Auge y deca­den­cia de las poten­cias eco­nó­mi­cas: El con­flic­to entre Chi­na y EEUU se recru­de­ce – La Haine

jamespetras¿Desem­bo­ca­rá inevi­ta­ble­men­te en una con­fla­gra­ción mun­dial la inten­si­fi­ca­ción del con­flic­to entre EE.UU. y Chi­na? Si con­si­de­ra­mos la his­to­ria recien­te como un indi­ca­dor fia­ble, enton­ces la res­pues­ta es un rotun­do sí. Las gue­rras más des­truc­ti­vas del siglo XX fue­ron con­se­cuen­cia de los enfren­ta­mien­tos entre las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das y las poten­cias impe­ria­les emer­gen­tes. Las prác­ti­cas y las polí­ti­cas de las pri­me­ras sir­ven de guía para las segundas.

La explo­ta­ción colo­nial que el Rei­no Uni­do infli­gió a la India, a sus mer­ca­dos, hacien­da, mate­rias pri­mas y mano de obra sir­vió de mode­lo para la gue­rra y con­quis­ta que Ale­ma­nia inten­tó en Rusia [1] . La ene­mis­tad entre Chur­chill y Hitler tuvo tan­to que ver con sus visio­nes impe­ria­les comu­nes como con sus pun­tos de vis­ta con­tra­dic­to­rios de la polí­ti­ca. Del mis­mo modo el pilla­je colo­nial de Euro­pa y EE.UU. rea­li­za­do en el sudes­te asiá­ti­co y las ciu­da­des cos­te­ras de Chi­na sir­vió de mode­lo para la ofen­si­va colo­ni­za­do­ra y explo­ta­do­ra de Japón en Man­chu­ria, Corea y Chi­na continental.

En cada caso, el con­flic­to entre las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das, pero estan­ca­das, y las nue­vas poten­cias impe­ria­les diná­mi­cas de desa­rro­llo tar­dío con­du­jo a gue­rras mun­dia­les en las que sólo la inter­ven­ción de otra poten­cia impe­rial en ascen­so, Esta­dos Uni­dos (jun­to a la proeza mili­tar impre­vis­ta de la Unión Sovié­ti­ca), hizo posi­ble la derro­ta de las ante­rio­res poten­cias domi­nan­tes. EE.UU., esta­ble­ci­da des­pués de la gue­rra como la poten­cia impe­rial domi­nan­te, des­pla­zó a las poten­cias euro­peas, subor­di­nó a Ale­ma­nia y Japón y se enfren­tó al blo­que sino-sovié­ti­co [2] . Con la des­apa­ri­ción de la URSS y la trans­for­ma­ción de Chi­na en un país capi­ta­lis­ta diná­mi­co, el esce­na­rio esta­ba pre­pa­ra­do para un nue­vo enfren­ta­mien­to entre el poder impe­rial esta­ble­ci­do –EE.UU. y sus alia­dos euro­peos– y Chi­na, la poten­cia mun­dial emergente.

El impe­rio de EE.UU. cubre el mun­do con cer­ca de 800 bases mili­ta­res [3] , alian­zas mili­ta­res mul­ti­la­te­ra­les (OTAN) y bila­te­ra­les, y una posi­ción domi­nan­te en las deno­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les (Ban­co Mun­dial, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) y los ban­cos trans­na­cio­na­les, fir­mas de inver­sión e indus­trias de Asia, Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa y otros lugares.

Chi­na no ha desa­fia­do ni copia­do el mode­lo de EE.UU. de cons­truir el impe­rio basán­do­se en la capa­ci­dad mili­tar. Y toda­vía menos el enfo­que japo­nés o ale­mán de cues­tio­na­mien­to de los impe­rios esta­ble­ci­dos. Su diná­mi­co cre­ci­mien­to está impul­sa­do por la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, las rela­cio­nes de mer­ca­do guia­das por un esta­do de voca­ción desa­rro­llis­ta y la volun­tad de pedir pres­ta­do, apren­der, inno­var y expan­dir­se inter­na y exter­na­men­te des­pla­zan­do la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en los mer­ca­dos regio­na­les y nacio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na, Orien­te Pró­xi­mo y Asia, así como den­tro de EE.UU. y la Unión Euro­pea [4].

Las poten­cias impe­ria­les establecidas

Las gue­rras mun­dia­les y regio­na­les, en la medi­da en que par­ti­ci­pa­ron las poten­cias domi­nan­tes (por media­ción de los pro­pios esta­dos o a tra­vés de otros subor­di­na­dos), fue­ron resul­ta­do de los esfuer­zos de éstas por man­te­ner posi­cio­nes pri­vi­le­gia­das en los mer­ca­dos esta­ble­ci­dos, el acce­so a las mate­rias pri­mas y la explo­ta­ción del tra­ba­jo a tra­vés de acuer­dos bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les. Con fre­cuen­cia, unos acuer­dos terri­to­ria­les vin­cu­la­ban al país impe­rial con los esta­dos y regio­nes depen­dien­tes, y excluían a los com­pe­ti­do­res poten­cia­les. Las bases mili­ta­res eran una impo­si­ción aña­di­da sobre las zonas eco­nó­mi­cas impe­ria­les con­tro­la­das, mien­tras que redes de clien­te­lis­mo polí­ti­co favo­re­cían a los paí­ses imperiales.

Dado el pri­vi­le­gia­do y tem­prano esta­ble­ci­mien­to de sus domi­nios impe­ria­les, las poten­cias impe­ria­les tra­di­cio­na­les pre­sen­ta­ban a las nue­vas poten­cias impe­ria­les como agre­so­res que ame­na­za­ban la paz, es decir, su posi­ción hege­mó­ni­ca. Al igual que las pri­me­ras, las nue­vas poten­cias seguían un mis­mo patrón de con­quis­ta mili­tar de esta­dos saté­li­tes colo­nia­les y no colo­nia­les antes en manos de los esta­dos impe­ria­les esta­ble­ci­dos, segui­da por su saqueo [5] . A fal­ta de redes, sátra­pas y clien­tes, las nue­vas poten­cias se apo­ya­ban en el poder mili­tar, los movi­mien­tos sepa­ra­tis­tas y quin­tas colum­nas (movi­mien­tos loca­les lea­les a la nacien­te poten­cia impe­rial). Los nue­vos pode­res ale­ga­ban que su “legí­ti­ma” aspi­ra­ción a una par­te del poder mun­dial se veía blo­quea­da por boi­co­teos eco­nó­mi­cos ile­ga­les en su acce­so a las mate­rias pri­mas, y por sis­te­mas mer­can­ti­les de tipo colo­nial que les cerra­ban sus mer­ca­dos poten­cia­les. La derro­ta de las nue­vas poten­cias (Ale­ma­nia y Japón) a manos de las ante­rio­res poten­cias colo­nia­les [6] , con el apo­yo esen­cial de la URSS y EE.UU., sen­tó las bases de un nue­vo con­glo­me­ra­do impe­rial que com­pe­tía y entra­ba en con­flic­to, sobre nue­vas bases. La Unión Sovié­ti­ca creó un gru­po de paí­ses saté­li­tes de carác­ter mili­tar-ideo­ló­gi­co limi­ta­do a Euro­pa orien­tal en el que el cen­tro impe­rial sub­ven­cio­na­ba eco­nó­mi­ca­men­te a sus clien­tes a cam­bio de su con­trol polí­ti­co. La poten­cia esta­dou­ni­den­se sus­ti­tu­yó a las poten­cias colo­nia­les euro­peas a tra­vés de una red mun­dial de tra­ta­dos mili­ta­res y de la pene­tra­ción for­za­da en los anti­guos esta­dos colo­nia­les median­te un sis­te­ma de depen­den­cia neo­co­lo­nial [7] .

El colap­so del impe­rio sovié­ti­co y la implo­sión de la URSS abrió inme­dia­ta­men­te nue­vas pers­pec­ti­vas en Washing­ton en favor de un impe­rio uni­po­lar sin com­pe­ti­do­res o riva­les, una pax ame­ri­ca­na [8] . Esta visión, basa­da en un super­fi­cial aná­li­sis uni­di­men­sio­nal de la supre­ma­cía impe­rial mili­tar esta­dou­ni­den­se igno­ra­ba varias debi­li­da­des cruciales:

1.) la dis­mi­nu­ción rela­ti­va del poder eco­nó­mi­co de EE.UU. fren­te a la dura com­pe­ten­cia de la UE, Japón, los paí­ses de recien­te indus­tria­li­za­ción y, des­de prin­ci­pios de los años noven­ta, de China;

2.) los frá­gi­les cimien­tos del poder impe­rial esta­dou­ni­den­se en el Ter­cer Mun­do, basa­do en gobier­nos saté­li­tes cola­bo­ra­do­res alta­men­te vul­ne­ra­bles, cuyas eco­no­mías, obje­to de pilla­je, no eran sostenibles;

3.) la des­in­dus­tria­li­za­ción y la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía de EE.UU., que pro­vo­ca una dis­mi­nu­ción del comer­cio de mer­can­cías y una cre­cien­te depen­den­cia de los ingre­sos por ser­vi­cios finan­cie­ros. El carác­ter espe­cu­la­ti­vo casi total del sec­tor finan­cie­ro lle­vó a una gran vola­ti­li­dad y al saqueo de bie­nes pro­duc­ti­vos como garan­tía de la deu­da pendiente.

En otras pala­bras, la cara exter­na de un impe­rio uni­po­lar ocul­ta la podre­dum­bre inter­na y la pro­fun­da con­tra­dic­ción entre la mayor expan­sión exte­rior y el cre­cien­te dete­rio­ro interno. La rápi­da expan­sión mili­tar de EE.UU. en sus­ti­tu­ción del Pac­to de Var­so­via con la incor­po­ra­ción de los paí­ses de Euro­pa del Este a la OTAN creó la ima­gen de un impe­rio diná­mi­co incon­te­ni­ble. El saqueo y la trans­fe­ren­cia de rique­za de Rusia, Euro­pa Orien­tal y las ex repú­bli­cas sovié­ti­cas die­ron la apa­rien­cia de un diná­mi­co impe­rio económico.

Este pun­to de vis­ta plan­tea varios pro­ble­mas, en la medi­da en que el saqueo fue un gol­pe de suer­te que sólo suce­de una vez. Éste enri­que­ció prin­ci­pal­men­te a gángs­ters oli­gar­cas rusos y las empre­sas públi­cas pri­va­ti­za­das en su mayo­ría pasa­ron a manos de Ale­ma­nia y otros paí­ses de la Unión Euro­pea. El impe­rio esta­dou­ni­den­se car­gó con el gas­to de pro­mo­ver la caí­da de la URSS, sin por ello ser el pri­mer bene­fi­cia­rio eco­nó­mi­co; sus ganan­cias fue­ron, en su mayor par­te, mili­ta­res, ideo­ló­gi­cas y simbólicas.

Las fatí­di­cas con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de las vic­to­rias mili­ta­res de EE.UU. pos­te­rio­res a la caí­da de la URSS se pro­du­je­ron duran­te las pre­si­den­cias de Bush padre y Clin­ton, a prin­ci­pios y media­dos de 1990. La inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq y el aplas­ta­mien­to a fue­go rápi­do de Yugos­la­via die­ron un enor­me impul­so a la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se basa­do en el poder mili­tar. Las rápi­das vic­to­rias mili­ta­res, la pos­te­rior colo­ni­za­ción de fac­to de Iraq sep­ten­trio­nal y el con­trol de su comer­cio y pre­su­pues­to revi­ta­li­zó la idea de que el domi­nio impe­rial a tra­vés de la colo­ni­za­ción era un pro­yec­to his­tó­ri­co via­ble. Del mis­mo modo, el esta­ble­ci­mien­to de la enti­dad de Koso­vo (tras el bom­bar­deo de Bel­gra­do) y su con­ver­sión en una gran base mili­tar de la OTAN refor­zó la idea de que la expan­sión mili­tar glo­bal era la ola del futu­ro [9] . En una con­se­cuen­cia aún más desas­tro­sa, la pri­ma­cía mili­tar sobre la eco­no­mía dio lugar al ascen­so de los ideó­lo­gos mili­ta­ris­tas de la línea dura, pro­fun­da­men­te embe­bi­dos de la meta­fí­si­ca mili­tar israe­lí-sio­nis­ta de inter­mi­na­bles gue­rras colo­nia­les [10] . Como resul­ta­do de ello antes del comien­zo del nue­vo mile­nio todos los ele­men­tos –polí­ti­co, mili­tar e ideo­ló­gi­co– esta­ban lis­tos para el lan­za­mien­to de una serie de gue­rras impul­sa­das por el mili­ta­ris­mo y el sio­nis­mo, que con­tri­bui­rían a minar aún más la eco­no­mía de EE.UU., pro­fun­di­zar su défi­cit pre­su­pues­ta­rio y comer­cial y abrir el camino al sur­gi­mien­to de nue­vos impe­rios basa­dos en unas eco­no­mías diná­mi­cas [11] .

A dife­ren­cia de ante­rio­res poten­cias impe­ria­lis­tas, Chi­na se ha basa­do des­de el prin­ci­pio en el desa­rro­llo de sus fuer­zas pro­duc­ti­vas nacio­na­les, sobre la base de los logros fun­da­men­ta­les de su revo­lu­ción social. La revo­lu­ción social ha crea­do un país uni­fi­ca­do, libre de encla­ves colo­nia­les, y dota­do de una fuer­za de tra­ba­jo edu­ca­da y sana, y una infra­es­truc­tu­ra y una indus­tria bási­cas. Los nue­vos diri­gen­tes capi­ta­lis­tas diri­gie­ron la eco­no­mía hacia el exte­rior e invi­ta­ron al capi­tal extran­je­ro a apor­tar tec­no­lo­gía, mer­ca­dos exte­rio­res abier­tos y capa­ci­dad de ges­tión capi­ta­lis­ta, man­te­nien­do el con­trol sobre el sis­te­ma finan­cie­ro y las indus­trias estra­té­gi­cas. Lo que es más impor­tan­te, su agri­cul­tu­ra semi­pri­va­ti­za­da creó una fuer­za de tra­ba­jo de millo­nes de tra­ba­ja­do­res de bajos sala­rios e inten­sa explo­ta­ción en las plan­tas de mon­ta­je de la cos­ta. Los nue­vos gober­nan­tes capi­ta­lis­tas eli­mi­na­ron la red de segu­ri­dad social sani­ta­ria y edu­ca­ti­va bási­ca y gra­tui­ta, obli­gan­do a uti­li­zar el alto nivel de aho­rro para cubrir gas­tos médi­cos y de ense­ñan­za y aumen­tan­do los índi­ces de inver­sión a nive­les astro­nó­mi­cos. Al menos ini­cial­men­te, Chi­na, en con­tras­te con ante­rio­res poten­cias impe­ria­les, inten­si­fi­có la explo­ta­ción de su pro­pia fuer­za de tra­ba­jo y sus recur­sos, en lugar de par­ti­ci­par en con­quis­tas mili­ta­res en el extran­je­ro y prac­ti­car el saqueo de recur­sos y la explo­ta­ción de tra­ba­jo forzado.

La expan­sión exte­rior de Chi­na estu­vo impul­sa­da por el mer­ca­do sobre la base de una tri­ple alian­za de capi­tal esta­tal, extran­je­ro y nacio­nal, en que, con el tiem­po, el papel de cada uno de los tres ha varia­do según las cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas y el reali­nea­mien­to de las fuer­zas inter­nas del capitalismo.

Des­de el prin­ci­pio, se sacri­fi­có el mer­ca­do inte­rior en la bús­que­da de mer­ca­dos exter­nos. El con­su­mo masi­vo se pos­pu­so en favor de las inver­sio­nes, bene­fi­cios y rique­zas de las éli­tes esta­ta­les y pri­va­das. La rápi­da y masi­va acu­mu­la­ción amplió las des­igual­da­des y con­cen­tró el poder en la par­te supe­rior del nue­vo sis­te­ma de cla­ses híbri­do de capi­ta­lis­tas y Esta­do [12] .

En con­tras­te con las poten­cias impe­ria­les del pasa­do y de EE.UU. en la actua­li­dad, Chi­na, como nue­va poten­cia impe­ria­lis­ta, subor­di­nó los ban­cos a la finan­cia­ción de la indus­tria manu­fac­tu­re­ra, en par­ti­cu­lar los sec­to­res de expor­ta­ción. A dife­ren­cia de aqué­llas, Chi­na renun­ció a un gran gas­to mili­tar de gran­des bases en el extran­je­ro, gue­rras colo­nia­les y cos­to­sas ocu­pa­cio­nes mili­ta­res. En su lugar, sus pro­duc­tos pene­tra­ron los mer­ca­dos, inclui­dos los de las gran­des poten­cias. Ha sido una evo­lu­ción sui gene­ris basa­da en tomar pres­ta­das la tec­no­lo­gía y la téc­ni­ca de comer­cia­li­za­ción de las trans­na­cio­na­les impe­ria­les, y lue­go dar­les la vuel­ta y uti­li­zar las com­pe­ten­cias adqui­ri­das para ele­var el ciclo pro­duc­ti­vo, de la plan­ta de ensam­bla­je a la manu­fac­tu­ra, lue­go al dise­ño y por fin a la crea­ción de pro­duc­tos de alto valor aña­di­do [13] .

Chi­na aumen­tó sus expor­ta­cio­nes de mer­can­cías mien­tras limi­ta­ba con­si­de­ra­ble­men­te la pene­tra­ción de los ser­vi­cios finan­cie­ros, la nue­va fuer­za motriz de las poten­cias clá­si­cas. El resul­ta­do, al cabo de un tiem­po, fue un ascen­so rápi­do en el défi­cit comer­cial de mer­can­cías, no sólo con Chi­na, sino con casi 100 paí­ses de todo el mun­do. La pre­emi­nen­cia de la éli­te impe­rial líder en finan­zas y fuer­za mili­tar inhi­bió el desa­rro­llo de mer­can­cías de alto nivel tec­no­ló­gi­co, capa­ces de pene­trar en el mer­ca­do de las poten­cias emer­gen­tes y redu­cir así el défi­cit comer­cial. En cam­bio, el retro­ce­so en un sec­tor manu­fac­tu­re­ro sub­de­sa­rro­lla­do y poco com­pe­ti­ti­vo impi­dió com­pe­tir con los pro­duc­tos chi­nos, de sala­rios más bajos, y con­du­jo, jun­to con unos cua­dros sin­di­ca­les sobre­rre­mu­ne­ra­dos y nos­tál­gi­cos, a denun­cias de com­pe­ten­cia des­leal y de infra­va­lo­ra­ción de la mone­da chi­na. Se pasa por alto el hecho de que el défi­cit de EE.UU. es resul­ta­do de la con­fi­gu­ra­ción eco­nó­mi­ca nacio­nal y de los des­equi­li­brios entre las finan­zas, los fabri­can­tes y los pro­duc­to­res. Un ejér­ci­to de escri­to­res de temas finan­cie­ros, eco­no­mis­tas, exper­tos, peri­tos y otros espe­cia­lis­tas ideo­ló­gi­cos vin­cu­la­dos al capi­tal finan­cie­ro domi­nan­te han pro­por­cio­na­do el bar­niz ideo­ló­gi­co a la cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca con­tra Chi­na y su poten­cia impe­rial de raíz eco­nó­mi­ca [14] .

En el pasa­do, las poten­cias impe­ria­les orga­ni­za­ron una deter­mi­na­da divi­sión del tra­ba­jo. En el mode­lo colo­nial, se depen­día de las mate­rias pri­mas de las colo­nias y de los pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos impor­ta­dos ter­mi­na­dos de la poten­cia colo­nial. En el pri­mer perio­do post­co­lo­nial, la divi­sión del tra­ba­jo con­sis­tía en la pro­duc­ción de bie­nes inten­si­vos en mano de obra en los paí­ses de recien­te inde­pen­den­cia a cam­bio de bie­nes tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­dos de las poten­cias tra­di­cio­na­les. Una ter­ce­ra eta­pa en la divi­sión del tra­ba­jo fue pro­pa­ga­da por los ideó­lo­gos del capi­tal finan­cie­ro, en la que las poten­cias impe­ria­lis­tas tra­di­cio­na­les expor­ta­rían ser­vi­cios (finan­cie­ros, tec­no­ló­gi­cos, entre­te­ni­mien­to, etc.) a cam­bio de bie­nes manu­fac­tu­ra­dos de mano de obra inten­si­va y más avan­za­dos. Las ideo­lo­gías de la divi­sión del tra­ba­jo en su ter­ce­ra fase supo­nen que los ingre­sos deri­va­dos de los ingre­sos invi­si­bles repa­tria­dos del capi­tal finan­cie­ro “equi­li­bra­rían” las cuen­tas exter­nas de la balan­za de mer­can­cías. El mono­po­lio finan­cie­ro de Wall Street y la City de Lon­dres garan­ti­za­ría unos ingre­sos sufi­cien­tes para man­te­ner un supe­rá­vit de la balan­za de pagos. Esta erró­nea supo­si­ción se basa en el mode­lo ante­rior colo­nial y post­co­lo­nial, en el que los paí­ses de pro­duc­ción agro-mine­ra y los paí­ses manu­fac­tu­re­ros no con­tro­la­ban su pro­pia finan­cia­ción, segu­ros y trans­por­tes de mer­can­cías nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Hoy no es así. Inca­paz de domi­nar los mer­ca­dos finan­cie­ros de paí­ses de fuer­te comer­cia­li­za­ción de mer­can­cías, como Chi­na, el capi­tal finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo ha inten­si­fi­ca­do su acti­vi­dad espe­cu­la­ti­va inter­na e intra­im­pe­rial. Lo cual ha con­du­ci­do a una espi­ral de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía fic­ti­cia, a su inevi­ta­ble colap­so y al cre­ci­mien­to de la deu­da exter­na y los défi­cit comerciales.

En cam­bio Chi­na expan­de su sec­tor indus­trial equi­li­bran­do las impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos semi­aca­ba­dos para el mon­ta­je con la tec­no­lo­gía para con­fi­gu­rar su pro­duc­ción de fabri­ca­ción pro­pia; y el capi­tal vin­cu­la­do a empre­sas de pro­pie­dad nacio­nal con las ven­tas de pro­duc­tos ter­mi­na­dos a EE.UU., la UE y el res­to del mun­do. A tra­vés de los ban­cos esta­ta­les, Chi­na con­tro­la el sec­tor finan­cie­ro, con lo que dis­mi­nu­ye el flu­jo de sali­da de “ingre­sos invi­si­bles” paga­do a las poten­cias tradicionales.

Éstas prac­ti­can el gas­to a gran esca­la, impro­duc­ti­vo e inefi­cien­te, (con miles de millo­nes de dóla­res de exce­so de cos­te) de los gas­tos mili­ta­res y las gue­rras colo­nia­les de alto cos­to sin “ven­ta­jas impe­ria­les” [15] . En cam­bio una nue­va poten­cia como Chi­na vier­te cien­tos de miles de millo­nes en la cons­truc­ción de su eco­no­mía inte­rior, como tram­po­lín para la con­quis­ta de los mer­ca­dos exte­rio­res. Las bru­ta­les gue­rras impe­rial-colo­nia­les de las poten­cias tra­di­cio­na­les arran­can gran­des sumas de los pue­blos con­quis­ta­dos, pero a cos­ta de la des­acu­mu­la­ción de capi­tal. En cam­bio paí­ses como Chi­na explo­tan dura­men­te a cien­tos de millo­nes de tra­ba­ja­do­res migran­tes, en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de capi­tal para la repro­duc­ción amplia­da en los mer­ca­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. A dife­ren­cia del pasa­do, son las poten­cias tra­di­cio­na­les las que recu­rren a la agre­sión mili­tar para con­ser­var los mer­ca­dos, mien­tras que los nue­vos paí­ses se expan­den en el extran­je­ro por medio de la com­pe­ti­ti­vi­dad del mercado.

La “enfer­me­dad eco­nó­mi­ca” de las poten­cias esta­ble­ci­das es su ten­den­cia a exce­der­se en su sec­tor finan­cie­ro y cam­biar sus polí­ti­cas de fomen­to de la indus­tria y el comer­cio por las acti­vi­da­des espe­cu­la­ti­vas y otras igual­men­te nefas­tas que se retro­ali­men­tan y auto­des­tru­yen. En cam­bio las nue­vas poten­cias tras­la­dan su capi­tal ban­ca­rio de la finan­cia­ción de manu­fac­tu­ras nacio­na­les a garan­ti­zar las mate­rias pri­mas exte­rio­res para su indus­tria. Dife­ren­cias entre cen­tros impe­ria­les y diásporas

Hay dife­ren­cias impor­tan­tes entre los paí­ses impe­ria­les pasa­dos y pre­sen­tes y sus dife­ren­tes diás­po­ras. En el pasa­do, los cen­tros impe­ria­les, en gene­ral, dic­ta­ban la polí­ti­ca a sus depen­den­cias de ultra­mar, de las que reclu­ta­ban mer­ce­na­rios, sol­da­dos y volun­ta­rios para sus gue­rras impe­ria­les y obte­nían altos ren­di­mien­tos para sus inver­sio­nes y unas rela­cio­nes comer­cia­les favo­ra­bles. En algu­nos casos, los asen­ta­mien­tos de colo­nos, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes en los par­la­men­tos, influían en la polí­ti­ca impe­rial, lle­gan­do a con­se­guir algún tipo de des­cen­tra­li­za­ción del poder. Ade­más, en algu­nos casos los colo­nos repa­tria­dos reci­bie­ron el apo­yo polí­ti­co del cen­tro impe­rial y com­pen­sa­cio­nes finan­cie­ras por las pro­pie­da­des expro­pia­das. Sin embar­go, el cen­tro impe­rial siem­pre hizo caso omi­so de la resis­ten­cia de sus colo­nos en el extran­je­ro a la hora de con­fi­gu­rar un pac­to con las ex colo­nias que pre­ser­va­se los gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos del cen­tro [16] .

En cam­bio, el esta­do impe­rial de EE.UU. paga un tri­bu­to de miles de millo­nes de dóla­res y se some­te a las polí­ti­cas de gue­rra dic­ta­das por Israel –un país que apa­ren­ta ser su “depen­den­cia”– como resul­ta­do de la pene­tra­ción de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta en la for­mu­la­ción de polí­ti­cas estra­té­gi­cas. Tene­mos la extra­or­di­na­ria cir­cuns­tan­cia de que la “diás­po­ra” de un Esta­do extran­je­ro (Israel) pre­va­le­ce sobre los intere­ses eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos (indus­tria petro­le­ra), y sobre los altos man­dos mili­ta­res y las agen­cias de inte­li­gen­cia del cen­tro impe­rial en el esta­ble­ci­mien­to de las polí­ti­cas en Orien­te Pró­xi­mo [17] . A dife­ren­cia de cual­quier poten­cia ante­rior, en EE.UU. todo el apa­ra­to de pro­pa­gan­da de los medios, la mayo­ría de los cen­tros aca­dé­mi­cos, la mayo­ría de los think tanks, rica­men­te sub­ven­cio­na­dos, pro­du­cen cada año miles de pro­gra­mas, publi­ca­cio­nes y docu­men­tos de polí­ti­ca que refle­jan una visión israe­lí-sio­nis­ta de Orien­te Pró­xi­mo, y que cen­su­ran, ela­bo­ran lis­tas negras y pur­gan a cual­quier disi­den­te, o lo obli­gan a retrac­tar­se sumisamente.

Las poten­cias impe­ria­les emer­gen­tes, como Chi­na, no tie­nen este tipo de depen­den­cia “hege­mó­ni­ca”. En con­tras­te con el des­leal papel de la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta, que sir­ve como un ins­tru­men­to polí­ti­co-mili­tar de Israel, la diás­po­ra chi­na es un alia­do eco­nó­mi­co del Esta­do chino. Los chi­nos de ultra­mar pro­por­cio­nan opor­tu­ni­da­des de mer­ca­do a los gru­pos empre­sa­ria­les del con­ti­nen­te y par­ti­ci­pan en empre­sas mix­tas den­tro y fue­ra de Chi­na, pero no defi­nen la polí­ti­ca exte­rior del Esta­do en que resi­den. La diás­po­ra chi­na no actúa como una quin­ta colum­na en con­tra de los intere­ses nacio­na­les de sus paí­ses de resi­den­cia, a dife­ren­cia de los sio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses, cuyas orga­ni­za­cio­nes de masas cola­bo­ran con toda su fuer­za en el úni­co obje­ti­vo de subor­di­nar la polí­ti­ca de EE.UU. para maxi­mi­zar las polí­ti­cas colo­nia­les de Israel.

Las dife­ren­cias en las rela­cio­nes entre los cen­tros impe­ria­les pasa­dos y pre­sen­tes y sus diás­po­ras exter­nas e inter­nas tie­nen enor­mes y diver­sas con­se­cuen­cias en el con­tex­to com­pe­ti­ti­vo del poder glo­bal. Vamos a enu­me­rar­los someramente:

· Las poten­cias euro­peas sacri­fi­ca­ron las exi­gen­cias de sus diás­po­ras colo­nia­les de con­ti­nuar con la for­ma racial-colo­nial del impe­ria­lis­mo, en favor de una tran­si­ción nego­cia­da a la inde­pen­den­cia, y del man­te­ni­mien­to y amplia­ción de sus lucra­ti­vas inver­sio­nes a lar­go pla­zo, de sus víncu­los comer­cia­les y finan­cie­ros y, en algu­nos casos, inclu­so de sus bases mili­ta­res. Los colo­nos fue­ron sacri­fi­ca­dos para pro­mo­ver un nue­vo tipo de imperialismo.

· En estos momen­tos Chi­na no está cons­tre­ñi­da por unos colo­nos racis­tas, por lo que pue­de pro­mo­ver sus intere­ses eco­nó­mi­cos en cual­quier par­te del mun­do, par­ti­cu­lar­men­te en las regio­nes y paí­ses y entre los pue­blos ame­na­za­dos por la quin­ta colum­na sio­nis­ta “incrus­ta­da” en su poten­cia rival, EE.UU [18] .

· Chi­na tie­ne colo­ca­dos en Irán más de 24.000 millo­nes de dóla­res en inver­sio­nes lucra­ti­vas, y es su prin­ci­pal com­pra­dor de petró­leo; EE.UU. tie­ne cero inver­sio­nes y cero comer­cio. Chi­na ha des­pla­za­do a EE.UU. como prin­ci­pal impor­ta­dor de petró­leo sau­dí y es el prin­ci­pal socio comer­cial de Siria, Sudán y otros paí­ses musul­ma­nes don­de las polí­ti­cas sio­nis­tas de san­cio­nes han mini­mi­za­do o eli­mi­na­do la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca esta­dou­ni­den­se [19] . Mien­tras las polí­ti­cas chi­nas, movi­das por sus intere­ses mer­can­ti­les nacio­na­les, han sido la fuer­za motriz para mejo­rar su situa­ción eco­nó­mi­ca en el mun­do, EE.UU., tra­ba­do por las nece­si­da­des pro­pias de una poten­cia colo­nial tri­bu­ta­ria, es un cla­ro per­de­dor eco­nó­mi­co. Igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, mien­tras que la diás­po­ra chi­na está estric­ta­men­te intere­sa­da en ampliar los víncu­los eco­nó­mi­cos, la diás­po­ra israe­lí –la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta– está rigu­ro­sa­men­te conec­ta­da con la mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca de EE.UU., par­ti­ci­pan­do en gue­rras pro­lon­ga­das extra­or­di­na­ria­men­te cos­to­sas, y ene­mis­tán­do­se con casi todos los prin­ci­pa­les paí­ses de pobla­ción islá­mi­ca con su retó­ri­ca escan­da­lo­sa­men­te islamofóbica.

El giro hacia una polí­ti­ca exte­rior mili­ta­ri­za­da y total­men­te des­equi­li­bra­da, pro­mo­vi­da en nom­bre de Israel, ha tras­tor­na­do por com­ple­to la rela­ción entre la polí­ti­ca mili­tar de EE.UU. y sus intere­ses eco­nó­mi­cos ultra­ma­ri­nos. Para­dó­ji­ca­men­te, la quin­ta colum­na israe­lí ha con­tri­bui­do pode­ro­sa­men­te a faci­li­tar la rele­ga­ción de EE.UU. en bene­fi­cio de Chi­na en los prin­ci­pa­les mer­ca­dos mun­dia­les. El que había sido his­tó­ri­ca­men­te defi­ni­do como un pue­blo sin esta­do (for­ma­do por ciu­da­da­nos de esta­dos secu­la­res no judíos) y cono­ci­do prin­ci­pal­men­te por su capa­ci­dad empre­sa­rial, ha sido rede­fi­ni­do por sus prin­ci­pa­les líde­res como el prin­ci­pal defen­sor de la doc­tri­na de gue­rras ofen­si­vas (gue­rras lla­ma­das pre­ven­ti­vas) vin­cu­la­das a Israel, el país más mili­ta­ri­za­do del mun­do [20] . Como resul­ta­do de esta influen­cia, y en alian­za con la extre­ma dere­cha, Washing­ton ha aban­do­na­do impor­tan­tes opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas en favor del uso de la fuer­za mili­tar. Reac­ción de los impe­rios ante la deca­den­cia: pasa­do y presente

Al igual que EE.UU. hoy, en su deca­den­cia los impe­rios del pasa­do adop­ta­ron diver­sas estra­te­gias para mini­mi­zar las pér­di­das, unos con más éxi­to que otros. En gene­ral las polí­ti­cas menos exi­to­sas y más cos­to­sas fue­ron los inten­tos de hacer retro­ce­der los movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas de masas e inten­tar res­tau­rar la domi­na­ción colo­nial. En un perío­do de decli­ve del poder eco­nó­mi­co mun­dial, las polí­ti­cas colo­nia­les res­tau­ra­cio­nis­tas siem­pre han fra­ca­sa­do. La estra­te­gia no mili­tar fue la menos cos­to­sa y la de mayor éxi­to, al menos a la hora de per­mi­tir una cier­ta apa­rien­cia de pre­sen­cia impe­rial. El éxi­to se basó en las tran­si­cio­nes a la inde­pen­den­cia nego­cia­das, en la que la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca per­mi­tió con­ti­nuar la hege­mo­nía impe­rial en alian­za con una bur­gue­sía colo­nial emergente.

His­tó­ri­ca­men­te, las poten­cias impe­ria­les deca­den­tes recu­rrie­ron a cin­co estra­te­gias, o algu­na com­bi­na­ción de ellas:

1) Inten­tar recu­pe­rar colo­nias o neo­co­lo­nias median­te ofen­si­vas mili­ta­res. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Fran­cia en Indo­chi­na y Arge­lia, o el Rei­no Uni­do en Kenia paga­ron un alto pre­cio eco­nó­mi­co y polí­ti­co al tra­tar de res­tau­rar el régi­men colo­nial, y, en últi­ma ins­tan­cia, fracasaron.

2) Nego­ciar un acuer­do neo­co­lo­nial. El Rei­no Uni­do, gra­ve­men­te debi­li­ta­do por las pér­di­das duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y fren­te a un movi­mien­to de inde­pen­den­cia de millo­nes de per­so­nas, asu­mió que lo más razo­na­ble sería nego­ciar y con­ce­der la inde­pen­den­cia a la India con el fin de man­te­ner una apa­rien­cia de comer­cio impe­rial y víncu­los de inver­sión, así como una influen­cia polí­ti­ca indi­rec­ta por media­ción de los fun­cio­na­rios civi­les y mili­ta­res del país, de for­ma­ción británica.

3) Ceder la posi­ción de lide­raz­go a un poder impe­rial emer­gen­te supe­rior. Al con­ver­tir­se en socio menor, este plan­tea­mien­to pre­ten­de al menos obte­ner una peque­ña par­te de los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y la influen­cia polí­ti­ca. Ante el movi­mien­to de resis­ten­cia grie­go, masi­vo y anti­fas­cis­ta, lide­ra­do por los comu­nis­tas, el Rei­no Uni­do dio un paso atrás y desem­pe­ñó un papel secun­da­rio dejan­do que EE.UU. asu­mie­ra el papel de gen­dar­me polí­ti­co y poten­cia domi­nan­te en una Gre­cia saté­li­te. El Rei­no Uni­do man­tie­ne una esfe­ra de influen­cia redu­ci­da en los Bal­ca­nes y el Medi­te­rrá­neo. Del mis­mo modo Bél­gi­ca inten­tó derri­bar al gobierno nacio­na­lis­ta del Con­go, diri­gi­do por el pre­si­den­te Patri­ce Lumum­ba, para lue­go ceder el lugar de honor al régi­men títe­re de Mobu­tu, res­pal­da­do por EE.UU.

4) Ceder el domi­nio polí­ti­co a gober­nan­tes indí­ge­nas dis­pues­tos a pre­ser­var los meca­nis­mos eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros de la épo­ca colo­nial. La reti­ra­da del régi­men colo­nial bri­tá­ni­co del Cari­be dis­mi­nu­yó de hecho los gas­tos admi­nis­tra­ti­vos y poli­cia­les des­ti­na­dos a pro­te­ger y pro­mo­ver la pri­vi­le­gia­da posi­ción comer­cial y las inver­sio­nes en el perío­do post colo­nial. La “pre­fe­ren­cia impe­rial” fue defen­di­da por medio de una red ami­guis­ta de “vie­jos cama­ra­das” loca­les, edu­ca­dos y adoc­tri­na­dos por El Rei­no Uni­do, y siem­pre impre­sio­na­dos por la pom­pa y el cere­mo­nial de una socie­dad eli­tis­ta. Sin embar­go, con el tiem­po la domi­na­ción del mer­ca­do por medio de las “doc­tri­nas de libre comer­cio” sus­ti­tu­yó a estas redes clien­te­la­res del pasa­do y abrió la puer­ta a la hege­mo­nía de EE.UU.

El rápi­do colap­so de un impe­rio com­pe­ti­dor pue­de dar nue­va vida a un impe­rio que expe­ri­men­ta un decli­ve más len­to y pro­lon­ga­do. El colap­so repen­tino y total del sis­te­ma de paí­ses saté­li­tes comu­nis­tas y la desin­te­gra­ción de la URSS supu­sie­ron una opor­tu­ni­dad excep­cio­nal para EE.UU. de exten­der su impe­rio de bases mili­ta­res y de reclu­tar a mer­ce­na­rios para pelear sus gue­rras impe­ria­les. Las prin­ci­pa­les poten­cias euro­peas sin­tie­ron revi­vir sus momen­tos impe­ria­les al apo­de­rar­se de los sec­to­res indus­trial, de ser­vi­cios, trans­por­tes, bie­nes raí­ces y finan­zas de Euro­pa orien­tal, los paí­ses bál­ti­cos y los Bal­ca­nes, en una sus­ti­tu­ción del domi­nio ruso “direc­to” por la domi­na­ción del mer­ca­do y de la ideología.

Las expe­rien­cias recien­tes de cómo las cla­ses diri­gen­tes impe­ria­les mane­ja­ron su deca­den­cia son de inte­rés en rela­ción con las res­pues­tas de los gober­nan­tes impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses. Las res­pues­tas de EE.UU. a la deca­den­cia impe­rial: sacri­fi­car el país para sal­var el imperio

Washing­ton ha dado al menos seis res­pues­tas a su decadencia:

1) La res­pues­ta a lar­go pla­zo y gran esca­la a su posi­ción de deca­den­cia den­tro de la eco­no­mía mun­dial y a su decre­cien­te influen­cia polí­ti­ca en varias regio­nes ha con­sis­ti­do en ampliar y refor­zar su red de bases mili­ta­res mun­dia­les [21] . A par­tir de la déca­da de 1990, con­vir­tió a los anti­guos paí­ses del Pac­to de Var­so­via –Polo­nia, Hun­gría, Repú­bli­ca Che­ca, etc.– en miem­bros de la OTAN, bajo el lide­raz­go de EE.UU. Más tar­de, amplió su alcan­ce mili­tar con la incor­po­ra­ción de Ucra­nia y Geor­gia como miem­bros “aso­cia­dos” de la OTAN. Y a esto siguió el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res en Kir­guis­tán, Koso­vo y otros peque­ños esta­dos de la ex repú­bli­ca yugos­la­va. El nue­vo mile­nio ha sido ya tes­ti­go de una serie de pro­lon­ga­das gue­rras e inva­sio­nes mili­ta­res, en Iraq y Afga­nis­tán, que cul­mi­na­ron en la cons­truc­ción de enor­mes bases mili­ta­res y el reclu­ta­mien­to de ejér­ci­tos mer­ce­na­rios y poli­cía loca­les. Ade­más, la Casa Blan­ca con­si­guió sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, amplió su pre­sen­cia mili­tar en Para­guay y Hon­du­ras, y fir­mó tra­ta­dos mili­ta­res bila­te­ra­les con Perú, Chi­le y Bra­sil, aun cuan­do EE.UU. fue expul­sa­do de su base mili­tar en Man­ta [22] (Ecua­dor). Mien­tras amplia­ba su pre­sen­cia mili­tar glo­bal en Asia y Amé­ri­ca Lati­na, Chi­na tomó su lugar como prin­ci­pal socio comer­cial de Bra­sil, Argen­ti­na, Perú y Chi­le [23] . Mien­tras EE.UU. finan­cia­ba un enor­me ejér­ci­to mer­ce­na­rio en Iraq, Chi­na se con­ver­tía en el prin­ci­pal mer­ca­do de expor­ta­ción del petró­leo de Ara­bia Sau­dí. La expan­sión mili­tar glo­bal esta­dou­ni­den­se no se ha tra­du­ci­do en un aumen­to para­le­lo pro­por­cio­nal de su poder eco­nó­mi­co glo­bal; por el con­tra­rio, con la expan­sión de lo mili­tar, la eco­no­mía ha segui­do decayendo.

2) La segun­da res­pues­ta de la Casa Blan­ca a su decli­ve eco­nó­mi­co mun­dial ha sido una cam­pa­ña muy acti­va y bien finan­cia­da de crea­ción de regí­me­nes saté­li­tes. La mayor par­te de este esfuer­zo con­sis­te en finan­ciar a éli­tes loca­les, ONG, polí­ti­cos de opo­si­ción malea­bles y ex patrio­tas resi­den­tes en Esta­dos Uni­dos, y con cone­xio­nes en Washing­ton y sus agen­cias de inte­li­gen­cia. Las lla­ma­das revo­lu­cio­nes de colo­res en Ucra­nia y Geor­gia; la rebe­lión de los tuli­pa­nes en Kir­guis­tán; la desin­te­gra­ción étni­ca de Yugos­la­via; la par­ti­ción de fac­to de Iraq y el esta­ble­ci­mien­to de una repú­bli­ca kur­da; la pro­mo­ción de los sepa­ra­tis­tas tibe­ta­nos y uigu­res en Chi­na, y de oli­gar­cas en el orien­te de Boli­via; y el refuer­zo mili­tar gra­dual de Tai­wán pue­den con­si­de­rar­se par­te de este esfuer­zo por exten­der el domi­nio polí­ti­co fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. Sin embar­go, la cons­truc­ción glo­bal de espa­cios clien­te­la­res ha sido un fra­ca­so por dos razo­nes. Por una par­te, los gobier­nos saté­li­tes han saquea­do la eco­no­mía y el era­rio públi­co y han empo­bre­ci­do a la pobla­ción, lo que en algu­nos casos ha lle­va­do a su derro­ca­mien­to por la fuer­za o por las pape­le­tas de votos [24] . En segun­do lugar, los gobier­nos saté­li­tes supo­nen un cos­to de prés­ta­mos y dona­cio­nes del Teso­ro de EE.UU., en lugar de con­tri­buir a las aspi­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas glo­ba­les de este país. La cons­truc­ción de cos­to­sas clien­te­las y el apo­yo a sátra­pas loca­les soca­va la cons­truc­ción del impe­rio eco­nó­mi­co. Mien­tras tan­to las inver­sio­nes chi­nas en la indus­tria y su deman­da resul­tan­te de nue­vos mate­ria­les y pro­duc­tos ali­men­ta­rios han lle­va­do a una mayor y más ren­ta­ble pre­sen­cia, inclu­so en esta­dos saté­li­tes de EE.UU. Mien­tras los esta­dos saté­li­tes esta­dou­ni­den­ses sur­gen y des­apa­re­cen en rápi­da suce­sión, la pre­sen­cia chi­na, de tipo eco­nó­mi­co, expe­ri­men­ta un cre­ci­mien­to constante.

3) Bajo la direc­ción de una eli­te alta­men­te mili­ta­ri­za­da, entre la que se cuen­tan influ­yen­tes polí­ti­cos sio­nis­tas, Washing­ton se ha empan­ta­na­do en múl­ti­ples gue­rras de ocu­pa­ción, a un cos­to de muchos billo­nes de dóla­res, en Orien­te Pró­xi­mo y Asia Meri­dio­nal, en la supo­si­ción erró­nea de que estas demos­tra­cio­nes de fuer­za inti­mi­da­rían a los paí­ses nacio­na­lis­tas e inde­pen­dien­tes y refor­za­rían la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca de EE.UU. En cam­bio las gue­rras han dis­mi­nui­do la influen­cia de EE.UU. y han incre­men­ta­do el nacio­na­lis­mo local y el recha­zo pan­is­lá­mi­co, a la luz del res­pal­do incon­di­cio­nal de Washing­ton al colo­nia­lis­mo israe­lí. Más que cual­quier otro movi­mien­to des­ti­na­do a refor­zar el impe­rio, las gue­rras colo­nia­les pro­lon­ga­das han asig­na­do erró­nea­men­te enor­mes recur­sos eco­nó­mi­cos a gas­tos mili­ta­res no pro­duc­ti­vos. Estos recur­sos, en teo­ría, podrían haber revi­ta­li­za­do la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca glo­bal de EE.UU., y han poten­cia­do la posi­ción com­pe­ti­ti­va glo­bal de China.

4) Las gue­rras colo­nia­les de res­tau­ra­ción del poder impe­rial fue­ron, como hemos seña­la­do, una opción falli­da de las poten­cias euro­peas al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Del mis­mo modo EE.UU., debi­li­ta­do inter­na­men­te por el saqueo per­pe­tra­do por Wall Street de la eco­no­mía pro­duc­ti­va, por las trans­fe­ren­cias al extran­je­ro de un gran volu­men de capi­tal y por la des­lo­ca­li­za­ción de la pro­duc­ción –prin­ci­pal­men­te a Chi­na e India– está en peor situa­ción para res­tau­rar y sacar pro­ve­cho de la cons­truc­ción impe­rial. La iro­nía es que hace medio siglo EE.UU. optó por el domi­nio del mer­ca­do fren­te al mode­lo colo­nial euro­peo de cons­truc­ción impe­rial. Aho­ra es al revés: euro­peos y chi­nos per­si­guen la hege­mo­nía por la via del mer­ca­do, mien­tras que EE.UU. adop­ta el mode­lo mili­tar colo­nial en su cons­truc­ción del imperio.

5) Las ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas, es decir, el fomen­to de los gol­pes de Esta­do, se ha con­ver­ti­do en un méto­do pre­fe­ren­te para rever­tir los regí­me­nes nacio­na­lis­tas popu­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na, Irán, Líbano y otros luga­res. En todos los casos, Washing­ton no con­si­guió res­tau­rar sus regí­me­nes saté­li­tes, y en cam­bio pro­vo­có un efec­to boo­me­rang: los gobier­nos afec­ta­dos han radi­ca­li­za­do su polí­ti­ca, han aumen­ta­do su apo­yo y se han arrai­ga­do con más fuer­za. Por ejem­plo, un gol­pe de Esta­do con el apo­yo esta­dou­ni­den­se en Vene­zue­la fra­ca­só, el pre­si­den­te Chá­vez fue repues­to, y lue­go pro­ce­dió a nacio­na­li­zar las gran­des trans­na­cio­na­les y a esti­mu­lar la opo­si­ción de Amé­ri­ca Lati­na a los acuer­dos de libre comer­cio y las bases mili­ta­res [25] . Del mis­mo modo el res­pal­do de EE.UU. a la inva­sión israe­lí de Líbano y la efec­ti­va defen­sa pos­te­rior de Hiz­bu­lá refor­zó la pre­sen­cia de este par­ti­do en el gobierno pro esta­dou­ni­den­se de Hariri.

6) El apo­yo incon­di­cio­nal de EE.UU. al Esta­do colo­nial mili­ta­ris­ta y racis­ta de Israel como su prin­ci­pal alia­do y acom­pa­ñan­te en las gue­rras colo­nia­les de Orien­te Pró­xi­mo, ha teni­do, de hecho, el efec­to con­tra­rio y ha con­se­gui­do alie­nar a 1.500 millo­nes de ciu­da­da­nos islá­mi­cos, ero­sio­nan­do el apo­yo de anti­guos alia­dos (Tur­quía y Líbano) y for­ta­le­cien­do a los pro­mo­to­res de la polí­ti­ca sio­nis­ta de abrir un “ter­cer fren­te mili­tar”: una gue­rra con­tra Irán, país que cuen­ta con dos millo­nes de per­so­nas en sus fuer­zas armadas.

Las estra­te­gias para soca­var, debi­li­tar y excluir a Chi­na como poten­cia impe­rial emergente

Ante los pri­me­ros sig­nos del poten­cial de Chi­na como com­pe­ti­dor glo­bal, Washing­ton pro­mo­vió una estra­te­gia eco­nó­mi­ca libe­ral con la espe­ran­za de crear una rela­ción de depen­den­cia. Pos­te­rior­men­te, cuan­do se vio que la libe­ra­li­za­ción no con­du­cía a la depen­den­cia, sino que más bien favo­re­cía un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de Chi­na, Washing­ton recu­rrió a polí­ti­cas más punitivas.

Duran­te los años ochen­ta y noven­ta, Washing­ton alen­tó a Chi­na a ejer­cer una polí­ti­ca de puer­tas abier­tas a las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les de EE.UU. y a pro­por­cio­nar los incen­ti­vos fis­ca­les que alen­ta­sen a éstas a “colo­ni­zar” sec­to­res estra­té­gi­cos de cre­ci­mien­to de Chi­na. Washing­ton pro­mo­vió con éxi­to la entra­da de Chi­na en la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC), con la idea de que el libre comer­cio juga­ría a favor de sus trans­na­cio­na­les en la cap­tu­ra de los mer­ca­dos chi­nos. La estra­te­gia fra­ca­só: Chi­na suje­tó las trans­na­cio­na­les a su pro­pia estra­te­gia expor­ta­do­ra y se hizo con los mer­ca­dos de EE.UU.; obli­gó a las trans­na­cio­na­les a inte­grar­se en empre­sas mix­tas, que ace­le­ra­ron la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía y pro­pi­cia­ron el apren­di­za­je indus­trial de Chi­na de desa­rro­llo de su pro­pia capa­ci­dad pro­duc­ti­va. El acuer­do de la OMC minó las barre­ras esta­dou­ni­den­se al comer­cio y faci­li­tó el flu­jo de capi­ta­les esta­dou­ni­den­ses a los sec­to­res pro­duc­ti­vos chi­nos, al tiem­po que ero­sio­na­ba la base pro­duc­ti­va de EE.UU. y soca­va­ba su com­pe­ti­ti­vi­dad. Con el tiem­po las empre­sas chi­nas, esta­ta­les y pri­va­das, supe­ra­ron en par­te su depen­den­cia, y asu­mie­ron un mayor con­trol de las empre­sas mix­tas, a la vez que desa­rro­lla­ban sus pro­pios cen­tros de inno­va­ción, mar­ke­ting y finan­zas [26] .

La estra­te­gia libe­ral de crear una rela­ción de depen­den­cia fra­ca­só; fue Chi­na quien acu­mu­ló un supe­rá­vit comer­cial y, pos­te­rior­men­te, asu­mió el papel de acree­dor, a la vez que EE.UU. se con­ver­tía en un esta­do deu­dor. La libe­ra­li­za­ción pue­de haber sido efec­ti­va para EE.UU. en Amé­ri­ca Lati­na y Áfri­ca, en situa­cio­nes de Esta­dos débi­les diri­gi­dos por gober­nan­tes corrup­tos super­vi­so­res del saqueo de sus pro­pios paí­ses (mate­rias pri­mas, pri­va­ti­za­cio­nes y des­na­cio­na­li­za­cio­nes rui­no­sas de las empre­sas estra­té­gi­cas, sali­da masi­va de bene­fi­cios). Pero en Chi­na, sus gober­nan­tes ama­rra­ron las trans­na­cio­na­les a sus pro­pios pro­yec­tos, garan­ti­zán­do­se el con­trol sobre el pro­ce­so diná­mi­co de acu­mu­la­ción de capi­tal. Sacri­fi­ca­ron unos bene­fi­cios extra­or­di­na­rios a cor­to pla­zo para con­se­guir el obje­ti­vo a lar­go pla­zo de ganar mer­ca­dos, con­se­guir know-how y pro­ce­der a la amplia­ción y pro­fun­di­za­ción de nue­vas líneas pro­duc­ti­vas a tra­vés de “nor­mas sobre con­te­ni­dos” y trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía. La libe­ra­li­za­ción favo­re­ció el auge de las expor­ta­cio­nes chi­nas de mer­can­cías, mien­tras que la eco­no­mía ganó en auto­no­mía, con la mejo­ra del ciclo del producto.

Chi­na ha man­te­ni­do las rien­das del sec­tor finan­cie­ro, blo­quean­do la toma de con­trol por par­te de los sec­to­res esta­dou­ni­den­ses líde­res en finan­zas, medios de comu­ni­ca­ción, bie­nes raí­ces y segu­ros [27] . Al limi­tar la pene­tra­ción, la espe­cu­la­ción y la vola­ti­li­dad, Chi­na ha evi­ta­do las cri­sis perió­di­cas que afec­ta­ron a EE.UU. en 1990 – 1991, 2000 – 2002 y 2008 – 2010. La ver­sión chi­na de la puer­ta abier­ta no fue una repe­ti­ción de la pri­me­ra ver­sión, que lle­vó a la domi­na­ción extran­je­ra de los encla­ves cos­te­ros. Más bien, las pro­pias trans­na­cio­na­les extran­je­ras se con­vir­tie­ron en islas de cre­ci­mien­to vin­cu­la­das al fomen­to de la expan­sión exte­rior, con­tro­la­da por el Esta­do chino.

En los pri­me­ros años del nue­vo mile­nio, Washing­ton se dio cuen­ta de que la estra­te­gia libe­ral no había con­se­gui­do blo­quear el ascen­so de Chi­na a poten­cia mun­dial, y cada vez más se incli­nó hacia una estra­te­gia puni­ti­va. Las estra­te­gias para soca­var y debi­li­tar a Chi­na como poten­cia mun­dial emergente

EE.UU. ha desa­rro­lla­do una estra­te­gia deta­lla­da, com­ple­ja y mul­ti­fa­cé­ti­ca para soca­var el ascen­so de Chi­na al pri­mer plano mun­dial. La estra­te­gia impli­ca medi­das eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mili­ta­res des­ti­na­das a debi­li­tar el cre­ci­mien­to diná­mi­co de Chi­na y con­te­ner su expan­sión hacia el exterior.

Estra­te­gias económicas

Washing­ton, con el res­pal­do de la prin­ci­pal pren­sa finan­cie­ra, y la mayo­ría de los eco­no­mis­tas y “exper­tos”, fomen­ta la inter­ven­ción en la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca inter­na de Chi­na en bus­ca de medi­das des­ti­na­das a des­ar­ti­cu­lar su mode­lo de cre­ci­mien­to diná­mi­co. La exi­gen­cia más gene­ra­li­za­da es que Chi­na reva­lúe su mone­da, a fin de ero­sio­nar su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y debi­li­tar sus diná­mi­cas indus­trias expor­ta­do­ras [28] .

En el pasa­do, entre 2000 y 2008, Chi­na reva­lo­ri­zó su mone­da en un 20% y aun así dupli­có su exce­den­te de expor­ta­ción con EE.UU [29] . Lo con­si­guió median­te aumen­tos de la pro­duc­ti­vi­dad, reduc­ción de las tasas de ganan­cia y mejo­ra del con­trol de cali­dad. Cabe decir tam­bién que el pro­ble­ma de los sal­dos comer­cia­les nega­ti­vos esta­dou­ni­den­ses es cró­ni­co y mun­dial: EE.UU. tie­ne sal­dos nega­ti­vos con más de 90 paí­ses, entre otros Japón y la UE [30] .

La coa­li­ción anti Chi­na, enca­be­za­da por el com­ple­jo Washing­ton-Wall Street, ha segui­do pre­sio­nan­do insis­ten­te­men­te a Pekín para que libe­ra­li­ce su sec­tor finan­cie­ro, a fin de faci­li­tar la toma de con­trol de los mer­ca­dos finan­cie­ros de Chi­na, basán­do­se para ello en “infrac­cio­nes comer­cia­les y de inver­sión”. La Casa Blan­ca con­si­de­ra que el pode­ro­so sec­tor finan­cie­ro es el úni­co medio efec­ti­vo para con­se­guir una situa­ción domi­nan­te en la eco­no­mía de Chi­na, median­te fusio­nes y adqui­si­cio­nes. Esta cam­pa­ña per­dió fuer­za fren­te a la cri­sis finan­cie­ra de 2008 – 2010, indu­ci­da por la acti­vi­dad espe­cu­la­ti­va de Wall Street. El sis­te­ma finan­cie­ro chino ape­nas se vio afec­ta­do gra­cias a su estruc­tu­ra regu­la­do­ra públi­ca y a los obs­tácu­los a la entra­da de los ban­cos estadounidenses.

Washing­ton ha impues­to medi­das pro­tec­cio­nis­tas, con­tra­rias a las direc­tri­ces de la OMC, en for­ma de aran­ce­les a las expor­ta­cio­nes chi­nas de ace­ro y neu­má­ti­cos, y el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se ha ame­na­za­do con impo­ner un aran­cel gene­ral del 40% a todas las expor­ta­cio­nes chi­nas a EE.UU., lo que cons­ti­tu­ye una lla­ma­da a la gue­rra comercial.

Esta­dos Uni­dos ha blo­quea­do varias gran­des inver­sio­nes chi­nas y tam­bién algu­nas adqui­si­cio­nes de com­pa­ñías petro­le­ras, empre­sas tec­no­ló­gi­cas y otras. En cam­bio, Chi­na ha per­mi­ti­do que las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses invir­tie­ran dece­nas de miles de millo­nes y que sub­con­tra­ta­ran en los más diver­sos sec­to­res de la eco­no­mía chi­na. Como poten­cia mun­dial en ascen­so, con­fía en que su diná­mi­ca eco­no­mía vin­cu­le las trans­na­cio­na­les a su con­ti­nuo cre­ci­mien­to. Por con­tra EE.UU., ante una posi­ción cons­tan­te­men­te dete­rio­ra­da, teme cual­quier ace­le­ra­ción de las adqui­si­cio­nes chi­nas, un temor naci­do de la debi­li­dad eco­nó­mi­ca, que tipi­fi­ca y dis­fra­za con la retó­ri­ca de que cons­ti­tu­ye una ame­na­za a su seguridad.

Washing­ton alen­tó a los fon­dos de inver­sión sobe­ra­nos y los inver­so­res exte­rio­res chi­nos a que se vin­cu­la­ran a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses dedi­ca­das a acti­vi­da­des espe­cu­la­ti­vas, con la espe­ran­za de for­ta­le­cer las sali­das de capi­ta­les hacia EE.UU. y crear una cul­tu­ra de la espe­cu­la­ción en Chi­na para debi­li­tar la fuer­za del capi­tal pro­duc­ti­vo en la pla­ni­fi­ca­ción estatal.

Washing­ton ha aumen­ta­do sus ame­na­zas de ejer­cer repre­sa­lias eco­nó­mi­cas a fin de soca­var y excluir el diná­mi­co sec­tor expor­ta­dor de Chi­na, y lograr con­ce­sio­nes que com­pro­me­tan la situa­ción polí­ti­ca inter­na de sus gober­nan­tes, tan pron­to adop­ten los dic­ta­dos de Washing­ton. Los líde­res polí­ti­cos chi­nos que per­mi­tan que Washing­ton deter­mi­ne sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas pro­vo­ca­rán la opo­si­ción inter­na de las empre­sas y los tra­ba­ja­do­res per­ju­di­ca­dos por esas polí­ti­cas. Una vez com­pro­me­ti­dos y debi­li­ta­dos, y fren­te a una opi­nión públi­ca nacio­nal infla­ma­da, los líde­res chi­nos se enfren­ta­rían a pre­sio­nes inter­nas y exter­nas, ame­na­zan­do la esta­bi­li­dad del país.

Washing­ton ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña con­cer­ta­da en los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les, el FMI y la UE con el obje­ti­vo de debi­li­tar el mode­lo indus­trial nacio­nal chino, cul­pan­do a la poten­cia emer­gen­te de su pro­pia deca­den­cia. Des­de las colum­nas prin­ci­pa­les de la pren­sa finan­cie­ra “seria” has­ta la pren­sa ama­ri­lla de gran cir­cu­la­ción, des­de los líde­res polí­ti­cos en el Con­gre­so has­ta los altos fun­cio­na­rios eje­cu­ti­vos, los líde­res de indus­trias no com­pe­ti­ti­vas y los buró­cra­tas sin­di­ca­les de un movi­mien­to obre­ro mori­bun­do, se ha orques­ta­do una cam­pa­ña des­ti­na­da a “plan­tar cara” a Chi­na ante una lar­ga serie de deli­tos y peca­dos que van des­de la com­pe­ten­cia des­leal, los bajos sala­rios y los sub­si­dios esta­ta­les, has­ta la mala cali­dad y poca segu­ri­dad de sus productos.

Aca­dé­mi­cos, eco­no­mis­tas, exper­tos en inver­sio­nes y exper­tos incrus­ta­dos de Esta­dos Uni­dos y El Rei­no Uni­do alien­tan a sus homó­lo­gos chi­nos, así como a los inver­so­res y los res­pon­sa­bles polí­ti­cos extran­je­ros a que pro­pa­guen polí­ti­cas en con­so­nan­cia con las exi­gen­cias de Washing­ton de un cam­bio de polí­ti­ca. El obje­ti­vo es faci­li­tar una mayor pene­tra­ción de EE.UU. y limi­tar la expan­sión diná­mi­ca de Chi­na en ultramar.

Día tras día, “exper­tos” y eco­no­mis­tas esta­dou­ni­den­ses des­cu­bren nue­vas razo­nes para anti­ci­par una cri­sis inmi­nen­te en Chi­na: la eco­no­mía se está des­ace­le­ran­do o cre­ce dema­sia­do rápi­do; una bur­bu­ja en el sec­tor inmo­bi­lia­rio está a pun­to de esta­llar [31] ; los ban­cos están sobre­car­ga­dos de deu­das de dudo­sa recu­pe­ra­ción, ponien­do el sis­te­ma finan­cie­ro en peli­gro de colap­so; la infla­ción está cre­cien­do fue­ra de con­trol; las inver­sio­nes en el extran­je­ro siguen los habi­tua­les patro­nes colo­nia­les; la eco­no­mía está des­equi­li­bra­da, dema­sia­do depen­dien­te de las expor­ta­cio­nes y no del con­su­mo interno; su com­pe­ti­ti­vi­dad expor­ta­do­ra es un fac­tor cla­ve de des­equi­li­brio del comer­cio mun­dial; sus cre­cien­tes lazos eco­nó­mi­cos con otros paí­ses de Asia ponen en peli­gro su segu­ri­dad nacio­nal, etc. Estos y otros nume­ro­sos artícu­los pro­pa­gan­dís­ti­cos enva­sa­dos y pre­sen­ta­dos como serios aná­li­sis de gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en el Finan­cial Times, The Wall Street Jour­nal y The New York Times están dise­ña­dos para res­pon­sa­bi­li­zar a Chi­na de las debi­li­da­des y deca­den­cia de la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de EE.UU. en el mun­do. El obje­ti­vo es influir y pre­sio­nar a fun­cio­na­rios chi­nos poten­cial­men­te malea­bles o aco­mo­da­ti­cios para que modi­fi­quen sus polí­ti­cas. Igual­men­te impor­tan­te, estas crí­ti­cas están dise­ña­dos para uni­fi­car las éli­tes de los nego­cios, la ban­ca, polí­ti­cos y mili­ta­res, y jus­ti­fi­car accio­nes agre­si­vas con­tra Chi­na. El pro­ble­ma bási­co con estos exper­tos diag­nós­ti­cos es que han sido repe­ti­da­men­te refu­ta­dos por la reali­dad del con­ti­nuo cre­ci­mien­to diná­mi­co chino. La capa­ci­dad de este país de ges­tio­nar y regu­lar los prés­ta­mos finan­cie­ros para evi­tar bur­bu­jas finan­cie­ras; la cre­cien­te aco­gi­da posi­ti­va por sus anfi­trio­nes afri­ca­nos de nue­vas inver­sio­nes, debi­do a unos prés­ta­mos rela­ti­va­men­te gene­ro­sos y unos pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra que acom­pa­ñan a las inver­sio­nes en sec­to­res extrac­ti­vos [32] . Más recien­te­men­te Washing­ton ha pre­sio­na­do a India y Bra­sil para que se unan al coro con­tra Chi­na por sus des­equi­li­brios comer­cia­les, una alian­za muy peligrosa.

Ofen­si­va política

Los impe­rios esta­ble­ci­dos y en deca­den­cia, como EE.UU. hoy, tie­nen un reper­to­rio de recur­sos dise­ña­do para des­acre­di­tar, sedu­cir, ais­lar y con­te­ner las poten­cias mun­dia­les emer­gen­tes, como Chi­na, y poner­las a la defensiva.

Una de las estra­ta­ge­mas polí­ti­cas clá­si­cas de Washing­ton son las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da de los dere­chos huma­nos, que des­ta­can las vio­la­cio­nes que tie­nen lugar en Chi­na a la vez que igno­ran sus pro­pias reite­ra­das vio­la­cio­nes y dis­cul­pa las de sus alia­dos, como por ejem­plo el Esta­do judío de Israel. Al des­acre­di­tar la polí­ti­ca inter­na de Chi­na, el Depar­ta­men­to de Esta­do espe­ra ampli­fi­car la auto­ri­dad moral de EE.UU., des­viar la aten­ción de sus pro­pias vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, en todo el mun­do y a gran esca­la, que acom­pa­ñan a su cons­truc­ción del impe­rio mun­dial y a la for­ma­ción de una coa­li­ción anti China.

Si bien la pro­pa­gan­da de los dere­chos huma­nos sir­ve de vara para gol­pear y hacer retro­ce­der el avan­ce eco­nó­mi­co de Chi­na, Washing­ton inten­ta tam­bién indu­cir la coope­ra­ción de este país para des­ace­le­rar su pro­pia deca­den­cia. Los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses des­ta­can este enfo­que, hacien­do hin­ca­pié en “tra­tar a Chi­na como a un igual”, reco­no­cer­la como una “poten­cia mun­dial” que tie­ne que “com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des” [33] . Detrás de esta retó­ri­ca diplo­má­ti­ca hay un esfuer­zo por for­zar a Chi­na a seguir una polí­ti­ca de cola­bo­ra­ción y de acep­ta­ción de las estra­te­gias esta­dou­ni­den­ses como socio menor, a expen­sas de los pro­pios intere­ses eco­nó­mi­cos de Chi­na. Por ejem­plo, mien­tras que Chi­na ha inver­ti­do miles de millo­nes en empre­sas mix­tas con Irán y ha desa­rro­lla­do una cre­cien­te y lucra­ti­va rela­ción de comer­cio, Washing­ton le exi­ge que apo­ye su polí­ti­ca de san­cio­nes para debi­li­tar y degra­dar a Irán e incre­men­tar el poder mili­tar de EE.UU. en el Gol­fo [34] . En otras pala­bras, Chi­na debe­ría renun­ciar a su expan­sión eco­nó­mi­ca impul­sa­da por el mer­ca­do para com­par­tir la “res­pon­sa­bi­li­dad” de ser la poli­cía del mun­do de la que EE.UU. es el jefe supe­rior. Del mis­mo modo, si tra­du­ci­mos el sig­ni­fi­ca­do de la exi­gen­cia de la Casa Blan­ca de que Chi­na “asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de reequi­li­brar la eco­no­mía mun­dial”, éste se redu­ce a decir a Pekín que reduz­ca su diná­mi­co cre­ci­mien­to, a fin de per­mi­tir que EE.UU. obten­ga ven­ta­jas comer­cia­les que le per­mi­tan redu­cir –“reequi­li­brar”– su défi­cit comercial.

Alter­nan­do con posi­ti­vos ges­tos sim­bó­li­cos, como las refe­ren­cias a EE.UU. y Chi­na como el G‑2, es decir, las dos poten­cias deter­mi­nan­tes en el mun­do, la Casa Blan­ca ha pro­mo­vi­do un “fren­te uni­do” con la UE con­tra supues­tas prác­ti­cas des­lea­les de Chi­na, como su “pro­tec­cio­nis­mo”, “mani­pu­la­ción mone­ta­ria”, etc. [35]

En las reunio­nes inter­na­cio­na­les como la recien­te Cum­bre sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co de Copenha­gue, la reu­nión de la OMC sobre la libe­ra­li­za­ción del comer­cio, o la reu­nión de la ONU sobre Irán, Washing­ton tra­ta de sata­ni­zar a Chi­na como el prin­ci­pal obs­tácu­lo para lle­gar a acuer­dos glo­ba­les, des­vian­do la aten­ción de hechos como el cum­pli­mien­to chino de nor­mas supe­rio­res a EE.UU. [36] en mate­ria de cli­ma, su opo­si­ción al pro­tec­cio­nis­mo y la bús­que­da de una solu­ción nego­cia­da con Irán.

Con el tiem­po esta ofen­si­va impe­rial des­ti­na­da a des­ace­le­rar su deca­den­cia ha pro­vo­ca­do una res­pues­ta cada vez más agre­si­va, a medi­da que Chi­na gana con­fian­za en su capa­ci­dad de pro­yec­tar su poder. Estra­te­gias para hacer fren­te a las poten­cias impe­ria­les establecidas

La res­pues­ta más for­mi­da­ble y efec­ti­va que pue­de dar una poten­cia eco­nó­mi­ca emer­gen­te ante los esfuer­zos de los pode­res esta­ble­ci­dos por blo­quear su avan­ce es seguir cre­cien­do a un rit­mo que dupli­que o tri­pli­que el de su adver­sa­rio en decli­ve. Nada desa­fía tan­to la pro­pa­gan­da lan­za­da por los exper­tos incrus­ta­dos como por ejem­plo el dato de que en 2010 Chi­na cre­ce­rá un 12%, seis veces el cre­ci­mien­to pre­vis­to de EE.UU [37] . La polí­ti­ca de Chi­na ante los ata­ques y ame­na­zas esta­dou­ni­den­ses fue reac­ti­va y defen­si­va, en lugar de proac­ti­va y ofen­si­va, sobre todo duran­te la pri­me­ra déca­da de su avan­ce hacia el esta­tus de poten­cia mundial.

Chi­na afir­mó que sus tipos de cam­bio son un asun­to interno, pero acce­dió a las deman­das de EE.UU. y reva­lo­ri­zó su mone­da (2006−2008) en un 20%. Des­pués Chi­na res­pon­dió seña­lan­do que todo el gui­ri­gay en torno a su mone­da tenía poco que ver con el défi­cit comer­cial de EE.UU., que indi­ca debi­li­da­des estruc­tu­ra­les en la eco­no­mía de este país: a saber, su bajo nivel de aho­rro, la for­ma­ción de capi­tal y la pér­di­da de competitividad.

Ini­cial­men­te, Chi­na se limi­tó a pro­tes­tar por los ata­ques de EE.UU. en mate­ria de dere­chos huma­nos, ya sea negan­do las acu­sa­cio­nes o ale­gan­do que eran asun­tos inter­nos. En 2010, sin embar­go, Chi­na pasó a la ofen­si­va con la publi­ca­ción de su pro­pio inven­ta­rio docu­men­ta­do de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos [38] . Cuan­do Washing­ton pro­tes­tó por la vio­la­ción de Chi­na de los dere­chos huma­nos de los tibe­ta­nos y sepa­ra­tis­tas uigu­res, Chi­na recha­zó la inter­fe­ren­cia de Washing­ton en los asun­tos inter­nos de Chi­na y ame­na­zó con tomar repre­sa­lias, lo que con­du­jo a Washing­ton a aban­do­nar su cruzada.

Pekín ha ani­ma­do a las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses a que invier­tan en Chi­na y expor­ten su pro­duc­ción a EE.UU. Dado el cre­ci­mien­to gene­ral de Chi­na, la pene­tra­ción de estas empre­sas no poten­cia el poder de EE.UU. sino que ofre­ce a Chi­na un lobby en Washing­ton con­tra las medi­das proteccionistas.

Chi­na hace poco para res­trin­gir direc­ta­men­te la expan­sión impe­rial de EE.UU. –dado que Washing­ton hace un buen tra­ba­jo de auto­des­truc­ción– sino que se cen­tra en mejo­rar su pro­pia estra­te­gia eco­nó­mi­ca basa­da en el aumen­to de sus inver­sio­nes en el extran­je­ro, los prés­ta­mos de tec­no­lo­gía y la actua­li­za­ción de sus indus­trias de alta tec­no­lo­gía. Chi­na, a pesar de la pre­sión de Washing­ton, se nie­ga a unir­se a su cam­pa­ña de san­cio­nes con­tra Irán y desa­rro­lla sus víncu­los inver­sio­nis­tas con Afga­nis­tán al tiem­po que la ocu­pa­ción mili­tar cues­ta miles de millo­nes de dóla­res, y ale­ja de EE.UU. a la mayo­ría de los afga­nos, inclui­do su gobierno saté­li­te [39] . Chi­na se nie­ga a pres­tar apo­yo a los mili­ta­res de Oba­ma, cuya estra­te­gia está orien­ta­da a refor­zar el impe­rio. Aun­que asis­te a cum­bres y con­fe­ren­cias bila­te­ra­les, se nie­ga a hacer con­ce­sio­nes que per­ju­di­quen sus mer­ca­dos exte­rio­res, sin por ello enfren­tar­se direc­ta­men­te a la misión mili­tar pro­mo­vi­da por Obama.

Lo que resul­ta más sor­pren­den­te en Asia es que los paí­ses más diná­mi­cos han igno­ra­do las adver­ten­cias de Washing­ton res­pec­to a Chi­na acu­sán­do­la de ser “una ame­na­za a la segu­ri­dad”, y han amplia­do sus rela­cio­nes comer­cia­les y eco­nó­mi­cas con su vecino. Con el paso del tiem­po, Asia está reem­pla­zan­do a EE.UU. como socio comer­cial cada vez más impor­tan­te de Pekín. Más recien­te­men­te, en abril de 2010, India expre­só su preo­cu­pa­ción por los des­equi­li­brios comer­cia­les con Chi­na, e ini­ció nego­cia­cio­nes para aumen­tar sus exportaciones.

En gene­ral, la estra­te­gia impe­rial de EE.UU. para fre­nar su decli­ve y blo­quear el cre­ci­mien­to de Chi­na como poten­cia mun­dial ha fra­ca­sa­do. Los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas de la Casa Blan­ca y los detrac­to­res finan­cie­ros de Pekín han igno­ra­do los for­mi­da­bles fun­da­men­tos de la cons­truc­ción del impe­rio chino y su capa­ci­dad para rec­ti­fi­car los des­equi­li­brios inter­nos y sos­te­ner una expan­sión diná­mi­ca. Los pila­res del poder global

Como la mayo­ría de las ante­rio­res poten­cias mun­dia­les, Chi­na ha bus­ca­do –en su caso con éxi­to y sin recu­rrir a la fuer­za y la con­quis­ta– sen­tar las bases de un impe­rio eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble. La estra­te­gia inclu­ye una com­ple­ja mez­cla de ele­men­tos inter­nos y externos:

1. inver­sio­nes extran­je­ras para garan­ti­zar los recur­sos estra­té­gi­cos, espe­cial­men­te ener­gía, meta­les y ali­men­tos [40] ;

2. alto nivel de inver­sión nacio­nal en el desa­rro­llo de la capa­ci­dad indus­trial, con la intro­duc­ción de tec­no­lo­gías avan­za­das para mejo­rar el valor aña­di­do y redu­cir la depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes de pie­zas fabri­ca­das; nive­les altos y sos­te­ni­dos de inver­sión nece­sa­rios para man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad de las exportaciones;

3. gran impul­so para mejo­rar la edu­ca­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y lograr la supre­ma­cía indus­trial, en par­ti­cu­lar inge­nie­ros, cien­tí­fi­cos y geren­tes indus­tria­les en lugar de espe­cu­la­do­res en bol­sa, ban­cos de inver­sión y abo­ga­dos; sin embar­go, los esfuer­zos de Chi­na por moder­ni­zar su fuer­za de tra­ba­jo no ten­drán éxi­to a menos que reco­noz­ca e inte­gre los 200 ó 300 millo­nes de tra­ba­ja­do­res migran­tes, cuyos hijos están actual­men­te exclui­dos de la edu­ca­ción supe­rior públi­ca en las gran­des metró­po­lis [41] ;

4. inver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias en infra­es­truc­tu­ras: doce­nas de nue­vos aero­puer­tos, ferro­ca­rri­les de alta velo­ci­dad y vías flu­via­les mejo­ra­das que unan las regio­nes cos­te­ras con el inte­rior, poten­cian­do el cre­ci­mien­to diná­mi­co de la indus­tria, con el resul­ta­do de una menor migra­ción a los cen­tros fabri­les esta­ble­ci­dos en la cos­ta, que en algu­nos casos pro­vo­ca esca­sez de mano de obra, lo que a su vez ha dado lugar a un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los nive­les sala­ria­les y meno­res des­equi­li­brios geo­grá­fi­cos entre los anti­guos polos de desa­rro­llo y los nuevos;

5. a medi­da que la mano de obra cua­li­fi­ca­da comien­za a sus­ti­tuir la mano de obra no cua­li­fi­ca­da y que un cre­ci­mien­to diná­mi­co avan­za la esca­la de pro­duc­ción hacia pro­duc­tos de mayor valor aña­di­do, tam­bién lo hacen los nive­les sala­ria­les y la con­cien­cia social, lo que lle­va a la pre­sión por dis­mi­nuir las abier­tas des­igual­da­des de clase;

6. como resul­ta­do de las pre­sio­nes de cla­se por la base, con más de 100.000 pro­tes­tas, huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes anua­les, el Gobierno ha pro­ce­di­do len­ta­men­te a redu­cir las ten­sio­nes de cla­se, en par­te, con inver­sio­nes en bien­es­tar social y un mayor gas­to social. Chi­na está pasan­do de com­prar bonos del Teso­ro de EE.UU. a inver­tir en sub­ven­cio­nes a la salud públi­ca y la educaci��n en las zonas rura­les; al vol­ver a pres­tar aten­ción al desa­rro­llo social, en lugar de con­fiar en un mer­ca­do que ha demos­tra­do ser muy inefi­cien­te, el Esta­do chino está mejo­ran­do la mano de obra rural con vis­tas a pre­pa­rar­la para pro­ce­sos de pro­duc­ción modernos.

En resu­men, los pila­res del diná­mi­co impul­so de Chi­na como poten­cia mun­dial des­can­san en el reequi­li­brio de la eco­no­mía, la moder­ni­za­ción de su base pro­duc­ti­va, la expan­sión de su mer­ca­do interno, la bús­que­da de cre­ci­mien­to con esta­bi­li­dad social y el aumen­to máxi­mo de su acce­so a mate­ria­les estra­té­gi­cos esen­cia­les para la producción.

La ver­sión chi­na del reequi­li­brio eco­nó­mi­co: las nue­vas contradicciones

El reequi­li­brio que está rea­li­zan­do Chi­na de su eco­no­mía inter­na se acom­pa­ña de un cam­bio rela­ti­vo en sus rela­cio­nes eco­nó­mi­cas con EE.UU. Tenien­do en cuen­ta la pos­tu­ra abier­ta­men­te hos­til adop­ta­da por los líde­res del Con­gre­so, y el estan­ca­mien­to del mer­ca­do esta­dou­ni­den­se, Chi­na ha incre­men­ta­do su comer­cio y sus inver­sio­nes en Asia por el alto cre­ci­mien­to de la región y para dis­mi­nuir su depen­den­cia del mer­ca­do de EE.UU. y redu­cir el ries­go de enfren­tar una res­tric­ción pro­tec­cio­nis­ta [42] . Chi­na, que sigue sien­do un acree­dor de EE.UU., está des­pla­zan­do el uso de sus exce­den­tes comer­cia­les hacia inver­sio­nes más pro­duc­ti­vas y lucra­ti­vas. No todas las nue­vas ini­cia­ti­vas chi­nas en el extran­je­ro han teni­do éxi­to, y algu­nos de sus ges­to­res de inver­sio­nes edu­ca­dos en las prác­ti­cas occi­den­ta­les han per­di­do varios miles de millo­nes de dóla­res en inver­sio­nes en Blacks­to­ne y otras fir­mas de inversión.

El diná­mi­co reajus­te de cre­ci­mien­to de Chi­na basa­do en con­so­li­dar las bases para una nue­va fase de expan­sión exte­rior se enfren­ta a mayo­res peli­gros en el inte­rior que fue­ra de sus fron­te­ras. Den­tro de Chi­na algu­nos cam­bios en la estruc­tu­ra de cla­ses inter­na pue­den poner en peli­gro la esta­bi­li­dad del sis­te­ma, como ha sido el caso en otros impe­rios esta­ble­ci­dos. El gran impul­so expan­si­vo en el extran­je­ro ha crea­do un pode­ro­so y nue­vo seg­men­to de nue­va cla­se social domi­nan­te públi­ca-pri­va­da, que igno­ra la nece­si­dad de desa­rro­llar el mer­ca­do inte­rior, espe­cial­men­te de inver­tir en desa­rro­llo social. En segun­do lugar, toda la cla­se polí­ti­ca y la éli­te gober­nan­te, a la vez que afir­ma de boqui­lla la nece­si­dad de mejo­rar la cua­li­fi­ca­ción del tra­ba­jo, median­te la crea­ción de una red de segu­ri­dad social en las zonas rura­les y la exten­sión de los dere­chos socia­les a la salud y la edu­ca­ción para los tra­ba­ja­do­res migran­tes, se nie­ga a aumen­tar los impues­tos a pagar por ello, ofre­ce resis­ten­cia a las polí­ti­cas redis­tri­bu­ti­vas y defien­de sus pri­vi­le­gios fami­lia­res, crean­do las con­di­cio­nes para mayo­res ten­sio­nes y conflictos.

Igual­men­te per­ju­di­cial para las bases de la futu­ra expan­sión exte­rior de Chi­na es el sur­gi­mien­to de una pode­ro­sa cla­se espe­cu­la­do­ra, espe­cial­men­te en el sec­tor inmo­bi­lia­rio, la ban­ca y las éli­tes polí­ti­cas loca­les, que tien­de a prac­ti­car la bur­bu­ja eco­nó­mi­ca, ponien­do en peli­gro el sis­te­ma finan­cie­ro [43] . Mien­tras que el Gobierno, por medio de su con­trol sobre la polí­ti­ca mone­ta­ria y el sis­te­ma finan­cie­ro, adop­ta polí­ti­cas des­ti­na­das a des­in­flar la bur­bu­ja, no hace nada que pudie­ra afec­tar estruc­tu­ral­men­te este sec­tor de la cla­se domi­nan­te. Por otra par­te, la espe­cu­la­ción en bie­nes raí­ces aumen­ta el cos­to de la vivien­da, ponién­do­la más allá del alcan­ce de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res, mien­tras que el pre­cio del sue­lo, infla­do, con­du­ce al des­po­jo arbi­tra­rio de los pro­pie­ta­rios de vivien­das por par­te de fun­cio­na­rios loca­les y regio­na­les vin­cu­la­dos a los espe­cu­la­do­res de bie­nes raí­ces, ali­men­tan­do des­ór­de­nes popu­la­res y en algu­nos casos vio­len­tas protestas.

El cre­ci­mien­to del poder de los impor­ta­do­res, los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros y los mul­ti­mi­llo­na­rios de bie­nes raí­ces podría pro­por­cio­nar una opor­tu­ni­dad para el sec­tor más impor­tan­te del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se: las cla­ses diri­gen­tes liga­das a las finan­zas, los bie­nes raí­ces y los segu­ros. Has­ta aho­ra, la ines­ta­bi­li­dad y las cri­sis repe­ti­das indu­ci­das por estos sec­to­res en 1990 – 1991, 2000 – 2002, y 2007 – 2010, han soca­va­do su capa­ci­dad de pene­trar en la eco­no­mía china.

Dado el con­ti­nuo cre­ci­mien­to de Chi­na, espe­cial­men­te evi­den­te en la actua­li­dad con un 9% en 2009 y un 12% pre­vis­to para 2010, mien­tras que EE.UU. cha­po­tea alre­de­dor de cre­ci­mien­to cero, ¿quién tie­ne más que per­der en caso de que Washing­ton deci­da recu­rrir a la gue­rra comercial?

La con­fron­ta­ción exter­na o la rees­truc­tu­ra­ción inter­na de EE.UU.

Esta­dos Uni­dos tie­ne défi­cit comer­cial con al menos 91 paí­ses ade­más de Chi­na, lo que demues­tra que es un pro­ble­ma estruc­tu­ral de su eco­no­mía. Cual­quier medi­da puni­ti­va para res­trin­gir las impor­ta­cio­nes de Chi­na sólo incre­men­ta­ría el défi­cit de Washing­ton con otros expor­ta­do­res de la com­pe­ten­cia. Una dis­mi­nu­ción de las impor­ta­cio­nes de Chi­na no pro­du­ci­ría un aumen­to de los fabri­can­tes esta­dou­ni­den­ses debi­do a la situa­ción de sub­ca­pi­ta­li­za­ción de éstos, direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la posi­ción pre­emi­nen­te del capi­tal finan­cie­ro en la cap­ta­ción y asig­na­ción del aho­rro. Por otra par­te, ter­ce­ros paí­ses podrían reex­por­tar los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos en Chi­na, colo­can­do a EE.UU. en la poco envi­dia­ble posi­ción de tener que ele­gir entre ini­ciar una gue­rra comer­cial gene­ra­li­za­da o acep­tar el hecho de que una eco­no­mía finan­cie­ra-comer­cial no es com­pe­ti­ti­va en la eco­no­mía mun­dial actual.

La deci­sión de Chi­na de des­viar de for­ma cre­cien­te su supe­rá­vit comer­cial de la com­pra de bonos del Teso­ro de EE.UU. hacia inver­sio­nes más pro­duc­ti­vas de desa­rro­llo de su hin­ter­land y de crea­ción de empre­sas ultra­ma­ri­nas en los sec­to­res de las mate­rias pri­mas y la ener­gía obli­ga­rá even­tual­men­te al Teso­ro esta­dou­ni­den­se a ele­var las tasas de inte­rés para evi­tar la sali­da en gran esca­la de dóla­res. El aumen­to de las tasas de inte­rés pue­de bene­fi­ciar a los ope­ra­do­res de divi­sas, pero podría debi­li­tar la recu­pe­ra­ción o hun­dir al país de nue­vo en una depre­sión. Nada debi­li­ta más un impe­rio glo­bal que tener que repa­triar sus inver­sio­nes en el extran­je­ro y limi­tar los prés­ta­mos en el extran­je­ro para impul­sar una eco­no­mía nacio­nal en decadencia.

La apli­ca­ción de polí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas ten­drá un gran impac­to nega­ti­vo en las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses que ope­ran en Chi­na, ya que la mayor par­te de sus pro­duc­tos se expor­tan al mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos. El reme­dio sería tan malo como la enfer­me­dad. Por otra par­te, una gue­rra comer­cial podría exten­der­se y afec­tar nega­ti­va­men­te a los gran­des fabri­can­tes de auto­mó­vi­les que pro­du­cen para el mer­ca­do chino. Gene­ral Motors y Ford obtie­nen altos bene­fi­cios en Chi­na, pero no en EE.UU., don­de regis­tran núme­ros rojos [44] . Una gue­rra comer­cial ten­dría en un pri­mer momen­to un impac­to nega­ti­vo en Chi­na, has­ta tan­to el país apro­ve­cha­se su poten­cial mer­ca­do interno de 400 millo­nes de con­su­mi­do­res. Ade­más, los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas chi­nas están diver­si­fi­can­do rápi­da­men­te sus mer­ca­dos hacia Asia, Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca, Orien­te Pró­xi­mo, Rusia e inclu­so la UE. El pro­tec­cio­nis­mo comer­cial pue­de crear unos cuan­tos empleos en deter­mi­na­dos sec­to­res manu­fac­tu­re­ros poco com­pe­ti­ti­vos, pero pue­de cos­tar muchos más en el sec­tor comer­cial, como Wal-Mart, que depen­de de la ven­ta de artícu­los de bajo pre­cio a los con­su­mi­do­res de bajos ingresos.

La beli­co­sa retó­ri­ca comer­cial del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se y las polí­ti­cas agre­si­vas adop­ta­das por la Casa Blan­ca son pos­tu­ras peli­gro­sas, des­ti­na­das a des­viar la aten­ción de las mar­ca­das debi­li­da­des estruc­tu­ra­les de los fun­da­men­tos del impe­rio. El sec­tor finan­cie­ro, tan fir­me­men­te implan­ta­do, y la meta­fí­si­ca mili­tar, tam­bién domi­nan­te que diri­ge la polí­ti­ca exte­rior han lle­va­do al país cues­ta aba­jo hacia cri­sis eco­nó­mi­cas cró­ni­cas, inter­mi­na­bles gue­rras, pro­fun­di­za­ción de las des­igual­da­des de cla­se y racia­les, y empeo­ra­mien­to del nivel de vida.

En un orden mun­dial nue­vo, mul­ti­po­lar y com­pe­ti­ti­vo, Esta­dos Uni­dos no pue­de seguir sus polí­ti­cas ante­rio­res de blo­queo del acce­so de una nue­va poten­cia impe­rial a los recur­sos estra­té­gi­cos median­te el boi­cot colo­nial. Ni siquie­ra en paí­ses bajo ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se, como Iraq y Afga­nis­tán, pue­de impe­dir que Chi­na fir­me lucra­ti­vos acuer­dos de inver­sión y comer­cio. Y res­pec­to a paí­ses de la esfe­ra de influen­cia esta­dou­ni­den­se, como Tai­wán, Corea del Sur o Japón, la tasa de cre­ci­mien­to del comer­cio y de inver­sión con Chi­na es muy supe­rior a la de EE.UU. Sal­vo lle­van­do a cabo un blo­queo mili­tar uni­la­te­ral, EE.UU. es inca­paz de con­te­ner el ascen­so de Chi­na como actor eco­nó­mi­co mun­dial, un poder impe­rial de recien­te aparición.

La prin­ci­pal debi­li­dad en Chi­na es inter­na, de divi­sio­nes y de explo­ta­ción de cla­se, que la eli­te polí­ti­ca actual­men­te en el poder, con pro­fun­dos víncu­los fami­lia­res y eco­nó­mi­cos, podría mejo­rar, pero que no pue­de eli­mi­nar [45] . Has­ta aho­ra Chi­na ha sido capaz de pro­yec­tar­se en el ámbi­to inter­na­cio­nal a tra­vés de una for­ma de “impe­ria­lis­mo social”, con la dis­tri­bu­ción de una par­te de la rique­za gene­ra­da en el extran­je­ro entre una cre­cien­te cla­se media urba­na y los emer­gen­tes ges­to­res, pro­fe­sio­na­les, espe­cu­la­do­res de bie­nes raí­ces y cua­dros regio­na­les del partido.

Por su par­te, las polí­ti­cas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos han resul­ta­do alta­men­te cos­to­sas y no han apor­ta­do bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, antes bien han cau­sa­do daños de lar­go alcan­ce a la eco­no­mía civil, tan­to en su aspec­to interno como externo. Iraq y Afga­nis­tán no com­pen­san al teso­ro impe­rial de mane­ra com­pa­ra­ble a lo obte­ni­do por El Rei­no Uni­do en su saqueo de India, Sudá­fri­ca y Rho­de­sia (Zim­bab­we). En un mun­do cada vez más basa­do en las rela­cio­nes de mer­ca­do, las gue­rras de esti­lo colo­nial no tie­nen futu­ro eco­nó­mi­co. Gran­des pre­su­pues­tos mili­ta­res y cien­tos de bases mili­ta­res y alian­zas mili­ta­res con esta­dos neo­co­lo­nia­les son el medio menos efi­cien­te para com­pe­tir con éxi­to en un mer­ca­do glo­ba­li­za­do. Esa es la razón por la cual Esta­dos Uni­dos es un impe­rio en deca­den­cia y Chi­na es un impe­rio de recien­te apa­ri­ción de un nue­vo tipo.

La tran­si­ción de impe­rio a república

Fren­te a la demos­tra­ble deca­den­cia eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos, ¿pue­de la cla­se gober­nan­te reco­no­cer que su impe­rio no es sos­te­ni­ble, por no hablar de desea­ble? EE.UU. pue­de aumen­tar sus expor­ta­cio­nes a Chi­na y su par­ti­ci­pa­ción en el comer­cio mun­dial, y equi­li­brar sus cuen­tas sólo si lle­va a cabo pro­fun­dos cam­bios polí­ti­cos y económicos.

Sola­men­te una revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pue­de rever­tir la deca­den­cia de EE.UU. La cla­ve está en equi­li­brar su eco­no­mía trans­for­mán­do­la de una eco­no­mía finan­cie­ra en una eco­no­mía indus­trial, pero cual­quier cam­bio de este tipo requie­re la lucha de cla­ses con­tra el poder arrai­ga­do en Wall Street y Washing­ton [46] . Lo que pasa por ser el sec­tor pri­va­do fabri­can­te actual de EE.UU. no mues­tra ten­den­cia un cam­bio his­tó­ri­co. Has­ta aho­ra los fabri­can­tes se han con­ver­ti­do o ha sido adqui­ri­dos por las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, per­dien­do con ello su carác­ter dis­tin­ti­vo como sec­tor productivo.

Aun supo­nien­do que haya un cam­bio polí­ti­co en favor de la rein­dus­tria­li­za­ción, la indus­tria esta­dou­ni­den­se ten­dría que redu­cir sus bene­fi­cios, aumen­tar sus inver­sio­nes en I+D y mejo­rar enor­me­men­te la cali­dad de sus pro­duc­tos para ser com­pe­ti­ti­va en los mer­ca­dos nacio­na­les y extran­je­ros. Debe­rían asig­nar­se sumas enor­mes, actual­men­te des­ti­na­das a las gue­rras, el mar­ke­ting y la espe­cu­la­ción, a ser­vi­cios socia­les como los pla­nes nacio­na­les de salud y la for­ma­ción y el per­fec­cio­na­mien­to labo­ral indus­trial para aumen­tar la efi­cien­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do interno.

La trans­fe­ren­cia de un billón de dóla­res de los gas­tos mili­ta­res fru­to de las gue­rras colo­nia­les podría fácil­men­te finan­ciar la recon­ver­sión de una eco­no­mía civil que pro­du­je­ra bie­nes de cali­dad para el con­su­mo local y la expor­ta­ción, entre otros, mer­can­cías y pro­duc­tos que redu­je­ran las fuen­tes de ener­gía y los pro­duc­tos quí­mi­cos tóxi­cos que per­ju­di­can el medio ambiente.

Sus­ti­tuir las bases mili­ta­res por misio­nes comer­cia­les podría aumen­tar los ingre­sos de EE.UU. y redu­cir sus pagos en el extran­je­ro. Poner fin a los víncu­los polí­ti­cos y a los sub­si­dios de miles de millo­nes de dóla­res a esta­dos mili­ta­ri­za­dos como Israel, y levan­tar las san­cio­nes en mer­ca­dos eco­nó­mi­cos de pri­mer orden como Irán dis­mi­nui­ría los des­em­bol­sos del Teso­ro y mejo­ra­ría los flu­jos eco­nó­mi­cos y las opor­tu­ni­da­des de sec­to­res pro­duc­ti­vos en todo el mun­do musul­mán, pobla­do por 1.500 millo­nes de personas.

Diri­gir las inver­sio­nes hacia el cre­cien­te mer­ca­do, interno y externo, de la ener­gía y la tec­no­lo­gía lim­pias crea­ría nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y redu­ci­ría el cos­to de la vida, al tiem­po que mejo­ra­ría los nive­les de vida. Una polí­ti­ca fis­cal fuer­te­men­te gra­vo­sa para los mul­ti­mi­llo­na­rios, en espe­cial para toda la éli­te rec­to­ra de Wall Street, y un tope máxi­mo para todos los ingre­sos supe­rio­res a un millón de dóla­res pue­den finan­ciar la segu­ri­dad social y el sis­te­ma inte­gral de salud públi­ca nacio­nal, lo que redu­ci­ría los gas­tos que sopor­tan la indus­tria y el Esta­do. La tran­si­ción de impe­rio a repú­bli­ca requie­re un pro­fun­do reajus­te del poder social y una deci­di­da rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía de EE.UU. Sólo enton­ces será capaz de com­pe­tir eco­nó­mi­ca­men­te con Chi­na en la eco­no­mía mundial.

La tran­si­ción de poten­cia impe­ria­lis­ta mili­ta­ris­ta, corroí­da por una éli­te polí­ti­ca corrup­ta en deu­da con una éli­te eco­nó­mi­ca espe­cu­la­do­ra y para­si­ta­ria, a repú­bli­ca con una eco­no­mía pro­duc­ti­va equi­li­bra­da y com­pe­ti­ti­va exi­ge deci­si­vas trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas y una pro­fun­da revo­lu­ción ideo­ló­gi­ca. Para lle­var a cabo esta revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca es nece­sa­ria una nue­va con­fi­gu­ra­ción del Esta­do, que per­si­ga la crea­ción de inver­sio­nes públi­cas indus­trias com­pe­ti­ti­vas, pro­fun­di­ce el mer­ca­do nacio­nal y amplíe los ser­vi­cios sociales.

Para ampliar los mer­ca­dos de ultra­mar, Washing­ton debe poner fin a los boi­cots y la sumi­sión mili­tar a Israel y a la quin­ta colum­na israe­lí incrus­ta­da en las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y finan­cie­ras que con­tro­lan el poder legis­la­ti­vo [47] .

Poner fin a la cons­truc­ción del impe­rio de base mili­tar abri­ría el flu­jo de finan­cia­ción públi­ca hacia las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de uso civil; levan­tar las res­tric­cio­nes a la ven­ta de tec­no­lo­gía en el extran­je­ro podría redu­cir aún más el défi­cit comer­cial y mejo­ra­ría la pro­duc­ción local a nive­les competitivos.

El avan­ce hace nece­sa­rio un cho­que fron­tal con los ideó­lo­gos del capi­tal finan­cie­ro y el recha­zo de sus esfuer­zos por des­viar la aten­ción de su papel en la des­truc­ción de Amé­ri­ca. En lugar de echar la cul­pa a Chi­na por lo que en reali­dad son des­equi­li­brios estruc­tu­ra­les de ori­gen interno, es pre­ci­so enfren­tar éstos antes de que nos con­duz­can a nue­vas gue­rras comer­cia­les cos­to­sas y auto­des­truc­ti­vas, si no a algo peor.

Los des­equi­li­brios inter­nos de Chi­na son pro­fun­dos y pene­tran­tes, y con el tiem­po pue­den debi­li­tar los pila­res de su expan­sión exter­na. En Chi­na, las des­igual­da­des de cla­se, el desa­rro­llo regio­nal des­igual, la rique­za pri­va­da y la corrup­ción públi­ca, y el tra­to dis­cri­mi­na­to­rio de los inmi­gran­tes como ciu­da­da­nos de segun­da cate­go­ría (un sis­te­ma de doble ciu­da­da­nía) se resol­ve­rá inter­na­men­te a medi­da que las divi­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas se tra­duz­can en la lucha de cla­ses. Los cam­bios fun­da­men­ta­les en el sis­te­ma de salud pri­va­ti­za­do hacia un sis­te­ma nacio­nal inte­gral de salud públi­ca son esen­cia­les, pero estos cam­bios requie­ren un rena­ci­mien­to de la lucha de cla­ses con­tra el Esta­do y los intere­ses crea­dos de par­ti­cu­la­res [48] . Conclusión

Al igual que en el pasa­do, una poten­cia impe­rial en deca­den­cia que se halle fren­te a pro­fun­dos des­equi­li­brios inter­nos, pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad en el comer­cio de mer­can­cías y depen­den­cia exce­si­va de las acti­vi­da­des finan­cie­ras, recu­rri­rá a la revan­cha polí­ti­ca, las alian­zas mili­ta­res y las res­tric­cio­nes comer­cia­les para fre­nar su des­apa­ri­ción [49] . La pro­pa­gan­da, que azu­za las emo­cio­nes cho­vi­nis­tas con­tra Chi­na y pre­sen­ta a éste país como el nue­vo chi­vo expia­to­rio, y la for­ja de alian­zas mili­ta­res para rodear a este país no tie­nen abso­lu­ta­men­te nin­gún efec­to, y no han impe­di­do que todos sus veci­nos amplia­sen los lazos eco­nó­mi­cos con Chi­na. Por otra par­te, no hay pers­pec­ti­vas de que esto cam­bie en un futu­ro pró­xi­mo, y Chi­na va a seguir obte­nien­do tasas de cre­ci­mien­to de dos dígi­tos. El impe­rio esta­dou­ni­den­se segui­rá enfan­ga­do en el estan­ca­mien­to cró­ni­co, las gue­rras sin fin y una cre­cien­te depen­den­cia de la sub­ver­sión polí­ti­ca, la pro­mo­ción de regí­me­nes sepa­ra­tis­tas que, pre­vi­si­ble­men­te, aca­ban derrum­bán­do­se o sien­do derro­ca­dos. A dife­ren­cia de otras poten­cias colo­nia­les ante­rio­res, EE.UU. no pue­de negar el acce­so de Chi­na a las mate­rias pri­mas estra­té­gi­cas, como hizo en su día con Japón. Vivi­mos en un mun­do post­co­lo­nial en el que la gran mayo­ría de paí­ses comer­cian e invier­ten con quien­quie­ra que pague el pre­cio de mer­ca­do. Chi­na, a dife­ren­cia de Japón, depen­de de una segu­ri­dad de los mer­ca­dos con­se­gui­da por medio de la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca –el poder del mer­ca­do– no la con­quis­ta mili­tar. Y tam­bién a dife­ren­cia de Japón cuen­ta con una mul­ti­tud de tra­ba­ja­do­res, por lo que no le es nece­sa­rio con­quis­tar y explo­tar el tra­ba­jo extran­je­ro median­te colonización.

La cons­truc­ción del impe­rio de Chi­na está en sin­to­nía con los tiem­pos moder­nos, y vie­ne impul­sa­da por una éli­te libre de hacer fren­te al mun­do en sus pro­pios tér­mi­nos, a dife­ren­cia de unos EE.UU. pla­ga­dos de espe­cu­la­do­res finan­cie­ros que se comen la eco­no­mía y la ero­sio­nan cau­san­do estra­gos en los cen­tros indus­tria­les y con­vir­tien­do las casas aban­do­na­das en esta­cio­na­mien­tos de automóviles.

Mien­tras la actual éli­te impe­rial de EE.UU. se encuen­tra per­ple­ja sope­san­do la for­ma en que pue­de con­te­ner el ascen­so de Chi­na a poten­cia mun­dial, la masa de la cla­se obre­ra esta­dou­ni­den­se no encuen­tra el modo de pasar de un impe­rio mili­tar a una repú­bli­ca pro­duc­ti­va. La deca­den­cia eco­nó­mi­ca y las éli­tes polí­ti­cas y socia­les esta­ble­ci­das han con­se­gui­do des­po­li­ti­zar el des­con­ten­to; las cri­sis eco­nó­mi­cas sis­té­mi­cas han sido con­ver­ti­das por ellos en enfer­me­da­des pri­va­das indi­vi­dua­les. A más lar­go pla­zo, algo se tie­ne que rom­per. El mili­ta­ris­mo y el poder sio­nis­ta desan­gra­rán a Esta­dos Uni­dos, y lo ais­la­rán de tal modo que la nece­si­dad indu­ci­rá una res­pues­ta con­tun­den­te. Cuan­to más tiem­po tome, más vio­len­to será el rena­ci­mien­to de la república.

Los impe­rios no mue­ren en paz, y las éli­tes eco­nó­mi­cas ins­ta­la­das en su extra­or­di­na­ria rique­za y poder no renun­cian pací­fi­ca­men­te a sus posi­cio­nes pri­vi­le­gia­das. Sólo el tiem­po dirá cuán­to tiem­po el pue­blo de Esta­dos Uni­dos es capaz de sopor­tar la expro­pia­ción de sus vivien­das, la ser­vi­dum­bre a sus empre­sa­rios, la colo­ni­za­ción de la quin­ta colum­na y el impe­rio basa­do en el poder mili­tar que lle­van a la des­com­po­si­ción interna.


Notas

[1] Ian Kershaw, Hitler: 1936 – 1945, vol.2, Lon­dres 2008. Según el emi­nen­te estu­dio­so Fre­de­rick Clair­mont: “Para Hitler, India era el mode­lo de impe­rio colo­nial depre­da­dor, y afir­ma­ba jubi­lo­sa­men­te que la Unión Sovié­ti­ca sería su India.” “Ope­ra­tion Sea Lion: Loo­king Back”, car­ta a un cole­ga de la Sor­bo­na, abril 2010.

[2] Gabriel Kol­ko, Polí­ti­cas de gue­rra, Gri­jal­bo 1974

[3] Chal­mers John­son, Neme­sis: The Last Days of the Ame­ri­can Repu­blic, Metro­po­li­tan Books 2007

[4] James Petras, The US and Chi­na: One Side is Losing, the Other is Win­ning y The US and Chi­na: Pro­vo­king the Cre­di­tor, Hug­ging the Holy­man, en petras​.lahai​ne​.org

[5] Her­bert Bix, Hirohi­to and the Making of Modern Japan, Har­per-Collins 2000

[6] Edward Miller, Ban­krup­ting the Enemy: The US Finan­cial Sie­ge of Japan befo­re Pearl Har­bor, US Naval Ins­ti­tu­te Press 2007

[7] James Petras y Morris Mor­ley, “The Impe­rial Sta­te”, en James Petras et al. Class, Sta­te and Power in the Third World, Allenheld and Osmund 1981

[8] Defen­se Stra­tegy for the 1990’s, publi­ca­do más tar­de como Defen­se Plan­ning Gui­dan­ce, borra­dor 1992

[9] Dia­na Johns­to­ne, Fools Cru­sa­de: Yugos­la­via, NATO and Wes­tern Delu­sions, Monthly Review 2002

[10] Los mani­fies­tos neo­con­ser­va­do­res son emble­má­ti­cos de esta nue­va éli­te de poder. Véa­se The Pro­ject for the New Ame­ri­can Cen­tury, Infor­ma­tion Clea­ran­ce Hou­se, 2000

[11] En rela­ción con los altos car­gos esta­dou­ni­den­ses que han pro­mo­vi­do la gue­rra con Iraq véa­se James Petras, The Power of Israel in the Uni­ted Sta­tes, Cla­rity Press 2006

[12] La cla­se gober­nan­te chi­na ha pro­du­ci­do varios cen­te­na­res de mul­ti­mi­llo­na­rios y pro­ba­ble­men­te las peo­res des­igual­da­des de Asia. Véa­se The Finan­cial Times (FT) 30.3.2010

[13] La pro­mo­ción y el cre­ci­mien­to de nue­vas indus­trias chi­nas de alto nivel tec­no­ló­gi­co han con­du­ci­do a con­tro­les más estric­tos de las trans­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas extran­je­ras (FT 22.2.2010). Chi­na sus­ti­tu­ye a EE.UU. como mayor fabri­can­te de tur­bi­nas de vien­to y mayor pro­duc­tor de “car­bón lim­pio” (FT 29.3.2010). Sobre el cre­cien­te con­trol chino de su eco­no­mía véa­se FT 8.4.2010.

[14] En casi cada núme­ro del Finan­cial Times hay al menos un artícu­lo en el que se res­pon­sa­bi­li­za a Chi­na de los “des­equi­li­brios glo­ba­les”. Véa­se FT 31.3.2010, 6.4.2010, etc.

[15] El pre­su­pues­to mili­tar esta­dou­ni­den­se se ha más que dupli­ca­do en los últi­mos diez años, alcan­zán­do­se la cifra de un billón de dóla­res, del que el 70% corres­pon­de a los gas­tos de las actua­les gue­rras y la pre­pa­ra­ción de otras nue­vas, y el res­to para el pago de pen­sio­nes y otros.

[16] En los casos de Kenia y Zim­ba­bue (antes Rho­de­sia), la poten­cia impe­rial bri­tá­ni­ca acce­dió a con­ce­der la inde­pen­den­cia ante la pro­lon­ga­da resis­ten­cia, a cam­bio de gene­ro­sas com­pen­sa­cio­nes a los pro­pie­ta­rios euro­peos por las pro­pie­da­des perdidas.

[17] James Petras, The Power of Israel in the Uni­ted Sta­tes y Zio­nism, Mili­ta­rism and the Decli­ne of US Power, Cla­rity Press 2008

[18] Esto es espe­cial­men­te el caso de las san­cio­nes del gobierno esta­dou­ni­den­se con­tra Irán, Siria y antes Iraq, pro­mo­vi­das por la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta. Chi­na ha rea­li­za­do recien­te­men­te, entre otras, una inver­sión de 5.000 millo­nes de dóla­res en los yaci­mien­tos gasí­fe­ros ira­níes, Glo­bal Research 8.3.2010

[19] En 2010, Chi­na y en menor medi­da India han sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pa­les impor­ta­do­res de petró­leo sau­dí, FT 22.2.2010.

[20] En un cálcu­lo per cápi­ta, Israel tie­ne las mayo­res fuer­zas arma­das, el mayor núme­ro de avio­nes de com­ba­te y de bom­bas nuclea­res del mun­do. Con el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos ha inva­di­do más paí­ses que el res­to de paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo juntos.

[21] Chal­mers John­son, The Sorrows of Empi­re, Owl Books 2005

[22] Des­de 2000, Esta­dos Uni­dos ha entre­ga­do 6.000 millo­nes de dóla­res a Colom­bia como res­pal­do al ejér­ci­to, la poli­cía secre­ta y los escua­dro­nes de la muer­te, y tie­ne más de mil con­se­je­ros mili­ta­res y mer­ce­na­rios ope­ran­do en Colom­bia. Los acuer­dos mili­ta­res con Bra­sil y el res­to de Amé­ri­ca Lati­na tie­nen un carác­ter mucho menos intrusivo.

[23] El des­pla­za­mien­to de EE.UU. como socio comer­cial domi­nan­te en Amé­ri­ca Lati­na, en bene­fi­cio de Chi­na, reci­bió una aten­ción ínfi­ma com­pa­ra­do con la que reci­be la visi­ta de cual­quier diri­gen­te israelí.

[24] Por ejem­plo, el gobierno saté­li­te de Kir­guis­tán ha sido derro­ca­do en 2010, el de Ucra­nia derro­ta­do elec­to­ral­men­te en 2009, y el de Geor­gia se enfren­ta a una opo­si­ción popu­lar masi­va a raíz de su desas­tro­sa aven­tu­ra militar.

[25] James Petras, US-Vene­zue­la Rela­tions: Impe­ria­lism and Revo­lu­tion, petras​.lahai​ne​.org 5.1.2010

[26] Véa­se “Chi­na Mobi­le Group axes Goo­gle”, Finan­cial Times, 25.3.2010 y 22.2.2010

[27] Con­gres­sio­nal Research Ser­vi­ces, “China’s Hol­dings of US Secu­ri­ties: Impli­ca­tions for the US Eco­nomy”, 30.7.2009

[28] Véa­se el infor­me sobre las acu­sa­cio­nes del Con­gre­so de EE.UU. a Chi­na de mani­pu­la­ción mone­ta­ria, Finan­cial Times, 6.4.2010

[29] Yang Yao, “Ren­mi­bi Adjus­ted will not Cure Tra­de Imba­lan­ces”, FT 12.2.2010

[30] Stephan Roach, “Bla­ming Chi­na will not Sol­ve America’s Pro­blems”, FT 30.3.2010

[31] Véa­se FT del 22.2.2010, sobre los temo­res a una bur­bu­ja. Dos meses más tar­de, Chi­na había “des­hin­cha­do” la bur­bu­ja, al for­zar a los ban­cos a redu­cir sus prés­ta­mos en un 43% en el pri­mer tri­mes­tre, Al Jazi­ra, 15.4.2010

[32] En con­tra de las acu­sa­cio­nes de des­cui­dar su mer­ca­do inte­rior, éste cre­ció en un 15% el pasa­do año. Las impor­ta­cio­nes chi­nas están cre­cien­do a un rit­mo mayor que sus expor­ta­cio­nes. Véa­se Jim O’Neill “Tough Talk on Chi­na Igno­re Eco­no­mic Reality”, FT, 1.4.2010

[33] Finan­cial Times, 12.4.2010

[34] “Oba­ma to press Hu on Tehe­ran Sanc­tions”, FT 13.4.2010

[35] En una reu­nión del G20, EE.UU. hizo cir­cu­lar una car­ta de con­de­na a Chi­na, pero sólo cin­co paí­ses la fir­ma­ron. “G20 attack Chi­na on exchan­ge rate”, FT 31.3.2010

[36] Chi­na mar­cha en pri­mer lugar, des­ta­ca­do, en ener­gías lim­pias. Sus inver­sio­nes sobre­pa­sa­ron las de EE.UU. en 2009, y es el pri­mer inver­sor en tec­no­lo­gías de ener­gías reno­va­bles, con un incre­men­to de la capa­ci­dad ins­ta­la­da del 79% en 5 años. BBC News, 26.3.2010

[37] Finan­cial Times, 12.4.2010. Pro­yec­ción de cre­ci­mien­to basa­da en el pri­mer tri­mes­tre de 2010.

[38] Al Jazi­ra, 12.3.2010

[39] Cf. Chi­na Daily, 24.3.2010 sobre los dife­ren­tes enfo­ques rela­ti­vos a Afganistán.

[40] La diná­mi­ca polí­ti­ca chi­na para ase­gu­rar­se el sumi­nis­tro de mate­rias pri­mas que­da ilus­tra­da por sus masi­vas inver­sio­nes en minas de hie­rro en Rusia y Áfri­ca, FT 13.4.2010

[41] Al Jazi­ra, 5.3.2010

[42] El comer­cio entre Chi­na y EE.UU. repre­sen­ta hoy úni­ca­men­te el 12% del comer­cio total chino. FT, 30.3.2010

[43] “Shan­gai plans to equal New York as a glo­bal finan­cial cen­tre by 2020”, FT 2425.4.2010

[44] Finan­cial Times, 13.4.2010

[45] “Chi­na vows to tac­kle the social divi­de”, Al Jazi­ra 5.3.2010

[46] En rela­ción con una reco­men­da­ción simi­lar de “reequi­li­brar” el peso en la eco­no­mía bri­tá­ni­ca del sec­tor finan­cie­ro y el sec­tor I ndus­trial, véa­se Ken Coults y Robert Rowthor­ne «UK: Either a Lar­ge Tra­de Sur­plus or Grim Pros­pects for Pro­fits and the Fis­cal Defi­cit», cita­do en FT 14.4.2010

[47] Tras una vota­ción que arro­jó 300 votos a favor y 10 en con­tra, el Con­gre­so fir­mó una car­ta ela­bo­ra­da por el lobby israe­lí AIPAC de res­pal­do a Israel y exi­gen­cia a Oba­ma de que se retrac­te de sus “pre­sio­nes” sobre Israel para que deje de apro­piar­se de tie­rras pales­ti­nas. Véa­se FT 2425.4.2010

[48] Wai­keung Tam, “Pri­va­ti­zing Health Care in Chi­na: Pro­blems and Reforms”, Jour­nal of Con­tem­po­rary Asia, vol. 40(1), feb. 2010, p. 63 – 81

[49] “US tigh­tens mis­si­le-shield encir­cle­ment of Chi­na and Rus­sia”, Glo­bal Research, 4.3.2010

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​180

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.