La pri­va­ti­za­ción de las igle­sias, ermi­tas, casas, tie­rras y otros bie­nes públi­cos de Nava­rra- Pla­ta­for­ma de Defen­sa del Patri­mo­nio de Nava­rra

El pasa­do mes de abril se cum­plie­ron tres años des­de que, bajo el títu­lo Escán­da­lo Monu­men­tal, se dio a cono­cer cómo la Archi­dió­ce­sis de Pam­plo­na esta­ba inma­tri­cu­lan­do masi­va­men­te edi­fi­cios reli­gio­sos, al ampa­ro del infaus­to artícu­lo 206 de la «Ley Hipo­te­ca­ria», de ori­gen fran­quis­ta y cla­ra­men­te incons­ti­tu­cio­nal, y a la modi­fi­ca­ción del artícu­lo 5 del «Regla­men­to de la Ley», duran­te la pri­me­ra legis­la­tu­ra de Aznar.
Mer­ced a ello, se le con­ce­de a la Igle­sia Cató­li­ca fun­cio­nes de feda­ta­rio públi­co, per­mi­tién­do­le inma­tri­cu­lar a su nom­bre cual­quier pro­pie­dad, por un pre­cio irri­so­rio, con la sola decla­ra­ción del dio­ce­sano y sin nin­gu­na expo­si­ción públi­ca. De esta for­ma, nin­gún ayun­ta­mien­to nava­rro, ni el pro­pio Gobierno, se ente­ra­ron de seme­jan­te movi­mien­to regis­tra­dor. El pro­ble­ma es esta­tal, pero en nin­gún sitio como en Nava­rra se habían detec­ta­do tan­tas inma­tri­cu­la­cio­nes en tan bre­ve tiem­po. Fue el pri­mer escán­da­lo.
“Las igle­sias son nues­tras”, fue la pri­me­ra con­tes­ta­ción del Arzo­bis­pa­do, a lo que se les res­pon­dió, con pro­li­ji­dad de datos his­tó­ri­cos, jurí­di­cos y mora­les, que las igle­sias y ermi­tas eran de los pue­blos que las habían cons­trui­do, paga­do, usa­do y man­te­ni­do duran­te siglos, tan­to para el cul­to como para otros menes­te­res.
Pero pron­to sal­tó el segun­do escán­da­lo, al com­pro­bar­se que no se tra­ta­ba úni­ca­men­te de edi­fi­cios de cul­to, sino que, de las 1086 inma­tri­cu­la­cio­nes habi­das des­de 1998, al menos 236 corres­pon­dían a casas, pas­tos, arbo­la­dos, fin­cas comu­na­les y cemen­te­rios.
Y que antes de 1998, cuan­do no se podían inma­tri­cu­lar los luga­res de cul­to, la Dió­ce­sis lo había hecho con cien­tos de bie­nes de todo tipo, miles tal vez, entre ellos todas las casas parro­quia­les levan­ta­das por los pue­blos y que, lejos de devol­ver­las al aban­do­nar su uso (como lo fue­ron las escue­las públi­cas, las casas del médi­co o las de los maes­tros) las inma­tri­cu­la­ron a su nom­bre.
El ter­cer gran escán­da­lo fue la pro­pia con­tes­ta­ción del Arzo­bis­pa­do. La pri­me­ra sali­da de tono fue la del arzo­bis­po Sebas­tián, cali­fi­can­do de “ata­que al pue­blo de Dios” lo que era pre­ci­sa­men­te la defen­sa de ese pue­blo ante el expo­lio que esta­ba sufrien­do.
Más tar­de se han limi­ta­do a decir que todo es suyo, que la ley les ampa­ra y que el que quie­ra vaya a los tri­bu­na­les, sopor­tan­do la car­ga de la prue­ba, eso sí, y en oca­sio­nes bajo pre­sio­nes de los párro­cos y la ame­na­za de qui­tar el cul­to a las igle­sias de los pue­blos que plei­teen.
Los recien­tes plei­tos del Arzo­bis­pa­do con­tra pue­blos de poco más de 30 habi­tan­tes y la ven­gan­za mez­qui­na de redu­cir la pen­sión de sacer­do­te jubi­la­do al pre­si­den­te de nues­tra Pla­ta­for­ma, son los últi­mos esla­bo­nes de esta cade­na de des­pro­pó­si­tos.
El cuar­to escán­da­lo es el silen­cio, el mie­do o la com­pli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal. Hace ya año y medio que 117 ayun­ta­mien­tos se reu­nie­ron con el Par­la­men­to de Nava­rra y pre­sen­ta­ron una lis­ta de soli­ci­tu­des. Pedían infor­ma­ción sobre todo lo inma­tri­cu­la­do; ase­so­ría jurí­di­ca para los ayun­ta­mien­tos y con­ce­jos; apo­yo a los mis­mos para que pudie­sen defen­der su patri­mo­nio; defen­sa del Gobierno de Nava­rra, por subro­ga­ción, del patri­mo­nio de los pue­blos más inde­fen­sos, y estu­dio de la posi­bi­li­dad de inter­po­ner un recur­so de incons­ti­tu­cio­na­li­dad del artícu­lo 206 de la Ley Hipo­te­ca­ria.
Hubo prác­ti­ca una­ni­mi­dad en los gru­pos par­la­men­ta­rios en feli­ci­tar la labor de la Pla­ta­for­ma y de la Comi­sión de Alcal­des; bue­nas pala­bras … y lue­go silen­cio abso­lu­to duran­te año y medio. Mien­tras, no pasa una sema­na sin que sur­ja un nue­vo enfren­ta­mien­to en los pue­blos, una ven­ta o alqui­ler del patri­mo­nio públi­co o, lo que es peor, la entre­ga de cuan­tio­sas ayu­das de fon­dos públi­cos, sin con­tra­par­ti­da algu­na, para man­te­ner un patri­mo­nio que aho­ra tie­ne como pro­pie­ta­rio una gran inmo­bi­lia­ria par­ti­cu­lar: la Archi­dió­ce­sis y, en últi­mo tér­mino, el Vati­cano. Nues­tros San­chos polí­ti­cos, pare­ce ser, no quie­ren topar­se con la Igle­sia.
Pese a todo, el balan­ce de este tiem­po ha sido muy posi­ti­vo. La socie­dad está aler­ta y sen­si­bi­li­za­da; siguien­do las direc­tri­ces de la Pla­ta­for­ma, muchos ayun­ta­mien­tos y con­ce­jos han pro­ce­di­do a inma­tri­cu­lar sus bie­nes antes de que lo hicie­ra el Tra­gan­túa dio­ce­sano, y están ojo avi­zor sobre el des­tino final de lo inma­tri­cu­la­do.
Mien­tras, segui­mos tra­ba­jan­do. La Comi­sión de Alcal­des está pre­pa­ran­do nue­vas accio­nes y la Pla­ta­for­ma hará la pre­sen­ta­ción públi­ca en Pam­plo­na del libro Escán­da­lo Monu­men­tal. His­to­ria­do­res, juris­tas, alcal­des y cris­tia­nos escan­da­li­za­dos dare­mos nues­tras razo­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *