tán, inclu­yen­do sesio­nes sobre el uso de armas y gra­na­das, tác­ti­cas de com­ba­te cuer­po a cuer­po y téc­ni­cas de con­tra­vi­gi­lan­cia, des­de febre­ro de 2002 has­ta diciem­bre de 2003.

Los cur­sos de entre­na­mien­to en abril y en diciem­bre de 2003 dura­ron cada uno tres meses y en tan­ta pro­xi­mi­dad a los ata­ques del 11‑S que se requie­re dema­sia­da cre­du­li­dad para creer que a la CIA no le inte­re­sa­ra saber lo que su agen­te esta­ba hacien­do en los cam­pos de entre­na­mien­to de LeT.

Hoy en día, lo esen­cial es des­ve­lar cuán­to sabía por ade­lan­ta­do la CIA sobre el ata­que terro­ris­ta de Mum­bai y si el gobierno de Oba­ma com­par­tió toda la «inte­li­gen­cia accio­na­ble» con Delhi.

Un edi­tor indio escri­bió el domin­go: «Head­ley… fue con­de­na­do por acu­sa­cio­nes de nar­co­trá­fi­co y envia­do a la cár­cel en EE.UU. Tam­bién sabe­mos que des­pués fue libe­ra­do de la cár­cel y entre­ga­do a la Admi­nis­tra­ción de Cum­pli­mien­to de Leyes sobre las Dro­gas (DEA), que dijo que que­ría enviar­lo a Pakis­tán como agen­te clan­des­tino. Todo esto es de cono­ci­mien­to públi­co. ¿Qué suce­dió entre el envío de Head­ley a Pakis­tán y su arres­to en el aero­puer­to de Chica­go hace algu­nos meses? ¿Cómo se con­vir­tió en terro­ris­ta un agen­te esta­dou­ni­den­se? EE.UU. no lo reve­la».

Sin embar­go, la coope­ra­ción en la lucha con­tra el terro­ris­mo está en la pri­me­ra línea de la coope­ra­ción estra­té­gi­ca entre EE.UU. e India. Los ata­ques de Mum­bai lle­va­ron a una coope­ra­ción en el con­tra­te­rro­ris­mo sin pre­ce­den­tes entre India y EE.UU. – «derri­ban­do muros y obs­tácu­los buro­crá­ti­cos entre las agen­cias de inte­li­gen­cia y de inves­ti­ga­ción de los dos paí­ses», como sub­ra­yó la des­ta­ca­da exper­ta en segu­ri­dad esta­dou­ni­den­se, Lisa Cur­tis, en un tes­ti­mo­nio ante el Con­gre­so de EE.UU. el 11 de mar­zo sobre los ata­ques de Mum­bai y Head­ley.

Cita­mos a Cur­tis: «Lo más inquie­tan­te en el caso Head­ley es lo que reve­ló sobre la pro­xi­mi­dad de los mili­ta­res paquis­ta­níes con el LeT».

Cur­tis se refi­rió direc­ta­men­te a la polí­ti­ca deli­be­ra­da del gobierno de EE.UU. de ver al LeT a tra­vés del pris­ma de la adver­si­dad India-Pakis­tán.
Esto a pesar de toda la evi­den­cia del papel sig­ni­fi­ca­ti­vo del LeT des­de 2006 como faci­li­ta­dor de las ope­ra­cio­nes de los tali­ba­nes en Afga­nis­tán a tra­vés del sumi­nis­tro de un flu­jo cons­tan­te de com­ba­tien­tes – reclu­ta­mien­to, entre­na­mien­to e infil­tra­ción de insur­gen­tes a tra­vés de la fron­te­ra des­de las áreas tri­ba­les de Pakis­tán.

La polí­ti­ca de EE.UU. es de una lógi­ca impla­ca­ble. Prio­ri­za ase­gu­rar la coope­ra­ción de Isla­ma­bad en lo que afec­ta direc­ta­men­te los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en lugar de mal­gas­tar la bue­na volun­tad paquis­ta­ní median­te una cober­tu­ra de Washing­ton para los indios.

Esta tra­pa­ce­ría polí­ti­ca está al cen­tro del desa­rro­llo del dra­ma de Head­ley.
Lo que emer­ge, inclu­so si se die­ra a la CIA el bene­fi­cio de la duda, es que Head­ley era su agen­te pero que posi­ble­men­te se invo­lu­cró con orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas basa­das en Pakis­tán y se con­vir­tió en un doble agen­te.

No cabe duda de que el gobierno de EE.UU. se com­por­ta de un modo muy extra­ño. Tie­ne algo extre­ma­da­men­te deli­ca­do que ocul­tar de los indios y ¿qué mejor mane­ra de hacer­lo que colo­car a Head­ley en un cau­ti­ve­rio segu­ro y no arries­gar su expo­si­ción a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia indios?

La espe­cu­la­ción que gana en res­pe­ta­bi­li­dad en Delhi es que Washing­ton supo por anti­ci­pa­do del ata­que en Mum­bai y deci­dió deli­be­ra­da­men­te no trans­mi­tir los deta­lles a Delhi.

Por cier­to, Washing­ton sabía de las repe­ti­das misio­nes de Head­ley a India des­de 2006 pero no com­par­tió la infor­ma­ción con los indios. Head­ley inclu­so visi­tó Mum­bai una vez des­pués que la ciu­dad fue ata­ca­da.

Evi­den­te­men­te el gobierno de Oba­ma temía que Head­ley habla­ra más de lo debi­do si caía en manos de los indios y que su hue­lla podría con­du­cir a sus víncu­los con la CIA, el LeT y los mili­ta­res pakis­ta­níes.
¿Y dón­de que­da­ría EE.UU.?

Obvia­men­te, Oba­ma no está en con­di­cio­nes de «pre­sio­nar» a la diri­gen­cia mili­tar paquis­ta­ní. La obse­sión de EE.UU. es ter­mi­nar de algu­na mane­ra los com­ba­tes en Afga­nis­tán antes del comien­zo de la cam­pa­ña para la elec­ción pre­si­den­cial de EE.UU. en 2012. La medi­da en la que EE.UU. está en deu­da actual­men­te con los mili­ta­res paquis­ta­níes es evi­den­te por la media vuel­ta dada recien­te­men­te inclu­so por un auto­pro­cla­ma­do «agnós­ti­co» como el repre­sen­tan­te espe­cial para AfPak, Richard Hol­broo­ke, sobre el com­pro­mi­so de la diri­gen­cia de los mili­ta­res paquis­ta­níes en la lucha con­tra el terro­ris­mo.

Una polí­ti­ca exte­rior en la rui­na

Des­pués de todo, sin embar­go, los esta­dou­ni­den­ses pare­cen con­tar con su habi­li­dad para mani­pu­lar a la eli­te india. Robert Bla­ke, sub-secre­ta­rio de Esta­do para Asia del Sur de EE.UU., quien antes era el jefe adjun­to de la emba­ja­da de EE.UU. visi­tó Delhi la sema­na pasa­da en un ejer­ci­cio de con­trol de daños. Se reu­nió con el sec­tor cor­po­ra­ti­vo indio que es inmen­sa­men­te influ­yen­te en la cla­se polí­ti­ca.

Sin embar­go, ¿fun­cio­na­rá esta vez la estra­te­gia de uti­li­zar el lobby favo­ra­ble a EE.UU. en Delhi para ali­viar la ten­sión en la «coope­ra­ción» entre EE.UU. e India? El ata­que terro­ris­ta en Mum­bai dejó pro­fun­das cica­tri­ces en la psi­que públi­ca india.
Por pri­me­ra vez en los últi­mos años, el públi­co indio estre­chó filas con la opi­nión pre­va­le­cien­te en Pakis­tán que ve a EE.UU. como una poten­cia dia­bó­li­ca, ego­cén­tri­ca, que trai­cio­na a sus socios, ami­gos y alia­dos con el úni­co obje­ti­vo de impo­ner sus intere­ses.

Esta per­cep­ción tie­ne con­se­cuen­cias para el gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do en Delhi. El gran pro­ble­ma es si el par­ti­do gober­nan­te en India pue­de per­mi­tir­se toda­vía que se le vea com­par­tien­do el robus­to entu­sias­mo del pri­mer minis­tro indio Man­mohan Singh por una polí­ti­ca exte­rior cen­tra­da en EE.UU.

Ha sido un gol­pe devas­ta­dor para el pres­ti­gio per­so­nal de Man­mohan que el acuer­do de con­ve­nio decla­ra­to­rio del FBI se haya cono­ci­do en la sema­na que había esco­gi­do para pre­sen­tar legis­la­ción en el par­la­men­to que faci­li­ta­ría el ingre­so de com­pa­ñías esta­dou­ni­den­ses en el mer­ca­do indio para el comer­cio nuclear.

Se espe­ra­ba que la visi­ta de Man­mohan a Washing­ton para asis­tir a una cum­bre nuclear patro­ci­na­da por Oba­ma el 12 de abril fue­ra un incen­ti­vo para los víncu­los entre EE.UU. e India, pero Head­ley ron­da por el ambien­te que rodea esa visi­ta.

El caso Head­ley saca a la luz las fala­cias que sub­ya­cen a la polí­ti­ca exte­rior de India des­de que Man­mohan lle­gó al poder como pri­mer minis­tro en 2004 – que la «coope­ra­ción estra­té­gi­ca» con EE.UU. debe­ría ser cen­tral en la medi­da en que con­tac­tos con Pakis­tán son mejor rea­li­za­dos a tra­vés de EE.UU. y que los intere­ses de Delhi como poten­cia emer­gen­te yacen en la armo­nía con las polí­ti­cas regio­na­les de EE.UU.

Una recon­si­de­ra­ción de la polí­ti­ca exte­rior se ha hecho casi inevi­ta­ble. Delhi recien­te­men­te des­en­ro­lló la alfom­bra roja para el pri­mer minis­tro ruso Vla­di­mir Putin. Delhi podría aho­ra apro­xi­mar­se seria­men­te a Tehe­rán, a pesar de la mani­fies­ta indi­fe­ren­cia de Man­mohan hacia los víncu­los entre India e Irán. Al pri­mer minis­tro le será aún más difí­cil «ope­ra­cio­na­li­zar» el acuer­do nuclear entre India y EE.UU. de 2008, debi­do a su inca­pa­ci­dad de legis­lar una ley de res­pon­sa­bi­li­dad que la indus­tria nuclear de EE.UU. quie­re como un requi­si­to pre­vio para hacer nego­cios en India.

No es cla­ra la medi­da en la que serán rea­li­za­das las expec­ta­ti­vas de EE.UU. de obte­ner una gran par­te del bazar de arma­men­tos de India, a pesar de la influen­cia de los fabri­can­tes de armas de EE.UU. en la comu­ni­dad de las fuer­zas arma­das indias. Todos los ojos en Delhi se con­cen­tran en el diá­lo­go estra­té­gi­co EE.UU.-Pakistán en Washing­ton el miér­co­les en el que se espe­ra que Kia­ni argu­men­te por una coope­ra­ción estra­té­gi­ca a lar­go pla­zo entre los dos paí­ses que reco­noz­ca debi­da­men­te el papel esen­cial de Pakis­tán en las polí­ti­cas de EE.UU.

Es casi segu­ro que Delhi tra­ba­je aho­ra inten­sa­men­te para resis­tir el plan de jue­go EE.UU.-Pakistán de acer­car­se a los tali­ba­nes y rein­te­grar­los a las estruc­tu­ras del poder en Afga­nis­tán. La saga de Head­ley sub­ra­ya que el eje EE.UU.-Pakistán en Afga­nis­tán tie­ne una poten­cia letal para los intere­ses de segu­ri­dad nacio­nal de India.

M. K. Bha­dra­ku­mar

M. K. Bha­dra­ku­mar hizo carre­ra como diplo­má­ti­co en el minis­te­rio indio de Rela­cio­nes Exte­rio­res. Tra­ba­jó como diplo­má­ti­co en la URSS, Corea del Nor­te, Sri Lan­ka, Ale­ma­nia, Pakis­tán, Uzbe­kis­tán, Kuwait y Tur­quía.

Fuen­te: Asia Times Onli­ne, 23 de mar­zo de 2010.
Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​S​o​u​th_…
Tra­du­ci­do del inglés por Ger­mán Leyens.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *