Radio y TV Mar­tí, un “fias­co” de cos­tos des­me­su­ra­dos- Cuba­de­ba­te

Las trans­mi­sio­nes radia­les y tele­vi­si­vas de Esta­dos Uni­dos hacia Cuba no con­si­guie­ron más que una audien­cia raquí­ti­ca y un efec­to polí­ti­co nulo en la isla de régi­men socia­lis­ta. Eso sí, se comie­ron casi 700 millo­nes de dóla­res en 27 años.

Ese es el diag­nós­ti­co estam­pa­do en un infor­me del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do de Esta­dos Uni­dos.

“Radio y TV Mar­tí no logra­ron avan­ces dis­cer­ni­bles ni en la socie­dad cuba­na ni en mate­ria de influen­cia sobre el gobierno”, afir­ma el docu­men­to redac­ta­do por los miem­bros del gober­nan­te Par­ti­do Demó­cra­ta del Comi­té y publi­ca­do el lunes.

Menos de dos por cien­to de los cuba­nos sin­to­ni­zan Radio Mar­tí, mien­tras casi nadie mira la pro­gra­ma­ción de su tele­vi­so­ra her­ma­na, no sólo por la exi­to­sa inter­fe­ren­cia ope­ra­da por el gobierno cubano, sino por la con­vic­ción gene­ral de que las noti­cias que trans­mi­ten no son “obje­ti­vas”, afir­ma el docu­men­to.

El infor­me de 15 pági­nas recla­ma que los dos medios sean tras­la­da­dos de su actual sede, la sudo­rien­tal ciu­dad esta­dou­ni­den­se de Mia­mi, a Washing­ton, y pues­tos bajo con­trol de La Voz de Amé­ri­ca, un medio esta­tal cuyas “nor­mas perio­dís­ti­cas” son más pro­fe­sio­na­les, afir­ma.

El diag­nós­ti­co, divul­ga­do en medio de deba­tes legis­la­ti­vos sobre la inefi­ca­cia de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba, fue dura­men­te cri­ti­ca­do por par­la­men­ta­rios dere­chis­tas de línea dura, defen­so­res acé­rri­mos de Radio y TV Mar­tí y de la enti­dad que las super­vi­sa, la Offi­ce of Cuba Broad­cas­ting (OCB).

El pre­si­den­te del Comi­té, sena­dor “John Kerry, y su per­so­nal están resuel­tos a matar a la OCB”, acu­só el repre­sen­tan­te Lin­coln Díaz-Balart, de ori­gen cubano, en una entre­vis­ta publi­ca­da por el dia­rio The Mia­mi Herald.

Lo que debe­ría hacer el gobierno de Barack Oba­ma, ter­ció el sena­dor demó­cra­ta Russ Fein­gold, es dejar de finan­ciar esos dos medios.

“Cuan­do esta­mos con un défi­cit fis­cal astro­nó­mi­co (…), nece­si­ta­mos eli­mi­nar todo gas­to inefi­cien­te y super­fluo”, sos­tu­vo Fein­gold, miem­bro del Comi­té, en una car­ta diri­gi­da a Oba­ma.

“Este pro­gra­ma es una reli­quia de la Gue­rra Fría, no cum­ple con reglas perio­dís­ti­cas y es un ejem­plo nota­ble de des­per­di­cio guber­na­men­tal”, agre­gó.

El infor­me apa­re­ce en momen­tos de escep­ti­cis­mo sobre un des­con­ge­la­mien­to de las rela­cio­nes entre el gobierno de Oba­ma y La Haba­na.

En su pri­mer año de man­da­to, Oba­ma levan­tó las duras res­tric­cio­nes impues­tas por su ante­ce­sor Geor­ge W. Bush (2001−2009) a los via­jes de cuba­nos-esta­dou­ni­den­ses a Cuba y al envío de reme­sas de dine­ro a sus fami­lias en esa isla cari­be­ña.

Pare­cía el comien­zo de medi­das para des­mon­tar más de 50 años de blo­queo eco­nó­mi­co. Pero los ges­tos per­ma­ne­cen con­ge­la­dos des­de hace más de seis meses.

Los dos gobier­nos reto­ma­ron con­ver­sa­cio­nes sobre cues­tio­nes migra­to­rias y una muy modes­ta amplia­ción del inter­cam­bio cul­tu­ral y cien­tí­fi­co, ade­más de lle­var a cabo una elo­gia­da ini­cia­ti­va de apo­yo a los médi­cos cuba­nos que pres­tan coope­ra­ción en Hai­tí, devas­ta­do por el terre­mo­to de enero.

Pero la muer­te en febre­ro de un pre­so polí­ti­co cubano tras una lar­ga huel­ga de ham­bre y la deten­ción de un con­tra­tis­ta esta­dou­ni­den­se que sumi­nis­tra­ba equi­pos de comu­ni­ca­cio­nes a gru­pos judíos, enfria­ron el entu­sias­mo de la Casa Blan­ca en la refor­ma de las rela­cio­nes bila­te­ra­les.

El Con­gre­so legis­la­ti­vo dis­cu­te un pro­yec­to de ley que faci­li­ta­ría a los agri­cul­to­res y gana­de­ros esta­dou­ni­den­ses los trá­mi­tes para ven­der sus pro­duc­tos a Cuba y, sobre todo, pon­dría fin a la vie­ja prohi­bi­ción de via­jar al país isle­ño que pen­de sobre los ciu­da­da­nos de Esta­dos Uni­dos.

El pro­yec­to de Ley para la Mejo­ra de las Expor­ta­cio­nes y la Refor­ma de las San­cio­nes Comer­cia­les cuen­ta ya con unos 190 pro­mo­to­res en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, de 435 esca­ños.

La ini­cia­ti­va “está muy cer­ca de ser apro­ba­da en el pleno”, según el espe­cia­lis­ta Geoff Tha­le, de la no guber­na­men­tal Ofi­ci­na en Washing­ton para Asun­tos Lati­no­ame­ri­ca­nos. “Pero no está cla­ro si los líde­res (del legis­la­ti­vo) deja­rán que lle­gue a esa ins­tan­cia”, aña­dió.

Hay un pro­yec­to simi­lar que cuen­ta con el res­pal­do de 40 sena­do­res en la cáma­ra alta, pero allí podría fra­ca­sar, agre­gó Tha­le. Y el Poder Eje­cu­ti­vo no está hacien­do nada a favor ni en con­tra de la ini­cia­ti­va, indi­có.

Para Tha­le, el infor­me sobre Radio Mar­tí cons­ti­tu­ye “un desa­fío gene­ra­li­za­do a los intere­ses y estruc­tu­ras que han sos­te­ni­do por tan­to tiem­po nues­tra polí­ti­ca hacia Cuba”.

Radio Mar­tí fue lan­za­da en 1983 por el gobierno de Ronald Reagan (1981−1989), y la siguió sie­te años des­pués TV Mar­tí. Sus seña­les se han emi­ti­do des­de trans­mi­so­res colo­ca­dos en glo­bos estra­tos­fé­ri­cos, avio­nes sobre­vo­lan­do el mar cer­ca de Flo­ri­da y emi­so­ras pri­va­das de ese esta­do, el más cer­cano al terri­to­rio cubano.

Según el Ser­vi­cio de Inves­ti­ga­ción del Con­gre­so, la gigan­tes­ca ope­ra­ción insu­mió más de 630 millo­nes de dóla­res del Teso­ro esta­dou­ni­den­se has­ta el 31 de octu­bre de 2008.

En 2009, últi­mo año del gobierno de Bush, la COB reci­bió más de 35 millo­nes de dóla­res, redu­ci­dos a 32,5 millo­nes para el actual ejer­ci­cio, mien­tras la admi­nis­tra­ción de Oba­ma ha soli­ci­ta­do un pre­su­pues­to de 29,2 millo­nes para el año fis­cal 2011 que se ini­cia el 1 de octu­bre.

Algu­nos legis­la­do­res demó­cra­tas pidie­ron cor­tes más drás­ti­cos y otros, como Fein­gold, que se eli­mi­ne por com­ple­to a los dos medios.

Una de las cosas que han mejo­ra­do en este lap­so es la cali­dad de la tele­vi­sión cuba­na, afir­ma el infor­me, que incor­po­ró pro­gra­mas extran­je­ros de entre­te­ni­mien­to, como las series esta­dou­ni­den­ses “The Sopra­nos” y “Grey’s Ana­tomy”, y que retrans­mi­te pro­gra­ma­ción del canal de noti­cias CNN en Espa­ñol.

El repor­te inclu­ye estu­dios pre­vios y entre­vis­tas con varias fuen­tes, inclu­si­ve con el per­so­nal de la OCB, para con­cluir que éste “no cum­ple con las nor­mas bási­cas del perio­dis­mo”, trans­mi­te “infor­mes sin fun­da­men­to sobre Cuba como si fue­ran noti­cias legí­ti­mas” e incu­rre en “len­gua­je ofen­si­vo e incen­dia­rio”.

El diplo­má­ti­co Way­ne Smith, que enca­be­zó la Ofi­ci­na de Intere­ses de Esta­dos Uni­dos en Cuba des­de fines de los años 70 has­ta 1981, opi­na que el gobierno de Oba­ma “debió qui­tar del aire TV Mar­tí” ape­nas fue inves­ti­do y tras­la­dar Radio Mar­tí a la órbi­ta de La Voz de Amé­ri­ca.

Los dos medios fue­ron “un fias­co des­de el pri­mer momen­to, por ser mera pro­pa­gan­da. La Voz de Amé­ri­ca era muy cui­da­do­sa, tenía su pun­to de vis­ta, pero se cui­da­ba de sumi­nis­trar fuen­tes y de ser equi­li­bra­da”, dijo Smith.

En cam­bio, la COB “sólo expo­ne un pun­to de vis­ta: el de los ultra­de­re­chis­tas exi­lia­dos cuba­nos”, sen­ten­ció.

(Toma­do de IPS)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *