¿Quién quie­re des­truir Gre­cia?- Míkis Theo­do­rá­kis

El sen­ti­do común del que dis­pon­go no me per­mi­te expli­car ni mucho menos jus­ti­fi­car la rapi­dez de la caí­da de nues­tro país des­de el año 2009, caí­da que lo lle­va aho­ra a recu­rrir al FMI, pri­ván­do­lo así de par­te de su sobe­ra­nía nacio­nal y ponién­do­lo bajo un régi­men de tute­la.

Es curio­so que nadie se haya ocu­pa­do has­ta aho­ra de lo más sim­ple, o sea de expli­car nues­tra tra­yec­to­ria eco­nó­mi­ca con cifras y docu­men­tos, para que noso­tros, los igno­ran­tes, fué­se­mos capa­ces de enten­der las ver­da­de­ras cau­sas de esta evo­lu­ción ver­ti­gi­no­sa y sin pre­ce­den­tes cuyo resul­ta­do es la pér­di­da de nues­tra iden­ti­dad nacio­nal y la humi­lla­ción inter­na­cio­nal.

Oigo hablar de una deu­da de 360 000 millo­nes de dóla­res, pero veo al mis­mo tiem­po que muchos paí­ses pre­sen­tan esas mis­mas deu­das, e inclu­so mayo­res.
Por lo tan­to, no pue­de ser esa la cau­sa esen­cial de la des­gra­cia. Lo que tam­bién me intri­ga es la des­me­su­ra­da impor­tan­cia de los ata­ques inter­na­cio­na­les de los que nues­tro país está sien­do obje­to, y cuya coor­di­na­ción es casi per­fec­ta, a pesar de tra­tar­se de un país cuya eco­no­mía es insig­ni­fi­can­te, lo cual aca­ba por pare­cer sos­pe­cho­so.

Todo eso me lle­va a pen­sar que alguien nos está cul­pa­bi­li­zan­do y que nos están metien­do mie­do para que nos pon­ga­mos en manos del FMI, lo cual tie­ne una impor­tan­cia esen­cial en la polí­ti­ca expan­sio­nis­ta de Esta­dos Uni­dos, y que todo el asun­to de la soli­da­ri­dad euro­pea nos es más que una cor­ti­na de humo, para que no se vea que se tra­ta de una ini­cia­ti­va pura­men­te esta­dou­ni­den­se, para lle­var­nos a una cri­sis eco­nó­mi­ca arti­fi­cial, para que nues­tro pue­blo ten­ga mie­do, para que se some­ta, para que pier­da impor­tan­tí­si­mas con­quis­tas y, final­men­te, para que se pon­ga de rodi­llas y acep­te la domi­na­ción extran­je­ra.
¿Pero por qué?
¿En aras de qué pla­nes y de qué obje­ti­vos?

Aun­que he sido y sigo sien­do par­ti­da­rio de la amis­tad gre­co-tur­ca, ten­go que decir que el repen­tino for­ta­le­ci­mien­to de las rela­cio­nes guber­na­men­ta­les y los pre­ci­pi­ta­dos con­tac­tos entre minis­tros y otros acto­res, me ins­pi­ran temor, al igual que los recien­tes via­jes a Chi­pre y la pró­xi­ma visi­ta de Erdo­gan.

Sos­pe­cho que detrás de todo eso se escon­de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se con sus sos­pe­cho­sos pro­yec­tos, que tie­nen que ver con nues­tro espa­cio geo­grá­fi­co, con la exis­ten­cia de yaci­mien­tos petro­lí­fe­ros, con el régi­men de Chi­pre, con el mar Egeo, con nues­tros veci­nos del nor­te y con la acti­tud arro­gan­te de Tur­quía, y que el úni­co obs­tácu­lo para esos pla­nes es la des­con­fian­za y la opo­si­ción del pue­blo grie­go.

En mayor o menor medi­da, todos los que nos rodean están ata­dos al carro de Esta­dos Uni­dos. La úni­ca dife­ren­cia es que noso­tros, des­de la dic­ta­du­ra de la jun­ta y la pér­di­da del 40% de Chi­pre y has­ta las incó­mo­das polé­mi­cas con Skop­je (la anti­gua repú­bli­ca yugos­la­va de Mace­do­nia) y con los ultra­na­cio­na­lis­tas alba­ne­ses, hemos veni­do reci­bien­do gol­pes sin tomar con­cien­cia de ello.

Por eso tie­nen que eli­mi­nar­nos como pue­blo. Y eso es pre­ci­sa­men­te lo que está pasan­do en este momen­to. Yo invi­to a los eco­no­mis­tas, los polí­ti­cos y los ana­lis­tas a que me des­mien­tan.
Creo que no exis­te otra expli­ca­ción lógi­ca, a pesar del com­plot inter­na­cio­nal, en el que han par­ti­ci­pa­do los euro­peos proes­ta­dou­ni­den­ses como Mer­kel, el Ban­co Euro­peo, la pren­sa reac­cio­na­ria inter­na­cio­nal, todos jun­tos han par­ti­ci­pa­do en el «gran gol­pe», que con­sis­te en degra­dar a todo un pue­blo de la cate­go­ría de pue­blo libre a la de pue­blo some­ti­do.

Al menos yo no pue­do encon­trar otra expli­ca­ción. Reco­noz­co que no dis­pon­go de cono­ci­mien­tos espe­cí­fi­cos. Pero lo que digo, lo digo uti­li­zan­do mi sen­ti­do común. Pue­de que muchos estén pen­san­do lo mis­mo que yo y qui­zás poda­mos com­pro­bar­lo en los pró­xi­mos días.

En todo caso, yo qui­sie­ra aler­tar a la opi­nión públi­ca y sub­ra­yar que si mi aná­li­sis resul­ta correc­to, la cri­sis eco­nó­mi­ca –que, como ya dije ante­rior­men­te, nos ha sido impues­ta– no será enton­ces otra cosa que el pri­mer tra­go amar­go de una cena de Lúcu­lo y que sal­drán enton­ces a flo­te cues­tio­nes cru­cia­les de carác­ter nacio­nal de las que no quie­ro ni pen­sar hacia dón­de pue­den lle­var­nos.

¡Oja­lá me equi­vo­que!

Míkis Theo­do­rá­kis

Com­po­si­tor y polí­ti­co grie­go.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *