El Gobierno espa­ñol hará un “segui­mien­to” a los ami­gos de la Revo­lu­ción cuba­na- JM Alvarez

El pasa­do 9 de abril, en ple­na cam­pa­ña con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria (diri­gi­da des­de Washing­ton, de la mis­ma mane­ra que Oba­ma ha impues­to a Zapa­te­ro las últi­mas medi­das anti­obre­ras), un gru­po de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios fue incre­pa­do por sim­pa­ti­zan­tes de la Revo­lu­ción cuba­na en el camino de Santiago.

Pero no fue por­que sí. Al fina­li­zar la mar­cha los cuba­nos apá­tri­das, cre­ci­dos por la cam­pa­ña que el régi­men espa­ñol per­mi­te y alien­ta, se diri­gie­ron al con­su­la­do cubano para rea­li­zar sus acos­tum­bra­das pro­vo­ca­cio­nes y, en con­se­cuen­cia, reci­bie­ron cum­pli­da res­pues­ta de quie­nes apues­tan por la dig­ni­dad del ser humano y no por el abyec­to servilismo.

Moles­tos, los gru­púscu­los cuba­nos, que sobre­vi­ven como pue­den en esta Espa­ña de des­em­plea­dos, denun­cia­ron lo ocu­rri­do al Defen­sor (¿Defen­sor u Ofen­sor?) del Pue­blo, y al minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res. En con­cre­to se que­ja­ron de que la Emba­ja­da y los Con­su­la­dos de Cuba orga­ni­zan con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes para neu­tra­li­zar sus mama­rra­cha­das, y denun­cia­ron la com­pli­ci­dad de par­ti­dos espa­ño­les que apo­yan a Cuba.

En defi­ni­ti­va, estos “demó­cra­tas” quie­ren las calles para ellos, como el fas­cis­ta Manuel Fra­ga. ¡Que se vayan a Esta­dos Uni­dos y se enro­len en su ama­do U.S. Army!

El Defen­sor del Pue­blo dice estar ana­li­zan­do el asun­to, y el Direc­tor de Gabi­ne­te del minis­te­rio de Exte­rio­res, afir­ma que lo ocu­rri­do será obje­to de “un ade­cua­do segui­mien­to” (se pre­su­po­ne que en el futu­ro). Nada nue­vo bajo el sol. Sus res­pues­tas están vin­cu­la­das a la con­tra­rre­vo­lu­ción preventiva‑, imple­men­ta­da por el régi­men des­de hace años- que sufren vas­cos, cata­la­nes y los colec­ti­vos antifascistas.

De sobra sabe­mos que nos vigi­lan por­que somos anti­ca­pi­ta­lis­tas, inter­na­cio­na­lis­tas, revo­lu­cio­na­rios y defen­de­mos a Cuba. No obs­tan­te, me asal­ta una duda: ¿Serán tam­bién obje­to de “ade­cua­dos segui­mien­tos” los diplo­má­ti­cos cuba­nos y los diri­gen­tes de IU, o el PCE?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *