Uni­dad aber­tza­le en Nafa­rroa: calor en la calle y frial­dad en las cúpu­las – Ramón Sola

La espe­ra­da mesa redon­da de Hamai­ka Bil Gai­te­zen dejó una con­clu­sión cla­ra: la uni­dad de acción inde­pen­den­tis­ta en Nafa­rroa sus­ci­ta más entu­sias­mo en los aber­tza­les de base que en las direc­cio­nes de par­ti­dos como EA y, sobre todo, Ara­lar. Las cúpu­las siguen cen­trán­do­se en las elec­cio­nes y en repe­tir el esque­ma de 2007, como mues­tra su acuer­do ocul­to, aun a ries­go de ale­jar­se de sus pro­pios sim­pa­ti­zan­tes. Las bases de EA deben estar con­fu­sas por la con­tra­dic­ción entre el dis­cur­so nacio­nal y el acuer­do nava­rro. Y en Ara­lar pocos com­par­ti­rán el cri­te­rio de «no tirar estos diez años».

No resul­ta habi­tual que una ini­cia­ti­va ciu­da­da­na como Hamai­ka Bil Gai­te­zen saque a la calle a 5.000 per­so­nas en sólo unas sema­nas de tra­ba­jo. Y tam­po­co que hoy en día una sala se aba­rro­te para escu­char el deba­te entre tres repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, fue­ra inclu­so de cam­pa­ña elec­to­ral. Ambos datos refle­jan a las cla­ras que la deman­da de uni­dad de acción entre los aber­tza­les de izquier­das de Nafa­rroa no es una teo­ría polí­ti­ca dise­ña­da arti­fi­cial­men­te en un des­pa­cho, sino una corrien­te social poten­te y enrai­za­da en la calle. Y ésta es una pri­me­ra cons­ta­ta­ción nece­sa­ria, y sig­ni­fi­ca­ti­va si se tie­ne en cuen­ta que a uno de los tres sec­to­res repre­sen­ta­dos en la mesa se le impi­de hacer polí­ti­ca legal hace casi una déca­da y que los otros dos ya tie­nen teó­ri­ca­men­te defi­ni­da su opción para el perio­do 2011 – 2015 bajo la sigla de Nafa­rroa Bai.

Qui­zás por ese gran inte­rés pre­vio, no eran pocos los que se fue­ron des­en­can­ta­dos tras el deba­te del vier­nes. Las meras bue­nas pala­bras del repre­sen­tan­te de EA ‑Maior­ga Ramí­rez- y sobre todo las con­di­cio­nes pues­tas por el de Ara­lar ‑Txentxo Jimé­nez- supu­sie­ron un cier­to jarro de agua fría para quie­nes pen­sa­ban que entre bam­ba­li­nas los fogo­nes de la uni­dad inde­pen­den­tis­ta ya echa­ban humo.

Tan­to Ramí­rez como Jimé­nez admi­tie­ron con cla­ri­dad que éste es un tiem­po de expec­ta­ti­vas y que es la izquier­da aber­tza­le quien las des­pier­ta. Sin embar­go, los últi­mos pasos que han dado en Nafa­rroa no están acom­pa­sa­dos con este cri­te­rio, en la medi­da en que con­ti­núan cha­po­tean­do en el río revuel­to de Nafa­rroa Bai y des­pre­cian el poten­te cau­dal que lle­ga­ría des­de la izquier­da aber­tza­le.

Ramí­rez y Jimé­nez coin­ci­die­ron bási­ca­men­te en situar la uni­dad de acción inde­pen­den­tis­ta como una mera opción futu­ra ‑más cer­ca­na cier­ta­men­te en el dis­cur­so de EA que en el de Ara­lar, que insis­tió en que una even­tual deci­sión de ETA sería «sólo el prin­ci­pio»-. Pusie­ron énfa­sis en ase­gu­rar que no les mue­ven las elec­cio­nes ni los intere­ses par­ti­dis­tas. Sin embar­go, es una evi­den­cia que el acuer­do pre­sen­ta­do una sema­na antes por EA y Ara­lar no sólo está pen­sa­do para las urnas de 2011, sino que ésa es casi su úni­ca cla­ve.

El docu­men­to se pre­sen­ta como una guía de acción para el perio­do 2011 – 2015, que sin duda entra den­tro de ese «lar­go pla­zo» en el que no dudan en que habrán opcio­nes de siner­gia con la izquier­da aber­tza­le. ¿Por qué, enton­ces, no la han teni­do en cuen­ta? Ambas for­ma­cio­nes esgri­men en su favor que las bases son nego­cia­bles y que la izquier­da aber­tza­le se podrá unir a esta u otra fór­mu­la cuan­do cam­bien las con­di­cio­nes y se pro­duz­ca el des­hie­lo. Pero a nadie se le esca­pa que ese pac­to EA-Ara­lar agru­pa a dos for­ma­cio­nes con una repre­sen­ta­ción pare­ja y que, por tan­to, cual­quie­ra de las dos ten­drá dere­cho de veto para impe­dir futu­ras alian­zas. Y las exi­gen­cias ver­ba­li­za­das por Txen- txo Jimé­nez apun­tan a que la direc­ción de Ara­lar está dis­pues­ta a ejer­cer­lo, igual que en 2004 hizo el PNV.

Lo que nadie entien­de por tan­to, inclu­so en el pro­pio par­ti­do, es por qué la direc­ción de EA en Nafa­rroa ha acep­ta­do un acuer­do pre­ci­pi­ta­do e intere­sa­do que pue­de ter­mi­nar sien­do una tram­pa con­tra la uni­dad de fuer­zas por la que apues­ta cla­ra­men­te a nivel nacio­nal.

Las cúpu­las de los par­ti­dos pue­den ter­mi­nar con­ver­ti­das, por tan­to, en un pro­ble­ma para sus pro­pias bases. Las de EA deben estar con­fun­di­das por la apa­ren­te con­tra­dic­ción entre las diná­mi­cas que se alien­tan a nivel nacio­nal y el acuer­do fir­ma­do en Nafa­rroa. Y en Ara­lar pro­ba­ble­men­te muy pocos com­par- tan el cri­te­rio de Txentxo Jimé­nez de sal­va­guar­dar a toda cos­ta los «diez años de tra­ba­jo» de Ara­lar. La fra­se recuer­da inevi­ta­ble­men­te al modo en que Josu Jon Imaz recha­zó apo­yar las deman­das de la izquier­da aber­ta­le en Loio­la por­que eso supo­nía admi­tir que en 1977 el PNV se había equi­vo­ca­do.

Las bases aber­tza­les en Nafa­rroa, ade­más, son cons­cien­te de otra reali­dad incon­tes­ta­ble. Aque­lla expec­ta­ti­va de 2007 de inten­tar for­zar un cam­bio de gobierno jun­to al PSN se ha demos­tra­do total­men­te irreal. Si no fue posi­ble con un Fer­nan­do Puras enfren­ta­do a UPN y un Zapa­te­ro dis­pues­to a arries­gar con la nego­cia­ción con la izquier­da aber­tza­le, es ilu­so­rio tra­tar de repe­tir juga­da con un Rober­to Jimé­nez con­ver­ti­do en mam­po­rre­ro de Miguel Sanz y un Zapa­te­ro atrin­che­ra­do.

Plan­tar cara a UPN ‑inclu­so dispu­tar­le el pri­mer pues­to- es posi­ble, eso sí. Pero sólo des­de la uni­dad, sin exclu­sio­nes y sobre acuer­dos de con­te­ni­dos.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *