Nues­tra Seño­ra la Dia­léc­ti­ca- Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la

En su ges­ta­ción hay una lar­ga genea­lo­gía de filó­so­fos, pen­sa­do­res y escri­to­res que se ini­cia en la Anti­güe­dad. Y ade­más del ele­men­to sub­je­ti­vo, hay que seña­lar que la Dia­léc­ti­ca es emi­nen­te­men­te un pro­duc­to mate­rial de la ciu­dad, una flor de las rela­cio­nes socia­les urba­nas, el ver­da­de­ro mag­ma de su naci­mien­to. Pero no la ciu­dad a secas, abs­trac­ta, sino la ciu­dad como encar­na­ción de los demos (aque­lla pri­mi­ti­va y esca­sa demo­cra­cia limi­ta­da de Ate­nas) fren­te al kos­mos aris­to­crá­ti­co. Es que la Dia­léc­ti­ca nace cuan­do se ini­cia la acción comu­ni­ca­ti­va igua­li­ta­ria, el dis­cur­so hori­zon­tal, la comu­ni­ca­ción agó­ri­ca (si me per­mi­ten) exi­gi­da por la nece­si­dad de desa­rro­llar una herra­mien­ta colec­ti­va. Nece­si­dad de gene­rar con­sen­so y con­for­mi­dad en el deba­te públi­co sobre un con­cep­to polí­ti­co, jurí­di­co o social…

Leer tex­to com­ple­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *