Hace 65 años, la URSS derro­ta al fas­cis­mo ale­man y libe­ra Euro­pa de la pes­te nazi

El Ejército Rojo liberó Berlín

Des­de Boltxe Kolek­ti­boa, que­re­mos recor­dar la enor­me ges­ta del pue­blo sovie­ti­co y agra­de­cer su esfuer­zo, por la libertad. 

Hace 65 años, un 9 de mayo de 1945, el man­do mili­tar ale­mán, derro­ta­do en la bata­lla de Ber­lín, fir­mó la capi­tu­la­ción que puso vir­tual­men­te fin a la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La foto del recuer­da nos mues­tra al gene­ra­la­to de la Wehr­macht con ros­tros adus­tos sus­cri­bien­do un docu­men­to ante los Maris­ca­les Soviéticos.

Días antes, en las pri­me­ras horas del 30 de abril ‑en medio de una ciu­dad derruida‑, una patru­lla mili­tar sovié­ti­ca había iza­do la ban­de­ra roja con la Hoz y el Mar­ti­llo en el prin­ci­pal edi­fi­cio ger­mano ‑el Reichs­tag- que sobre­vi­vía a la hecatombe.

CRÓNICA DE LO QUE FUE LA GRAN GUERRA PATRIA

La Gran Gue­rra Patria (en ruso: Великая Отечественная война, Velí­ka­ya Oté­chest­ven­na­ya Voy­ná) es el tér­mino dado por los sovié­ti­cos a la gue­rra con­tra la Ale­ma­nia nazi duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

Las repú­bli­cas sovié­ti­cas per­die­ron apro­xi­ma­da­men­te 27 millo­nes de per­so­nas, en una gue­rra que ini­ció con la inva­sión nazi de la Unión Sovié­ti­ca el 22 de junio de 1941, y cul­mi­nó con la caí­da de Ber­lín el 3 de mayo de 1945 a manos del Ejér­ci­to Rojo.

La Bata­lla de Sta­lin­gra­do cons­ti­tu­yó el pun­to de infle­xión de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el momen­to en que las tro­pas sovié­ti­cas, tras las derro­tas ini­cia­les de la Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja, pasan a la ofen­si­va con­tra las fuer­zas nazis del Eje, de hecho, la impor­tan­cia de esta bata­lla se apre­cia en la can­ti­dad enor­me de bajas de ambas par­tes, la des­truc­ción total de una ciu­dad sovié­ti­ca y las enor­mes pér­di­das de hom­bres y mate­rial sufri­das por la Wehr­macht, por ello la crí­ti­ca his­tó­ri­ca con­si­de­ra que la Bata­lla de Sta­lin­gra­do fue la derro­ta mili­tar más seve­ra (y más deci­si­va) de la Ale­ma­nia hitle­ria­na, tras la cual la ini­cia­ti­va en com­ba­te corres­pon­dió al Ejér­ci­to Rojo. La Unión Sovié­ti­ca fue el país com­ba­tien­te que sopor­tó casi el 80% del ata­que de los paí­se Eje en Euro­pa, por lo que la vic­to­ria en la Bata­lla de Sta­lin­gra­do y la con­si­guien­te con­tra­ofen­si­va sig­ni­fi­có el comien­zo del des­mo­ro­na­mien­to de la máqui­na de gue­rra alemana.

La maqui­na­ria de pro­pa­gan­da de los alia­dos occi­den­ta­les espe­ró que se capi­tu­la­se pri­me­ro en la ciu­dad fran­ce­sa de Reims el 8 de mayo de 1945 ante el alto man­do mili­tar alia­do, y sólo al día siguien­te, el 9 de mayo de 1945, se pro­ce­dió a la TOTAL ren­di­ción ger­ma­na en Ber­lín fren­te al man­do mili­tar sovié­ti­co, por lo cual la Unión Sovié­ti­ca deci­dió fes­te­jar ofi­cial­men­te el Día de la Vic­to­ria el 9 de mayo.

El tér­mino de «Gran Gue­rra Patria» fue ela­bo­ra­do por el gobierno sovié­ti­co poco des­pués de empe­zar la inva­sión ale­ma­na en junio de 1941, se eli­gió por­que evo­ca a la Gue­rra Patria que enfren­tó a la Rusia zaris­ta con Fran­cia en la épo­ca de Napo­león en 1812, con el obje­ti­vo de mos­trar a la pobla­ción sovié­ti­ca un para­le­lis­mo entre ambas luchas, refor­zar el patrio­tis­mo de las masas con un men­sa­je muy nacio­na­lis­ta y reite­rar el gra­ve peli­gro que para la Unión Sovié­ti­ca y sus habi­tan­tes sig­ni­fi­ca­ba el ata­que nazi.

La his­to­rio­gra­fía sovié­ti­ca dife­ren­ció cla­ra­men­te des­pués de 1945 a la «Gran Gue­rra Patria» del con­flic­to deno­mi­na­do en Euro­pa como «Segun­da Gue­rra Mun­dial». En par­te se ale­ga que con ello la Unión Sovié­ti­ca recha­za­ba tener víncu­lo alguno con la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con­si­de­ra­da como sim­ple gue­rra impe­ria­lis­ta don­de había par­ti­ci­pa­do la Rusia zaris­ta. Asi­mis­mo refor­za­ba a nivel de his­to­ria­do­res el con­cep­to que la Unión Sovié­ti­ca era un Esta­do total­men­te nue­vo cuyas tra­di­cio­nes mili­ta­res no corres­pon­dían a las de Rusia zaris­ta aun­que se res­ca­ta­ba el hecho que ambos regí­me­nes habían lucha­do por defen­der el mis­mo terri­to­rio con­tra pode­ro­sos inva­so­res lle­ga­dos de Occi­den­te, lo cual refor­za­ba el sen­ti­mien­to nacio­na­lis­ta (no cla­sis­ta) de las masas soviéticas.

Archivo

Mar­cha de los ale­ma­nes cap­tu­ra­dos en la ope­ra­ción Bagra­tión. Mos­cú. 17 de julio de 1944.

Final­men­te, otra expli­ca­ción era que la Unión Sovié­ti­ca en ver­dad no había expe­ri­men­ta­do ata­que extran­je­ro alguno has­ta junio de 1941, en con­se­cuen­cia la inva­sión de Ale­ma­niaPolo­nia el 1 de sep­tiem­bre de 1939 era un even­to que no corres­pon­día a la «defen­sa del Esta­do sovié­ti­co», con­si­de­ran­do ade­más que duran­te y des­pués de dicha inva­sión la Unión Sovié­ti­ca había man­te­ni­do la paz con el Ter­cer Reich has­ta 1941 en vir­tud del Pac­to Molo­tov-Rib­ben­trop (a dife­ren­cia de Gran Bre­ta­ñaFran­cia, que al cono­cer la inva­sión a Polo­nia decla­ra­ron la gue­rra a Alemania).

Los his­to­ria­do­res sovié­ti­cos desig­na­ron como «Gran Gue­rra Patria» a sólo al enfren­ta­mien­to entre la Unión Sovié­ti­ca y la Ale­ma­nia nazi para dar­le un sig­ni­fi­ca­do de cho­que de ideo­lo­gías don­de el comu­nis­mo había derro­ta­do al fas­cis­mo, se pre­fe­ría uti­li­zar este últi­mo tér­mino (en vez de nazis­mo) pues per­mi­tía al gobierno sovié­ti­co abar­car en la lis­ta de agre­so­res ven­ci­dos a paí­ses alia­dos del Ter­cer Reich como la Ita­lia fas­cis­ta, Ruma­nia, Fin­lan­dia, Hun­gría, etc., que habían par­ti­ci­pa­do con tro­pas en el ata­que a la Unión Soviética.

Por ese mis­mo moti­vo las ope­ra­cio­nes béli­cas de Esta­dos Uni­dosGran Bre­ta­ña con­tra Ale­ma­nia o Japón que­da­ron lógi­ca­men­te como hechos aje­nos a la Gran Gue­rra Patria, inclu­si­ve el fac­tor ideo­ló­gi­co impli­có reti­rar de este con­cep­to a los com­ba­tes entre la Unión Sovié­ti­ca y Japón con moti­vo de la recu­pe­ra­ción sovié­ti­ca de Man­chu­ria, ante las fuer­zas japo­ne­sas en agos­to de 1945.

Infor­me Wikipedia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.