El Gobierno espa­ñol hará un “segui­mien­to” a los ami­gos de la Revo­lu­ción cuba­na- JM Alvarez

El pasa­do 9 de abril, en ple­na cam­pa­ña con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria (diri­gi­da des­de Washing­ton, de la mis­ma mane­ra que Oba­ma ha impues­to a Zapa­te­ro las últi­mas medi­das anti­obre­ras), un gru­po de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios fue incre­pa­do por sim­pa­ti­zan­tes de la Revo­lu­ción cuba­na en el camino de Santiago.

Pero no fue por­que sí. Al fina­li­zar la mar­cha los cuba­nos apá­tri­das, cre­ci­dos por la cam­pa­ña que el régi­men espa­ñol per­mi­te y alien­ta, se diri­gie­ron al con­su­la­do cubano para rea­li­zar sus acos­tum­bra­das pro­vo­ca­cio­nes y, en con­se­cuen­cia, reci­bie­ron cum­pli­da res­pues­ta de quie­nes apues­tan por la dig­ni­dad del ser humano y no por el abyec­to servilismo.

Moles­tos, los gru­púscu­los cuba­nos, que sobre­vi­ven como pue­den en esta Espa­ña de des­em­plea­dos, denun­cia­ron lo ocu­rri­do al Defen­sor (¿Defen­sor u Ofen­sor?) del Pue­blo, y al minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res. En con­cre­to se que­ja­ron de que la Emba­ja­da y los Con­su­la­dos de Cuba orga­ni­zan con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes para neu­tra­li­zar sus mama­rra­cha­das, y denun­cia­ron la com­pli­ci­dad de par­ti­dos espa­ño­les que apo­yan a Cuba.

En defi­ni­ti­va, estos “demó­cra­tas” quie­ren las calles para ellos, como el fas­cis­ta Manuel Fra­ga. ¡Que se vayan a Esta­dos Uni­dos y se enro­len en su ama­do U.S. Army!

El Defen­sor del Pue­blo dice estar ana­li­zan­do el asun­to, y el Direc­tor de Gabi­ne­te del minis­te­rio de Exte­rio­res, afir­ma que lo ocu­rri­do será obje­to de “un ade­cua­do segui­mien­to” (se pre­su­po­ne que en el futu­ro). Nada nue­vo bajo el sol. Sus res­pues­tas están vin­cu­la­das a la con­tra­rre­vo­lu­ción preventiva‑, imple­men­ta­da por el régi­men des­de hace años- que sufren vas­cos, cata­la­nes y los colec­ti­vos antifascistas.

De sobra sabe­mos que nos vigi­lan por­que somos anti­ca­pi­ta­lis­tas, inter­na­cio­na­lis­tas, revo­lu­cio­na­rios y defen­de­mos a Cuba. No obs­tan­te, me asal­ta una duda: ¿Serán tam­bién obje­to de “ade­cua­dos segui­mien­tos” los diplo­má­ti­cos cuba­nos y los diri­gen­tes de IU, o el PCE?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.