«Yo no soy racis­ta, pero…»- Mar­tze­lo Diaz

Lo malo de esta fra­se, que cada vez pare­ce que se oye más, es lo que sue­le venir des­pués del pero. Esos a quie­nes les pare­ce bien que el PP de Bada­lo­na dis­tri­bu­ya pan­fle­tos en los que arre­me­te direc­ta­men­te con­tra los ruma­nos comien­zan siem­pre a jus­ti­fi­car­se con esta fra­se. «Yo no soy racis­ta, pero esta gen­te no vie­ne a tra­ba­jar. Vie­nen a robar y no res­pe­tan nues­tras cos­tum­bres». Evi­den­te­men­te, es un plan­tea­mien­to que no es nada racis­ta.

Que fachas del PP que nun­ca han hecho nada por los habi­tan­tes de una ciu­dad como Bada­lo­na agi­ten la ban­de­ra de que vie­nen los extran­je­ros a robar­nos el tra­ba­jo, cuan­do por otra par­te quie­ren impul­sar una refor­ma labo­ral en la que los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res des­apa­rez­can, entron­ca direc­ta­men­te con los manua­les de la ultra­de­re­cha euro­pea. Es lo mis­mo que hace el FN de Le Pen o el BNP de Grif­fin.

Sin embar­go, resul­ta cho­can­te que quie­nes dicen ver­se ata­ca­dos en sus cos­tum­bres suel­ten per­las como «somos espa­ño­les y defen­de­mos lo nues­tro». Es decir, son inmi­gran­tes que se asen­ta­ron en los Paï­sos Cata­lans en bus­ca de una vida mejor quie­nes aho­ra nie­gan el mis­mo dere­cho a otros ciu­da­da­nos de la Unión Euro­pea. Y el PP ati­zan­do el res­que­mor espa­ño­lis­ta.

Tam­po­co se auto­ca­li­fi­can de racis­tas quie­nes defien­den que a una chi­ca madri­le­ña no le dejen estu­diar en su ins­ti­tu­to por ves­tir hiyab. «Yo no soy racis­ta, pero el velo es algo que se le impo­ne a las muje­res». Lo que es una impo­si­ción es impe­dir el acce­so a un dere­cho bási­co como es la edu­ca­ción. Curio­sa­men­te, son aque­llos que defien­den que en los cen­tros públi­cos se colo­quen cru­ci­fi­jos «por­que es nues­tra cul­tu­ra».

«Yo no soy racis­ta, pero empie­zan con el velo y aca­ban con el bur­ka. Si vie­nen aquí tie­nen que adap­tar­se a nues­tras cos­tum­bres», he escu­cha­do en una vomi­ti­va ter­tu­lia. Es una ton­te­ría tan gran­de como decir que todos los semi­na­ris­tas aca­ban sien­do pede­ras­tas. Sin tener en cuen­ta que la mayo­ría de quie­nes lle­van hiyab han naci­do en Euro­pa. Como Sal­ma Yaqoob, que diri­ge una for­ma­ción de izquier­das en Gran Bre­ta­ña. No pare­ce el tipo de mujer al que se le impon­ga qué tie­ne que ves­tir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *