Ope­ra­ción encu­bier­ta: El nue­vo simu­la­cro «terro­ris­ta» en EEUU- IAR Noticias

De pron­to, el sába­do pasa­do, apa­re­ció un coche bom­ba «lis­to para explo­tar» en Nue­va York.
Que no «explo­tó» gra­cias a la tarea «pre­ven­ti­va» de la inte­li­gen­cia y el apa­ra­to de segu­ri­dad USA. Los con­di­men­tos de siem­pre: «Sos­pe­cho­so» dete­ni­do que «con­fe­só» todo, des­cri­bien­do sus per­te­nen­cia a una «red terro­ris­ta» de Pakis­tán. Mapa del «ata­que», ras­tros del ori­gen del «agre­sor». La con­si­guien­te aler­ta y adver­ten­cia de Oba­ma:
«no nos deja­re­mos ate­rro­ri­zar». Una ope­ra­ción de manual, des­crip­ta casi para cere­bros infan­ti­les. Una nue­va far­sa con el mon­ta­je de la «ame­na­za terro­ris­ta». Un nue­vo tes­teo de la reac­ción emo­cio­nal esta­dou­ni­den­se fren­te al «terro­ris­mo». Una pre­pa­ra­ción de «cli­ma», para un nue­vo uso de las ope­ra­cio­nes «terro­ris­tas» como argu­men­ta­ción de nue­vos des­plie­gues mili­ta­res de ocu­pa­ción. Entre ellos el ata­que a Irán, y posi­ble­men­te a Siria. NI la CIA ni el FBI des­can­san. Y el «terro­ris­mo» con­ti­núa sien­do la varia­ble cla­ve, el jus­ti­fi­ca­ti­vo cen­tral, el fac­tor inte­gra­dor, del des­en­la­ce de los dis­tin­tos fren­tes de con­flic­to que, por aho­ra per­ma­ne­cen, en «esta­do laten­te». Sólo por ahora.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

De acuer­do con lo que muchos ya lla­man la «nue­va doc­tri­na Oba­ma» (que en reali­dad es la vie­ja doc­tri­na Bush), Washing­ton sigue impul­san­do sus polí­ti­cas de posi­cio­na­mien­to mili­tar orien­ta­das a con­tro­lar mer­ca­dos y fuen­tes de ener­gía y de recur­sos natu­ra­les en Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Latina. 

En este esce­na­rio el «terro­ris­mo», cla­ve en los dife­ren­tes pro­ce­sos que se ave­ci­nan, no es un obje­to dia­bó­li­co del fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co, sino una herra­mien­ta de la Gue­rra Psi­co­ló­gi­ca que la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se y euro­pea están uti­li­zan­do como cor­ti­na de humo para encu­brir y jus­ti­fi­car su accio­nar en el cam­po de las ope­ra­cio­nes para derro­tar a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán, ocu­par Pakis­tán, Sudán y Yemen, jus­ti­fi­car accio­nes mili­ta­res con­tra Irán antes de que se con­vier­ta en poten­cia nuclear, y gene­rar un posi­ble segun­do 11‑S para dis­traer la aten­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca que ya ha deri­va­do (por medio del des­em­pleo) en cri­sis social tan­to en EEUU como en Europa. 

Des­de el 11‑S, el pro­ce­so de «mie­do al terro­ris­mo» es ali­men­ta­do a su vez por las gran­des agen­cias y cade­nas inter­na­cio­na­les que se encar­gan de difun­dir por todo el pla­ne­ta, y como si fue­ra una nove­la de espio­na­je, ver­sio­nes, tras­cen­di­dos, comu­ni­ca­dos, car­tas, videos con nue­vas ame­na­zas, «infor­ma­ción secre­ta» sobre gru­pos terro­ris­tas, pis­tas «ára­bes», etc., etc., cuya usi­na matriz, en la mayo­ría de los casos, se encuen­tra en los sóta­nos de pla­ni­fi­ca­ción de la CIA o del res­to de la estruc­tu­ra de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, o israelí.

Duran­te ocho años de ges­tión, Bin Laden y Al Qae­da se con­vir­tie­ron casi en una «herra­mien­ta de Esta­do» para Bush y los hal­co­nes neo­con que con­vir­tie­ron al «terro­ris­mo» ( y a la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta») en su prin­ci­pal estra­te­gia de con­quis­ta de mer­ca­dos y de super­vi­ven­cia en el poder.

En un pla­ne­ta sin gue­rras inter-capi­ta­lis­tas, ya casi sin con­flic­tos arma­dos (al mar­gen de Irak, Afga­nis­tán y Medio Orien­te), la leyen­da de Bin Laden y el «terro­ris­mo inter­na­cio­nal» sir­vió (y sir­ve) para ali­men­tar y jus­ti­fi­car las estra­te­gias expan­sio­nis­tas del Impe­rio nor­te­ame­ri­cano, para crear nue­vos y poten­cia­les mer­ca­dos a la tras­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas de EEUU y Euro­pa, y para man­te­ner en fun­cio­na­mien­to a los com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les que han encon­tra­do en la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» su nue­va taja­da ganan­cial en el nego­cio armamentista.

Hay sufi­cien­tes prue­bas his­tó­ri­cas en la mate­ria: El 11‑S sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción para las inva­sio­nes de Irak y Afga­nis­tán, el 11‑M en Espa­ña pre­pa­ró la cam­pa­ña de reelec­ción de Bush y fue la prin­ci­pal excu­sa para que EEUU impu­sie­ra en la ONU la tesis de «demo­cra­ti­za­ción» de Irak legi­ti­man­do la ocu­pa­ción mili­tar, el 7‑J en Lon­dres y las suce­si­vas olea­das de «ame­na­zas» y «aler­tas rojas» le sir­vie­ron a Washing­ton para ins­tau­rar el «terro­ris­mo» como pri­me­ra hipó­te­sis de con­flic­to mun­dial, e impo­ner a Euro­pa los «pla­nes con­tra­te­rro­ris­tas» hoy ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos a esca­la global.

Y hay un dato cla­ve: Si se detu­vie­ra la indus­tria y el nego­cio arma­men­tis­ta cen­tra­li­za­do alre­de­dor del com­ba­te con­tra el «terro­ris­mo» (ali­men­ta­do por un pre­su­pues­to mili­tar de US$ 740.000 millo­nes) ter­mi­na­ría de colap­sar la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que hoy se encuen­tra en una cri­sis finan­cie­ra-rece­si­va de carac­te­rís­ti­cas inéditas.
En sep­tiem­bre pasa­do, Oba­ma, cabiz­ba­jo, derrum­ba­do en las encues­tas, pre­sio­na­do por ami­gos y enemi­gos, con el Impe­rio colap­san­do por aden­tro y por afue­ra, invo­có la fra­se mági­ca: «Nun­ca vaci­la­re­mos en la per­se­cu­ción de Al Qae­da».

La idea fue lan­za­da: Y aho­ra, como siem­pre, la CIA y el FBI se ocu­pan de que la ame­na­za no decai­ga y con­ti­núe vigen­te. El Impe­rio siem­pre se renue­va. Igual que el «terro­ris­mo».


El «hom­bre del coche bomba»

El esta­dou­ni­den­se de ori­gen paquis­ta­ní Fai­sal Shah­zad, acu­sa­do de tra­tar de inten­tar come­ter un aten­ta­do «terro­ris­ta» con coche bom­ba en Nue­va York el pasa­do fin de sema­na, se enfren­ta a penas de pri­sión que podrían alcan­zar la cade­na per­pe­tua. Se tra­ta de un nue­vo show mediá­ti­co, con los clá­si­cos modus ope­ran­di del FBI y de la CIA para man­te­ner vigen­te la «ame­na­za terro­ris­ta». Oba­ma legi­ti­mó la operación

La Fis­ca­lía fede­ral del Dis­tri­to Sur de Nue­va York deta­lló a tra­vés de un comu­ni­ca­do que dos de los car­gos pre­sen­ta­dos con­tra el pre­sun­to «terro­ris­ta» de 30 años, que supues­ta­men­te ha «con­fe­sa­do» el inten­to de explo­tar un vehícu­lo en ple­na pla­za de Times Squa­re el pasa­do sába­do, impli­can penas máxi­mas de pri­sión de por vida.

Esos dos deli­tos son «el uso de armas de des­truc­ción masi­va» y el de come­ter «actos de terro­ris­mo más allá de las fron­te­ras nacio­na­les».

Ade­más, se le acu­sa de «usar un dis­po­si­ti­vo des­truc­ti­vo en rela­ción con un deli­to de vio­len­cia», que impli­ca una pena míni­ma de 30 años para todo aquel al que se le halle cul­pa­ble, así como de trans­por­tar y reci­bir explo­si­vos, lo que podría con­de­nar­le a otros 10 años de prisión.

El quin­to deli­to que se le impu­ta es el de «dañar y des­tro­zar pro­pie­da­des por medio de fue­go y explo­si­vos», lo que supo­ne una con­de­na míni­ma de 5 años de pri­sión y un máxi­mo de 20.

«Quie­ro agra­de­cer a los esta­dou­ni­den­ses que die­ron la voz de alar­ma al obser­var el sor­pren­den­te hecho de que un Nis­san Path­fin­der estu­vie­ra echan­do humo en el cen­tro de Manhat­tan la noche del pasa­do sába­do», dijo el fis­cal Pre­et Bharara.

Sub­ra­yó en un comu­ni­ca­do que la Fis­ca­lía que diri­ge «no des­can­sa­rá has­ta que el últi­mo terro­ris­ta sea neu­tra­li­za­do y haya ren­di­do cuentas».

Por su par­te, y como lo hacia Bush tras una «ame­na­za» o acto «terro­ris­ta», pre­si­den­te de EEUU, Barack Oba­ma, ase­gu­ró el mier­co­les que «no nos deja­re­mos ate­rro­ri­zar» por aten­ta­dos como el frus­tra­do en Times Squa­re en Nue­va York este fin de semana.

En un dis­cur­so a empre­sa­rios en Washing­ton, Oba­ma se refi­rió a la deten­ción del supues­to autor del aten­ta­do, Fai­sal Shah­zad, e indi­có que la Ofi­ci­na Fede­ral de Inves­ti­ga­cio­nes (FBI) tra­ta de deter­mi­nar las posi­bles cone­xio­nes del sos­pe­cho­so con gru­pos terroristas.

«Se hará jus­ti­cia» en este caso, afir­mó el pre­si­den­te, quien sub­ra­yó que el caso repre­sen­ta «una adver­ten­cia alec­cio­na­do­ra de los tiem­pos que vivimos».

El ata­que, que pudo haber cos­ta­do cen­te­na­res de vidas se pudo evi­tar «gra­cias a que ciu­da­da­nos comu­nes y corrien­tes estu­vie­ron vigi­lan­tes» y aler­ta­ron con rapi­dez a las fuer­zas de segu­ri­dad, sos­tu­vo.

Por otra par­te, el agen­te del FBI Geor­ge Veni­ze­los recor­dó que su depar­ta­men­to y otros orga­nis­mo con los que cola­bo­ra «tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad pri­mor­dial de impe­dir y dete­ner a aque­llos que quie­ren hacer­nos daño».

«Los agen­tes que ayu­da­ron a una reso­lu­ción rápi­da y segu­ra del inci­den­te de Times Squa­re han de ser elo­gia­dos por su dili­gen­cia y deter­mi­na­ción», apun­tó Veni­ze­los, quien ase­gu­ró que Shah­zad «se enfren­ta aho­ra a la som­bría pers­pec­ti­va de un futu­ro en la cárcel».

En tan­to, el jefe del Depar­ta­men­to de Poli­cía de Nue­va York, Ray­mond Kelly, aña­dió que «Nue­va York res­pi­ra hoy un poco más tran­qui­la, debi­do en gran medi­da a la pres­te­za de los poli­cías y agen­tes del FBI, así como al per­so­nal de adua­nas del aero­puer­to de JFK».

Shah­zad, dete­ni­do en ese aero­puer­to esta madru­ga­da, com­pa­re­ció hoy ante el juez fede­ral Kevin Natha­niel Fox, de Nue­va York, don­de la Fis­ca­lía le leyó los car­gos, des­pués de haber supues­ta­men­te «con­fe­sa­do» que reci­bió «entre­na­mien­to con explo­si­vos en un cam­pa­men­to de la región paquis­ta­ní de Wazi­ris­tan, feu­do de los talibanes.

Según expli­có el FBI, Shah­zad se ha mos­tra­do «coope­ra­ti­vo» duran­te los inte­rro­ga­to­rios y «ha pro­por­cio­na­do deta­lles valio­sos» sobre su par­ti­ci­pa­ción en este acto terrorista.

Mien­tras, en Pakis­tán se habrían pro­du­ci­do varias deten­cio­nes de per­so­nas vin­cu­la­das al sos­pe­cho­so, que obtu­vo la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se en abril de 2009 y en julio de ese año supues­ta­men­te via­jó duran­te varias sema­nas a su país de origen.

Según varios medios esta­dou­ni­den­ses, el dete­ni­do dijo a los inves­ti­ga­do­res que actuó en «soli­ta­rio» y negó cual­quier vin­cu­la­ción con gru­pos extre­mis­tas de su país de origen.

En el vehícu­lo que tra­tó de hacer explo­tar, y que supues­ta­men­te (según el paer­te ofi­cial) com­pró por inter­net por 1.300 dóla­res, había varias bom­bo­nas de gas pro­pano, bido­nes de gaso­li­na, mate­rial piro­téc­ni­co y fer­ti­li­zan­tes que, de haber explo­sio­na­do, hubie­ran cau­sa­do múl­ti­ples heri­dos y un gran incendio.

El «sos­pe­cho­so», resi­den­te en Brid­ge­port (Con­nec­ti­cut), supeus­ta­men­te (según la ver­sión ofi­cial) fue cap­tu­ra­do cuan­do esta­ba ya sen­ta­do en un avión de Emi­ra­tes Air­li­nes que se diri­gía a Dubai y las auto­ri­da­des «creen» que su des­tino final era Isla­ma­bad, la capi­tal paquistaní.

Según el par­te ofi­cial, en el auto­mó­vil que uti­li­zó para tras­la­dar­se al aero­puer­to encon­tra­ron una pis­to­la y muni­ción y un mapa, y que su nom­bre, según seña­ló el sub­di­rec­tor del FBI, se inclu­yó poco antes de su deten­ción en una lis­ta de per­so­nas que no tie­nen per­mi­ti­da la entra­da a este país.

Para hacer­la «com­ple­ta», al FBI le fal­tó decir que tam­bién el «terro­ris­ta» se había olvi­da­do un ejem­plar del Corán.

Es el modus ope­ran­di que el FBI, la CIA y las agen­cias esta­dou­ni­den­ses vie­nen rea­li­zan­do para demos­trar la supues­ta cul­pa­bi­li­dad de los «sos­pe­cha­dos de terrorismo».

Y este accio­nar ofi­cial es impu­ne, ya que nin­gún medio de la pren­sa inter­na­cio­nal ana­li­za ni pone en duda la «ver­sión ofi­cial».


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.