Trau­ma y Memo­ria en Palestina

Comu­ni­ca­do de la Red Soli­da­ria con Pales­ti­na con moti­vo de la obs­ce­na reu­nión deno­mi­na­da Pri­mer Con­gre­so Inter­na­cio­nal de Psi­co­trau­ma­to­lo­gía «Trau­ma y Memo­ria» orga­ni­za­do por Casa Sefarad-Israel

En cuan­to a Memo­ria se refiere,quisiéramos des­ta­car tam­bién a esca­sas sema­nas de la con­me­mo­ra­ción de la Naq­ba, la catás­tro­fe pales­ti­na, cómo el gobierno de Israel prohi­bió el uso de dicha pala­bra en sus libros de tex­to y repri­me dura­men­te, según sus pro­pias leyes, a todo aquel que expre­se luto o dolor en el día de su con­me­mo­ra­ción, el 15 de Mayo, pre­ci­sa­men­te en la mis­ma sema­na en que se cele­bra­rá el con­gre­so. De nue­vo el dile­ma de un Esta­do al que se invi­ta a hablar de memo­ria, pero repri­me el recuer­do de las masa­cres que fue­ron y siguen sien­do nece­sa­rias para la crea­ción y con­so­li­da­ción de sí mismo

Red Soli­da­ria con­tra la Ocu­pa­ción de Pales­ti­na, RESCOP

exodo 1948

El con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes socia­les miem­bro de la Red Soli­da­ria Con­tra la Ocu­pa­ción de Pales­ti­na (RESCOP) que­re­mos mos­trar nues­tro pro­fun­do males­tar ante la cele­bra­ción del Pri­mer Con­gre­so Inter­na­cio­nal de Psi­co­trau­ma­to­lo­gía «Trau­ma y Memo­ria» orga­ni­za­do por Casa Sefa­rad-Israel jun­to con dos aso­cia­cio­nes de vic­ti­mo­lo­gía asen­ta­das en Israel y Fran­cia, que se cele­bra­rá en Madrid, del 10 al 12 de mayo de 2010 con el apo­yo del Minis­te­rio de Sani­dad y polí­ti­ca social del esta­do español.

Nues­tro des­acuer­do se basa en las siguien­tes razones:

Israel vio­la impu­ne­men­te los prin­ci­pios y valo­res de los Dere­chos Huma­nos e incum­ple por sis­te­ma las reso­lu­cio­nes de NNUU, la V Con­ven­ción de Gine­bra y las sen­ten­cias del Tri­bu­nal de la Haya. En ínti­ma rela­ción tam­bién con las con­se­cuen­cias trau­má­ti­cas, Israel igno­ra las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les con­tra la tor­tu­ra como la CAT (Com­mit­tee Against Tor­tu­re); estu­dios1 reve­la­ron que a lo lar­go de más de 4 déca­das de ocu­pa­ción, el 25% de la pobla­ción pales­ti­na fue dete­ni­da al menos una vez; el 40% de la pobla­ción mas­cu­li­na fue dete­ni­da al menos una vez; el 85% de los dete­ni­dos fue­ron tor­tu­ra­dos duran­te su perío­do de deten­ción y el 40% de las per­so­nas que fue­ron tor­tu­ra­das sufren de tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co (PTSD).
A esto hay que aña­dir las per­ma­nen­tes y cono­ci­das ope­ra­cio­nes de expul­sión de pales­ti­nos des­de el ini­cio de la ocu­pa­ción pro­vo­can­do el des­pla­za­mien­to for­zo­so de al menos 7,6 millo­nes de per­so­nas cons­ti­tu­yen­do la mayor pobla­ción refu­gia­da en el mun­do2 o la per­ma­nen­te agre­sión sobre la pobla­ción civil que ha cau­sa­do la muer­te de cien­tos de miles de per­so­nas, en ata­ques san­gui­na­rios como el per­pe­tra­do entre diciem­bre de 2008 y enero de 2009 en Gaza, terri­to­rio que debe­mos recor­dar sigue blo­quea­do des­de ini­cios del año 2006 y sos­te­ni­do con cuentagotas.

El 95% de los niños y niñas de la Fran­ja de Gaza y el 68% de los meno­res de Cis­jor­da­nia sufren estrés post-trau­má­ti­co des­de la ofen­si­va israe­lí sobre la zona, según los resul­ta­dos de un estu­dio ela­bo­ra­do por el Doc­tor en Psi­quia­tría Mah­mud Seh­wail con una mues­tra alea­to­ria de 2.331 meno­res de edad resi­den­tes en los Terri­to­rios Pales­ti­nos. Antes de esta incur­sión de Israel que dejó más de 1.400 muer­tos y 5.000 heri­dos, el por­cen­ta­je de niños que sufrían estrés post-trau­má­ti­co en Cis­jor­da­nia era del 32%, y alcan­za­ba al 69% de los meno­res de Gaza. En ambas regio­nes, la cifra se ha mul­ti­pli­ca­do «por el impac­to de la vio­len­cia sobre la pobla­ción», expli­có She­wail. Esta bru­tal agre­sión, jun­to con los ase­si­na­tos selec­ti­vos, las res­tric­cio­nes a la movi­li­dad huma­na, los mal­tra­tos y humi­lla­cio­nes en los chek points, las demo­li­cio­nes de casas, los toques de que­da de lar­ga dura­ción, el muro del apartheid que encie­rra a la pobla­ción, las deten­cio­nes arbi­tra­rias inclu­so de meno­res son sólo un par­te de la lar­ga lis­ta de tro­pe­lías come­ti­das por Israel que impac­tan y gene­ran trau­ma en la pobla­ción palestina.

Otra inves­ti­ga­ción recien­te hecha por el TRC4 (Treath­ment Reha­bi­li­ta­tion Cen­ter) sobre una mues­tra de 2.331 esco­la­res de dife­ren­tes loca­li­da­des de Cis­jor­da­nia. reve­ló que el 10% de la mues­tra fue­ron arres­ta­dos por el ejér­ci­to israe­lí al menos una vez; el 68% de la mues­tra expe­ri­men­tó la vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca en algún momen­to de su vida; el 36% per­dió a un ser que­ri­do y el 38% tie­ne al menos un miem­bro de la fami­lia dete­ni­do. La pre­va­len­cia de PTSD entre meno­res se encuen­tra en cifras his­tó­ri­cas y difí­cil­men­te asumibles.

Las orga­ni­za­cio­nes que tra­tan con el trau­ma en Pales­ti­na no pue­den abar­car tal can­ti­dad de poten­cial trau­má­ti­co en su pobla­ción. Ade­más, diag­nós­ti­cos úti­les para el tra­ta­mien­to como el Tras­torno de Estrés Pos­trau­má­ti­co, dejan de tener vali­dez y requie­ren rede­fi­nir­se, al no poder con­si­de­rar los tras­tor­nos detec­ta­dos como”post-traumáticos” mien­tras que la pobla­ción con­ti­núe re-expues­ta al trau­ma a dia­rio y los per­pe­tra­do­res sigan trau­ma­ti­zan­do impunemente.

Por otra par­te, en el caso de que el con­gre­so se tra­ta­ra de un mero inter­cam­bio de pro­fe­sio­na­les exper­tos en el ámbi­to como se pre­sen­ta en la intro­duc­ción del mis­mo, nos sor­pren­de muchí­si­mo ver como por ejem­plo en apar­ta­dos dedi­ca­dos a “Per­se­cu­cio­nes Migra­cio­nes y Exi­lios” se obvie el dra­ma de los refugiados/​desplazados pales­ti­nos así como el alto por­cen­ta­je de pobla­ción que viven en cam­pos de refu­gia­dos en los paí­ses ára­bes limí­tro­fes e inclu­so den­tro de su pro­pio terri­to­rio. Asu­mi­mos pues, que o bien no exis­te un rigor pro­fe­sio­nal en la pla­ni­fi­ca­ción del con­gre­so, tenien­do en cuen­ta la par­ti­ci­pa­ción de exper­tos invi­ta­dos que resi­den y tra­ba­jan en los terri­to­rios ocu­pa­dos y que aún así pre­fie­ren igno­rar los múl­ti­ples ejem­plos trau­má­ti­cos ana­li­za­bles entre la pobla­ción pales­ti­na, o bien enten­de­mos una cla­ra inten­cio­na­li­dad en la omi­sión, lo que nos aler­ta de un ries­go de sen­si­bi­li­za­ción y acu­ña­ción selec­ti­va en lo refe­ri­do al tér­mino TRAUMA.

En cuan­to a Memo­ria se refie­re, qui­sié­ra­mos des­ta­car tam­bién a esca­sas sema­nas de la con­me­mo­ra­ción de la NAKBA (la catás­tro­fe pales­ti­na), como el gobierno de Israel prohi­bió el uso de dicha pala­bra en sus libros de tex­to y repri­me dura­men­te (según sus pro­pias leyes) a todo aquel que expre­se luto o dolor en el día de su con­me­mo­ra­ción, el 15 de Mayo, pre­ci­sa­men­te en la mis­ma sema­na en que se cele­bra­rá el con­gre­so. De nue­vo el dile­ma de un Esta­do al que se invi­ta a hablar de memo­ria, pero repri­me el recuer­do de las masa­cres que fue­ron y siguen sien­do nece­sa­rias para la crea­ción y con­so­li­da­ción de sí mismo.
Nadie duda del fuer­te con­te­ni­do trau­má­ti­co en la his­to­ria del pue­blo judío y en la expe­rien­cia que han podi­do acu­mu­lar al res­pec­to, pero asun­to apar­te, e inelu­di­ble, es el papel pro­ta­go­nis­ta del Esta­do de Israel en la pro­mo­ción del trau­ma en los terri­to­rios Ocu­pa­dos en los que se asien­ta. El reco­no­ci­mien­to del trau­ma y la narra­ti­va mne­mó­ni­ca aso­cia­da a su recuer­do, son fac­to­res de vital impor­tan­cia en el pro­nós­ti­co trau­má­ti­co de un indi­vi­duo o de una socie­dad ente­ra; el pue­blo judío siem­pre ha goza­do y goza­rá indis­cu­ti­ble­men­te de ese apo­yo en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de su trau­ma his­tó­ri­co, y por eso mis­mo no pode­mos olvi­dar que, ocul­tan­do y negan­do las con­se­cuen­cias trau­má­ti­cas de la polí­ti­ca expan­sio­nis­ta de un esta­do ocu­pan­te como el de Israel, agra­va­mos explí­ci­ta­men­te las nece­si­da­des tera­péu­ti­cas de toda una pobla­ción, la palestina.

De lo que sí duda­mos por tan­to, es de la auto­ri­dad moral para hablar de trau­ma de un Esta­do con más de 60 años de currícu­lo como per­pe­tra­dor en la materia.

La casa Sefa­rad se nos pre­sen­ta de nue­vo, como herra­mien­ta de inte­gra­ción del esta­do de Israel según lo que decla­ran en su pro­pia web: «Su crea­ción per­mi­ti­rá invo­lu­crar en la coope­ra­ción con la comu­ni­dad judía, sus orga­ni­za­cio­nes y con el pro­pio Esta­do de Israel, no sólo a las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, sino tam­bién a la socie­dad civil», sir­vien­do al mis­mo tiem­po para mos­trar el lado ama­ble de la coope­ra­ción del Esta­do Espa­ñol con el israe­lí, mien­tras que se con­ti­núan blin­dan­do los acuer­dos arma­men­tís­ti­cos entre ambos paí­ses; en los últi­mos años, el Esta­do espa­ñol ha expor­ta­do “mate­rial de Defen­sa” y armas cor­tas a Israel valo­ra­das en más de 25 millo­nes de euros, ade­más de otras expor­ta­cio­nes de mate­rial de doble uso (civil-mili­tar) que supe­ran los 8,6 millo­nes de euros. Estas armas han mata­do a pobla­ción civil pales­ti­na. No qui­sié­ra­mos dejar de poner de mani­fies­to esta para­do­ja, pues ¿aca­so alguien cono­ce un obje­to más poten­cial­men­te trau­ma­ti­zan­te que un arma?.

Nos diri­gi­mos a usted como pro­fe­sio­nal reco­no­ci­do en el ámbi­to del trau­ma y con­ven­ci­dos de su con­cien­cia crí­ti­ca al res­pec­to y le ins­ta­mos a no par­ti­ci­par en el con­gre­so, con el fin de no con­tri­buir a la nor­ma­li­za­ción de un esta­do que vio­la sis­te­má­ti­ca­men­te los Dere­chos Humanos.

Red Soli­da­ria con­tra la Ocu­pa­ción de Palestina
(RESCOP)

Orga­ni­za­cio­nes miem­bro de la RESCOP:

  • ACSUR (Con­fe­de­ral)
  • Aso­cia­ción Al-Quds de Soli­da­ri­dad con los Pue­blos del Mun­do Ára­be y ASPA – Aso­cia­ción Anda­lu­za por la Soli­da­ri­dad y Paz (Anda­lu­cía)
  • Aso­cia­ción His­pano Pales­ti­na Jeru­sa­lén (Madrid)
  • Aso­cia­ción Pro-Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía (Anda­lu­cía)
  • Boi­cot Pre­ven­tiu (Cata­lun­ya)
  • Comu­ni­tat Pales­ti­na de Cata­lun­ya (Cata­lun­ya)
  • CSCA (Madrid, Asturias)
  • Eco­lo­gis­tas en Acción (Con­fe­de­ral)
  • INTERPUEBLOS – Comi­té de Soli­da­ri­dad con los Pue­blos (Can­ta­bria)
  • Iepa­la (Madrid)
  • Komi­te Inter­na­zio­na­lis­tak (Eus­ka­di)
  • MEWANDO (Eus­ka­di)
  • Movi­mien­to de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal (Cata­lun­ya)
  • Muje­res por la Paz – Acción soli­da­ria con Pales­ti­na (Cana­rias)
  • Mun­du­bat (Eus­ka­di)
  • Paz Aho­ra (Con­fe­de­ral)
  • Paz con Dig­ni­dad (Con­fe­de­ral)
  • Pla­ta­for­ma de Soli­da­ri­dad con Pales­ti­na (Anda­lu­cía)
  • Red de Jóve­nes Pales­ti­nos (Con­fe­de­ral)
  • Red Euro­me­di­te­rra­nea de Coope­ra­ción al Desa­rro­llo (Madrid)
  • Sode­paz (Con­fe­de­ral)
  • Sode­paz Bala­mil – Pla­ta­for­ma Soli­da­ria con Pales­ti­na de Valla­do­lid (Cas­ti­lla León)
  • Tau­la per Pales­ti­na (Illes Balears)
  • Xar­xa d’Enllaç amb Pales­ti­na (Cata­lun­ya)
  • Xar­xa de Soli­da­ri­tat amb Pales­ti­na de Valen­cia (Comu­ni­dad Valenciana)
  • Coor­di­na­do­ra de apo­yo a Pales­ti­na de Logro­ño (La Rioja)
  • Red de Judios Anti­sio­nis­tas (Madrid)
  • Pla­ta­for­ma por Pales­ti­na de Ibi­za (Illes Balears)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.