¡Que hagan ellos sus debe­res!- Ali­zia Stür­tze

El impla­ca­ble y ava­ri­cio­so jeho­vá capi­ta­lis­ta ha cas­ti­ga­do a Gre­cia por no hacer sus debe­res a tiem­po. Ita­lia, y sobre todo Por­tu­gal, ahí andan, ren­quean­do de mala mane­ra con sus tareas y expues­tos tam­bién a la «ira divi­na». Según la vice­pre­si­den­ta Fer­nán­dez de la Vega, el Esta­do espa­ñol está bor­dan­do sus debe­res y le van a que­dar hechos un pri­mor… el pro­ble­ma es que se está retra­san­do dema­sia­do y que le aco­san los bullies finan­cie­ros. Ale­ma­nia, como pri­me­ra de la cla­se, hace tiem­po que supues­ta­men­te sol­ven­tó sus queha­ce­res. Gran Bre­ta­ña y Fran­cia tie­nen algún que otro ejer­ci­cio pen­dien­te pero, como no son paí­ses PIGS (o sea, de segun­da) sino PRAE (es decir, de pri­me­ra, «paí­ses ricos alta­men­te endeu­da­dos»), pues de momen­to el mato­na­je capi­ta­lis­ta les deja estar.

Pero que no se hagan dema­sia­das ilu­sio­nes, que ahí, con­tro­lan­do la tra­mo­ya, sigue la éli­te del poder mun­dial, como ese Club Bil­der­berg que, según P. J. Watson, en su pró­xi­ma reu­nión de junio en Sit­ges qui­zá deci­da man­te­ner la rece­sión mun­dial y aumen­tar el sufri­mien­to eco­nó­mi­co de la gran mayo­ría en bene­fi­cio de sus pla­nes; pla­nes que inclu­yen, cla­ro está, impo­ner a las cla­ses popu­la­res debe­res has­ta la exte­nua­ción, enten­dién­do­se por debe­res el des­man­te­la­mien­to total del ya exan­güe entra­ma­do de dere­chos socia­les como supues­ta con­di­tio sine que non para «salir de la cri­sis», esta­bi­li­zar el défi­cit, ase­gu­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad, ale­jar a los espe­cu­la­do­res, pagar la deu­da, remen­dar bur­bu­jas pin­cha­das y bla, bla, bla… De regu­la­ción de esa cue­va de ladro­nes que es el mer­ca­do finan­cie­ro, ni pala­bra; fal­ta­ría más.

En ese con­tex­to, se diría que el gran capi­tal, las mul­ti­na­cio­na­les, los millo­na­rios, pira­tas y tri­le­ros finan­cie­ros han ele­gi­do a Gre­cia, por com­ba­ti­va, como labo­ra­to­rio para some­ter a prue­ba la res­pues­ta social a esa terro­ris­ta ofen­si­va de «ajus­te» extre­mo que, en Euro­pa, quie­ren apli­car a los PIGS pri­me­ro y lue­go (aun­que de otra mane­ra) a los PRAE, que algu­nos des­cri­ben como «tera­pia dolo­ro­sa que nos tene­mos que apli­car por nues­tro bien», aun­que el que esté enfer­mo sea otro (el capi­ta­lis­mo en cri­sis).

La res­pues­ta que, en con­tra­dic­ción total con su pro­gra­ma elec­to­ral, ha dado el recien­te­men­te ele­gi­do gobierno de Papan­dreu (pre­si­den­te de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta) a los ata­ques con­tra la deu­da y la auto­no­mía grie­gas pone una vez más de relie­ve la natu­ra­le­za de cla­se del esta­do bur­gués. Defen­sor siem­pre en últi­ma ins­tan­cia del gran capi­tal, uti­li­za, cla­ro está, la repre­sión físi­ca pura y dura allí don­de hay orga­ni­za­ción sufi­cien­te como para hacer­le fren­te y orga­ni­zar huel­gas gene­ra­les, en el sen­ti­do más radi­cal del tér­mino.

Pero en tiem­pos de cri­sis como el actual, en que el sis­te­ma para sobre­vi­vir, se recon­fi­gu­ra maxi­mi­zan­do el saqueo y la explo­ta­ción (pen­sio­nes, sani­dad, edu­ca­ción, dine­ro públi­co, peque­ños aho­rros… todo «para casa»), la repre­sión no es sufi­cien­te para man­te­ner y legi­ti­mar la hege­mo­nía. Hay que com­ple­men­tar­la con otros ele­men­tos que atrai­gan a su anti­so­cial pro­yec­to a capas popu­la­res des­ideo­lo­gi­za­das y/​o ate­mo­ri­za­das, a sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía… La cues­tión es cons­ti­tuir un blo­que social inter­cla­sis­ta en base a cri­te­rios y pre­jui­cios «nacio­na­les», eco­nó­mi­cos, racis­tas, xenó­fo­bos, reli­gio­sos, ati­za­dos y ali­men­ta­dos arti­fi­cial­men­te y de modo muy ela­bo­ra­do por los oli­go­po­lios mediá­ti­cos.

Nece­si­tan desig­nar a un enemi­go «extran­je­ro» o inte­rior que jus­ti­fi­que su nece­si­dad de vio­lar todos los prin­ci­pios y dere­chos fun­da­men­ta­les en los que dicen sus­ten­tar­se las demo­cra­cias occi­den­ta­les. En Gran Bre­ta­ña, por ejem­plo, ha habi­do recien­te­men­te huel­gas obre­ras bajo el eslo­gan «empleos bri­tá­ni­cos para los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos». En Fran­cia, la vene­no­sa com­bi­na­ción de su pasa­do colo­nial y su «gue­rra» con­tra el terro­ris­mo per­mi­te que los medios con­vier­tan fácil­men­te al musul­mán y al ára­be en el enemi­go y en cla­ro ele­men­to de des­unión y alie­na­ción obre­ras. Aho­ra mis­mo, las orga­ni­za­cio­nes grie­gas de izquier­da se ven en la increí­ble nece­si­dad de com­ba­tir, en total des­igual­dad de con­di­cio­nes, el men­ti­ro­so mito pro­pa­gan­dís­ti­co de «los pere­zo­sos tra­ba­ja­do­res grie­gos» acos­tum­bra­dos a vivir por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des, con pagas y jubi­la­cio­nes anti­ci­pa­das millo­na­rias a cuen­ta bási­ca­men­te de los pobres curre­las ale­ma­nes.

Al pare­cer, son bas­tan­tes los tra­ba­ja­do­res teu­to­nes que se han tra­ga­do ese xenó­fo­bo dis­cur­so tan con­tra­pro­du­cen­te para el movi­mien­to tra­ba­ja­dor.

En el his­tó­ri­ca­men­te ende­ble Esta­do espa­ñol, entre la «recon­quis­ta», los cris­tia­nos vie­jos y nue­vos, el ejem­plar pasa­do impe­rial, las gue­rras del siglo XIX, el gol­pe del 36, la lar­ga pesa­di­lla fran­quis­ta, su con­ti­nuis­mo en «demo­cra­cia» y la cri­mi­na­li­za­ción de lo vas­co, las cla­ses popu­la­res son en un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble, ade­más de polí­ti­ca­men­te anal­fa­be­tas, bas­tan­te ten­den­tes al patrio­te­ris­mo inter­cla­sis­ta y a bus­car el enemi­go en el sitio equi­vo­ca­do, deján­do­se arras­trar fácil­men­te por la dema­go­gia puni­ti­va de polí­ti­cos, sin­di­ca­tos, jue­ces y perio­dis­mo basu­ra. Muchos de los que tuvie­ron que emi­grar (a Eus­kal Herria, Cata­lun­ya, Ale­ma­nia, Esta­do fran­cés…) pare­ce que no han enten­di­do lo enri­que­ce­dor de la diver­si­dad, la lucha de cla­ses y el inter­na­cio­na­lis­mo.

Sólo des­de ese pris­ma se pue­de enten­der que, con 4,5 millo­nes de para­dos, las encues­tas digan que la figu­ra públi­ca más valo­ra­da es Rubal­ca­ba, el minis­tro del Inte­rior: los cor­de­ros eli­gien­do al lobo para que los pro­te­ja. ¡Increí­ble! Que, en ple­na marea de escán­da­los por pede­ras­tia, la ultra­de­re­chis­ta Igle­sia espa­ño­la se atre­va a reco­men­dar al per­so­nal que a la hora de hacer la decla­ra­ción la ren­ta pon­ga una x en su casi­lla como méto­do infa­li­ble para solu­cio­nar la cri­sis sólo es expli­ca­ble den­tro de un cal­do de cul­ti­vo espe­cí­fi­co.

Úni­ca­men­te des­de esa laten­te amal­ga­ma de fas­cis­mo-racis­mo-xeno­fo­bia se com­pren­de que ese mani­pu­la­ble pue­blo espa­ñol explo­ta­do, colo­ni­za­dor y colo­ni­za­do, ría los insul­tos a Evo Mora­les o a Hugo Chá­vez y legi­ti­me albo­ro­za­do la ven­ga­ti­va y des­pro­por­cio­na­da vio­len­cia esta­tal y el reac­cio­na­ris­mo penal que aten­tan gra­ve­men­te con­tra las bases del sis­te­ma demo­crá­ti­co y con­tra su dere­cho a com­ba­tir a sus explo­ta­do­res. Cla­ro que todo ello está pro­gra­ma­da­men­te alen­ta­do des­de arri­ba e inclu­so apo­ya­do por los sec­to­res que una menos se podía espe­rar.

Ahí tene­mos par­ti­dos polí­ti­cos como ERC votan­do sor­pren­den­te­men­te a favor de una refor­ma cla­ra­men­te regre­si­va (y anti­vas­ca) del Códi­go Penal, aun­que, en pala­bras de su por­ta­voz, Joan Ridao, des­pren­da «cier­to popu­lis­mo puni­ti­vo» y afec­te a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das. A pesar de las preo­cu­pa­cio­nes repe­ti­da­men­te mos­tra­das por Amnis­tía Inter­na­cio­nal, en la prác­ti­ca (que es lo que impor­ta) ni a IU ni a CCOO o UGT les qui­ta el sue­ño que el sis­te­ma penal esté pla­ga­do de jue­ces fas­cis­tas, o que las leyes anti­te­rro­ris­tas, la Ley de Par­ti­dos, el man­te­ni­mien­to del anti­guo TOP bajo el nom­bre de Audien­cia Nacio­nal, la exis­ten­cia de tor­tu­ra, el inqui­si­to­rial cas­ti­go con­tra el inde­pen­den­tis­mo vas­co… pon­gan en evi­den­cia la inca­pa­ci­dad del Esta­do espa­ñol de abor­dar los pro­ble­mas nacio­na­les y socia­les del terri­to­rio que con­tro­la y su inten­to de com­pen­sar lo defi­cien­te de su estruc­tu­ra polí­ti­ca por medio de una herra­mien­ta penal cada vez más alar­man­te­men­te reac­cio­na­ria y anti­de­mo­crá­ti­ca. A toda esa pro­gre­sía, que se sepa, no le cau­sa pico­res el que todas esas medi­das no hagan sino seguir ali­men­tan­do a la bes­tia fas­cis­ta que, des­de el PP, la FAES de Aznar y otra serie de aso­cia­cio­nes ultra­de­re­chis­tas bien rega­das de dine­ro públi­co, mues­tra una vora­ci­dad ili­mi­ta­da.

Del mis­mo modo, la cla­se «inte­lec­tual» no con­si­de­ra preo­cu­pan­te ni digno de denun­cia el alar­mis­mo, el racis­mo, la xeno­fo­bia y el popu­lis­mo puni­ti­vo con el que des­de los medios «encien­den» a la gen­te en torno a temas como la pede­ras­tia, los crí­me­nes sexua­les y cier­tos robos, que se apro­ve­chan lue­go para endu­re­cer el cas­ti­go con­tra la disi­den­cia (la vas­ca, sobre todo), en terreno abo­na­do, cla­ro.

¿Qué papel for­ma­ti­vo cum­plen esos «pen­sa­do­res», si has­ta la vice­pre­si­den­ta Fer­nán­dez de la Vega ha reco­no­ci­do que el tre­men­do endu­re­ci­mien­to del Códi­go Penal que inclu­ye la liber­tad vigi­la­da pos­te­rior a la cár­cel para «terro­ris­tas» tie­ne rela­ción direc­ta con «acon­te­ci­mien­tos que con­mo­cio­na­ron a la opi­nión públi­ca», como los de Mar­ta del Cas­ti­llo y Mari Luz, a cuyo padre el PP (y su engra­sa­do sopor­te mediá­ti­co) ha con­ver­ti­do en por­ta­es­tan­dar­te de la peti­ción de cade­na per­pe­tua? ¿Aca­so nadie sabe que el endu­re­ci­mien­to de los códi­gos pena­les coin­ci­de siem­pre his­tó­ri­ca­men­te con coyun­tu­ras de cri­sis, en las que al poder le intere­sa azu­zar la lógi­ca popu­lar del lin­cha­mien­to para poder repri­mir libre­men­te las luchas ya exis­ten­tes y las por venir?

Tras las cor­ti­nas de humo del terro­ris­mo, la inse­gu­ri­dad, la pira­te­ría, la cri­mi­na­li­dad e inclu­so el «incon­tro­la­ble mer­ca­do finan­cie­ro», los esta­dos occi­den­ta­les inten­tan que las cla­ses popu­la­res se con­fun­dan de enemi­go y que, en lugar de orga­ni­zar­se para pre­sio­nar y luchar por sus intere­ses, apun­ten al blan­co equi­vo­ca­do… Y les «hagan los debe­res» a los que nos macha­can.

¡Soli­da­ri­dad con el pue­blo grie­go en lucha! ¡Soli­da­ri­dad con la huel­ga de la ense­ñan­za públi­ca no uni­ver­si­ta­ria orga­ni­za­da por el sin­di­ca­lis­mo mayo­ri­ta­rio vas­co para el pró­xi­mo 25 de mayo! ¡Bas­ta ya del cola­bo­ra­cio­nis­mo y «esqui­ro­leo» de los hiper­sub­ven­cio­na­dos, mino­ri­ta­rios y ultra­es­pa­ño­les CCOO y UGT!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *