Auge y deca­den­cia de las poten­cias eco­nó­mi­cas: El con­flic­to entre Chi­na y EEUU se recru­de­ce – La Hai­ne

jamespetras¿Desem­bo­ca­rá inevi­ta­ble­men­te en una con­fla­gra­ción mun­dial la inten­si­fi­ca­ción del con­flic­to entre EE.UU. y Chi­na? Si con­si­de­ra­mos la his­to­ria recien­te como un indi­ca­dor fia­ble, enton­ces la res­pues­ta es un rotun­do sí. Las gue­rras más des­truc­ti­vas del siglo XX fue­ron con­se­cuen­cia de los enfren­ta­mien­tos entre las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das y las poten­cias impe­ria­les emer­gen­tes. Las prác­ti­cas y las polí­ti­cas de las pri­me­ras sir­ven de guía para las segun­das.

La explo­ta­ción colo­nial que el Rei­no Uni­do infli­gió a la India, a sus mer­ca­dos, hacien­da, mate­rias pri­mas y mano de obra sir­vió de mode­lo para la gue­rra y con­quis­ta que Ale­ma­nia inten­tó en Rusia [1] . La ene­mis­tad entre Chur­chill y Hitler tuvo tan­to que ver con sus visio­nes impe­ria­les comu­nes como con sus pun­tos de vis­ta con­tra­dic­to­rios de la polí­ti­ca. Del mis­mo modo el pilla­je colo­nial de Euro­pa y EE.UU. rea­li­za­do en el sudes­te asiá­ti­co y las ciu­da­des cos­te­ras de Chi­na sir­vió de mode­lo para la ofen­si­va colo­ni­za­do­ra y explo­ta­do­ra de Japón en Man­chu­ria, Corea y Chi­na con­ti­nen­tal.

En cada caso, el con­flic­to entre las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das, pero estan­ca­das, y las nue­vas poten­cias impe­ria­les diná­mi­cas de desa­rro­llo tar­dío con­du­jo a gue­rras mun­dia­les en las que sólo la inter­ven­ción de otra poten­cia impe­rial en ascen­so, Esta­dos Uni­dos (jun­to a la proeza mili­tar impre­vis­ta de la Unión Sovié­ti­ca), hizo posi­ble la derro­ta de las ante­rio­res poten­cias domi­nan­tes. EE.UU., esta­ble­ci­da des­pués de la gue­rra como la poten­cia impe­rial domi­nan­te, des­pla­zó a las poten­cias euro­peas, subor­di­nó a Ale­ma­nia y Japón y se enfren­tó al blo­que sino-sovié­ti­co [2] . Con la des­apa­ri­ción de la URSS y la trans­for­ma­ción de Chi­na en un país capi­ta­lis­ta diná­mi­co, el esce­na­rio esta­ba pre­pa­ra­do para un nue­vo enfren­ta­mien­to entre el poder impe­rial esta­ble­ci­do –EE.UU. y sus alia­dos euro­peos– y Chi­na, la poten­cia mun­dial emer­gen­te.

El impe­rio de EE.UU. cubre el mun­do con cer­ca de 800 bases mili­ta­res [3] , alian­zas mili­ta­res mul­ti­la­te­ra­les (OTAN) y bila­te­ra­les, y una posi­ción domi­nan­te en las deno­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les (Ban­co Mun­dial, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) y los ban­cos trans­na­cio­na­les, fir­mas de inver­sión e indus­trias de Asia, Amé­ri­ca Lati­na, Euro­pa y otros luga­res.

Chi­na no ha desa­fia­do ni copia­do el mode­lo de EE.UU. de cons­truir el impe­rio basán­do­se en la capa­ci­dad mili­tar. Y toda­vía menos el enfo­que japo­nés o ale­mán de cues­tio­na­mien­to de los impe­rios esta­ble­ci­dos. Su diná­mi­co cre­ci­mien­to está impul­sa­do por la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, las rela­cio­nes de mer­ca­do guia­das por un esta­do de voca­ción desa­rro­llis­ta y la volun­tad de pedir pres­ta­do, apren­der, inno­var y expan­dir­se inter­na y exter­na­men­te des­pla­zan­do la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en los mer­ca­dos regio­na­les y nacio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na, Orien­te Pró­xi­mo y Asia, así como den­tro de EE.UU. y la Unión Euro­pea [4].

Las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das

Las gue­rras mun­dia­les y regio­na­les, en la medi­da en que par­ti­ci­pa­ron las poten­cias domi­nan­tes (por media­ción de los pro­pios esta­dos o a tra­vés de otros subor­di­na­dos), fue­ron resul­ta­do de los esfuer­zos de éstas por man­te­ner posi­cio­nes pri­vi­le­gia­das en los mer­ca­dos esta­ble­ci­dos, el acce­so a las mate­rias pri­mas y la explo­ta­ción del tra­ba­jo a tra­vés de acuer­dos bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les. Con fre­cuen­cia, unos acuer­dos terri­to­ria­les vin­cu­la­ban al país impe­rial con los esta­dos y regio­nes depen­dien­tes, y excluían a los com­pe­ti­do­res poten­cia­les. Las bases mili­ta­res eran una impo­si­ción aña­di­da sobre las zonas eco­nó­mi­cas impe­ria­les con­tro­la­das, mien­tras que redes de clien­te­lis­mo polí­ti­co favo­re­cían a los paí­ses impe­ria­les.

Dado el pri­vi­le­gia­do y tem­prano esta­ble­ci­mien­to de sus domi­nios impe­ria­les, las poten­cias impe­ria­les tra­di­cio­na­les pre­sen­ta­ban a las nue­vas poten­cias impe­ria­les como agre­so­res que ame­na­za­ban la paz, es decir, su posi­ción hege­mó­ni­ca. Al igual que las pri­me­ras, las nue­vas poten­cias seguían un mis­mo patrón de con­quis­ta mili­tar de esta­dos saté­li­tes colo­nia­les y no colo­nia­les antes en manos de los esta­dos impe­ria­les esta­ble­ci­dos, segui­da por su saqueo [5] . A fal­ta de redes, sátra­pas y clien­tes, las nue­vas poten­cias se apo­ya­ban en el poder mili­tar, los movi­mien­tos sepa­ra­tis­tas y quin­tas colum­nas (movi­mien­tos loca­les lea­les a la nacien­te poten­cia impe­rial). Los nue­vos pode­res ale­ga­ban que su “legí­ti­ma” aspi­ra­ción a una par­te del poder mun­dial se veía blo­quea­da por boi­co­teos eco­nó­mi­cos ile­ga­les en su acce­so a las mate­rias pri­mas, y por sis­te­mas mer­can­ti­les de tipo colo­nial que les cerra­ban sus mer­ca­dos poten­cia­les. La derro­ta de las nue­vas poten­cias (Ale­ma­nia y Japón) a manos de las ante­rio­res poten­cias colo­nia­les [6] , con el apo­yo esen­cial de la URSS y EE.UU., sen­tó las bases de un nue­vo con­glo­me­ra­do impe­rial que com­pe­tía y entra­ba en con­flic­to, sobre nue­vas bases. La Unión Sovié­ti­ca creó un gru­po de paí­ses saté­li­tes de carác­ter mili­tar-ideo­ló­gi­co limi­ta­do a Euro­pa orien­tal en el que el cen­tro impe­rial sub­ven­cio­na­ba eco­nó­mi­ca­men­te a sus clien­tes a cam­bio de su con­trol polí­ti­co. La poten­cia esta­dou­ni­den­se sus­ti­tu­yó a las poten­cias colo­nia­les euro­peas a tra­vés de una red mun­dial de tra­ta­dos mili­ta­res y de la pene­tra­ción for­za­da en los anti­guos esta­dos colo­nia­les median­te un sis­te­ma de depen­den­cia neo­co­lo­nial [7] .

El colap­so del impe­rio sovié­ti­co y la implo­sión de la URSS abrió inme­dia­ta­men­te nue­vas pers­pec­ti­vas en Washing­ton en favor de un impe­rio uni­po­lar sin com­pe­ti­do­res o riva­les, una pax ame­ri­ca­na [8] . Esta visión, basa­da en un super­fi­cial aná­li­sis uni­di­men­sio­nal de la supre­ma­cía impe­rial mili­tar esta­dou­ni­den­se igno­ra­ba varias debi­li­da­des cru­cia­les:

1.) la dis­mi­nu­ción rela­ti­va del poder eco­nó­mi­co de EE.UU. fren­te a la dura com­pe­ten­cia de la UE, Japón, los paí­ses de recien­te indus­tria­li­za­ción y, des­de prin­ci­pios de los años noven­ta, de Chi­na;

2.) los frá­gi­les cimien­tos del poder impe­rial esta­dou­ni­den­se en el Ter­cer Mun­do, basa­do en gobier­nos saté­li­tes cola­bo­ra­do­res alta­men­te vul­ne­ra­bles, cuyas eco­no­mías, obje­to de pilla­je, no eran sos­te­ni­bles;

3.) la des­in­dus­tria­li­za­ción y la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía de EE.UU., que pro­vo­ca una dis­mi­nu­ción del comer­cio de mer­can­cías y una cre­cien­te depen­den­cia de los ingre­sos por ser­vi­cios finan­cie­ros. El carác­ter espe­cu­la­ti­vo casi total del sec­tor finan­cie­ro lle­vó a una gran vola­ti­li­dad y al saqueo de bie­nes pro­duc­ti­vos como garan­tía de la deu­da pen­dien­te.

En otras pala­bras, la cara exter­na de un impe­rio uni­po­lar ocul­ta la podre­dum­bre inter­na y la pro­fun­da con­tra­dic­ción entre la mayor expan­sión exte­rior y el cre­cien­te dete­rio­ro interno. La rápi­da expan­sión mili­tar de EE.UU. en sus­ti­tu­ción del Pac­to de Var­so­via con la incor­po­ra­ción de los paí­ses de Euro­pa del Este a la OTAN creó la ima­gen de un impe­rio diná­mi­co incon­te­ni­ble. El saqueo y la trans­fe­ren­cia de rique­za de Rusia, Euro­pa Orien­tal y las ex repú­bli­cas sovié­ti­cas die­ron la apa­rien­cia de un diná­mi­co impe­rio eco­nó­mi­co.

Este pun­to de vis­ta plan­tea varios pro­ble­mas, en la medi­da en que el saqueo fue un gol­pe de suer­te que sólo suce­de una vez. Éste enri­que­ció prin­ci­pal­men­te a gángs­ters oli­gar­cas rusos y las empre­sas públi­cas pri­va­ti­za­das en su mayo­ría pasa­ron a manos de Ale­ma­nia y otros paí­ses de la Unión Euro­pea. El impe­rio esta­dou­ni­den­se car­gó con el gas­to de pro­mo­ver la caí­da de la URSS, sin por ello ser el pri­mer bene­fi­cia­rio eco­nó­mi­co; sus ganan­cias fue­ron, en su mayor par­te, mili­ta­res, ideo­ló­gi­cas y sim­bó­li­cas.

Las fatí­di­cas con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de las vic­to­rias mili­ta­res de EE.UU. pos­te­rio­res a la caí­da de la URSS se pro­du­je­ron duran­te las pre­si­den­cias de Bush padre y Clin­ton, a prin­ci­pios y media­dos de 1990. La inva­sión esta­dou­ni­den­se de Iraq y el aplas­ta­mien­to a fue­go rápi­do de Yugos­la­via die­ron un enor­me impul­so a la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se basa­do en el poder mili­tar. Las rápi­das vic­to­rias mili­ta­res, la pos­te­rior colo­ni­za­ción de fac­to de Iraq sep­ten­trio­nal y el con­trol de su comer­cio y pre­su­pues­to revi­ta­li­zó la idea de que el domi­nio impe­rial a tra­vés de la colo­ni­za­ción era un pro­yec­to his­tó­ri­co via­ble. Del mis­mo modo, el esta­ble­ci­mien­to de la enti­dad de Koso­vo (tras el bom­bar­deo de Bel­gra­do) y su con­ver­sión en una gran base mili­tar de la OTAN refor­zó la idea de que la expan­sión mili­tar glo­bal era la ola del futu­ro [9] . En una con­se­cuen­cia aún más desas­tro­sa, la pri­ma­cía mili­tar sobre la eco­no­mía dio lugar al ascen­so de los ideó­lo­gos mili­ta­ris­tas de la línea dura, pro­fun­da­men­te embe­bi­dos de la meta­fí­si­ca mili­tar israe­lí-sio­nis­ta de inter­mi­na­bles gue­rras colo­nia­les [10] . Como resul­ta­do de ello antes del comien­zo del nue­vo mile­nio todos los ele­men­tos –polí­ti­co, mili­tar e ideo­ló­gi­co– esta­ban lis­tos para el lan­za­mien­to de una serie de gue­rras impul­sa­das por el mili­ta­ris­mo y el sio­nis­mo, que con­tri­bui­rían a minar aún más la eco­no­mía de EE.UU., pro­fun­di­zar su défi­cit pre­su­pues­ta­rio y comer­cial y abrir el camino al sur­gi­mien­to de nue­vos impe­rios basa­dos en unas eco­no­mías diná­mi­cas [11] .

A dife­ren­cia de ante­rio­res poten­cias impe­ria­lis­tas, Chi­na se ha basa­do des­de el prin­ci­pio en el desa­rro­llo de sus fuer­zas pro­duc­ti­vas nacio­na­les, sobre la base de los logros fun­da­men­ta­les de su revo­lu­ción social. La revo­lu­ción social ha crea­do un país uni­fi­ca­do, libre de encla­ves colo­nia­les, y dota­do de una fuer­za de tra­ba­jo edu­ca­da y sana, y una infra­es­truc­tu­ra y una indus­tria bási­cas. Los nue­vos diri­gen­tes capi­ta­lis­tas diri­gie­ron la eco­no­mía hacia el exte­rior e invi­ta­ron al capi­tal extran­je­ro a apor­tar tec­no­lo­gía, mer­ca­dos exte­rio­res abier­tos y capa­ci­dad de ges­tión capi­ta­lis­ta, man­te­nien­do el con­trol sobre el sis­te­ma finan­cie­ro y las indus­trias estra­té­gi­cas. Lo que es más impor­tan­te, su agri­cul­tu­ra semi­pri­va­ti­za­da creó una fuer­za de tra­ba­jo de millo­nes de tra­ba­ja­do­res de bajos sala­rios e inten­sa explo­ta­ción en las plan­tas de mon­ta­je de la cos­ta. Los nue­vos gober­nan­tes capi­ta­lis­tas eli­mi­na­ron la red de segu­ri­dad social sani­ta­ria y edu­ca­ti­va bási­ca y gra­tui­ta, obli­gan­do a uti­li­zar el alto nivel de aho­rro para cubrir gas­tos médi­cos y de ense­ñan­za y aumen­tan­do los índi­ces de inver­sión a nive­les astro­nó­mi­cos. Al menos ini­cial­men­te, Chi­na, en con­tras­te con ante­rio­res poten­cias impe­ria­les, inten­si­fi­có la explo­ta­ción de su pro­pia fuer­za de tra­ba­jo y sus recur­sos, en lugar de par­ti­ci­par en con­quis­tas mili­ta­res en el extran­je­ro y prac­ti­car el saqueo de recur­sos y la explo­ta­ción de tra­ba­jo for­za­do.

La expan­sión exte­rior de Chi­na estu­vo impul­sa­da por el mer­ca­do sobre la base de una tri­ple alian­za de capi­tal esta­tal, extran­je­ro y nacio­nal, en que, con el tiem­po, el papel de cada uno de los tres ha varia­do según las cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas y el reali­nea­mien­to de las fuer­zas inter­nas del capi­ta­lis­mo.

Des­de el prin­ci­pio, se sacri­fi­có el mer­ca­do inte­rior en la bús­que­da de mer­ca­dos exter­nos. El con­su­mo masi­vo se pos­pu­so en favor de las inver­sio­nes, bene­fi­cios y rique­zas de las éli­tes esta­ta­les y pri­va­das. La rápi­da y masi­va acu­mu­la­ción amplió las des­igual­da­des y con­cen­tró el poder en la par­te supe­rior del nue­vo sis­te­ma de cla­ses híbri­do de capi­ta­lis­tas y Esta­do [12] .

En con­tras­te con las poten­cias impe­ria­les del pasa­do y de EE.UU. en la actua­li­dad, Chi­na, como nue­va poten­cia impe­ria­lis­ta, subor­di­nó los ban­cos a la finan­cia­ción de la indus­tria manu­fac­tu­re­ra, en par­ti­cu­lar los sec­to­res de expor­ta­ción. A dife­ren­cia de aqué­llas, Chi­na renun­ció a un gran gas­to mili­tar de gran­des bases en el extran­je­ro, gue­rras colo­nia­les y cos­to­sas ocu­pa­cio­nes mili­ta­res. En su lugar, sus pro­duc­tos pene­tra­ron los mer­ca­dos, inclui­dos los de las gran­des poten­cias. Ha sido una evo­lu­ción sui gene­ris basa­da en tomar pres­ta­das la tec­no­lo­gía y la téc­ni­ca de comer­cia­li­za­ción de las trans­na­cio­na­les impe­ria­les, y lue­go dar­les la vuel­ta y uti­li­zar las com­pe­ten­cias adqui­ri­das para ele­var el ciclo pro­duc­ti­vo, de la plan­ta de ensam­bla­je a la manu­fac­tu­ra, lue­go al dise­ño y por fin a la crea­ción de pro­duc­tos de alto valor aña­di­do [13] .

Chi­na aumen­tó sus expor­ta­cio­nes de mer­can­cías mien­tras limi­ta­ba con­si­de­ra­ble­men­te la pene­tra­ción de los ser­vi­cios finan­cie­ros, la nue­va fuer­za motriz de las poten­cias clá­si­cas. El resul­ta­do, al cabo de un tiem­po, fue un ascen­so rápi­do en el défi­cit comer­cial de mer­can­cías, no sólo con Chi­na, sino con casi 100 paí­ses de todo el mun­do. La pre­emi­nen­cia de la éli­te impe­rial líder en finan­zas y fuer­za mili­tar inhi­bió el desa­rro­llo de mer­can­cías de alto nivel tec­no­ló­gi­co, capa­ces de pene­trar en el mer­ca­do de las poten­cias emer­gen­tes y redu­cir así el défi­cit comer­cial. En cam­bio, el retro­ce­so en un sec­tor manu­fac­tu­re­ro sub­de­sa­rro­lla­do y poco com­pe­ti­ti­vo impi­dió com­pe­tir con los pro­duc­tos chi­nos, de sala­rios más bajos, y con­du­jo, jun­to con unos cua­dros sin­di­ca­les sobre­rre­mu­ne­ra­dos y nos­tál­gi­cos, a denun­cias de com­pe­ten­cia des­leal y de infra­va­lo­ra­ción de la mone­da chi­na. Se pasa por alto el hecho de que el défi­cit de EE.UU. es resul­ta­do de la con­fi­gu­ra­ción eco­nó­mi­ca nacio­nal y de los des­equi­li­brios entre las finan­zas, los fabri­can­tes y los pro­duc­to­res. Un ejér­ci­to de escri­to­res de temas finan­cie­ros, eco­no­mis­tas, exper­tos, peri­tos y otros espe­cia­lis­tas ideo­ló­gi­cos vin­cu­la­dos al capi­tal finan­cie­ro domi­nan­te han pro­por­cio­na­do el bar­niz ideo­ló­gi­co a la cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca con­tra Chi­na y su poten­cia impe­rial de raíz eco­nó­mi­ca [14] .

En el pasa­do, las poten­cias impe­ria­les orga­ni­za­ron una deter­mi­na­da divi­sión del tra­ba­jo. En el mode­lo colo­nial, se depen­día de las mate­rias pri­mas de las colo­nias y de los pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos impor­ta­dos ter­mi­na­dos de la poten­cia colo­nial. En el pri­mer perio­do post­co­lo­nial, la divi­sión del tra­ba­jo con­sis­tía en la pro­duc­ción de bie­nes inten­si­vos en mano de obra en los paí­ses de recien­te inde­pen­den­cia a cam­bio de bie­nes tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­dos de las poten­cias tra­di­cio­na­les. Una ter­ce­ra eta­pa en la divi­sión del tra­ba­jo fue pro­pa­ga­da por los ideó­lo­gos del capi­tal finan­cie­ro, en la que las poten­cias impe­ria­lis­tas tra­di­cio­na­les expor­ta­rían ser­vi­cios (finan­cie­ros, tec­no­ló­gi­cos, entre­te­ni­mien­to, etc.) a cam­bio de bie­nes manu­fac­tu­ra­dos de mano de obra inten­si­va y más avan­za­dos. Las ideo­lo­gías de la divi­sión del tra­ba­jo en su ter­ce­ra fase supo­nen que los ingre­sos deri­va­dos de los ingre­sos invi­si­bles repa­tria­dos del capi­tal finan­cie­ro “equi­li­bra­rían” las cuen­tas exter­nas de la balan­za de mer­can­cías. El mono­po­lio finan­cie­ro de Wall Street y la City de Lon­dres garan­ti­za­ría unos ingre­sos sufi­cien­tes para man­te­ner un supe­rá­vit de la balan­za de pagos. Esta erró­nea supo­si­ción se basa en el mode­lo ante­rior colo­nial y post­co­lo­nial, en el que los paí­ses de pro­duc­ción agro-mine­ra y los paí­ses manu­fac­tu­re­ros no con­tro­la­ban su pro­pia finan­cia­ción, segu­ros y trans­por­tes de mer­can­cías nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Hoy no es así. Inca­paz de domi­nar los mer­ca­dos finan­cie­ros de paí­ses de fuer­te comer­cia­li­za­ción de mer­can­cías, como Chi­na, el capi­tal finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo ha inten­si­fi­ca­do su acti­vi­dad espe­cu­la­ti­va inter­na e intra­im­pe­rial. Lo cual ha con­du­ci­do a una espi­ral de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía fic­ti­cia, a su inevi­ta­ble colap­so y al cre­ci­mien­to de la deu­da exter­na y los défi­cit comer­cia­les.

En cam­bio Chi­na expan­de su sec­tor indus­trial equi­li­bran­do las impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos semi­aca­ba­dos para el mon­ta­je con la tec­no­lo­gía para con­fi­gu­rar su pro­duc­ción de fabri­ca­ción pro­pia; y el capi­tal vin­cu­la­do a empre­sas de pro­pie­dad nacio­nal con las ven­tas de pro­duc­tos ter­mi­na­dos a EE.UU., la UE y el res­to del mun­do. A tra­vés de los ban­cos esta­ta­les, Chi­na con­tro­la el sec­tor finan­cie­ro, con lo que dis­mi­nu­ye el flu­jo de sali­da de “ingre­sos invi­si­bles” paga­do a las poten­cias tra­di­cio­na­les.

Éstas prac­ti­can el gas­to a gran esca­la, impro­duc­ti­vo e inefi­cien­te, (con miles de millo­nes de dóla­res de exce­so de cos­te) de los gas­tos mili­ta­res y las gue­rras colo­nia­les de alto cos­to sin “ven­ta­jas impe­ria­les” [15] . En cam­bio una nue­va poten­cia como Chi­na vier­te cien­tos de miles de millo­nes en la cons­truc­ción de su eco­no­mía inte­rior, como tram­po­lín para la con­quis­ta de los mer­ca­dos exte­rio­res. Las bru­ta­les gue­rras impe­rial-colo­nia­les de las poten­cias tra­di­cio­na­les arran­can gran­des sumas de los pue­blos con­quis­ta­dos, pero a cos­ta de la des­acu­mu­la­ción de capi­tal. En cam­bio paí­ses como Chi­na explo­tan dura­men­te a cien­tos de millo­nes de tra­ba­ja­do­res migran­tes, en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de capi­tal para la repro­duc­ción amplia­da en los mer­ca­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. A dife­ren­cia del pasa­do, son las poten­cias tra­di­cio­na­les las que recu­rren a la agre­sión mili­tar para con­ser­var los mer­ca­dos, mien­tras que los nue­vos paí­ses se expan­den en el extran­je­ro por medio de la com­pe­ti­ti­vi­dad del mer­ca­do.

La “enfer­me­dad eco­nó­mi­ca” de las poten­cias esta­ble­ci­das es su ten­den­cia a exce­der­se en su sec­tor finan­cie­ro y cam­biar sus polí­ti­cas de fomen­to de la indus­tria y el comer­cio por las acti­vi­da­des espe­cu­la­ti­vas y otras igual­men­te nefas­tas que se retro­ali­men­tan y auto­des­tru­yen. En cam­bio las nue­vas poten­cias tras­la­dan su capi­tal ban­ca­rio de la finan­cia­ción de manu­fac­tu­ras nacio­na­les a garan­ti­zar las mate­rias pri­mas exte­rio­res para su indus­tria. Dife­ren­cias entre cen­tros impe­ria­les y diás­po­ras

Hay dife­ren­cias impor­tan­tes entre los paí­ses impe­ria­les pasa­dos y pre­sen­tes y sus dife­ren­tes diás­po­ras. En el pasa­do, los cen­tros impe­ria­les, en gene­ral, dic­ta­ban la polí­ti­ca a sus depen­den­cias de ultra­mar, de las que reclu­ta­ban mer­ce­na­rios, sol­da­dos y volun­ta­rios para sus gue­rras impe­ria­les y obte­nían altos ren­di­mien­tos para sus inver­sio­nes y unas rela­cio­nes comer­cia­les favo­ra­bles. En algu­nos casos, los asen­ta­mien­tos de colo­nos, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes en los par­la­men­tos, influían en la polí­ti­ca impe­rial, lle­gan­do a con­se­guir algún tipo de des­cen­tra­li­za­ción del poder. Ade­más, en algu­nos casos los colo­nos repa­tria­dos reci­bie­ron el apo­yo polí­ti­co del cen­tro impe­rial y com­pen­sa­cio­nes finan­cie­ras por las pro­pie­da­des expro­pia­das. Sin embar­go, el cen­tro impe­rial siem­pre hizo caso omi­so de la resis­ten­cia de sus colo­nos en el extran­je­ro a la hora de con­fi­gu­rar un pac­to con las ex colo­nias que pre­ser­va­se los gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos del cen­tro [16] .

En cam­bio, el esta­do impe­rial de EE.UU. paga un tri­bu­to de miles de millo­nes de dóla­res y se some­te a las polí­ti­cas de gue­rra dic­ta­das por Israel –un país que apa­ren­ta ser su “depen­den­cia”– como resul­ta­do de la pene­tra­ción de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta en la for­mu­la­ción de polí­ti­cas estra­té­gi­cas. Tene­mos la extra­or­di­na­ria cir­cuns­tan­cia de que la “diás­po­ra” de un Esta­do extran­je­ro (Israel) pre­va­le­ce sobre los intere­ses eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos (indus­tria petro­le­ra), y sobre los altos man­dos mili­ta­res y las agen­cias de inte­li­gen­cia del cen­tro impe­rial en el esta­ble­ci­mien­to de las polí­ti­cas en Orien­te Pró­xi­mo [17] . A dife­ren­cia de cual­quier poten­cia ante­rior, en EE.UU. todo el apa­ra­to de pro­pa­gan­da de los medios, la mayo­ría de los cen­tros aca­dé­mi­cos, la mayo­ría de los think tanks, rica­men­te sub­ven­cio­na­dos, pro­du­cen cada año miles de pro­gra­mas, publi­ca­cio­nes y docu­men­tos de polí­ti­ca que refle­jan una visión israe­lí-sio­nis­ta de Orien­te Pró­xi­mo, y que cen­su­ran, ela­bo­ran lis­tas negras y pur­gan a cual­quier disi­den­te, o lo obli­gan a retrac­tar­se sumi­sa­men­te.

Las poten­cias impe­ria­les emer­gen­tes, como Chi­na, no tie­nen este tipo de depen­den­cia “hege­mó­ni­ca”. En con­tras­te con el des­leal papel de la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta, que sir­ve como un ins­tru­men­to polí­ti­co-mili­tar de Israel, la diás­po­ra chi­na es un alia­do eco­nó­mi­co del Esta­do chino. Los chi­nos de ultra­mar pro­por­cio­nan opor­tu­ni­da­des de mer­ca­do a los gru­pos empre­sa­ria­les del con­ti­nen­te y par­ti­ci­pan en empre­sas mix­tas den­tro y fue­ra de Chi­na, pero no defi­nen la polí­ti­ca exte­rior del Esta­do en que resi­den. La diás­po­ra chi­na no actúa como una quin­ta colum­na en con­tra de los intere­ses nacio­na­les de sus paí­ses de resi­den­cia, a dife­ren­cia de los sio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses, cuyas orga­ni­za­cio­nes de masas cola­bo­ran con toda su fuer­za en el úni­co obje­ti­vo de subor­di­nar la polí­ti­ca de EE.UU. para maxi­mi­zar las polí­ti­cas colo­nia­les de Israel.

Las dife­ren­cias en las rela­cio­nes entre los cen­tros impe­ria­les pasa­dos y pre­sen­tes y sus diás­po­ras exter­nas e inter­nas tie­nen enor­mes y diver­sas con­se­cuen­cias en el con­tex­to com­pe­ti­ti­vo del poder glo­bal. Vamos a enu­me­rar­los some­ra­men­te:

· Las poten­cias euro­peas sacri­fi­ca­ron las exi­gen­cias de sus diás­po­ras colo­nia­les de con­ti­nuar con la for­ma racial-colo­nial del impe­ria­lis­mo, en favor de una tran­si­ción nego­cia­da a la inde­pen­den­cia, y del man­te­ni­mien­to y amplia­ción de sus lucra­ti­vas inver­sio­nes a lar­go pla­zo, de sus víncu­los comer­cia­les y finan­cie­ros y, en algu­nos casos, inclu­so de sus bases mili­ta­res. Los colo­nos fue­ron sacri­fi­ca­dos para pro­mo­ver un nue­vo tipo de impe­ria­lis­mo.

· En estos momen­tos Chi­na no está cons­tre­ñi­da por unos colo­nos racis­tas, por lo que pue­de pro­mo­ver sus intere­ses eco­nó­mi­cos en cual­quier par­te del mun­do, par­ti­cu­lar­men­te en las regio­nes y paí­ses y entre los pue­blos ame­na­za­dos por la quin­ta colum­na sio­nis­ta “incrus­ta­da” en su poten­cia rival, EE.UU [18] .

· Chi­na tie­ne colo­ca­dos en Irán más de 24.000 millo­nes de dóla­res en inver­sio­nes lucra­ti­vas, y es su prin­ci­pal com­pra­dor de petró­leo; EE.UU. tie­ne cero inver­sio­nes y cero comer­cio. Chi­na ha des­pla­za­do a EE.UU. como prin­ci­pal impor­ta­dor de petró­leo sau­dí y es el prin­ci­pal socio comer­cial de Siria, Sudán y otros paí­ses musul­ma­nes don­de las polí­ti­cas sio­nis­tas de san­cio­nes han mini­mi­za­do o eli­mi­na­do la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca esta­dou­ni­den­se [19] . Mien­tras las polí­ti­cas chi­nas, movi­das por sus intere­ses mer­can­ti­les nacio­na­les, han sido la fuer­za motriz para mejo­rar su situa­ción eco­nó­mi­ca en el mun­do, EE.UU., tra­ba­do por las nece­si­da­des pro­pias de una poten­cia colo­nial tri­bu­ta­ria, es un cla­ro per­de­dor eco­nó­mi­co. Igual­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, mien­tras que la diás­po­ra chi­na está estric­ta­men­te intere­sa­da en ampliar los víncu­los eco­nó­mi­cos, la diás­po­ra israe­lí –la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta– está rigu­ro­sa­men­te conec­ta­da con la mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca de EE.UU., par­ti­ci­pan­do en gue­rras pro­lon­ga­das extra­or­di­na­ria­men­te cos­to­sas, y ene­mis­tán­do­se con casi todos los prin­ci­pa­les paí­ses de pobla­ción islá­mi­ca con su retó­ri­ca escan­da­lo­sa­men­te isla­mo­fó­bi­ca.

El giro hacia una polí­ti­ca exte­rior mili­ta­ri­za­da y total­men­te des­equi­li­bra­da, pro­mo­vi­da en nom­bre de Israel, ha tras­tor­na­do por com­ple­to la rela­ción entre la polí­ti­ca mili­tar de EE.UU. y sus intere­ses eco­nó­mi­cos ultra­ma­ri­nos. Para­dó­ji­ca­men­te, la quin­ta colum­na israe­lí ha con­tri­bui­do pode­ro­sa­men­te a faci­li­tar la rele­ga­ción de EE.UU. en bene­fi­cio de Chi­na en los prin­ci­pa­les mer­ca­dos mun­dia­les. El que había sido his­tó­ri­ca­men­te defi­ni­do como un pue­blo sin esta­do (for­ma­do por ciu­da­da­nos de esta­dos secu­la­res no judíos) y cono­ci­do prin­ci­pal­men­te por su capa­ci­dad empre­sa­rial, ha sido rede­fi­ni­do por sus prin­ci­pa­les líde­res como el prin­ci­pal defen­sor de la doc­tri­na de gue­rras ofen­si­vas (gue­rras lla­ma­das pre­ven­ti­vas) vin­cu­la­das a Israel, el país más mili­ta­ri­za­do del mun­do [20] . Como resul­ta­do de esta influen­cia, y en alian­za con la extre­ma dere­cha, Washing­ton ha aban­do­na­do impor­tan­tes opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas en favor del uso de la fuer­za mili­tar. Reac­ción de los impe­rios ante la deca­den­cia: pasa­do y pre­sen­te

Al igual que EE.UU. hoy, en su deca­den­cia los impe­rios del pasa­do adop­ta­ron diver­sas estra­te­gias para mini­mi­zar las pér­di­das, unos con más éxi­to que otros. En gene­ral las polí­ti­cas menos exi­to­sas y más cos­to­sas fue­ron los inten­tos de hacer retro­ce­der los movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas de masas e inten­tar res­tau­rar la domi­na­ción colo­nial. En un perío­do de decli­ve del poder eco­nó­mi­co mun­dial, las polí­ti­cas colo­nia­les res­tau­ra­cio­nis­tas siem­pre han fra­ca­sa­do. La estra­te­gia no mili­tar fue la menos cos­to­sa y la de mayor éxi­to, al menos a la hora de per­mi­tir una cier­ta apa­rien­cia de pre­sen­cia impe­rial. El éxi­to se basó en las tran­si­cio­nes a la inde­pen­den­cia nego­cia­das, en la que la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca per­mi­tió con­ti­nuar la hege­mo­nía impe­rial en alian­za con una bur­gue­sía colo­nial emer­gen­te.

His­tó­ri­ca­men­te, las poten­cias impe­ria­les deca­den­tes recu­rrie­ron a cin­co estra­te­gias, o algu­na com­bi­na­ción de ellas:

1) Inten­tar recu­pe­rar colo­nias o neo­co­lo­nias median­te ofen­si­vas mili­ta­res. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Fran­cia en Indo­chi­na y Arge­lia, o el Rei­no Uni­do en Kenia paga­ron un alto pre­cio eco­nó­mi­co y polí­ti­co al tra­tar de res­tau­rar el régi­men colo­nial, y, en últi­ma ins­tan­cia, fra­ca­sa­ron.

2) Nego­ciar un acuer­do neo­co­lo­nial. El Rei­no Uni­do, gra­ve­men­te debi­li­ta­do por las pér­di­das duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y fren­te a un movi­mien­to de inde­pen­den­cia de millo­nes de per­so­nas, asu­mió que lo más razo­na­ble sería nego­ciar y con­ce­der la inde­pen­den­cia a la India con el fin de man­te­ner una apa­rien­cia de comer­cio impe­rial y víncu­los de inver­sión, así como una influen­cia polí­ti­ca indi­rec­ta por media­ción de los fun­cio­na­rios civi­les y mili­ta­res del país, de for­ma­ción bri­tá­ni­ca.

3) Ceder la posi­ción de lide­raz­go a un poder impe­rial emer­gen­te supe­rior. Al con­ver­tir­se en socio menor, este plan­tea­mien­to pre­ten­de al menos obte­ner una peque­ña par­te de los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y la influen­cia polí­ti­ca. Ante el movi­mien­to de resis­ten­cia grie­go, masi­vo y anti­fas­cis­ta, lide­ra­do por los comu­nis­tas, el Rei­no Uni­do dio un paso atrás y desem­pe­ñó un papel secun­da­rio dejan­do que EE.UU. asu­mie­ra el papel de gen­dar­me polí­ti­co y poten­cia domi­nan­te en una Gre­cia saté­li­te. El Rei­no Uni­do man­tie­ne una esfe­ra de influen­cia redu­ci­da en los Bal­ca­nes y el Medi­te­rrá­neo. Del mis­mo modo Bél­gi­ca inten­tó derri­bar al gobierno nacio­na­lis­ta del Con­go, diri­gi­do por el pre­si­den­te Patri­ce Lumum­ba, para lue­go ceder el lugar de honor al régi­men títe­re de Mobu­tu, res­pal­da­do por EE.UU.

4) Ceder el domi­nio polí­ti­co a gober­nan­tes indí­ge­nas dis­pues­tos a pre­ser­var los meca­nis­mos eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros de la épo­ca colo­nial. La reti­ra­da del régi­men colo­nial bri­tá­ni­co del Cari­be dis­mi­nu­yó de hecho los gas­tos admi­nis­tra­ti­vos y poli­cia­les des­ti­na­dos a pro­te­ger y pro­mo­ver la pri­vi­le­gia­da posi­ción comer­cial y las inver­sio­nes en el perío­do post colo­nial. La “pre­fe­ren­cia impe­rial” fue defen­di­da por medio de una red ami­guis­ta de “vie­jos cama­ra­das” loca­les, edu­ca­dos y adoc­tri­na­dos por El Rei­no Uni­do, y siem­pre impre­sio­na­dos por la pom­pa y el cere­mo­nial de una socie­dad eli­tis­ta. Sin embar­go, con el tiem­po la domi­na­ción del mer­ca­do por medio de las “doc­tri­nas de libre comer­cio” sus­ti­tu­yó a estas redes clien­te­la­res del pasa­do y abrió la puer­ta a la hege­mo­nía de EE.UU.

El rápi­do colap­so de un impe­rio com­pe­ti­dor pue­de dar nue­va vida a un impe­rio que expe­ri­men­ta un decli­ve más len­to y pro­lon­ga­do. El colap­so repen­tino y total del sis­te­ma de paí­ses saté­li­tes comu­nis­tas y la desin­te­gra­ción de la URSS supu­sie­ron una opor­tu­ni­dad excep­cio­nal para EE.UU. de exten­der su impe­rio de bases mili­ta­res y de reclu­tar a mer­ce­na­rios para pelear sus gue­rras impe­ria­les. Las prin­ci­pa­les poten­cias euro­peas sin­tie­ron revi­vir sus momen­tos impe­ria­les al apo­de­rar­se de los sec­to­res indus­trial, de ser­vi­cios, trans­por­tes, bie­nes raí­ces y finan­zas de Euro­pa orien­tal, los paí­ses bál­ti­cos y los Bal­ca­nes, en una sus­ti­tu­ción del domi­nio ruso “direc­to” por la domi­na­ción del mer­ca­do y de la ideo­lo­gía.

Las expe­rien­cias recien­tes de cómo las cla­ses diri­gen­tes impe­ria­les mane­ja­ron su deca­den­cia son de inte­rés en rela­ción con las res­pues­tas de los gober­nan­tes impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses. Las res­pues­tas de EE.UU. a la deca­den­cia impe­rial: sacri­fi­car el país para sal­var el impe­rio

Washing­ton ha dado al menos seis res­pues­tas a su deca­den­cia:

1) La res­pues­ta a lar­go pla­zo y gran esca­la a su posi­ción de deca­den­cia den­tro de la eco­no­mía mun­dial y a su decre­cien­te influen­cia polí­ti­ca en varias regio­nes ha con­sis­ti­do en ampliar y refor­zar su red de bases mili­ta­res mun­dia­les [21] . A par­tir de la déca­da de 1990, con­vir­tió a los anti­guos paí­ses del Pac­to de Var­so­via –Polo­nia, Hun­gría, Repú­bli­ca Che­ca, etc.– en miem­bros de la OTAN, bajo el lide­raz­go de EE.UU. Más tar­de, amplió su alcan­ce mili­tar con la incor­po­ra­ción de Ucra­nia y Geor­gia como miem­bros “aso­cia­dos” de la OTAN. Y a esto siguió el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res en Kir­guis­tán, Koso­vo y otros peque­ños esta­dos de la ex repú­bli­ca yugos­la­va. El nue­vo mile­nio ha sido ya tes­ti­go de una serie de pro­lon­ga­das gue­rras e inva­sio­nes mili­ta­res, en Iraq y Afga­nis­tán, que cul­mi­na­ron en la cons­truc­ción de enor­mes bases mili­ta­res y el reclu­ta­mien­to de ejér­ci­tos mer­ce­na­rios y poli­cía loca­les. Ade­más, la Casa Blan­ca con­si­guió sie­te bases mili­ta­res en Colom­bia, amplió su pre­sen­cia mili­tar en Para­guay y Hon­du­ras, y fir­mó tra­ta­dos mili­ta­res bila­te­ra­les con Perú, Chi­le y Bra­sil, aun cuan­do EE.UU. fue expul­sa­do de su base mili­tar en Man­ta [22] (Ecua­dor). Mien­tras amplia­ba su pre­sen­cia mili­tar glo­bal en Asia y Amé­ri­ca Lati­na, Chi­na tomó su lugar como prin­ci­pal socio comer­cial de Bra­sil, Argen­ti­na, Perú y Chi­le [23] . Mien­tras EE.UU. finan­cia­ba un enor­me ejér­ci­to mer­ce­na­rio en Iraq, Chi­na se con­ver­tía en el prin­ci­pal mer­ca­do de expor­ta­ción del petró­leo de Ara­bia Sau­dí. La expan­sión mili­tar glo­bal esta­dou­ni­den­se no se ha tra­du­ci­do en un aumen­to para­le­lo pro­por­cio­nal de su poder eco­nó­mi­co glo­bal; por el con­tra­rio, con la expan­sión de lo mili­tar, la eco­no­mía ha segui­do deca­yen­do.

2) La segun­da res­pues­ta de la Casa Blan­ca a su decli­ve eco­nó­mi­co mun­dial ha sido una cam­pa­ña muy acti­va y bien finan­cia­da de crea­ción de regí­me­nes saté­li­tes. La mayor par­te de este esfuer­zo con­sis­te en finan­ciar a éli­tes loca­les, ONG, polí­ti­cos de opo­si­ción malea­bles y ex patrio­tas resi­den­tes en Esta­dos Uni­dos, y con cone­xio­nes en Washing­ton y sus agen­cias de inte­li­gen­cia. Las lla­ma­das revo­lu­cio­nes de colo­res en Ucra­nia y Geor­gia; la rebe­lión de los tuli­pa­nes en Kir­guis­tán; la desin­te­gra­ción étni­ca de Yugos­la­via; la par­ti­ción de fac­to de Iraq y el esta­ble­ci­mien­to de una repú­bli­ca kur­da; la pro­mo­ción de los sepa­ra­tis­tas tibe­ta­nos y uigu­res en Chi­na, y de oli­gar­cas en el orien­te de Boli­via; y el refuer­zo mili­tar gra­dual de Tai­wán pue­den con­si­de­rar­se par­te de este esfuer­zo por exten­der el domi­nio polí­ti­co fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. Sin embar­go, la cons­truc­ción glo­bal de espa­cios clien­te­la­res ha sido un fra­ca­so por dos razo­nes. Por una par­te, los gobier­nos saté­li­tes han saquea­do la eco­no­mía y el era­rio públi­co y han empo­bre­ci­do a la pobla­ción, lo que en algu­nos casos ha lle­va­do a su derro­ca­mien­to por la fuer­za o por las pape­le­tas de votos [24] . En segun­do lugar, los gobier­nos saté­li­tes supo­nen un cos­to de prés­ta­mos y dona­cio­nes del Teso­ro de EE.UU., en lugar de con­tri­buir a las aspi­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas glo­ba­les de este país. La cons­truc­ción de cos­to­sas clien­te­las y el apo­yo a sátra­pas loca­les soca­va la cons­truc­ción del impe­rio eco­nó­mi­co. Mien­tras tan­to las inver­sio­nes chi­nas en la indus­tria y su deman­da resul­tan­te de nue­vos mate­ria­les y pro­duc­tos ali­men­ta­rios han lle­va­do a una mayor y más ren­ta­ble pre­sen­cia, inclu­so en esta­dos saté­li­tes de EE.UU. Mien­tras los esta­dos saté­li­tes esta­dou­ni­den­ses sur­gen y des­apa­re­cen en rápi­da suce­sión, la pre­sen­cia chi­na, de tipo eco­nó­mi­co, expe­ri­men­ta un cre­ci­mien­to cons­tan­te.

3) Bajo la direc­ción de una eli­te alta­men­te mili­ta­ri­za­da, entre la que se cuen­tan influ­yen­tes polí­ti­cos sio­nis­tas, Washing­ton se ha empan­ta­na­do en múl­ti­ples gue­rras de ocu­pa­ción, a un cos­to de muchos billo­nes de dóla­res, en Orien­te Pró­xi­mo y Asia Meri­dio­nal, en la supo­si­ción erró­nea de que estas demos­tra­cio­nes de fuer­za inti­mi­da­rían a los paí­ses nacio­na­lis­tas e inde­pen­dien­tes y refor­za­rían la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca de EE.UU. En cam­bio las gue­rras han dis­mi­nui­do la influen­cia de EE.UU. y han incre­men­ta­do el nacio­na­lis­mo local y el recha­zo pan­is­lá­mi­co, a la luz del res­pal­do incon­di­cio­nal de Washing­ton al colo­nia­lis­mo israe­lí. Más que cual­quier otro movi­mien­to des­ti­na­do a refor­zar el impe­rio, las gue­rras colo­nia­les pro­lon­ga­das han asig­na­do erró­nea­men­te enor­mes recur­sos eco­nó­mi­cos a gas­tos mili­ta­res no pro­duc­ti­vos. Estos recur­sos, en teo­ría, podrían haber revi­ta­li­za­do la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca glo­bal de EE.UU., y han poten­cia­do la posi­ción com­pe­ti­ti­va glo­bal de Chi­na.

4) Las gue­rras colo­nia­les de res­tau­ra­ción del poder impe­rial fue­ron, como hemos seña­la­do, una opción falli­da de las poten­cias euro­peas al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Del mis­mo modo EE.UU., debi­li­ta­do inter­na­men­te por el saqueo per­pe­tra­do por Wall Street de la eco­no­mía pro­duc­ti­va, por las trans­fe­ren­cias al extran­je­ro de un gran volu­men de capi­tal y por la des­lo­ca­li­za­ción de la pro­duc­ción –prin­ci­pal­men­te a Chi­na e India– está en peor situa­ción para res­tau­rar y sacar pro­ve­cho de la cons­truc­ción impe­rial. La iro­nía es que hace medio siglo EE.UU. optó por el domi­nio del mer­ca­do fren­te al mode­lo colo­nial euro­peo de cons­truc­ción impe­rial. Aho­ra es al revés: euro­peos y chi­nos per­si­guen la hege­mo­nía por la via del mer­ca­do, mien­tras que EE.UU. adop­ta el mode­lo mili­tar colo­nial en su cons­truc­ción del impe­rio.

5) Las ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas, es decir, el fomen­to de los gol­pes de Esta­do, se ha con­ver­ti­do en un méto­do pre­fe­ren­te para rever­tir los regí­me­nes nacio­na­lis­tas popu­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na, Irán, Líbano y otros luga­res. En todos los casos, Washing­ton no con­si­guió res­tau­rar sus regí­me­nes saté­li­tes, y en cam­bio pro­vo­có un efec­to boo­me­rang: los gobier­nos afec­ta­dos han radi­ca­li­za­do su polí­ti­ca, han aumen­ta­do su apo­yo y se han arrai­ga­do con más fuer­za. Por ejem­plo, un gol­pe de Esta­do con el apo­yo esta­dou­ni­den­se en Vene­zue­la fra­ca­só, el pre­si­den­te Chá­vez fue repues­to, y lue­go pro­ce­dió a nacio­na­li­zar las gran­des trans­na­cio­na­les y a esti­mu­lar la opo­si­ción de Amé­ri­ca Lati­na a los acuer­dos de libre comer­cio y las bases mili­ta­res [25] . Del mis­mo modo el res­pal­do de EE.UU. a la inva­sión israe­lí de Líbano y la efec­ti­va defen­sa pos­te­rior de Hiz­bu­lá refor­zó la pre­sen­cia de este par­ti­do en el gobierno pro esta­dou­ni­den­se de Hari­ri.

6) El apo­yo incon­di­cio­nal de EE.UU. al Esta­do colo­nial mili­ta­ris­ta y racis­ta de Israel como su prin­ci­pal alia­do y acom­pa­ñan­te en las gue­rras colo­nia­les de Orien­te Pró­xi­mo, ha teni­do, de hecho, el efec­to con­tra­rio y ha con­se­gui­do alie­nar a 1.500 millo­nes de ciu­da­da­nos islá­mi­cos, ero­sio­nan­do el apo­yo de anti­guos alia­dos (Tur­quía y Líbano) y for­ta­le­cien­do a los pro­mo­to­res de la polí­ti­ca sio­nis­ta de abrir un “ter­cer fren­te mili­tar”: una gue­rra con­tra Irán, país que cuen­ta con dos millo­nes de per­so­nas en sus fuer­zas arma­das.

Las estra­te­gias para soca­var, debi­li­tar y excluir a Chi­na como poten­cia impe­rial emer­gen­te

Ante los pri­me­ros sig­nos del poten­cial de Chi­na como com­pe­ti­dor glo­bal, Washing­ton pro­mo­vió una estra­te­gia eco­nó­mi­ca libe­ral con la espe­ran­za de crear una rela­ción de depen­den­cia. Pos­te­rior­men­te, cuan­do se vio que la libe­ra­li­za­ción no con­du­cía a la depen­den­cia, sino que más bien favo­re­cía un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de Chi­na, Washing­ton recu­rrió a polí­ti­cas más puni­ti­vas.

Duran­te los años ochen­ta y noven­ta, Washing­ton alen­tó a Chi­na a ejer­cer una polí­ti­ca de puer­tas abier­tas a las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les de EE.UU. y a pro­por­cio­nar los incen­ti­vos fis­ca­les que alen­ta­sen a éstas a “colo­ni­zar” sec­to­res estra­té­gi­cos de cre­ci­mien­to de Chi­na. Washing­ton pro­mo­vió con éxi­to la entra­da de Chi­na en la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC), con la idea de que el libre comer­cio juga­ría a favor de sus trans­na­cio­na­les en la cap­tu­ra de los mer­ca­dos chi­nos. La estra­te­gia fra­ca­só: Chi­na suje­tó las trans­na­cio­na­les a su pro­pia estra­te­gia expor­ta­do­ra y se hizo con los mer­ca­dos de EE.UU.; obli­gó a las trans­na­cio­na­les a inte­grar­se en empre­sas mix­tas, que ace­le­ra­ron la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía y pro­pi­cia­ron el apren­di­za­je indus­trial de Chi­na de desa­rro­llo de su pro­pia capa­ci­dad pro­duc­ti­va. El acuer­do de la OMC minó las barre­ras esta­dou­ni­den­se al comer­cio y faci­li­tó el flu­jo de capi­ta­les esta­dou­ni­den­ses a los sec­to­res pro­duc­ti­vos chi­nos, al tiem­po que ero­sio­na­ba la base pro­duc­ti­va de EE.UU. y soca­va­ba su com­pe­ti­ti­vi­dad. Con el tiem­po las empre­sas chi­nas, esta­ta­les y pri­va­das, supe­ra­ron en par­te su depen­den­cia, y asu­mie­ron un mayor con­trol de las empre­sas mix­tas, a la vez que desa­rro­lla­ban sus pro­pios cen­tros de inno­va­ción, mar­ke­ting y finan­zas [26] .

La estra­te­gia libe­ral de crear una rela­ción de depen­den­cia fra­ca­só; fue Chi­na quien acu­mu­ló un supe­rá­vit comer­cial y, pos­te­rior­men­te, asu­mió el papel de acree­dor, a la vez que EE.UU. se con­ver­tía en un esta­do deu­dor. La libe­ra­li­za­ción pue­de haber sido efec­ti­va para EE.UU. en Amé­ri­ca Lati­na y Áfri­ca, en situa­cio­nes de Esta­dos débi­les diri­gi­dos por gober­nan­tes corrup­tos super­vi­so­res del saqueo de sus pro­pios paí­ses (mate­rias pri­mas, pri­va­ti­za­cio­nes y des­na­cio­na­li­za­cio­nes rui­no­sas de las empre­sas estra­té­gi­cas, sali­da masi­va de bene­fi­cios). Pero en Chi­na, sus gober­nan­tes ama­rra­ron las trans­na­cio­na­les a sus pro­pios pro­yec­tos, garan­ti­zán­do­se el con­trol sobre el pro­ce­so diná­mi­co de acu­mu­la­ción de capi­tal. Sacri­fi­ca­ron unos bene­fi­cios extra­or­di­na­rios a cor­to pla­zo para con­se­guir el obje­ti­vo a lar­go pla­zo de ganar mer­ca­dos, con­se­guir know-how y pro­ce­der a la amplia­ción y pro­fun­di­za­ción de nue­vas líneas pro­duc­ti­vas a tra­vés de “nor­mas sobre con­te­ni­dos” y trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía. La libe­ra­li­za­ción favo­re­ció el auge de las expor­ta­cio­nes chi­nas de mer­can­cías, mien­tras que la eco­no­mía ganó en auto­no­mía, con la mejo­ra del ciclo del pro­duc­to.

Chi­na ha man­te­ni­do las rien­das del sec­tor finan­cie­ro, blo­quean­do la toma de con­trol por par­te de los sec­to­res esta­dou­ni­den­ses líde­res en finan­zas, medios de comu­ni­ca­ción, bie­nes raí­ces y segu­ros [27] . Al limi­tar la pene­tra­ción, la espe­cu­la­ción y la vola­ti­li­dad, Chi­na ha evi­ta­do las cri­sis perió­di­cas que afec­ta­ron a EE.UU. en 1990 – 1991, 2000 – 2002 y 2008 – 2010. La ver­sión chi­na de la puer­ta abier­ta no fue una repe­ti­ción de la pri­me­ra ver­sión, que lle­vó a la domi­na­ción extran­je­ra de los encla­ves cos­te­ros. Más bien, las pro­pias trans­na­cio­na­les extran­je­ras se con­vir­tie­ron en islas de cre­ci­mien­to vin­cu­la­das al fomen­to de la expan­sión exte­rior, con­tro­la­da por el Esta­do chino.

En los pri­me­ros años del nue­vo mile­nio, Washing­ton se dio cuen­ta de que la estra­te­gia libe­ral no había con­se­gui­do blo­quear el ascen­so de Chi­na a poten­cia mun­dial, y cada vez más se incli­nó hacia una estra­te­gia puni­ti­va. Las estra­te­gias para soca­var y debi­li­tar a Chi­na como poten­cia mun­dial emer­gen­te

EE.UU. ha desa­rro­lla­do una estra­te­gia deta­lla­da, com­ple­ja y mul­ti­fa­cé­ti­ca para soca­var el ascen­so de Chi­na al pri­mer plano mun­dial. La estra­te­gia impli­ca medi­das eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mili­ta­res des­ti­na­das a debi­li­tar el cre­ci­mien­to diná­mi­co de Chi­na y con­te­ner su expan­sión hacia el exte­rior.

Estra­te­gias eco­nó­mi­cas

Washing­ton, con el res­pal­do de la prin­ci­pal pren­sa finan­cie­ra, y la mayo­ría de los eco­no­mis­tas y “exper­tos”, fomen­ta la inter­ven­ción en la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca inter­na de Chi­na en bus­ca de medi­das des­ti­na­das a des­ar­ti­cu­lar su mode­lo de cre­ci­mien­to diná­mi­co. La exi­gen­cia más gene­ra­li­za­da es que Chi­na reva­lúe su mone­da, a fin de ero­sio­nar su ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y debi­li­tar sus diná­mi­cas indus­trias expor­ta­do­ras [28] .

En el pasa­do, entre 2000 y 2008, Chi­na reva­lo­ri­zó su mone­da en un 20% y aun así dupli­có su exce­den­te de expor­ta­ción con EE.UU [29] . Lo con­si­guió median­te aumen­tos de la pro­duc­ti­vi­dad, reduc­ción de las tasas de ganan­cia y mejo­ra del con­trol de cali­dad. Cabe decir tam­bién que el pro­ble­ma de los sal­dos comer­cia­les nega­ti­vos esta­dou­ni­den­ses es cró­ni­co y mun­dial: EE.UU. tie­ne sal­dos nega­ti­vos con más de 90 paí­ses, entre otros Japón y la UE [30] .

La coa­li­ción anti Chi­na, enca­be­za­da por el com­ple­jo Washing­ton-Wall Street, ha segui­do pre­sio­nan­do insis­ten­te­men­te a Pekín para que libe­ra­li­ce su sec­tor finan­cie­ro, a fin de faci­li­tar la toma de con­trol de los mer­ca­dos finan­cie­ros de Chi­na, basán­do­se para ello en “infrac­cio­nes comer­cia­les y de inver­sión”. La Casa Blan­ca con­si­de­ra que el pode­ro­so sec­tor finan­cie­ro es el úni­co medio efec­ti­vo para con­se­guir una situa­ción domi­nan­te en la eco­no­mía de Chi­na, median­te fusio­nes y adqui­si­cio­nes. Esta cam­pa­ña per­dió fuer­za fren­te a la cri­sis finan­cie­ra de 2008 – 2010, indu­ci­da por la acti­vi­dad espe­cu­la­ti­va de Wall Street. El sis­te­ma finan­cie­ro chino ape­nas se vio afec­ta­do gra­cias a su estruc­tu­ra regu­la­do­ra públi­ca y a los obs­tácu­los a la entra­da de los ban­cos esta­dou­ni­den­ses.

Washing­ton ha impues­to medi­das pro­tec­cio­nis­tas, con­tra­rias a las direc­tri­ces de la OMC, en for­ma de aran­ce­les a las expor­ta­cio­nes chi­nas de ace­ro y neu­má­ti­cos, y el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se ha ame­na­za­do con impo­ner un aran­cel gene­ral del 40% a todas las expor­ta­cio­nes chi­nas a EE.UU., lo que cons­ti­tu­ye una lla­ma­da a la gue­rra comer­cial.

Esta­dos Uni­dos ha blo­quea­do varias gran­des inver­sio­nes chi­nas y tam­bién algu­nas adqui­si­cio­nes de com­pa­ñías petro­le­ras, empre­sas tec­no­ló­gi­cas y otras. En cam­bio, Chi­na ha per­mi­ti­do que las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses invir­tie­ran dece­nas de miles de millo­nes y que sub­con­tra­ta­ran en los más diver­sos sec­to­res de la eco­no­mía chi­na. Como poten­cia mun­dial en ascen­so, con­fía en que su diná­mi­ca eco­no­mía vin­cu­le las trans­na­cio­na­les a su con­ti­nuo cre­ci­mien­to. Por con­tra EE.UU., ante una posi­ción cons­tan­te­men­te dete­rio­ra­da, teme cual­quier ace­le­ra­ción de las adqui­si­cio­nes chi­nas, un temor naci­do de la debi­li­dad eco­nó­mi­ca, que tipi­fi­ca y dis­fra­za con la retó­ri­ca de que cons­ti­tu­ye una ame­na­za a su segu­ri­dad.

Washing­ton alen­tó a los fon­dos de inver­sión sobe­ra­nos y los inver­so­res exte­rio­res chi­nos a que se vin­cu­la­ran a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses dedi­ca­das a acti­vi­da­des espe­cu­la­ti­vas, con la espe­ran­za de for­ta­le­cer las sali­das de capi­ta­les hacia EE.UU. y crear una cul­tu­ra de la espe­cu­la­ción en Chi­na para debi­li­tar la fuer­za del capi­tal pro­duc­ti­vo en la pla­ni­fi­ca­ción esta­tal.

Washing­ton ha aumen­ta­do sus ame­na­zas de ejer­cer repre­sa­lias eco­nó­mi­cas a fin de soca­var y excluir el diná­mi­co sec­tor expor­ta­dor de Chi­na, y lograr con­ce­sio­nes que com­pro­me­tan la situa­ción polí­ti­ca inter­na de sus gober­nan­tes, tan pron­to adop­ten los dic­ta­dos de Washing­ton. Los líde­res polí­ti­cos chi­nos que per­mi­tan que Washing­ton deter­mi­ne sus polí­ti­cas eco­nó­mi­cas pro­vo­ca­rán la opo­si­ción inter­na de las empre­sas y los tra­ba­ja­do­res per­ju­di­ca­dos por esas polí­ti­cas. Una vez com­pro­me­ti­dos y debi­li­ta­dos, y fren­te a una opi­nión públi­ca nacio­nal infla­ma­da, los líde­res chi­nos se enfren­ta­rían a pre­sio­nes inter­nas y exter­nas, ame­na­zan­do la esta­bi­li­dad del país.

Washing­ton ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña con­cer­ta­da en los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les, el FMI y la UE con el obje­ti­vo de debi­li­tar el mode­lo indus­trial nacio­nal chino, cul­pan­do a la poten­cia emer­gen­te de su pro­pia deca­den­cia. Des­de las colum­nas prin­ci­pa­les de la pren­sa finan­cie­ra “seria” has­ta la pren­sa ama­ri­lla de gran cir­cu­la­ción, des­de los líde­res polí­ti­cos en el Con­gre­so has­ta los altos fun­cio­na­rios eje­cu­ti­vos, los líde­res de indus­trias no com­pe­ti­ti­vas y los buró­cra­tas sin­di­ca­les de un movi­mien­to obre­ro mori­bun­do, se ha orques­ta­do una cam­pa­ña des­ti­na­da a “plan­tar cara” a Chi­na ante una lar­ga serie de deli­tos y peca­dos que van des­de la com­pe­ten­cia des­leal, los bajos sala­rios y los sub­si­dios esta­ta­les, has­ta la mala cali­dad y poca segu­ri­dad de sus pro­duc­tos.

Aca­dé­mi­cos, eco­no­mis­tas, exper­tos en inver­sio­nes y exper­tos incrus­ta­dos de Esta­dos Uni­dos y El Rei­no Uni­do alien­tan a sus homó­lo­gos chi­nos, así como a los inver­so­res y los res­pon­sa­bles polí­ti­cos extran­je­ros a que pro­pa­guen polí­ti­cas en con­so­nan­cia con las exi­gen­cias de Washing­ton de un cam­bio de polí­ti­ca. El obje­ti­vo es faci­li­tar una mayor pene­tra­ción de EE.UU. y limi­tar la expan­sión diná­mi­ca de Chi­na en ultra­mar.

Día tras día, “exper­tos” y eco­no­mis­tas esta­dou­ni­den­ses des­cu­bren nue­vas razo­nes para anti­ci­par una cri­sis inmi­nen­te en Chi­na: la eco­no­mía se está des­ace­le­ran­do o cre­ce dema­sia­do rápi­do; una bur­bu­ja en el sec­tor inmo­bi­lia­rio está a pun­to de esta­llar [31] ; los ban­cos están sobre­car­ga­dos de deu­das de dudo­sa recu­pe­ra­ción, ponien­do el sis­te­ma finan­cie­ro en peli­gro de colap­so; la infla­ción está cre­cien­do fue­ra de con­trol; las inver­sio­nes en el extran­je­ro siguen los habi­tua­les patro­nes colo­nia­les; la eco­no­mía está des­equi­li­bra­da, dema­sia­do depen­dien­te de las expor­ta­cio­nes y no del con­su­mo interno; su com­pe­ti­ti­vi­dad expor­ta­do­ra es un fac­tor cla­ve de des­equi­li­brio del comer­cio mun­dial; sus cre­cien­tes lazos eco­nó­mi­cos con otros paí­ses de Asia ponen en peli­gro su segu­ri­dad nacio­nal, etc. Estos y otros nume­ro­sos artícu­los pro­pa­gan­dís­ti­cos enva­sa­dos y pre­sen­ta­dos como serios aná­li­sis de gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en el Finan­cial Times, The Wall Street Jour­nal y The New York Times están dise­ña­dos para res­pon­sa­bi­li­zar a Chi­na de las debi­li­da­des y deca­den­cia de la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de EE.UU. en el mun­do. El obje­ti­vo es influir y pre­sio­nar a fun­cio­na­rios chi­nos poten­cial­men­te malea­bles o aco­mo­da­ti­cios para que modi­fi­quen sus polí­ti­cas. Igual­men­te impor­tan­te, estas crí­ti­cas están dise­ña­dos para uni­fi­car las éli­tes de los nego­cios, la ban­ca, polí­ti­cos y mili­ta­res, y jus­ti­fi­car accio­nes agre­si­vas con­tra Chi­na. El pro­ble­ma bási­co con estos exper­tos diag­nós­ti­cos es que han sido repe­ti­da­men­te refu­ta­dos por la reali­dad del con­ti­nuo cre­ci­mien­to diná­mi­co chino. La capa­ci­dad de este país de ges­tio­nar y regu­lar los prés­ta­mos finan­cie­ros para evi­tar bur­bu­jas finan­cie­ras; la cre­cien­te aco­gi­da posi­ti­va por sus anfi­trio­nes afri­ca­nos de nue­vas inver­sio­nes, debi­do a unos prés­ta­mos rela­ti­va­men­te gene­ro­sos y unos pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra que acom­pa­ñan a las inver­sio­nes en sec­to­res extrac­ti­vos [32] . Más recien­te­men­te Washing­ton ha pre­sio­na­do a India y Bra­sil para que se unan al coro con­tra Chi­na por sus des­equi­li­brios comer­cia­les, una alian­za muy peli­gro­sa.

Ofen­si­va polí­ti­ca

Los impe­rios esta­ble­ci­dos y en deca­den­cia, como EE.UU. hoy, tie­nen un reper­to­rio de recur­sos dise­ña­do para des­acre­di­tar, sedu­cir, ais­lar y con­te­ner las poten­cias mun­dia­les emer­gen­tes, como Chi­na, y poner­las a la defen­si­va.

Una de las estra­ta­ge­mas polí­ti­cas clá­si­cas de Washing­ton son las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da de los dere­chos huma­nos, que des­ta­can las vio­la­cio­nes que tie­nen lugar en Chi­na a la vez que igno­ran sus pro­pias reite­ra­das vio­la­cio­nes y dis­cul­pa las de sus alia­dos, como por ejem­plo el Esta­do judío de Israel. Al des­acre­di­tar la polí­ti­ca inter­na de Chi­na, el Depar­ta­men­to de Esta­do espe­ra ampli­fi­car la auto­ri­dad moral de EE.UU., des­viar la aten­ción de sus pro­pias vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, en todo el mun­do y a gran esca­la, que acom­pa­ñan a su cons­truc­ción del impe­rio mun­dial y a la for­ma­ción de una coa­li­ción anti Chi­na.

Si bien la pro­pa­gan­da de los dere­chos huma­nos sir­ve de vara para gol­pear y hacer retro­ce­der el avan­ce eco­nó­mi­co de Chi­na, Washing­ton inten­ta tam­bién indu­cir la coope­ra­ción de este país para des­ace­le­rar su pro­pia deca­den­cia. Los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses des­ta­can este enfo­que, hacien­do hin­ca­pié en “tra­tar a Chi­na como a un igual”, reco­no­cer­la como una “poten­cia mun­dial” que tie­ne que “com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des” [33] . Detrás de esta retó­ri­ca diplo­má­ti­ca hay un esfuer­zo por for­zar a Chi­na a seguir una polí­ti­ca de cola­bo­ra­ción y de acep­ta­ción de las estra­te­gias esta­dou­ni­den­ses como socio menor, a expen­sas de los pro­pios intere­ses eco­nó­mi­cos de Chi­na. Por ejem­plo, mien­tras que Chi­na ha inver­ti­do miles de millo­nes en empre­sas mix­tas con Irán y ha desa­rro­lla­do una cre­cien­te y lucra­ti­va rela­ción de comer­cio, Washing­ton le exi­ge que apo­ye su polí­ti­ca de san­cio­nes para debi­li­tar y degra­dar a Irán e incre­men­tar el poder mili­tar de EE.UU. en el Gol­fo [34] . En otras pala­bras, Chi­na debe­ría renun­ciar a su expan­sión eco­nó­mi­ca impul­sa­da por el mer­ca­do para com­par­tir la “res­pon­sa­bi­li­dad” de ser la poli­cía del mun­do de la que EE.UU. es el jefe supe­rior. Del mis­mo modo, si tra­du­ci­mos el sig­ni­fi­ca­do de la exi­gen­cia de la Casa Blan­ca de que Chi­na “asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de reequi­li­brar la eco­no­mía mun­dial”, éste se redu­ce a decir a Pekín que reduz­ca su diná­mi­co cre­ci­mien­to, a fin de per­mi­tir que EE.UU. obten­ga ven­ta­jas comer­cia­les que le per­mi­tan redu­cir –“reequi­li­brar”– su défi­cit comer­cial.

Alter­nan­do con posi­ti­vos ges­tos sim­bó­li­cos, como las refe­ren­cias a EE.UU. y Chi­na como el G‑2, es decir, las dos poten­cias deter­mi­nan­tes en el mun­do, la Casa Blan­ca ha pro­mo­vi­do un “fren­te uni­do” con la UE con­tra supues­tas prác­ti­cas des­lea­les de Chi­na, como su “pro­tec­cio­nis­mo”, “mani­pu­la­ción mone­ta­ria”, etc. [35]

En las reunio­nes inter­na­cio­na­les como la recien­te Cum­bre sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co de Copenha­gue, la reu­nión de la OMC sobre la libe­ra­li­za­ción del comer­cio, o la reu­nión de la ONU sobre Irán, Washing­ton tra­ta de sata­ni­zar a Chi­na como el prin­ci­pal obs­tácu­lo para lle­gar a acuer­dos glo­ba­les, des­vian­do la aten­ción de hechos como el cum­pli­mien­to chino de nor­mas supe­rio­res a EE.UU. [36] en mate­ria de cli­ma, su opo­si­ción al pro­tec­cio­nis­mo y la bús­que­da de una solu­ción nego­cia­da con Irán.

Con el tiem­po esta ofen­si­va impe­rial des­ti­na­da a des­ace­le­rar su deca­den­cia ha pro­vo­ca­do una res­pues­ta cada vez más agre­si­va, a medi­da que Chi­na gana con­fian­za en su capa­ci­dad de pro­yec­tar su poder. Estra­te­gias para hacer fren­te a las poten­cias impe­ria­les esta­ble­ci­das

La res­pues­ta más for­mi­da­ble y efec­ti­va que pue­de dar una poten­cia eco­nó­mi­ca emer­gen­te ante los esfuer­zos de los pode­res esta­ble­ci­dos por blo­quear su avan­ce es seguir cre­cien­do a un rit­mo que dupli­que o tri­pli­que el de su adver­sa­rio en decli­ve. Nada desa­fía tan­to la pro­pa­gan­da lan­za­da por los exper­tos incrus­ta­dos como por ejem­plo el dato de que en 2010 Chi­na cre­ce­rá un 12%, seis veces el cre­ci­mien­to pre­vis­to de EE.UU [37] . La polí­ti­ca de Chi­na ante los ata­ques y ame­na­zas esta­dou­ni­den­ses fue reac­ti­va y defen­si­va, en lugar de proac­ti­va y ofen­si­va, sobre todo duran­te la pri­me­ra déca­da de su avan­ce hacia el esta­tus de poten­cia mun­dial.

Chi­na afir­mó que sus tipos de cam­bio son un asun­to interno, pero acce­dió a las deman­das de EE.UU. y reva­lo­ri­zó su mone­da (2006−2008) en un 20%. Des­pués Chi­na res­pon­dió seña­lan­do que todo el gui­ri­gay en torno a su mone­da tenía poco que ver con el défi­cit comer­cial de EE.UU., que indi­ca debi­li­da­des estruc­tu­ra­les en la eco­no­mía de este país: a saber, su bajo nivel de aho­rro, la for­ma­ción de capi­tal y la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ini­cial­men­te, Chi­na se limi­tó a pro­tes­tar por los ata­ques de EE.UU. en mate­ria de dere­chos huma­nos, ya sea negan­do las acu­sa­cio­nes o ale­gan­do que eran asun­tos inter­nos. En 2010, sin embar­go, Chi­na pasó a la ofen­si­va con la publi­ca­ción de su pro­pio inven­ta­rio docu­men­ta­do de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos [38] . Cuan­do Washing­ton pro­tes­tó por la vio­la­ción de Chi­na de los dere­chos huma­nos de los tibe­ta­nos y sepa­ra­tis­tas uigu­res, Chi­na recha­zó la inter­fe­ren­cia de Washing­ton en los asun­tos inter­nos de Chi­na y ame­na­zó con tomar repre­sa­lias, lo que con­du­jo a Washing­ton a aban­do­nar su cru­za­da.

Pekín ha ani­ma­do a las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses a que invier­tan en Chi­na y expor­ten su pro­duc­ción a EE.UU. Dado el cre­ci­mien­to gene­ral de Chi­na, la pene­tra­ción de estas empre­sas no poten­cia el poder de EE.UU. sino que ofre­ce a Chi­na un lobby en Washing­ton con­tra las medi­das pro­tec­cio­nis­tas.

Chi­na hace poco para res­trin­gir direc­ta­men­te la expan­sión impe­rial de EE.UU. –dado que Washing­ton hace un buen tra­ba­jo de auto­des­truc­ción– sino que se cen­tra en mejo­rar su pro­pia estra­te­gia eco­nó­mi­ca basa­da en el aumen­to de sus inver­sio­nes en el extran­je­ro, los prés­ta­mos de tec­no­lo­gía y la actua­li­za­ción de sus indus­trias de alta tec­no­lo­gía. Chi­na, a pesar de la pre­sión de Washing­ton, se nie­ga a unir­se a su cam­pa­ña de san­cio­nes con­tra Irán y desa­rro­lla sus víncu­los inver­sio­nis­tas con Afga­nis­tán al tiem­po que la ocu­pa­ción mili­tar cues­ta miles de millo­nes de dóla­res, y ale­ja de EE.UU. a la mayo­ría de los afga­nos, inclui­do su gobierno saté­li­te [39] . Chi­na se nie­ga a pres­tar apo­yo a los mili­ta­res de Oba­ma, cuya estra­te­gia está orien­ta­da a refor­zar el impe­rio. Aun­que asis­te a cum­bres y con­fe­ren­cias bila­te­ra­les, se nie­ga a hacer con­ce­sio­nes que per­ju­di­quen sus mer­ca­dos exte­rio­res, sin por ello enfren­tar­se direc­ta­men­te a la misión mili­tar pro­mo­vi­da por Oba­ma.

Lo que resul­ta más sor­pren­den­te en Asia es que los paí­ses más diná­mi­cos han igno­ra­do las adver­ten­cias de Washing­ton res­pec­to a Chi­na acu­sán­do­la de ser “una ame­na­za a la segu­ri­dad”, y han amplia­do sus rela­cio­nes comer­cia­les y eco­nó­mi­cas con su vecino. Con el paso del tiem­po, Asia está reem­pla­zan­do a EE.UU. como socio comer­cial cada vez más impor­tan­te de Pekín. Más recien­te­men­te, en abril de 2010, India expre­só su preo­cu­pa­ción por los des­equi­li­brios comer­cia­les con Chi­na, e ini­ció nego­cia­cio­nes para aumen­tar sus expor­ta­cio­nes.

En gene­ral, la estra­te­gia impe­rial de EE.UU. para fre­nar su decli­ve y blo­quear el cre­ci­mien­to de Chi­na como poten­cia mun­dial ha fra­ca­sa­do. Los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas de la Casa Blan­ca y los detrac­to­res finan­cie­ros de Pekín han igno­ra­do los for­mi­da­bles fun­da­men­tos de la cons­truc­ción del impe­rio chino y su capa­ci­dad para rec­ti­fi­car los des­equi­li­brios inter­nos y sos­te­ner una expan­sión diná­mi­ca. Los pila­res del poder glo­bal

Como la mayo­ría de las ante­rio­res poten­cias mun­dia­les, Chi­na ha bus­ca­do –en su caso con éxi­to y sin recu­rrir a la fuer­za y la con­quis­ta– sen­tar las bases de un impe­rio eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble. La estra­te­gia inclu­ye una com­ple­ja mez­cla de ele­men­tos inter­nos y exter­nos:

1. inver­sio­nes extran­je­ras para garan­ti­zar los recur­sos estra­té­gi­cos, espe­cial­men­te ener­gía, meta­les y ali­men­tos [40] ;

2. alto nivel de inver­sión nacio­nal en el desa­rro­llo de la capa­ci­dad indus­trial, con la intro­duc­ción de tec­no­lo­gías avan­za­das para mejo­rar el valor aña­di­do y redu­cir la depen­den­cia de las impor­ta­cio­nes de pie­zas fabri­ca­das; nive­les altos y sos­te­ni­dos de inver­sión nece­sa­rios para man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad de las expor­ta­cio­nes;

3. gran impul­so para mejo­rar la edu­ca­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y lograr la supre­ma­cía indus­trial, en par­ti­cu­lar inge­nie­ros, cien­tí­fi­cos y geren­tes indus­tria­les en lugar de espe­cu­la­do­res en bol­sa, ban­cos de inver­sión y abo­ga­dos; sin embar­go, los esfuer­zos de Chi­na por moder­ni­zar su fuer­za de tra­ba­jo no ten­drán éxi­to a menos que reco­noz­ca e inte­gre los 200 ó 300 millo­nes de tra­ba­ja­do­res migran­tes, cuyos hijos están actual­men­te exclui­dos de la edu­ca­ción supe­rior públi­ca en las gran­des metró­po­lis [41] ;

4. inver­sio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias en infra­es­truc­tu­ras: doce­nas de nue­vos aero­puer­tos, ferro­ca­rri­les de alta velo­ci­dad y vías flu­via­les mejo­ra­das que unan las regio­nes cos­te­ras con el inte­rior, poten­cian­do el cre­ci­mien­to diná­mi­co de la indus­tria, con el resul­ta­do de una menor migra­ción a los cen­tros fabri­les esta­ble­ci­dos en la cos­ta, que en algu­nos casos pro­vo­ca esca­sez de mano de obra, lo que a su vez ha dado lugar a un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los nive­les sala­ria­les y meno­res des­equi­li­brios geo­grá­fi­cos entre los anti­guos polos de desa­rro­llo y los nue­vos;

5. a medi­da que la mano de obra cua­li­fi­ca­da comien­za a sus­ti­tuir la mano de obra no cua­li­fi­ca­da y que un cre­ci­mien­to diná­mi­co avan­za la esca­la de pro­duc­ción hacia pro­duc­tos de mayor valor aña­di­do, tam­bién lo hacen los nive­les sala­ria­les y la con­cien­cia social, lo que lle­va a la pre­sión por dis­mi­nuir las abier­tas des­igual­da­des de cla­se;

6. como resul­ta­do de las pre­sio­nes de cla­se por la base, con más de 100.000 pro­tes­tas, huel­gas y mani­fes­ta­cio­nes anua­les, el Gobierno ha pro­ce­di­do len­ta­men­te a redu­cir las ten­sio­nes de cla­se, en par­te, con inver­sio­nes en bien­es­tar social y un mayor gas­to social. Chi­na está pasan­do de com­prar bonos del Teso­ro de EE.UU. a inver­tir en sub­ven­cio­nes a la salud públi­ca y la educaci��n en las zonas rura­les; al vol­ver a pres­tar aten­ción al desa­rro­llo social, en lugar de con­fiar en un mer­ca­do que ha demos­tra­do ser muy inefi­cien­te, el Esta­do chino está mejo­ran­do la mano de obra rural con vis­tas a pre­pa­rar­la para pro­ce­sos de pro­duc­ción moder­nos.

En resu­men, los pila­res del diná­mi­co impul­so de Chi­na como poten­cia mun­dial des­can­san en el reequi­li­brio de la eco­no­mía, la moder­ni­za­ción de su base pro­duc­ti­va, la expan­sión de su mer­ca­do interno, la bús­que­da de cre­ci­mien­to con esta­bi­li­dad social y el aumen­to máxi­mo de su acce­so a mate­ria­les estra­té­gi­cos esen­cia­les para la pro­duc­ción.

La ver­sión chi­na del reequi­li­brio eco­nó­mi­co: las nue­vas con­tra­dic­cio­nes

El reequi­li­brio que está rea­li­zan­do Chi­na de su eco­no­mía inter­na se acom­pa­ña de un cam­bio rela­ti­vo en sus rela­cio­nes eco­nó­mi­cas con EE.UU. Tenien­do en cuen­ta la pos­tu­ra abier­ta­men­te hos­til adop­ta­da por los líde­res del Con­gre­so, y el estan­ca­mien­to del mer­ca­do esta­dou­ni­den­se, Chi­na ha incre­men­ta­do su comer­cio y sus inver­sio­nes en Asia por el alto cre­ci­mien­to de la región y para dis­mi­nuir su depen­den­cia del mer­ca­do de EE.UU. y redu­cir el ries­go de enfren­tar una res­tric­ción pro­tec­cio­nis­ta [42] . Chi­na, que sigue sien­do un acree­dor de EE.UU., está des­pla­zan­do el uso de sus exce­den­tes comer­cia­les hacia inver­sio­nes más pro­duc­ti­vas y lucra­ti­vas. No todas las nue­vas ini­cia­ti­vas chi­nas en el extran­je­ro han teni­do éxi­to, y algu­nos de sus ges­to­res de inver­sio­nes edu­ca­dos en las prác­ti­cas occi­den­ta­les han per­di­do varios miles de millo­nes de dóla­res en inver­sio­nes en Blacks­to­ne y otras fir­mas de inver­sión.

El diná­mi­co reajus­te de cre­ci­mien­to de Chi­na basa­do en con­so­li­dar las bases para una nue­va fase de expan­sión exte­rior se enfren­ta a mayo­res peli­gros en el inte­rior que fue­ra de sus fron­te­ras. Den­tro de Chi­na algu­nos cam­bios en la estruc­tu­ra de cla­ses inter­na pue­den poner en peli­gro la esta­bi­li­dad del sis­te­ma, como ha sido el caso en otros impe­rios esta­ble­ci­dos. El gran impul­so expan­si­vo en el extran­je­ro ha crea­do un pode­ro­so y nue­vo seg­men­to de nue­va cla­se social domi­nan­te públi­ca-pri­va­da, que igno­ra la nece­si­dad de desa­rro­llar el mer­ca­do inte­rior, espe­cial­men­te de inver­tir en desa­rro­llo social. En segun­do lugar, toda la cla­se polí­ti­ca y la éli­te gober­nan­te, a la vez que afir­ma de boqui­lla la nece­si­dad de mejo­rar la cua­li­fi­ca­ción del tra­ba­jo, median­te la crea­ción de una red de segu­ri­dad social en las zonas rura­les y la exten­sión de los dere­chos socia­les a la salud y la edu­ca­ción para los tra­ba­ja­do­res migran­tes, se nie­ga a aumen­tar los impues­tos a pagar por ello, ofre­ce resis­ten­cia a las polí­ti­cas redis­tri­bu­ti­vas y defien­de sus pri­vi­le­gios fami­lia­res, crean­do las con­di­cio­nes para mayo­res ten­sio­nes y con­flic­tos.

Igual­men­te per­ju­di­cial para las bases de la futu­ra expan­sión exte­rior de Chi­na es el sur­gi­mien­to de una pode­ro­sa cla­se espe­cu­la­do­ra, espe­cial­men­te en el sec­tor inmo­bi­lia­rio, la ban­ca y las éli­tes polí­ti­cas loca­les, que tien­de a prac­ti­car la bur­bu­ja eco­nó­mi­ca, ponien­do en peli­gro el sis­te­ma finan­cie­ro [43] . Mien­tras que el Gobierno, por medio de su con­trol sobre la polí­ti­ca mone­ta­ria y el sis­te­ma finan­cie­ro, adop­ta polí­ti­cas des­ti­na­das a des­in­flar la bur­bu­ja, no hace nada que pudie­ra afec­tar estruc­tu­ral­men­te este sec­tor de la cla­se domi­nan­te. Por otra par­te, la espe­cu­la­ción en bie­nes raí­ces aumen­ta el cos­to de la vivien­da, ponién­do­la más allá del alcan­ce de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res, mien­tras que el pre­cio del sue­lo, infla­do, con­du­ce al des­po­jo arbi­tra­rio de los pro­pie­ta­rios de vivien­das por par­te de fun­cio­na­rios loca­les y regio­na­les vin­cu­la­dos a los espe­cu­la­do­res de bie­nes raí­ces, ali­men­tan­do des­ór­de­nes popu­la­res y en algu­nos casos vio­len­tas pro­tes­tas.

El cre­ci­mien­to del poder de los impor­ta­do­res, los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros y los mul­ti­mi­llo­na­rios de bie­nes raí­ces podría pro­por­cio­nar una opor­tu­ni­dad para el sec­tor más impor­tan­te del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se: las cla­ses diri­gen­tes liga­das a las finan­zas, los bie­nes raí­ces y los segu­ros. Has­ta aho­ra, la ines­ta­bi­li­dad y las cri­sis repe­ti­das indu­ci­das por estos sec­to­res en 1990 – 1991, 2000 – 2002, y 2007 – 2010, han soca­va­do su capa­ci­dad de pene­trar en la eco­no­mía chi­na.

Dado el con­ti­nuo cre­ci­mien­to de Chi­na, espe­cial­men­te evi­den­te en la actua­li­dad con un 9% en 2009 y un 12% pre­vis­to para 2010, mien­tras que EE.UU. cha­po­tea alre­de­dor de cre­ci­mien­to cero, ¿quién tie­ne más que per­der en caso de que Washing­ton deci­da recu­rrir a la gue­rra comer­cial?

La con­fron­ta­ción exter­na o la rees­truc­tu­ra­ción inter­na de EE.UU.

Esta­dos Uni­dos tie­ne défi­cit comer­cial con al menos 91 paí­ses ade­más de Chi­na, lo que demues­tra que es un pro­ble­ma estruc­tu­ral de su eco­no­mía. Cual­quier medi­da puni­ti­va para res­trin­gir las impor­ta­cio­nes de Chi­na sólo incre­men­ta­ría el défi­cit de Washing­ton con otros expor­ta­do­res de la com­pe­ten­cia. Una dis­mi­nu­ción de las impor­ta­cio­nes de Chi­na no pro­du­ci­ría un aumen­to de los fabri­can­tes esta­dou­ni­den­ses debi­do a la situa­ción de sub­ca­pi­ta­li­za­ción de éstos, direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la posi­ción pre­emi­nen­te del capi­tal finan­cie­ro en la cap­ta­ción y asig­na­ción del aho­rro. Por otra par­te, ter­ce­ros paí­ses podrían reex­por­tar los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos en Chi­na, colo­can­do a EE.UU. en la poco envi­dia­ble posi­ción de tener que ele­gir entre ini­ciar una gue­rra comer­cial gene­ra­li­za­da o acep­tar el hecho de que una eco­no­mía finan­cie­ra-comer­cial no es com­pe­ti­ti­va en la eco­no­mía mun­dial actual.

La deci­sión de Chi­na de des­viar de for­ma cre­cien­te su supe­rá­vit comer­cial de la com­pra de bonos del Teso­ro de EE.UU. hacia inver­sio­nes más pro­duc­ti­vas de desa­rro­llo de su hin­ter­land y de crea­ción de empre­sas ultra­ma­ri­nas en los sec­to­res de las mate­rias pri­mas y la ener­gía obli­ga­rá even­tual­men­te al Teso­ro esta­dou­ni­den­se a ele­var las tasas de inte­rés para evi­tar la sali­da en gran esca­la de dóla­res. El aumen­to de las tasas de inte­rés pue­de bene­fi­ciar a los ope­ra­do­res de divi­sas, pero podría debi­li­tar la recu­pe­ra­ción o hun­dir al país de nue­vo en una depre­sión. Nada debi­li­ta más un impe­rio glo­bal que tener que repa­triar sus inver­sio­nes en el extran­je­ro y limi­tar los prés­ta­mos en el extran­je­ro para impul­sar una eco­no­mía nacio­nal en deca­den­cia.

La apli­ca­ción de polí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas ten­drá un gran impac­to nega­ti­vo en las trans­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses que ope­ran en Chi­na, ya que la mayor par­te de sus pro­duc­tos se expor­tan al mer­ca­do de Esta­dos Uni­dos. El reme­dio sería tan malo como la enfer­me­dad. Por otra par­te, una gue­rra comer­cial podría exten­der­se y afec­tar nega­ti­va­men­te a los gran­des fabri­can­tes de auto­mó­vi­les que pro­du­cen para el mer­ca­do chino. Gene­ral Motors y Ford obtie­nen altos bene­fi­cios en Chi­na, pero no en EE.UU., don­de regis­tran núme­ros rojos [44] . Una gue­rra comer­cial ten­dría en un pri­mer momen­to un impac­to nega­ti­vo en Chi­na, has­ta tan­to el país apro­ve­cha­se su poten­cial mer­ca­do interno de 400 millo­nes de con­su­mi­do­res. Ade­más, los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas chi­nas están diver­si­fi­can­do rápi­da­men­te sus mer­ca­dos hacia Asia, Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca, Orien­te Pró­xi­mo, Rusia e inclu­so la UE. El pro­tec­cio­nis­mo comer­cial pue­de crear unos cuan­tos empleos en deter­mi­na­dos sec­to­res manu­fac­tu­re­ros poco com­pe­ti­ti­vos, pero pue­de cos­tar muchos más en el sec­tor comer­cial, como Wal-Mart, que depen­de de la ven­ta de artícu­los de bajo pre­cio a los con­su­mi­do­res de bajos ingre­sos.

La beli­co­sa retó­ri­ca comer­cial del Con­gre­so esta­dou­ni­den­se y las polí­ti­cas agre­si­vas adop­ta­das por la Casa Blan­ca son pos­tu­ras peli­gro­sas, des­ti­na­das a des­viar la aten­ción de las mar­ca­das debi­li­da­des estruc­tu­ra­les de los fun­da­men­tos del impe­rio. El sec­tor finan­cie­ro, tan fir­me­men­te implan­ta­do, y la meta­fí­si­ca mili­tar, tam­bién domi­nan­te que diri­ge la polí­ti­ca exte­rior han lle­va­do al país cues­ta aba­jo hacia cri­sis eco­nó­mi­cas cró­ni­cas, inter­mi­na­bles gue­rras, pro­fun­di­za­ción de las des­igual­da­des de cla­se y racia­les, y empeo­ra­mien­to del nivel de vida.

En un orden mun­dial nue­vo, mul­ti­po­lar y com­pe­ti­ti­vo, Esta­dos Uni­dos no pue­de seguir sus polí­ti­cas ante­rio­res de blo­queo del acce­so de una nue­va poten­cia impe­rial a los recur­sos estra­té­gi­cos median­te el boi­cot colo­nial. Ni siquie­ra en paí­ses bajo ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se, como Iraq y Afga­nis­tán, pue­de impe­dir que Chi­na fir­me lucra­ti­vos acuer­dos de inver­sión y comer­cio. Y res­pec­to a paí­ses de la esfe­ra de influen­cia esta­dou­ni­den­se, como Tai­wán, Corea del Sur o Japón, la tasa de cre­ci­mien­to del comer­cio y de inver­sión con Chi­na es muy supe­rior a la de EE.UU. Sal­vo lle­van­do a cabo un blo­queo mili­tar uni­la­te­ral, EE.UU. es inca­paz de con­te­ner el ascen­so de Chi­na como actor eco­nó­mi­co mun­dial, un poder impe­rial de recien­te apa­ri­ción.

La prin­ci­pal debi­li­dad en Chi­na es inter­na, de divi­sio­nes y de explo­ta­ción de cla­se, que la eli­te polí­ti­ca actual­men­te en el poder, con pro­fun­dos víncu­los fami­lia­res y eco­nó­mi­cos, podría mejo­rar, pero que no pue­de eli­mi­nar [45] . Has­ta aho­ra Chi­na ha sido capaz de pro­yec­tar­se en el ámbi­to inter­na­cio­nal a tra­vés de una for­ma de “impe­ria­lis­mo social”, con la dis­tri­bu­ción de una par­te de la rique­za gene­ra­da en el extran­je­ro entre una cre­cien­te cla­se media urba­na y los emer­gen­tes ges­to­res, pro­fe­sio­na­les, espe­cu­la­do­res de bie­nes raí­ces y cua­dros regio­na­les del par­ti­do.

Por su par­te, las polí­ti­cas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos han resul­ta­do alta­men­te cos­to­sas y no han apor­ta­do bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, antes bien han cau­sa­do daños de lar­go alcan­ce a la eco­no­mía civil, tan­to en su aspec­to interno como externo. Iraq y Afga­nis­tán no com­pen­san al teso­ro impe­rial de mane­ra com­pa­ra­ble a lo obte­ni­do por El Rei­no Uni­do en su saqueo de India, Sudá­fri­ca y Rho­de­sia (Zim­bab­we). En un mun­do cada vez más basa­do en las rela­cio­nes de mer­ca­do, las gue­rras de esti­lo colo­nial no tie­nen futu­ro eco­nó­mi­co. Gran­des pre­su­pues­tos mili­ta­res y cien­tos de bases mili­ta­res y alian­zas mili­ta­res con esta­dos neo­co­lo­nia­les son el medio menos efi­cien­te para com­pe­tir con éxi­to en un mer­ca­do glo­ba­li­za­do. Esa es la razón por la cual Esta­dos Uni­dos es un impe­rio en deca­den­cia y Chi­na es un impe­rio de recien­te apa­ri­ción de un nue­vo tipo.

La tran­si­ción de impe­rio a repú­bli­ca

Fren­te a la demos­tra­ble deca­den­cia eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos, ¿pue­de la cla­se gober­nan­te reco­no­cer que su impe­rio no es sos­te­ni­ble, por no hablar de desea­ble? EE.UU. pue­de aumen­tar sus expor­ta­cio­nes a Chi­na y su par­ti­ci­pa­ción en el comer­cio mun­dial, y equi­li­brar sus cuen­tas sólo si lle­va a cabo pro­fun­dos cam­bios polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos.

Sola­men­te una revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pue­de rever­tir la deca­den­cia de EE.UU. La cla­ve está en equi­li­brar su eco­no­mía trans­for­mán­do­la de una eco­no­mía finan­cie­ra en una eco­no­mía indus­trial, pero cual­quier cam­bio de este tipo requie­re la lucha de cla­ses con­tra el poder arrai­ga­do en Wall Street y Washing­ton [46] . Lo que pasa por ser el sec­tor pri­va­do fabri­can­te actual de EE.UU. no mues­tra ten­den­cia un cam­bio his­tó­ri­co. Has­ta aho­ra los fabri­can­tes se han con­ver­ti­do o ha sido adqui­ri­dos por las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, per­dien­do con ello su carác­ter dis­tin­ti­vo como sec­tor pro­duc­ti­vo.

Aun supo­nien­do que haya un cam­bio polí­ti­co en favor de la rein­dus­tria­li­za­ción, la indus­tria esta­dou­ni­den­se ten­dría que redu­cir sus bene­fi­cios, aumen­tar sus inver­sio­nes en I+D y mejo­rar enor­me­men­te la cali­dad de sus pro­duc­tos para ser com­pe­ti­ti­va en los mer­ca­dos nacio­na­les y extran­je­ros. Debe­rían asig­nar­se sumas enor­mes, actual­men­te des­ti­na­das a las gue­rras, el mar­ke­ting y la espe­cu­la­ción, a ser­vi­cios socia­les como los pla­nes nacio­na­les de salud y la for­ma­ción y el per­fec­cio­na­mien­to labo­ral indus­trial para aumen­tar la efi­cien­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do interno.

La trans­fe­ren­cia de un billón de dóla­res de los gas­tos mili­ta­res fru­to de las gue­rras colo­nia­les podría fácil­men­te finan­ciar la recon­ver­sión de una eco­no­mía civil que pro­du­je­ra bie­nes de cali­dad para el con­su­mo local y la expor­ta­ción, entre otros, mer­can­cías y pro­duc­tos que redu­je­ran las fuen­tes de ener­gía y los pro­duc­tos quí­mi­cos tóxi­cos que per­ju­di­can el medio ambien­te.

Sus­ti­tuir las bases mili­ta­res por misio­nes comer­cia­les podría aumen­tar los ingre­sos de EE.UU. y redu­cir sus pagos en el extran­je­ro. Poner fin a los víncu­los polí­ti­cos y a los sub­si­dios de miles de millo­nes de dóla­res a esta­dos mili­ta­ri­za­dos como Israel, y levan­tar las san­cio­nes en mer­ca­dos eco­nó­mi­cos de pri­mer orden como Irán dis­mi­nui­ría los des­em­bol­sos del Teso­ro y mejo­ra­ría los flu­jos eco­nó­mi­cos y las opor­tu­ni­da­des de sec­to­res pro­duc­ti­vos en todo el mun­do musul­mán, pobla­do por 1.500 millo­nes de per­so­nas.

Diri­gir las inver­sio­nes hacia el cre­cien­te mer­ca­do, interno y externo, de la ener­gía y la tec­no­lo­gía lim­pias crea­ría nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y redu­ci­ría el cos­to de la vida, al tiem­po que mejo­ra­ría los nive­les de vida. Una polí­ti­ca fis­cal fuer­te­men­te gra­vo­sa para los mul­ti­mi­llo­na­rios, en espe­cial para toda la éli­te rec­to­ra de Wall Street, y un tope máxi­mo para todos los ingre­sos supe­rio­res a un millón de dóla­res pue­den finan­ciar la segu­ri­dad social y el sis­te­ma inte­gral de salud públi­ca nacio­nal, lo que redu­ci­ría los gas­tos que sopor­tan la indus­tria y el Esta­do. La tran­si­ción de impe­rio a repú­bli­ca requie­re un pro­fun­do reajus­te del poder social y una deci­di­da rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía de EE.UU. Sólo enton­ces será capaz de com­pe­tir eco­nó­mi­ca­men­te con Chi­na en la eco­no­mía mun­dial.

La tran­si­ción de poten­cia impe­ria­lis­ta mili­ta­ris­ta, corroí­da por una éli­te polí­ti­ca corrup­ta en deu­da con una éli­te eco­nó­mi­ca espe­cu­la­do­ra y para­si­ta­ria, a repú­bli­ca con una eco­no­mía pro­duc­ti­va equi­li­bra­da y com­pe­ti­ti­va exi­ge deci­si­vas trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas y una pro­fun­da revo­lu­ción ideo­ló­gi­ca. Para lle­var a cabo esta revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca es nece­sa­ria una nue­va con­fi­gu­ra­ción del Esta­do, que per­si­ga la crea­ción de inver­sio­nes públi­cas indus­trias com­pe­ti­ti­vas, pro­fun­di­ce el mer­ca­do nacio­nal y amplíe los ser­vi­cios socia­les.

Para ampliar los mer­ca­dos de ultra­mar, Washing­ton debe poner fin a los boi­cots y la sumi­sión mili­tar a Israel y a la quin­ta colum­na israe­lí incrus­ta­da en las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y finan­cie­ras que con­tro­lan el poder legis­la­ti­vo [47] .

Poner fin a la cons­truc­ción del impe­rio de base mili­tar abri­ría el flu­jo de finan­cia­ción públi­ca hacia las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de uso civil; levan­tar las res­tric­cio­nes a la ven­ta de tec­no­lo­gía en el extran­je­ro podría redu­cir aún más el défi­cit comer­cial y mejo­ra­ría la pro­duc­ción local a nive­les com­pe­ti­ti­vos.

El avan­ce hace nece­sa­rio un cho­que fron­tal con los ideó­lo­gos del capi­tal finan­cie­ro y el recha­zo de sus esfuer­zos por des­viar la aten­ción de su papel en la des­truc­ción de Amé­ri­ca. En lugar de echar la cul­pa a Chi­na por lo que en reali­dad son des­equi­li­brios estruc­tu­ra­les de ori­gen interno, es pre­ci­so enfren­tar éstos antes de que nos con­duz­can a nue­vas gue­rras comer­cia­les cos­to­sas y auto­des­truc­ti­vas, si no a algo peor.

Los des­equi­li­brios inter­nos de Chi­na son pro­fun­dos y pene­tran­tes, y con el tiem­po pue­den debi­li­tar los pila­res de su expan­sión exter­na. En Chi­na, las des­igual­da­des de cla­se, el desa­rro­llo regio­nal des­igual, la rique­za pri­va­da y la corrup­ción públi­ca, y el tra­to dis­cri­mi­na­to­rio de los inmi­gran­tes como ciu­da­da­nos de segun­da cate­go­ría (un sis­te­ma de doble ciu­da­da­nía) se resol­ve­rá inter­na­men­te a medi­da que las divi­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas se tra­duz­can en la lucha de cla­ses. Los cam­bios fun­da­men­ta­les en el sis­te­ma de salud pri­va­ti­za­do hacia un sis­te­ma nacio­nal inte­gral de salud públi­ca son esen­cia­les, pero estos cam­bios requie­ren un rena­ci­mien­to de la lucha de cla­ses con­tra el Esta­do y los intere­ses crea­dos de par­ti­cu­la­res [48] . Con­clu­sión

Al igual que en el pasa­do, una poten­cia impe­rial en deca­den­cia que se halle fren­te a pro­fun­dos des­equi­li­brios inter­nos, pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad en el comer­cio de mer­can­cías y depen­den­cia exce­si­va de las acti­vi­da­des finan­cie­ras, recu­rri­rá a la revan­cha polí­ti­ca, las alian­zas mili­ta­res y las res­tric­cio­nes comer­cia­les para fre­nar su des­apa­ri­ción [49] . La pro­pa­gan­da, que azu­za las emo­cio­nes cho­vi­nis­tas con­tra Chi­na y pre­sen­ta a éste país como el nue­vo chi­vo expia­to­rio, y la for­ja de alian­zas mili­ta­res para rodear a este país no tie­nen abso­lu­ta­men­te nin­gún efec­to, y no han impe­di­do que todos sus veci­nos amplia­sen los lazos eco­nó­mi­cos con Chi­na. Por otra par­te, no hay pers­pec­ti­vas de que esto cam­bie en un futu­ro pró­xi­mo, y Chi­na va a seguir obte­nien­do tasas de cre­ci­mien­to de dos dígi­tos. El impe­rio esta­dou­ni­den­se segui­rá enfan­ga­do en el estan­ca­mien­to cró­ni­co, las gue­rras sin fin y una cre­cien­te depen­den­cia de la sub­ver­sión polí­ti­ca, la pro­mo­ción de regí­me­nes sepa­ra­tis­tas que, pre­vi­si­ble­men­te, aca­ban derrum­bán­do­se o sien­do derro­ca­dos. A dife­ren­cia de otras poten­cias colo­nia­les ante­rio­res, EE.UU. no pue­de negar el acce­so de Chi­na a las mate­rias pri­mas estra­té­gi­cas, como hizo en su día con Japón. Vivi­mos en un mun­do post­co­lo­nial en el que la gran mayo­ría de paí­ses comer­cian e invier­ten con quien­quie­ra que pague el pre­cio de mer­ca­do. Chi­na, a dife­ren­cia de Japón, depen­de de una segu­ri­dad de los mer­ca­dos con­se­gui­da por medio de la com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca –el poder del mer­ca­do– no la con­quis­ta mili­tar. Y tam­bién a dife­ren­cia de Japón cuen­ta con una mul­ti­tud de tra­ba­ja­do­res, por lo que no le es nece­sa­rio con­quis­tar y explo­tar el tra­ba­jo extran­je­ro median­te colo­ni­za­ción.

La cons­truc­ción del impe­rio de Chi­na está en sin­to­nía con los tiem­pos moder­nos, y vie­ne impul­sa­da por una éli­te libre de hacer fren­te al mun­do en sus pro­pios tér­mi­nos, a dife­ren­cia de unos EE.UU. pla­ga­dos de espe­cu­la­do­res finan­cie­ros que se comen la eco­no­mía y la ero­sio­nan cau­san­do estra­gos en los cen­tros indus­tria­les y con­vir­tien­do las casas aban­do­na­das en esta­cio­na­mien­tos de auto­mó­vi­les.

Mien­tras la actual éli­te impe­rial de EE.UU. se encuen­tra per­ple­ja sope­san­do la for­ma en que pue­de con­te­ner el ascen­so de Chi­na a poten­cia mun­dial, la masa de la cla­se obre­ra esta­dou­ni­den­se no encuen­tra el modo de pasar de un impe­rio mili­tar a una repú­bli­ca pro­duc­ti­va. La deca­den­cia eco­nó­mi­ca y las éli­tes polí­ti­cas y socia­les esta­ble­ci­das han con­se­gui­do des­po­li­ti­zar el des­con­ten­to; las cri­sis eco­nó­mi­cas sis­té­mi­cas han sido con­ver­ti­das por ellos en enfer­me­da­des pri­va­das indi­vi­dua­les. A más lar­go pla­zo, algo se tie­ne que rom­per. El mili­ta­ris­mo y el poder sio­nis­ta desan­gra­rán a Esta­dos Uni­dos, y lo ais­la­rán de tal modo que la nece­si­dad indu­ci­rá una res­pues­ta con­tun­den­te. Cuan­to más tiem­po tome, más vio­len­to será el rena­ci­mien­to de la repú­bli­ca.

Los impe­rios no mue­ren en paz, y las éli­tes eco­nó­mi­cas ins­ta­la­das en su extra­or­di­na­ria rique­za y poder no renun­cian pací­fi­ca­men­te a sus posi­cio­nes pri­vi­le­gia­das. Sólo el tiem­po dirá cuán­to tiem­po el pue­blo de Esta­dos Uni­dos es capaz de sopor­tar la expro­pia­ción de sus vivien­das, la ser­vi­dum­bre a sus empre­sa­rios, la colo­ni­za­ción de la quin­ta colum­na y el impe­rio basa­do en el poder mili­tar que lle­van a la des­com­po­si­ción inter­na.


Notas

[1] Ian Kershaw, Hitler: 1936 – 1945, vol.2, Lon­dres 2008. Según el emi­nen­te estu­dio­so Fre­de­rick Clair­mont: “Para Hitler, India era el mode­lo de impe­rio colo­nial depre­da­dor, y afir­ma­ba jubi­lo­sa­men­te que la Unión Sovié­ti­ca sería su India.” “Ope­ra­tion Sea Lion: Loo­king Back”, car­ta a un cole­ga de la Sor­bo­na, abril 2010.

[2] Gabriel Kol­ko, Polí­ti­cas de gue­rra, Gri­jal­bo 1974

[3] Chal­mers John­son, Neme­sis: The Last Days of the Ame­ri­can Repu­blic, Metro­po­li­tan Books 2007

[4] James Petras, The US and Chi­na: One Side is Losing, the Other is Win­ning y The US and Chi­na: Pro­vo­king the Cre­di­tor, Hug­ging the Holy­man, en petras​.lahai​ne​.org

[5] Her­bert Bix, Hirohi­to and the Making of Modern Japan, Har­per-Collins 2000

[6] Edward Miller, Ban­krup­ting the Enemy: The US Finan­cial Sie­ge of Japan befo­re Pearl Har­bor, US Naval Ins­ti­tu­te Press 2007

[7] James Petras y Morris Mor­ley, “The Impe­rial Sta­te”, en James Petras et al. Class, Sta­te and Power in the Third World, Allenheld and Osmund 1981

[8] Defen­se Stra­tegy for the 1990’s, publi­ca­do más tar­de como Defen­se Plan­ning Gui­dan­ce, borra­dor 1992

[9] Dia­na Johns­to­ne, Fools Cru­sa­de: Yugos­la­via, NATO and Wes­tern Delu­sions, Monthly Review 2002

[10] Los mani­fies­tos neo­con­ser­va­do­res son emble­má­ti­cos de esta nue­va éli­te de poder. Véa­se The Pro­ject for the New Ame­ri­can Cen­tury, Infor­ma­tion Clea­ran­ce Hou­se, 2000

[11] En rela­ción con los altos car­gos esta­dou­ni­den­ses que han pro­mo­vi­do la gue­rra con Iraq véa­se James Petras, The Power of Israel in the Uni­ted Sta­tes, Cla­rity Press 2006

[12] La cla­se gober­nan­te chi­na ha pro­du­ci­do varios cen­te­na­res de mul­ti­mi­llo­na­rios y pro­ba­ble­men­te las peo­res des­igual­da­des de Asia. Véa­se The Finan­cial Times (FT) 30.3.2010

[13] La pro­mo­ción y el cre­ci­mien­to de nue­vas indus­trias chi­nas de alto nivel tec­no­ló­gi­co han con­du­ci­do a con­tro­les más estric­tos de las trans­na­cio­na­les tec­no­ló­gi­cas extran­je­ras (FT 22.2.2010). Chi­na sus­ti­tu­ye a EE.UU. como mayor fabri­can­te de tur­bi­nas de vien­to y mayor pro­duc­tor de “car­bón lim­pio” (FT 29.3.2010). Sobre el cre­cien­te con­trol chino de su eco­no­mía véa­se FT 8.4.2010.

[14] En casi cada núme­ro del Finan­cial Times hay al menos un artícu­lo en el que se res­pon­sa­bi­li­za a Chi­na de los “des­equi­li­brios glo­ba­les”. Véa­se FT 31.3.2010, 6.4.2010, etc.

[15] El pre­su­pues­to mili­tar esta­dou­ni­den­se se ha más que dupli­ca­do en los últi­mos diez años, alcan­zán­do­se la cifra de un billón de dóla­res, del que el 70% corres­pon­de a los gas­tos de las actua­les gue­rras y la pre­pa­ra­ción de otras nue­vas, y el res­to para el pago de pen­sio­nes y otros.

[16] En los casos de Kenia y Zim­ba­bue (antes Rho­de­sia), la poten­cia impe­rial bri­tá­ni­ca acce­dió a con­ce­der la inde­pen­den­cia ante la pro­lon­ga­da resis­ten­cia, a cam­bio de gene­ro­sas com­pen­sa­cio­nes a los pro­pie­ta­rios euro­peos por las pro­pie­da­des per­di­das.

[17] James Petras, The Power of Israel in the Uni­ted Sta­tes y Zio­nism, Mili­ta­rism and the Decli­ne of US Power, Cla­rity Press 2008

[18] Esto es espe­cial­men­te el caso de las san­cio­nes del gobierno esta­dou­ni­den­se con­tra Irán, Siria y antes Iraq, pro­mo­vi­das por la con­fi­gu­ra­ción de poder sio­nis­ta. Chi­na ha rea­li­za­do recien­te­men­te, entre otras, una inver­sión de 5.000 millo­nes de dóla­res en los yaci­mien­tos gasí­fe­ros ira­níes, Glo­bal Research 8.3.2010

[19] En 2010, Chi­na y en menor medi­da India han sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pa­les impor­ta­do­res de petró­leo sau­dí, FT 22.2.2010.

[20] En un cálcu­lo per cápi­ta, Israel tie­ne las mayo­res fuer­zas arma­das, el mayor núme­ro de avio­nes de com­ba­te y de bom­bas nuclea­res del mun­do. Con el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos ha inva­di­do más paí­ses que el res­to de paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo jun­tos.

[21] Chal­mers John­son, The Sorrows of Empi­re, Owl Books 2005

[22] Des­de 2000, Esta­dos Uni­dos ha entre­ga­do 6.000 millo­nes de dóla­res a Colom­bia como res­pal­do al ejér­ci­to, la poli­cía secre­ta y los escua­dro­nes de la muer­te, y tie­ne más de mil con­se­je­ros mili­ta­res y mer­ce­na­rios ope­ran­do en Colom­bia. Los acuer­dos mili­ta­res con Bra­sil y el res­to de Amé­ri­ca Lati­na tie­nen un carác­ter mucho menos intru­si­vo.

[23] El des­pla­za­mien­to de EE.UU. como socio comer­cial domi­nan­te en Amé­ri­ca Lati­na, en bene­fi­cio de Chi­na, reci­bió una aten­ción ínfi­ma com­pa­ra­do con la que reci­be la visi­ta de cual­quier diri­gen­te israe­lí.

[24] Por ejem­plo, el gobierno saté­li­te de Kir­guis­tán ha sido derro­ca­do en 2010, el de Ucra­nia derro­ta­do elec­to­ral­men­te en 2009, y el de Geor­gia se enfren­ta a una opo­si­ción popu­lar masi­va a raíz de su desas­tro­sa aven­tu­ra mili­tar.

[25] James Petras, US-Vene­zue­la Rela­tions: Impe­ria­lism and Revo­lu­tion, petras​.lahai​ne​.org 5.1.2010

[26] Véa­se “Chi­na Mobi­le Group axes Goo­gle”, Finan­cial Times, 25.3.2010 y 22.2.2010

[27] Con­gres­sio­nal Research Ser­vi­ces, “China’s Hol­dings of US Secu­ri­ties: Impli­ca­tions for the US Eco­nomy”, 30.7.2009

[28] Véa­se el infor­me sobre las acu­sa­cio­nes del Con­gre­so de EE.UU. a Chi­na de mani­pu­la­ción mone­ta­ria, Finan­cial Times, 6.4.2010

[29] Yang Yao, “Ren­mi­bi Adjus­ted will not Cure Tra­de Imba­lan­ces”, FT 12.2.2010

[30] Stephan Roach, “Bla­ming Chi­na will not Sol­ve America’s Pro­blems”, FT 30.3.2010

[31] Véa­se FT del 22.2.2010, sobre los temo­res a una bur­bu­ja. Dos meses más tar­de, Chi­na había “des­hin­cha­do” la bur­bu­ja, al for­zar a los ban­cos a redu­cir sus prés­ta­mos en un 43% en el pri­mer tri­mes­tre, Al Jazi­ra, 15.4.2010

[32] En con­tra de las acu­sa­cio­nes de des­cui­dar su mer­ca­do inte­rior, éste cre­ció en un 15% el pasa­do año. Las impor­ta­cio­nes chi­nas están cre­cien­do a un rit­mo mayor que sus expor­ta­cio­nes. Véa­se Jim O’Neill “Tough Talk on Chi­na Igno­re Eco­no­mic Reality”, FT, 1.4.2010

[33] Finan­cial Times, 12.4.2010

[34] “Oba­ma to press Hu on Tehe­ran Sanc­tions”, FT 13.4.2010

[35] En una reu­nión del G20, EE.UU. hizo cir­cu­lar una car­ta de con­de­na a Chi­na, pero sólo cin­co paí­ses la fir­ma­ron. “G20 attack Chi­na on exchan­ge rate”, FT 31.3.2010

[36] Chi­na mar­cha en pri­mer lugar, des­ta­ca­do, en ener­gías lim­pias. Sus inver­sio­nes sobre­pa­sa­ron las de EE.UU. en 2009, y es el pri­mer inver­sor en tec­no­lo­gías de ener­gías reno­va­bles, con un incre­men­to de la capa­ci­dad ins­ta­la­da del 79% en 5 años. BBC News, 26.3.2010

[37] Finan­cial Times, 12.4.2010. Pro­yec­ción de cre­ci­mien­to basa­da en el pri­mer tri­mes­tre de 2010.

[38] Al Jazi­ra, 12.3.2010

[39] Cf. Chi­na Daily, 24.3.2010 sobre los dife­ren­tes enfo­ques rela­ti­vos a Afga­nis­tán.

[40] La diná­mi­ca polí­ti­ca chi­na para ase­gu­rar­se el sumi­nis­tro de mate­rias pri­mas que­da ilus­tra­da por sus masi­vas inver­sio­nes en minas de hie­rro en Rusia y Áfri­ca, FT 13.4.2010

[41] Al Jazi­ra, 5.3.2010

[42] El comer­cio entre Chi­na y EE.UU. repre­sen­ta hoy úni­ca­men­te el 12% del comer­cio total chino. FT, 30.3.2010

[43] “Shan­gai plans to equal New York as a glo­bal finan­cial cen­tre by 2020”, FT 2425.4.2010

[44] Finan­cial Times, 13.4.2010

[45] “Chi­na vows to tac­kle the social divi­de”, Al Jazi­ra 5.3.2010

[46] En rela­ción con una reco­men­da­ción simi­lar de “reequi­li­brar” el peso en la eco­no­mía bri­tá­ni­ca del sec­tor finan­cie­ro y el sec­tor I ndus­trial, véa­se Ken Coults y Robert Rowthor­ne «UK: Either a Lar­ge Tra­de Sur­plus or Grim Pros­pects for Pro­fits and the Fis­cal Defi­cit», cita­do en FT 14.4.2010

[47] Tras una vota­ción que arro­jó 300 votos a favor y 10 en con­tra, el Con­gre­so fir­mó una car­ta ela­bo­ra­da por el lobby israe­lí AIPAC de res­pal­do a Israel y exi­gen­cia a Oba­ma de que se retrac­te de sus “pre­sio­nes” sobre Israel para que deje de apro­piar­se de tie­rras pales­ti­nas. Véa­se FT 2425.4.2010

[48] Wai­keung Tam, “Pri­va­ti­zing Health Care in Chi­na: Pro­blems and Reforms”, Jour­nal of Con­tem­po­rary Asia, vol. 40(1), feb. 2010, p. 63 – 81

[49] “US tigh­tens mis­si­le-shield encir­cle­ment of Chi­na and Rus­sia”, Glo­bal Research, 4.3.2010

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​180

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *