Como fun­cio­na el gran nego­cio usu­ra­rio con el «res­ca­te» grie­go- IAR Noti­cias

Un nue­vo ciclo de usu­ra inter­na­cio­nal con la cri­sis finan­cie­ra, esta vez a nivel de los Esta­dos, ya comien­za a pro­yec­tar­se des­de Gre­cia (a tra­vés del fon­do de «res­ca­te) a todos los paí­ses de la zona del euro. Como mecá­ni­ca cen­tral, los ban­cos y gru­pos usu­ra­rios inter­na­cio­na­les «repres­tan» dine­ro a los Esta­dos que­bra­dos (como antes lo hicie­ron con ban­cos y empre­sas pri­va­das), se ase­gu­ran la capa­ci­dad de pago con el «ajus­te sal­va­je», y ali­men­tan el naci­mien­to de otra bur­bu­ja ganan­cial con la espe­cu­la­ción con los bonos (emi­sión de deu­da de los Esta­dos) en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. Se tra­ta de un nue­vo ciclo, don­de el sis­te­ma capi­ta­lis­ta se rees­truc­tu­ra y reci­cla sus cri­sis en nue­vas «bur­bu­jas» ganan­cia­les.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

Reci­cla­mien­to de la usu­ra

La ope­ra­ción finan­cie­ra con el «res­ca­te» de Gre­cia no es nada más que otro gran nego­cio usu­ra­rio con la cri­sis, esta vez rea­li­za­do a tra­vés de un Esta­do, y con el FMI y la UE como ins­tru­men­tos de eje­cu­ción.

El gobierno grie­go, en esta­do de insol­ven­cia para pagar su deu­da, pide dine­ro (a cam­bio de bonos) y emi­te más deu­da. O sea vuel­ve endeu­dar­se para pagar la nue­va deu­da.

Con la UE (como inter­me­dia­ria y garan­te) los ban­cos y gru­pos de la usu­ra inter­na­cio­nal) le pres­tan el dine­ro al esta­do grie­go, y a tra­vés del «ajus­te sal­va­je» se ase­gu­ran de que Gre­cia pague su deu­da reci­cla­da con nue­vos intere­ses usu­ra­rios.

De esta mane­ra, los usu­re­ros inter­na­cio­na­les «pres­tan» el dine­ro, se ase­gu­ran la capa­ci­dad de pago con el «ajus­te», y ali­men­tan el naci­mien­to de otra bur­bu­ja ganan­cial con la espe­cu­la­ción con los bonos grie­gos en el mer­ca­do inter­na­cio­nal.

En defi­ni­ti­va la usu­ra inter­na­cio­nal, lue­go de ase­gu­rar­se la capa­ci­dad de pago de la deu­da grie­ga (con el «ajus­te» y la inter­me­dia­ción garan­tis­ta de la UE), pres­tan nue­vos fon­dos para reci­clar un nue­vo macro nego­cio finan­cie­ro con la deu­da del país que­bra­do.

O sea «pres­ta» (com­pran­do emi­sión de deu­da), no para res­ca­tar a Gre­cia, sino para alimen­tar otro ciclo de endeu­da­mien­to usu­ra­rio y de bur­bu­ja ganan­cial espe­cu­la­ti­va.

En resu­men, el capi­tal usu­ra­rio pone el dine­ro (com­pra bonos), se ase­gu­ra su retorno (capi­tal e intere­ses) con el «ajus­te sal­va­je» y la nue­va dis­ci­pli­na fis­cal (reduc­ción del gas­to públi­co) , y se ase­gu­ra la ganan­cia espe­cu­la­ti­va con los bonos en el mer­ca­do inter­na­cio­nal (nue­va bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va).

La «bur­bu­ja» con el Esta­do

En otro esce­na­rio, con la expe­rien­cia grie­ga (que ame­na­za con con­ta­giar­se a toda la Unión Euro­pea) se repi­te el nego­cia­do finan­cie­ro con la cri­sis imple­men­ta­do con los «res­ca­tes» a ban­cos y empre­sas pri­va­das en EEUU y Euro­pa.

Des­de que esta­lla­ra el colap­so ban­ca­rio y bur­sá­til en sep­tiem­bre del 2008, el sis­te­ma nun­ca pudo recu­pe­rar­se, y final­men­te la cri­sis de la «eco­no­mía de papel» ter­mi­nó impac­tan­do en la «eco­no­mía real», pri­me­ro en las metró­po­lis impe­ria­les de EEUU y Euro­pa, exten­dién­do­se lue­go por toda la peri­fe­ria «sub­de­sa­rro­lla­da» y «emer­gen­te» de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na.

Mien­tras las eco­no­mías de EEUU y la UE ingre­sa­ban en una feroz cri­sis finan­cie­ra rece­si­va con quie­bre gene­ra­li­za­do de las mega­em­pre­sas del sec­tor indus­trial y comer­cial, con des­pi­dos labo­ra­les masi­vos, los pode­ro­sos con­glo­me­ra­dos ban­ca­rios que inte­gran el sis­te­ma de la Reser­va Fede­ral y los ban­cos de las poten­cias cen­tra­les reci­cla­ron una bur­bu­ja ganan­cial con el Esta­do como ins­tru­men­to.

Median­te el «res­ca­te finan­cie­ro» en EEUU y Euro­pa, Wall Street y las bol­sas mun­dia­les, los ban­cos y gru­pos usu­ra­rios pri­va­dos reci­cla­ron una nue­va «bur­bu­ja» ganan­cial con la cri­sis, no ya con dine­ro espe­cu­la­ti­vo pro­ve­nien­te del sec­tor pri­va­do, sino con fon­dos públi­cos (de los impues­tos paga­dos por toda la socie­dad).

Esos fon­dos (cap­ta­dos de los mer­ca­dos de capi­ta­les usu­ra­rios) des­ti­na­dos a los «res­ca­tes» fue­ron pues­tos com­pul­si­va­men­te al ser­vi­cio de un nue­vo ciclo de ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta, al mar­gen de una ascen­den­te cri­sis de la eco­no­mía real que mar­cha por vía para­le­la en los paí­ses cen­tra­les.

Simul­tá­nea­men­te, las eco­no­mías reales del Impe­rio y de las poten­cias cen­tra­les (pese a los anun­cios de «recu­pe­ra­ción») per­ma­ne­cen en rojo en todas sus varia­bles, y una cri­sis social, toda­vía de efec­tos impre­vi­si­bles, aso­ma de la mano de los des­pi­dos masi­vos en Euro­pa y EEUU.

El cos­to de este monu­men­tal nego­cio usu­ra­rio con la «cri­sis capi­ta­lis­ta» (que ya fue expor­ta­do des­de EEUU y Euro­pa a los paí­ses de la peri­fe­ria de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na) es finan­cia­do con el dine­ro de los impues­tos paga­dos por el con­jun­to de la socie­dad.

Se tra­ta, en suma, de una «socia­li­za­ción de las pér­di­das» para sub­si­diar un «nue­vo ciclo de ganan­cias pri­va­das» con el Esta­do como herra­mien­ta de eje­cu­ción.

Un pro­ce­so median­te el cual los mega­con­sor­cios más fuer­tes (los gana­do­res de la cri­sis) se deglu­ten a los más débi­les gene­ran­do un nue­vo pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción y con­cen­tra­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

La «bur­bu­ja» grie­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *