No apo­ya­mos a Gar­zón, sí exi­gi­mos Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción – Ando­ni Txas­ko y Alber­to Muñoz, de Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan

Las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de la rebe­lión mili­tar de 1936 y pos­te­rior dic­ta­du­ra hemos sufri­do, duran­te años, las con­se­cuen­cias de una incom­pren­si­ble y ver­gon­zo­sa con­tra­dic­ción en la que se han ins­ta­la­do la mayo­ría de ins­ti­tu­cio­nes, par­ti­dos y sin­di­ca­tos. Mien­tras a día de hoy decla­ran sen­tir res­pe­to y admi­ra­ción por la memo­ria de las víc­ti­mas del fran­quis­mo, mien­tras hoy se mues­tran con­ven­ci­dos de la nece­si­dad de poner fin a déca­das de silen­cio y ocul­ta­ción de la impu­ni­dad de los crí­me­nes come­ti­dos, mien­tras estas últi­mas sema­nas teo­ri­zan sobre los dere­chos de las víc­ti­mas a juz­gar a los ver­du­gos y geno­ci­das fran­quis­tas, estos mis­mos par­ti­dos, sin­di­ca­tos e ins­ti­tu­cio­nes han sido los que duran­te años han impues­to el olvi­do, nos han igno­ra­do y nos han con­de­na­do a la más abso­lu­ta de las sole­da­des.

Sin embar­go, estas con­tra­dic­cio­nes no son fru­to de la casua­li­dad sino con­se­cuen­cia de un cíni­co jue­go de estra­te­gias bien medi­ta­das que tie­nen como obje­ti­vo poder pre­sen­tar­se ante el con­jun­to de la socie­dad como los defen­so­res de la memo­ria de los cien­tos de miles de mili­tan­tes anti­fas­cis­tas, a la vez que pro­te­gen sus intere­ses de poder con­se­gui­dos, pre­ci­sa­men­te, por haber pac­ta­do con los geno­ci­das fran­quis­tas la impo­si­ción del silen­cio y la impu­ni­dad sobre los crí­me­nes por ellos come­ti­dos.

Pac­ta­ron con ellos el man­te­ni­mien­to y la con­ti­nui­dad de toda la estruc­tu­ra del Esta­do, esto es, el Ejér­ci­to, la Poli­cía, la Guar­dia Civil, los jue­ces, el sis­te­ma eco­nó­mi­co… En defi­ni­ti­va, la con­ti­nui­dad de toda la admi­nis­tra­ción fran­quis­ta; y acep­ta­ron la per­ma­nen­cia en pues­tos rele­van­tes de poder a ver­da­de­ros fas­cis­tas dis­fra­za­dos de demó­cra­tas. En la cús­pi­de de toda esta estruc­tu­ra de Esta­do se situó a la monar­quía y a un monar­ca, Juan Car­los I, nom­bra­do por el pro­pio geno­ci­da Fran­cis­co Fran­co como su here­de­ro. Monar­ca que, por cier­to, ejer­ció de jefe del Esta­do fran­quis­ta por dos veces duran­te los años 1974 y 1975, sus­ti­tu­yen­do al dic­ta­dor mien­tras éste esta­ba enfer­mo. Esta es la situa­ción de impo­si­ción e injus­ti­cia que, duran­te 35 años de supues­ta demo­cra­cia y de «esta­do de dere­cho», veni­mos sopor­tan­do.

Es éste el con­tex­to, y no otro, en el que hay que ana­li­zar el ner­vio­sis­mo de esa izquier­da que negó su memo­ria y ven­dió a sus mili­tan­tes duran­te la tran­si­ción; es en este con­tex­to en el que hay que situar la arro­gan­cia de los here­de­ros del fran­quis­mo, cuan­do exi­gen el res­pe­to a la impu­ni­dad que se les garan­ti­zó. El juez Gar­zón y su auto no cam­bian este con­tex­to.

Ha sido el tra­ba­jo y la acti­vi­dad de las aso­cia­cio­nes las que han pues­to al des­cu­bier­to la gra­ve­dad de toda esta situa­ción de impu­ni­dad. Han sido las pre­sio­nes y las denun­cias rea­li­za­das por las aso­cia­cio­nes las que han obli­ga­do a este juez a no seguir igno­rán­do­las por más tiem­po. Menos aún tras haber pro­ta­go­ni­za­do los pro­ce­sos con­tra los res­pon­sa­bles de las dic­ta­du­ras chi­le­na y argen­ti­na. ¿Cómo es posi­ble encau­sar a Pino­chet e igno­rar las denun­cias sobre los res­pon­sa­bles de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, quie­nes come­tie­ron muchos más crí­me­nes y per­du­ra­ron por mucho más tiem­po en el poder? Pero, a dife­ren­cia de aque­llos casos en que se encau­só a Pino­chet, en el auto emi­ti­do por este juez sobre los crí­me­nes come­ti­dos duran­te la dic­ta­du­ra se ponen unos lími­tes muy cla­ros a la hora de defi­nir las res­pon­sa­bi­li­da­des. Cuan­do se enu­me­ra a los impu­tados, Gar­zón lo hace a sabien­das de que están todos muer­tos y de que, una vez cer­ti­fi­ca­da su defun­ción, el supues­to pro­ce­so al fran­quis­mo cono­ce­rá su defi­ni­ti­vo pun­to final; sin que se hayan inves­ti­ga­do judi­cial­men­te todos los crí­me­nes come­ti­dos, sin que se encau­se a los res­pon­sa­bles aún vivos y sin que se repa­re, en toda su dimen­sión, el daño cau­sa­do. ¿Cómo pue­den que­dar impu­nes minis­tros fran­quis­tas, a día de hoy aún vivos, que fir­ma­ron cin­co penas de muer­te de lucha­do­res anti­fran­quis­tas poco antes de la muer­te del dic­ta­dor? ¿Cómo pue­den librar­se del ban­qui­llo minis­tros que, muer­to ya Fran­co, con­ti­nua­ron las mis­mas prác­ti­cas cri­mi­na­les con actua­cio­nes como la pro­ta­go­ni­za­da en Gas­teiz con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra el 3 de mar­zo de 1976, así como otras que siguie­ron a ésta en el tiem­po?

Pero los actua­les here­de­ros del fran­quis­mo no están dis­pues­tos a acep­tar ni tan siquie­ra eso. Exi­gen silen­cio total, impu­ni­dad abso­lu­ta y res­pe­to sagra­do a la memo­ria de «los caí­dos por Dios, por Espa­ña y por el Gene­ra­lí­si­mo». El error que ha come­ti­do esta vez el juez Gar­zón ha sido el de no haber actua­do al dic­ta­do de las cloa­cas del Esta­do. Por eso le pro­ce­san, no por otra razón.

Gar­zón, ejer­cien­do des­de un tri­bu­nal espe­cial como la Audien­cia Nacio­nal, con­ti­nua­dor de otro fran­quis­ta como era el TOP (Tri­bu­nal de Orden Públi­co), no pue­de ser emble­ma de la defen­sa de los dere­chos huma­nos. Él, que ha sido pues­to en evi­den­cia en dife­ren­tes infor­mes de las Nacio­nes Uni­das por per­mi­tir y ampa­rar la prác­ti­ca de la tor­tu­ra. Lo úni­co que ha per­se­gui­do Gar­zón con este auto es noto­rie­dad y poder lle­gar a pre­si­dir algún tri­bu­nal penal inter­na­cio­nal, esta vez a cos­ta de las víc­ti­mas del fran­quis­mo. Y hay que reco­no­cer que, tris­te­men­te, su manio­bra pue­de salir­le redon­da. Aún pue­de que pase a la his­to­ria como «el defen­sor de las víc­ti­mas del fran­quis­mo».

Pero este últi­mo hecho, aun sien­do injus­to y dolo­ro­so, no es lo que más nos impor­ta en estos momen­tos. Lo que nos preo­cu­pa es que el tra­ba­jo que hemos rea­li­za­do has­ta el momen­to para situar el deba­te del jui­cio al fran­quis­mo y sus res­pon­sa­bles en pri­me­ra pla­na de la polí­ti­ca y en los medios de comu­ni­ca­ción no se dila­pi­de en torno a la defen­sa de un auto judi­cial en cuyo con­te­ni­do se aco­tan y limi­tan nues­tros dere­chos a la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción. Nues­tra preo­cu­pa­ción se cen­tra en que este deba­te se des­víe hacia la defen­sa de un fun­cio­na­rio fiel del pro­pio Esta­do, que que­ría apun­ta­lar­lo a tra­vés de un auto de nulo reco­rri­do.

Por todo ello, éste es el momen­to para diri­gir nues­tras exi­gen­cias a aque­llos par­ti­dos y sin­di­ca­tos que pac­ta­ron con los fran­quis­tas, duran­te la lla­ma­da «Tran­si­ción», el silen­cio e impu­ni­dad sobre los crí­me­nes come­ti­dos. Debe­mos exi­gir­les que rec­ti­fi­quen su tra­yec­to­ria e imple­men­ten las medi­das polí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rias para:

(1) Que ini­cien una nue­va fase de nego­cia­ción, con todas las per­so­nas y agen­tes socio­po­lí­ti­cos afec­ta­dos por el geno­ci­dio fran­quis­ta, de una nue­va ley de la memo­ria.

(2) Que pro­ce­dan a la cons­ti­tu­ción de comi­sio­nes de la ver­dad como ins­tru­men­tos pro­pi­cios para la con­se­cu­ción de la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción, inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción.

(3) Que se garan­ti­ce, aten­dien­do a la legis­la­ción inter­na­cio­nal en mate­ria de dere­chos huma­nos, en la cual no son de apli­ca­ción argu­men­tos como la pres­crip­ción o leyes de amnis­tía, el enjui­cia­mien­to his­tó­ri­co y polí­ti­co del fran­quis­mo y sus res­pon­sa­bles por los crí­me­nes y deli­tos de lesa huma­ni­dad y geno­ci­dio come­ti­dos.

Esta actua­ción ser­vi­ría para dar cre­di­bi­li­dad a un Esta­do obli­ga­do a reco­no­cer su acia­ga his­to­ria pasa­da e impul­sar medi­das de jus­ti­cia con todas las per­so­nas repre­sa­lia­das, al tiem­po que ser­vi­ría para habi­li­tar el mar­co idó­neo para la toma de com­pro­mi­sos orien­ta­dos a avan­zar hacia un esce­na­rio de res­pe­to de los dere­chos huma­nos, civi­les y polí­ti­cos. Un esce­na­rio en el que se pue­dan poner en prác­ti­ca todos los pro­yec­tos socio-polí­ti­cos que fue­ron fre­na­dos, por la fuer­za de las armas, aquel 18 de julio del 36.

(*) Fir­man tam­bién este artícu­lo Gotzon Gar­men­dia, Manuel Sainz, Xabier Lasa y Ama­lio Gar­cía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *