Empu­jar la bola de nie­ve- Jose Inazio Imaz, Herria Abian

Herria-AbianLo que está pasan­do estas últi­mas sema­nas en Gre­cia ha pues­to en evi­den­cia, si es que ya no lo esta­ba, la esen­cia y la fra­gi­li­dad de nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co. La cri­sis ha lle­va­do a la quie­bra a un país ente­ro, mien­tras se pro­po­ne más capi­ta­lis­mo (menos gas­to públi­co) para salir de una situa­ción pro­vo­ca­da por el capitalismo.

Y aun­que el sis­te­ma con­si­guie­ra remon­tar esta cri­sis, no pode­mos limi­tar­nos a espe­rar a que lle­gue la siguien­te ola, la que qui­zá defi­ni­ti­va­men­te nos aho­gue. Nece­si­ta­mos cam­bios pro­fun­dos, radi­ca­les (de raíz). Por­que no pode­mos seguir vivien­do en un mode­lo en el que la espe­cu­la­ción sea tan impor­tan­te (nos refe­ri­mos aquí al papel de las Bol­sas), en un mode­lo que nece­si­ta seguir cre­cien­do con­ti­nua­men­te, o en un mode­lo que exi­ge pro­du­cir el máxi­mo en el menor tiem­po posible.

Pero sobre todo nece­si­ta­mos cam­bios pro­fun­dos, por­que el capi­ta­lis­mo no es capaz de solu­cio­nar los dos pro­ble­mas fun­da­men­ta­les de nues­tro tiem­po: las des­igual­da­des socio­eco­nó­mi­cas, y el pro­ble­ma eco­ló­gi­co. Y los dos pro­ble­mas están ade­más rela­cio­na­dos direc­ta­men­te: tan­to a nivel mun­dial como en el inte­rior de las socie­da­des de con­su­mo, las des­igual­da­des socia­les se man­tie­nen o aumen­tan, con millo­nes de per­so­nas sufrien­do ver­da­de­ros pro­ble­mas para sobre­vi­vir dig­na­men­te; mien­tras tan­to, las solu­cio­nes plan­tea­das des­de los dis­cur­sos ofi­cia­les (“futu­ro desa­rro­llo de las socie­da­des empo­bre­ci­das” y “un capi­ta­lis­mo más humano”) no nos sir­ven, por­que los lími­tes físi­co-eco­ló­gi­cos del Pla­ne­ta no dan para tan­to. Si con que sólo el 20% de la pobla­ción mun­dial viva de for­ma indus­trial ya hemos pues­to en peli­gro el equi­li­brio eco­ló­gi­co de la Tie­rra, no pode­mos invi­tar al 80% res­tan­te a esta for­ma de vida. Si para poder vivir como vivi­mos, es nece­sa­rio que el 20% de la Huma­ni­dad con­tro­le el 80% de los recur­sos del mun­do, el resul­ta­do de la regla de tres es evi­den­te: no hay para todos. Con­su­mi­mos dema­sia­dos recur­sos y con­ta­mi­na­mos dema­sia­do. Y por lo tan­to, la solu­ción debe­ría ser cues­tio­nar y repen­sar nues­tra for­ma de vida.

Herria Abian es una pla­ta­for­ma popu­lar que ha naci­do para coor­di­nar a colec­ti­vos y gen­tes que está­ba­mos pen­san­do, dicien­do y hacien­do cosas pare­ci­das. Par­tien­do de dos ideas bási­cas: (1) La nece­si­dad de un cam­bio pro­fun­do de mode­lo social, y (2) el con­ven­ci­mien­to de que el País Vas­co debe­ría poder ser un espa­cio y suje­to impor­tan­te para impul­sar este cambio.

Las refor­mas social­de­mó­cra­tas no son sufi­cien­tes. Para empe­zar, debe­ría­mos defen­der las con­quis­tas que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha ido con­si­guien­do a tra­vés de la lucha, por­que como se está vien­do en el caso grie­go, el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral quie­re apro­ve­char la cri­sis para pro­po­ner recor­tes y retro­ce­sos. Pero nues­tro obje­ti­vo no es supe­rar esta cri­sis lo mejor posi­ble. Por todo lo dicho ante­rior­men­te, debe­ría­mos pro­fun­di­zar más, y empe­zar a ima­gi­nar otro mode­lo socio­eco­nó­mi­co más jus­to. Debe­ría­mos empe­zar a ima­gi­nar y dise­ñar el postcapitalismo.

Para eso, para salir de esta cri­sis, pero sobre todo para empe­zar a pre­pa­rar otro sis­te­ma, Herria Abian ha empe­za­do tam­bién a pre­pa­rar una bate­ría de pro­pues­tas, un pro­gra­ma de míni­mos, que has­ta aho­ra se ha orga­ni­za­do en torno a cua­tro ejes: (1) Repar­to del empleo y del res­to de tra­ba­jos. En tiem­pos de cri­sis podría ser un repar­to defen­si­vo, pero para el futu­ro el obje­ti­vo sería un repar­to ofen­si­vo, con tres obje­ti­vos: crear empleo, mejo­rar la cali­dad de vida de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, e impul­sar el cam­bio social a tra­vés de la expan­sión de un ocio acti­vo y no con­su­mis­ta. Hay que repar­tir ade­más todos los tra­ba­jos, no solo los que apor­tan un suel­do por hacer­los, para que no haya una dis­cri­mi­na­ción de gene­ro como en la actua­li­dad, que­dan­do en manos de las muje­res los que tie­nen menos reco­no­ci­mien­to (tareas domes­ti­cas, de cui­da­do de niños, ancia­nos y enfer­mos, etc.). Todos debe­ría­mos pasar menos tiem­po en el empleo, para que todos, muje­res y hom­bres, tuvié­ra­mos tiem­po para el res­to de tra­ba­jos. Para ello podría­mos uti­li­zar dife­ren­tes moda­li­da­des de reduc­ción de jor­na­da: luchar con­tra las horas extras, redu­cir la jor­na­da sema­nal, aumen­tar los días fes­ti­vos o vaca­cio­na­les, ade­lan­tar la edad de jubi­la­ción, ampliar la posi­bi­li­dad de aco­ger­se a per­mi­sos espe­cia­les (por asun­tos fami­lia­res, para for­ma­ción, años sabá­ti­cos…), fomen­tar los con­tra­tos a tiem­po par­cial dig­nos, etc. (2) Repar­to de la rique­za: para poder repar­tir el tra­ba­jo sin pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo, es nece­sa­rio plan­tear tam­bién el repar­to de la rique­za. Pero no solo para repar­tir el tra­ba­jo: es nece­sa­rio tam­bién repar­tir la rique­za de for­ma más equi­ta­ti­va para ase­gu­rar un sis­te­ma públi­co que garan­ti­ce los dere­chos socia­les: edu­ca­ción, salud, ser­vi­cios socia­les, vivien­da, cul­tu­ra… Y para ello es nece­sa­rio repen­sar la fis­ca­li­dad y redu­cir los gas­tos anti­so­cia­les (3) Demo­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía: si que­re­mos repar­tir la rique­za de otra for­ma, será nece­sa­rio demo­cra­ti­zar la eco­no­mía, toman­do el camino opues­to al pro­pues­to por los dis­cur­sos domi­nan­tes, que es el camino de las pri­va­ti­za­cio­nes. Nece­si­ta­mos tener infor­ma­ción y fór­mu­las para una par­ti­ci­pa­ción real de la ciu­da­da­nía. Los sec­to­res estra­té­gi­cos (ban­ca, ener­gía, trans­por­tes, etc.) debe­rían ges­tio­nar­se públi­ca­men­te. Y en gene­ral, la eco­no­mía debe­ría estar al ser­vi­cio de la socie­dad, y no como aho­ra, al ser­vi­cio de intere­ses pri­va­dos gene­ral­men­te rela­cio­na­dos con el dine­ro y el poder (4) Eco­lo­gía: cual­quier pro­pues­ta de cam­bio social pro­fun­do debe tener en cuen­ta des­de hace tiem­po los lími­tes físi­cos o eco­ló­gi­cos de nues­tro pla­ne­ta. No es sufi­cien­te con orga­ni­zar de for­ma más demo­crá­ti­ca la eco­no­mía. Hay que cues­tio­nar tam­bién el desa­rro­llis­mo, la lógi­ca del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con­ti­nuo e infi­ni­to, la lógi­ca indus­trial de pro­du­cir el máxi­mo en el míni­mo tiem­po posi­ble. Y no nos valen los jue­gos de pala­bras: el pro­yec­to del Tren de Alta Velo­ci­dad no pue­de ser sos­te­ni­ble, el pro­yec­to del super­puer­to de Jaiz­ki­bel no pue­de ser sos­te­ni­ble, el pro­yec­to de seguir con el actual mode­lo limi­tán­do­nos a cam­biar algu­nas pala­bras no pue­de ser sostenible.

Para seguir defi­nien­do aná­li­sis, pro­gra­mas, agen­das y para seguir acu­mu­lan­do fuer­zas para impul­sar el cam­bio, Herria Abian cele­bra­rá su asam­blea gene­ral de cur­so el sába­do 15 de mayo en el Cen­tro de Cívi­co de Larratxo, en Altza-Donos­tia, a par­tir de las 10 de la maña­na. Por­que nece­si­ta­mos hablar, deba­tir, coor­di­nar­nos, movi­li­zar­nos, luchar y empu­jar para que la bola de nie­ve se haga tan gran­de que lle­gue a ser impa­ra­ble. ¡En marcha!

Fir­ma: Joxi Imaz, pro­fe­sor de la UPV y miem­bro de HERRIAabian

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.