Tres refle­xio­nes acer­ca de la lucha grie­ga- Iña­ki Gil de San Vicente

TRES REFLEXIONES A RAIZ DE LA LUCHA GRIEGA

La impre­sio­nan­te lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra grie­ga con­tra los ata­ques devas­ta­do­res del capi­tal nos exi­ge tres refle­xio­nes urgen­tes. La pri­me­ra es que en con­tra de la ideo­lo­gía refor­mis­ta e inter­cla­sis­ta desa­rro­lla­da en los últi­mos dece­nios, la lucha de cla­ses no des­apa­re­ce, no se extin­gue nun­ca, sino que como ya dijo el Mani­fies­to Comu­nis­ta hace más de siglo y medio, se man­tie­nen laten­te, en el sub­sue­lo social, actuan­do de for­ma imper­cep­ti­ble como el vie­jo topo del que habla­ra Karl Marx. Duran­te los perío­dos de rela­ti­va “nor­ma­li­dad”, de bonan­za eco­nó­mi­ca y de capa­ci­dad de con­ce­sión de mejo­ras por par­te de la bur­gue­sía, en estos perío­dos, la lucha de cla­ses se man­tie­ne redu­ci­da a las pre­sio­nes por mejo­ras socio­eco­nó­mi­cas y socio­po­lí­ti­cas. Des­de 1945 y en par­te debi­do a la pre­sen­cia de la URSS pero tam­bién debi­do a que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras euro­peas no olvi­da­ban el cola­bo­ra­cio­nis­mo de sus bur­gue­sías con los ocu­pan­tes nazis, por estas y otras razo­nes, como los bene­fi­cios eco­nó­mi­cos de la recons­truc­ción, etc., en este perío­do deno­mi­na­do los “trein­ta glo­rio­sos” de la his­to­ria capi­ta­lis­ta, la lucha de cla­ses apa­ren­te­men­te des­apa­re­ció en su for­ma dura.

Hubo áspe­ras movi­li­za­cio­nes entre fina­les de los ’60 y media­dos de los ’80, pero no lle­ga­ron a la inten­si­dad revo­lu­cio­na­ria y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de los años 1917 – 1939. La res­pues­ta del capi­tal a esa olea­da y a la cri­sis eco­nó­mi­ca de enton­ces fue el deno­mi­na­do “neo­li­be­ra­lis­mo” y la ace­le­ra­ción del pro­ce­so de uni­fi­ca­ción euro­pea. De nue­vo, pare­ció que la lucha de cla­ses des­apa­re­cía sepul­ta­da bajo los escom­bros de la URSS. Pero en la segun­da mitad de los ’90 resur­gie­ron los “bro­tes rojos” en varios paí­ses euro­peos, y des­de enton­ces, con alti­ba­jos y retro­ce­sos pero len­ta­men­te hacia arri­ba, vuel­ven las luchas socia­les en un con­tex­to de típi­ca pola­ri­za­ción socio­po­lí­ti­ca y elec­to­ral en la que el neo­fas­cis­mo es azu­za­do por el capi­tal en pre­vi­sión de la pau­la­ti­na movi­li­za­ción obre­ra y popu­lar. Es en estos momen­tos cuan­do se demues­tra la correc­ción his­tó­ri­ca de la teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción, de la dia­léc­ti­ca entre con­cien­cia y males­tar difu­so, entre orga­ni­za­ción y espon­ta­nei­dad, de la nece­si­dad de man­te­ner siem­pre una lucha orga­ni­za­da con pers­pec­ti­vas estra­té­gi­cas. En Gre­cia las izquier­das han prac­ti­ca­do esta teo­ría y aho­ra demues­tran su acier­to. En el Esta­do espa­ñol, la “izquier­da” se arro­di­lló ante el cadá­ver del dic­ta­dor Fran­co y los efec­tos los sufri­mos todos y todas. 

La segun­da refle­xión tra­ta sobre la men­ti­ra de la “Euro­pa demo­crá­ti­ca”. Nos mien­ten cuan­do hablan de la “cons­truc­ción demo­crá­ti­ca de Euro­pa”. Lo que real­men­te ocu­rre es la bru­tal vigen­cia his­tó­ri­ca de la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les, que hace que las bur­gue­sías fuer­tes domi­nen a las débi­les por la vio­len­cia inter­im­pe­ria­lis­ta o por la pre­sión polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, o por ambas a la vez. La ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les ha mode­la­do la evo­lu­ción euro­pea en cua­tro gran­des fases de reor­ga­ni­za­ción. Nos encon­tra­mos en la cuar­ta, la ini­cia­da tras la gue­rra de 1939 – 45. Las tres ante­rio­res se ace­le­ra­ron e impu­sie­ron median­te san­gui­na­rias gue­rras que abar­ca­ron todos los espa­cios don­de la civi­li­za­ción euro­pea había hin­ca­do sus zar­pas. El Tra­ta­do de Wets­fa­lia de 1648, el Con­gre­so de Vie­na de 1815 y Yal­ta y Post­dan en 1945 san­cio­na­ron las tres reor­de­na­cio­nes ante­rio­res impues­tas tras gue­rras atro­ces. Pero la cuar­ta, que tuvo en el Tra­ta­do de Maas­tricht de 1992 uno de sus momen­tos deci­si­vos, está sin cerrar­se defi­ni­ti­va­men­te por­que, por aho­ra, el euro­im­pe­ria­lis­mo no pue­de recu­rrir a otra gue­rra mundial. 

Care­ce­mos de espa­cio para ana­li­zar las rela­cio­nes de supe­di­ta­ción del euro­im­pe­ria­lis­mo al impe­ria­lis­mo occi­den­tal diri­gi­do por los EEUU, y la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes mun­dia­les que abre la posi­bi­li­dad de gue­rras loca­les que des­en­ca­de­nen diná­mi­cas pre­bé­li­cas a gran esca­la. Los inte­lec­tua­les bur­gue­ses no podían ima­gi­nar hace dos déca­das la evo­lu­ción del mun­do, y se reían a car­ca­ja­das de la teo­ría mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo. Aho­ra la reali­dad les da páni­co y no hacen sino jus­ti­fi­car como sea el espe­luz­nan­te rear­me impe­ria­lis­ta mun­dial. Mien­tras las con­tra­dic­cio­nes de fon­do se agu­di­zan, las bur­gue­sías euro­peas más pode­ro­sas han juga­do con el pue­blo tra­ba­ja­dor grie­go, y con los demás, como jue­ga el depre­da­dor con su pre­sa, apre­tan­do poco a poco la soga alre­de­dor de su cue­llo, en un sádi­co jue­go de con­tro­lar el tiem­po eco­nó­mi­co-polí­ti­co en fun­ción de sus intere­ses inter­nos y de la debi­li­dad cre­cien­te de la víc­ti­ma. Al no poder impo­ner mili­tar­men­te, por aho­ra, sus exi­gen­cias recu­rren a pre­sio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas cada vez más duras, ame­na­zan­do direc­ta­men­te con la expul­sión de la zona euro, y con otras medi­das más drás­ti­cas, lo que cau­sa pavor en esas bur­gue­sías débi­les que tie­nen más mie­do a sus pro­pios pue­blos explo­ta­dos que a los tibu­ro­nes financiero-industriales. 

La ter­ce­ra y últi­ma refle­xión sur­ge pre­ci­sa­men­te del com­por­ta­mien­to de las bur­gue­sías débi­les, que acep­tan las durí­si­mas exi­gen­cias exter­nas con­tra sus pue­blos con tal de man­te­ner­se en el poder. La cla­se tra­ba­ja­do­ra grie­ga está luchan­do por la ver­da­de­ra inde­pen­den­cia de su país, inde­pen­den­cia prác­ti­ca recha­za­da por su bur­gue­sía al acep­tar la domi­na­ción impues­ta por poten­cias extran­je­ras, por el FMI, por el capi­tal finan­cie­ro, etc. Des­de hace algu­nos años, inde­pen­den­tis­tas vas­cos expli­ca­ban en foros inter­na­cio­na­les el sur­gi­mien­to de nue­vas opre­sio­nes nacio­na­les den­tro de la UE, sobre pue­blos ofi­cial­men­te sobe­ra­nos, invi­si­bles des­de el la cegue­ra dog­má­ti­ca, como efec­to de la trans­fe­ren­cia de valor, del saqueo lega­li­za­do por la UE de la rique­za de los pue­blos y Esta­dos débi­les a manos de los fuer­tes, mos­tran­do que ya actua­ba en la prác­ti­ca la Euro­pa de las dos velo­ci­da­des, inclu­so con la apa­ri­ción de una peri­fe­ria sobre­ex­plo­ta­da den­tro de la UE. La cri­sis capi­ta­lis­ta real emer­gi­da entre verano de 2007 y 2008 inten­si­fi­ca estas explo­ta­cio­nes nacio­na­les den­tro de la UE. 

En un alar­de de cinis­mo hipó­cri­ta se acu­sa al pue­blo grie­go de haber fal­si­fi­ca­do u ocul­ta­do datos sobre su ver­da­de­ra situa­ción eco­nó­mi­ca para no per­der la con­fian­za de los mer­ca­dos finan­cie­ros. El capi­ta­lis­mo es terro­ris­ta, corrup­to y men­ti­ro­so en su mis­ma esen­cia y las men­ti­ras de la gran ban­ca, de los mono­po­lios y de los Esta­dos impe­ria­lis­tas son cua­li­ta­ti­va y cuan­ti­ta­ti­va­men­te más dañi­nos para la huma­ni­dad que las del peque­ño y pobre Esta­do grie­go. El pue­blo grie­go debe exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des a su cla­se domi­nan­te, y car­gar sólo sobre ésta los cos­tos de la cri­sis. Aún así, el pue­blo tra­ba­ja­dor grie­go tie­ne la suer­te de dis­po­ner de su pro­pio Esta­do, de ser siquie­ra for­mal­men­te inde­pen­dien­te, lo que aumen­ta su capa­ci­dad de lucha y de defen­sa con­tra esta nue­va for­ma de opre­sión nacio­nal invi­si­ble. Otros pue­blos no tene­mos esos recur­sos, y debe­mos con­se­guir­los cuan­to antes para defen­der­nos de la fero­ci­dad del euro­im­pe­ria­lis­mo. Eus­kal Herria nece­si­ta un Esta­do inde­pen­dien­te que asu­ma la defen­sa de su pue­blo tra­ba­ja­dor en medio de la cri­sis mundial. 

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE 

EUSKAL HERRIA 6‑V-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.