Terro­ris­mo de Esta­do en nom­bre de la paz – James Petras

La pri­me­ra baja del terro­ris­mo de Esta­do sue­le ser la corrup­ción del len­gua­je, la inven­ción de eufe­mis­mos median­te los cua­les las pala­bras sig­ni­fi­can lo con­tra­rio y los esló­ga­nes encu­bren deli­tos gra­ves: Ya no exis­te con­sen­so uni­ver­sal para con­de­nar los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Se debe a que los ase­si­na­tos y matan­zas masi­vas garan­ti­zan la “con­fian­za” del inver­sor, pues se des­po­ja a los indí­ge­nas de sus tie­rras para que se pue­dan explo­tar las minas; des­apa­re­cen los tra­ba­ja­do­res de las empre­sas petro­lí­fe­ras para que el petró­leo corra; y la pren­sa eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal elo­gia el éxi­to del Pre­si­den­te en la “paci­fi­ca­ción del país”.Cuan­do los diri­gen­tes de Euro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te abra­zan a los nar­co-pre­si­den­tes, que­da de mani­fies­to que los delin­cuen­tes se han vuel­to res­pe­ta­bles y las per­so­nas res­pe­ta­bles, delin­cuen­tes.

Pero en otras regio­nes otras voces han sen­ta­do en el ban­qui­llo a cri­mi­na­les de gue­rra del pasa­do y el pre­sen­te. En Argen­ti­na, los gene­ra­les res­pon­sa­bles de los des­apa­re­ci­dos pasan sus últi­mos años de vida entre rejas. En Espa­ña, Dubai y otros luga­res se han emi­ti­do órde­nes de deten­ción con­tra man­dos del ejér­ci­to israe­lí. En Mala­sia, Tony Blair, cóm­pli­ce de la gue­rra geno­ci­da de Bush en Iraq, debe elu­dir ser arres­ta­do por los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos. Colom­bia, Esta­dos Uni­dos e Israel, los epi­cen­tros del terro­ris­mo de Esta­do, están solos en la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes; con­de­na­dos pero, toda­vía, no some­ti­dos a jui­cio. Sus días de impu­ni­dad se aca­ban. Las gue­rras inter­mi­na­bles, la corrup­ción galo­pan­te y las esta­fas eco­nó­mi­cas a gran esca­la (la podre­dum­bre inter­na) están ero­sio­nan­do la facha­da de su pode­río mili­tar.

Ponien­do de mani­fies­to las men­ti­ras que sus­ten­tan las maqui­na­rias de matar, los escri­to­res e inte­lec­tua­les desem­pe­ñan un papel esen­cial en la ace­le­ra­ción de este pro­ce­so. Empe­ce­mos:

Las men­ti­ras de nues­tra épo­ca

La doc­tri­na de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca (ni demo­crá­ti­ca, ni para la segu­ri­dad per­so­nal):

La corrup­ción del len­gua­je acom­pa­ña a todos y cada uno de los gran­des deli­tos polí­ti­cos. El con­cep­to de “segu­ri­dad de la demo­cra­cia” no es una excep­ción. En el con­tex­to colom­biano actual, ase­si­nar a diri­gen­tes de movi­mien­tos socia­les para garan­ti­zar la reelec­ción de un par­ti­do com­pues­to por ase­si­nos polí­ti­cos es demo­crá­ti­co. “Segu­ri­dad” es el eufe­mis­mo para alu­dir a los cemen­te­rios clan­des­ti­nos lle­nos de sepul­tu­ras sin lápi­da bajo las que hay per­so­nas sin nom­bre. La “liber­tad de los medios de comu­ni­ca­ción” exis­te cuan­do pro­cla­man solem­ne­men­te otro “triun­fo mili­tar impor­tan­te”… la matan­za de cam­pe­si­nos des­ar­ma­dos que esta­ban labran­do sus tie­rras.

Los eco­no­mis­tas son “exper­tos” cuan­do anun­cian que la eco­no­mía está cre­cien­do… y sólo las per­so­nas sufren. Los polí­ti­cos son “esta­dis­tas” cuan­do afir­man ser “uno con el pue­blo”… excep­to con los 4 millo­nes de des­po­seí­dos por la fuer­za y los 300.000 fami­lia­res de los muer­tos y des­apa­re­ci­dos; los muer­tos y los des­po­seí­dos toda­vía tie­nen que apre­ciar a ese Uno que ase­gu­ra ser tal “con el pue­blo”.

Cuan­do el Pre­si­den­te afir­ma que la gue­rra es la paz, que la mili­ta­ri­za­ción es segu­ri­dad y que las des­igual­da­des son jus­ti­cia social, sólo quie­nes no alcan­zan a com­pren­der estas Ver­da­des Ofi­cia­les deben temer que lla­men a su puer­ta a media­no­che.

La defi­ni­ción ofi­cial de terro­ris­ta

Se tra­ta de una per­so­na que no con­si­gue com­pren­der que la sen­da que con­du­ce a la paz pasa por gas­tar miles de millo­nes de dóla­res en avio­nes de gue­rra, heli­cóp­te­ros de com­ba­te, bases mili­ta­res y en sub­con­tra­tar a ase­so­res mili­ta­res y mer­ce­na­rios.

Los enemi­gos de las con­ver­sa­cio­nes de paz

Según el Pre­si­den­te, esos gru­pos de defen­sa de los dere­chos huma­nos que se opo­nen a la matan­za de adver­sa­rios y pro­po­nen diá­lo­go en lugar de monó­lo­gos son los enemi­gos de la paz; sólo los monó­lo­gos garan­ti­zan que haya una “ver­dad ofi­cial”, y no otra.

El pre­cio de la pros­pe­ri­dad

Según el Pre­si­den­te y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), la pobre­za, el des­em­pleo y los sala­rios bajos son el pre­cio de la demo­cra­cia y la pros­pe­ri­dad… pero sólo si son los tra­ba­ja­do­res y los cam­pe­si­nos quie­nes pagan el pre­cio y los ricos los úni­cos que pros­pe­ran.

Una nove­do­sa defi­ni­ción de Sobe­ra­nía

Según el Pre­si­den­te, la nue­va defi­ni­ción de sobe­ra­nía es ceder terri­to­rio a una poten­cia extran­je­ra impe­ria­lis­ta para que ins­ta­le sie­te bases mili­ta­res que actúen según su pro­pio mar­co legis­la­ti­vo y ámbi­to de com­pe­ten­cias. Sobe­ra­nía equi­va­le a ocu­pa­ción extran­je­ra.

La nue­va defi­ni­ción de sub­ver­sión

Según el Pre­si­den­te, los acuer­dos huma­ni­ta­rios y las ini­cia­ti­vas de paz son pre­tex­tos para la sub­ver­sión; sus defen­so­res saben de ante­mano que el Esta­do no los va a acep­tar. En cam­bio, des­hu­ma­ni­zar al enemi­go y a los defen­so­res de la paz faci­li­ta bom­bar­dear aldeas sub­ver­si­vas, los “autén­ti­cos” enemi­gos de la paz.

Sobre ala­ban­zas y con­de­nas

¿Qué dice de un Pre­si­den­te el hecho de que todos los gru­pos y movi­mien­tos socia­les que defien­den los dere­chos huma­nos lo con­de­nen, y que toda la pren­sa eco­nó­mi­ca y las ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­res lo elo­gien?

Un Pre­si­den­te con récords mun­dia­les

No cabe duda de que el Pre­si­den­te Uri­be ingre­sa­rá en el Libro Guin­ness de los Récords.

El Pre­si­den­te cuen­ta con el res­pal­do de más nar­co-dipu­tados que cual­quier otro Pre­si­den­te o Pri­mer Minis­tro del mun­do (inclui­da Afga­nis­tán).

El Pre­si­den­te es res­pon­sa­ble del des­pla­za­mien­to de más per­so­nas (4 millo­nes de refu­gia­dos) en el pla­zo más bre­ve (8 años) que cual­quier otro Pre­si­den­te del mun­do. (Ha des­ban­ca­do a Israel en su medio siglo).

El Pre­si­den­te ha auto­ri­za­do la ins­ta­la­ción de más bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses que todos los pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos jun­tos. El Pre­si­den­te es res­pon­sa­ble de la matan­za de más mili­tan­tes y diri­gen­tes sin­di­ca­les que cual­quier otro líder mun­dial (1.500). Por cada pri­mer pues­to en muer­te y usur­pa­ción, el Pre­si­den­te Uri­be mere­ce un nue­vo galar­dón, un pre­mio Inno­ble.

Pero no es el úni­co. Tres pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses, tan­to demó­cra­tas como repu­bli­ca­nos (Clin­ton, Bush y Oba­ma), han sumi­nis­tra­do arma­men­to y cen­te­na­res de ase­so­res por valor de miles de millo­nes de dóla­res para finan­ciar a 30.000 nar­co-miem­bros de escua­dro­nes de la muer­te y 300.000 sol­da­dos, que desem­pe­ñan un papel fun­da­men­tal en la obten­ción de los “récords mun­dia­les” de Uri­be.

Recor­de­mos y cas­ti­gue­mos los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad del pasa­do y del pre­sen­te, pero tome­mos la delan­te­ra en la bús­que­da del diá­lo­go entre quie­nes están dis­pues­tos a man­te­ner­lo, por­que cons­ti­tu­yen una mayo­ría que cree en la paz a tra­vés de la jus­ti­cia.

rCR

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *