Psi­có­lo­gos cóm­pli­ces de la CIA en la tor­tu­ra- Red Vol­tai­re


Cuan­do en 2005 las noti­cias perio­dís­ti­cas denun­cia­ron que había psi­có­lo­gos tra­ba­jan­do con mili­ta­res de EEUU y la CIA para desa­rro­llar méto­dos bru­ta­les de inte­rro­ga­to­rio, los diri­gen­tes de la Aso­cia­ción de Psi­có­lo­gos Esta­dou­ni­den­ses (APA) reu­nie­ron un gru­po de tra­ba­jo para exa­mi­nar la cues­tión.
Des­pués de dos días de deli­be­ra­cio­nes, el gru­po de diez miem­bros lle­gó a la con­clu­sión de que los psi­có­lo­gos desem­pe­ña­ban «un papel valio­so y éti­co» al asis­tir a los mili­ta­res.

Un alto nivel de con­fi­den­cia­li­dad alre­de­dor del gru­po de tra­ba­jo prohi­bía reve­lar las actas y los miem­bros y asis­ten­tes. No fue has­ta un año des­pués que se die­ron a cono­cer los nom­bres de los miem­bros de este gru­po, en Salon​.com [1], reve­lan­do que seis de los nue­ve miem­bros con dere­cho al voto per­te­ne­cían a agen­cias mili­ta­res y de inte­li­gen­cia con cone­xión direc­ta a los inte­rro­ga­to­rios en Guan­tá­na­mo y sitios oscu­ros de la CIA que fun­cio­nan igno­ran­do las con­ven­cio­nes de Gine­bra.

El gru­po de tra­ba­jo de la enti­dad Éti­ca Psi­co­ló­gi­ca y Segu­ri­dad Nacio­nal (PENS, en inglés) se reu­nió en res­pues­ta a las prue­bas cada vez mayo­res de que los psi­có­lo­gos no sólo par­ti­ci­pa­ban en los pro­ce­di­mien­tos que han horro­ri­za­do a la huma­ni­dad, sino que de hecho esta­ban a car­go de dise­ñar esas bru­ta­les tác­ti­cas y de entre­nar a los inte­rro­ga­do­res en esas téc­ni­cas.

En par­ti­cu­lar dos psi­có­lo­gos desem­pe­ña­ron un papel cen­tral: James Elmer Mit­chell, que fue con­tra­ta­do por la CIA, y su cole­ga Bru­ce Jes­sen. Ambos tra­ba­ja­ron en el pro­gra­ma de entre­na­mien­to mili­tar cla­si­fi­ca­do cono­ci­do como Super­vi­ven­cia, Eva­sión, Resis­ten­cia y Fuga (SERE, en inglés), que con­di­cio­na a los sol­da­dos para sopor­tar el cau­ti­ve­rio en manos enemi­gas.

De una mane­ra bas­tan­te cua­si-cien­tí­fi­ca, según psi­có­lo­gos y otras per­so­nas con cono­ci­mien­to direc­to de sus acti­vi­da­des, Mit­chell y Jes­sen retro­in­vir­tie­ron las tác­ti­cas infli­gi­das a los apren­di­ces de SERE para usar­las en los dete­ni­dos en la «gue­rra glo­bal con­tra el terror».

Con la com­ple­ta adop­ción de las téc­ni­cas de SERE para los inte­rro­ga­to­rios por par­te de los mili­ta­res de EEUU, la CIA puso a Mit­chell y a Jes­sen a car­go del entre­na­mien­to de los inte­rro­ga­do­res en las téc­ni­cas bru­ta­les, inclu­yen­do el «sub­ma­rino» [téc­ni­ca de tor­tu­ra], en su red de sitios oscu­ros.

Entre­tan­to, resul­ta cada vez más cla­ro que EEUU ha sacri­fi­ca­do su con­cien­cia y su ima­gen glo­bal por tác­ti­cas que son, con mucho, inefi­ca­ces.
Con cer­ca de 150.000 afi­lia­dos, la APA es la mayor orga­ni­za­ción psi­có­lo­gos en el mun­do. A dife­ren­cia de la Aso­cia­ción Médi­ca Esta­dou­ni­den­se y de la Aso­cia­ción Psi­quiá­tri­ca Esta­dou­ni­den­se que, des­de 2006, han prohi­bi­do total­men­te la par­ti­ci­pa­ción de sus doc­to­res, la APA con­ti­núa per­mi­tien­do que sus miem­bros inter­ven­gan en los inte­rro­ga­to­rios de dete­ni­dos, ale­gan­do que su pre­sen­cia garan­ti­za inte­rro­ga­to­rios segu­ros y evi­ta los abu­sos.

La Dra. Jean Maria Arri­go, uno de los tres miem­bros civi­les del gru­po de tra­ba­jo PENS 2005, cuya tarea fue con­si­de­rar lo apro­pia­do de la par­ti­ci­pa­ción de psi­có­lo­gos en méto­dos seve­ros de inte­rro­ga­to­rio, ase­gu­ra que los más altos nive­les del Depar­ta­men­to de Defen­sa (DOD, en inglés) pre­de­ter­mi­na­ron las con­clu­sio­nes de los gru­pos de tra­ba­jo.

Al citar una serie de irre­gu­la­ri­da­des que inclu­yen la pri­sa, la inti­mi­da­ción y el secre­to, Arri­go sos­tie­ne que el gru­po de tra­ba­jo esta­ba lejos de ser equi­li­bra­do o inde­pen­dien­te.

Reve­ló que el Pre­si­den­te de APA, Gerald Koo­cher ejer­ció un fuer­te con­trol fuer­te sobre las deci­sio­nes del gru­po de tra­ba­jo y cen­su­ró a los disi­den­tes. Seis de los diez miem­bros ocu­pa­ban altos pues­tos en el DOD, cla­ra­men­te en aten­ción a que repre­sen­ta­ban deci­sio­nes que ya se habían toma­do. Estas fue­ron:

-a) la adop­ción de la defi­ni­ción per­mi­si­va de la tor­tu­ra en las leyes de EEUU, a dife­ren­cia de la estric­ta defi­ni­ción en el dere­cho inter­na­cio­nal, y

-b) la par­ti­ci­pa­ción de psi­có­lo­gos mili­ta­res en los esce­na­rios de los inte­rro­ga­to­rios.

Muchos psi­có­lo­gos moles­tos insis­ten en que la polí­ti­ca de la APA ha hecho de la orga­ni­za­ción una enti­dad que posi­bi­li­ta la tor­tu­ra.

En la con­ven­ción anual de APA de agos­to de 2007, los miem­bros pre­sen­ta­ron ante su Con­se­jo de Repre­sen­tan­tes una enmien­da mora­to­ria de la reso­lu­ción de la APA:
«Se resuel­ve que los obje­ti­vos de la APA serán el desa­rro­llo de la psi­co­lo­gía como cien­cia y pro­fe­sión y como medio de pro­mo­ver salud, la edu­ca­ción y el bien­es­tar. Por lo tan­to, el papel de los psi­có­lo­gos en esce­na­rios don­de los dete­ni­dos han sido pri­va­dos de una pro­tec­ción ade­cua­da de sus dere­chos huma­nos se debe limi­tar a ser el de un per­so­nal de salud que pro­por­cio­ne tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co».

Una abru­ma­do­ra mayo­ría del Con­se­jo votó en con­tra de esta medi­da que habría prohi­bi­do la par­ti­ci­pa­ción de sus miem­bros en inte­rro­ga­to­rios abu­si­vos a dete­ni­dos.

En una encen­di­da reu­nión de pro­fe­sio­na­les que siguió a la con­ven­ción, dece­nas de enfu­re­ci­dos psi­có­lo­gos tes­ti­fi­ca­ron. Entre ellos, el Dr. Ste­ven Reis­ner, miem­bro de la Coa­li­ción por una APA Éti­ca, quien pre­gun­tó por qué el Con­se­jo de Repre­sen­tan­tes votó por el recha­zo a la mora­to­ria, en cla­ra con­tra­dic­ción con las con­vic­cio­nes de una amplia mayo­ría de la mem­bre­sía de APA.

Reis­ner refle­xio­nó sobre la fal­ta de están­da­res éti­cos esen­cia­les para una aso­cia­ción como esa y para sus miem­bros. «Esto se refie­re a la esen­cia de quié­nes somos como psi­có­lo­gos éti­cos. Si no pode­mos decir ‘No, no par­ti­ci­pa­re­mos en inte­rro­ga­to­rios rea­li­za­dos en sitios oscu­ros de la CIA’, pien­so que tene­mos que pre­gun­tar­nos seria­men­te qué somos como orga­ni­za­ción y, para mí, cuál es mi leal­tad a ella, o si habría que cri­ti­car­la des­de afue­ra en este momen­to».

Actua­li­za­ción de Mark Ben­ja­min

Un mes des­pués de que Salon publi­ca­ra «Los pro­fe­so­res de tor­tu­ra de la CIA» le siguió [la revis­ta] Vanity Fair en julio de 2007 con un artícu­lo a fon­do que reve­la­ba más deta­lles acer­ca del peque­ño con­ci­liá­bu­lo de psi­có­lo­gos que ayu­dó a crear el pro­gra­ma de bru­ta­les inte­rro­ga­to­rios de la CIA; un mode­lo que hizo metás­ta­sis en la Bahía de Guan­tá­na­mo, Afga­nis­tán y en Irak en luga­res como Abu Ghraib.

Para diciem­bre, lle­va­ba a los lec­to­res a un via­je al inte­rior de los secre­tos «sitios oscu­ros» de la CIA, cuan­do Salon publi­có la pri­me­ra entre­vis­ta a pro­fun­di­dad con un ex pre­so de la agen­cia, Moha­med Farag Ahmad Bash­mi­lah. Bash­mi­lah inclu­so pro­por­cio­nó dibu­jos esca­lo­frian­tes de su esté­ril cel­da. Apa­ren­te­men­te, el yeme­ni­ta era cul­pa­ble nada menos que de estar en el lugar equi­vo­ca­do en el momen­to equi­vo­ca­do: la CIA lo libe­ró des­pués de die­ci­nue­ve meses de duro encar­ce­la­mien­to.
«Cada vez que veía una mos­ca en mi cel­da, me lle­na­ba de ale­gría» ‑me dijo, hablan­do de la apa­bu­llan­te pri­va­ción sen­so­rial y el aislamiento‑, «aun­que desea­ba que se esca­bu­lle­ra por deba­jo de la puer­ta, para que no fue­se pri­sio­ne­ra como yo».

El 22 de abril de 2008, el Washing­ton Post publi­có un artícu­lo sugi­rien­do que el gobierno de EEUU había ido mucho más allá del abu­so a los dete­ni­dos, some­tién­do­los a posi­cio­nes estre­san­tes, pri­va­ción del sue­ño y humi­lla­ción sexual, y qui­zás has­ta recu­rri­do a dro­gas que alte­ra­ban la men­te para des­orien­tar aún más a los pre­sos. De algún modo, la agen­cia pare­cía creer que con esto les saca­ría infor­ma­ción con­fia­ble. A fines de ese mes, los sena­do­res Joe Biden, Jr. (Demó­cra­ta por Dela­wa­re), Carl Levin (Demó­cra­ta por Michi­gan), y Chuck Hagel (Repu­bli­cano por Nebras­ka), soli­ci­ta­ron a los ins­pec­to­res gene­ra­les del Pen­tá­gono y la CIA que inves­ti­ga­ran el asun­to.

En mayo de 2008, el ins­pec­tor gene­ral del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia dio a cono­cer un infor­me indi­vi­dual mos­tran­do que duran­te años los agen­tes del FBI se habían que­ja­do de las duras tác­ti­cas de inte­rro­ga­to­rio emplea­das por la CIA y el Pen­tá­gono. Esa preo­cu­pa­ción cayó en oídos sor­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal.

Sería gran­dio­so decir que al final pre­va­le­ce­rá la jus­ti­cia. Sin embar­go, cuan­do se tra­ta de tor­tu­ra, la mayo­ría de los esfuer­zos del Con­gre­so para inves­ti­gar el com­por­ta­mien­to de la CIA y de los mili­ta­res han sido, con mucho, ano­di­nos.

Al menos en teo­ría, al momen­to de escri­bir estas líneas, el Comi­té del Sena­do para las Fuer­zas Arma­das aún inves­ti­ga­ba las acti­vi­da­des de James Mit­chell y Bru­ce Jes­sen, los dos psi­có­lo­gos iden­ti­fi­ca­dos por pri­me­ra vez por Salón que supues­ta­men­te ayu­da­ron al gobierno a apli­car la retro­in­ge­nie­ria a las tác­ti­cas crea­das para ayu­dar a los sol­da­dos de eli­te a resis­tir la tor­tu­ra de las téc­ni­cas de inte­rro­ga­ción.
El Comi­té Judi­cial de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes tam­bién inves­ti­ga el asun­to.

Pero pocos espe­ran que alguien de la admi­nis­tra­ción sea lle­va­do por la fuer­za delan­te de cual­quier cla­se de tri­bu­nal, y con una Casa Blan­ca com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de que el abu­so es una tác­ti­ca efi­caz de inte­rro­ga­to­rio ‑e igual­men­te com­pro­me­ti­da a pro­te­ger a aque­llos que la uti­li­zan- pocos exper­tos pien­san que la jus­ti­cia será ser­vi­da.

Eso es váli­do para los psi­có­lo­gos que crea­ron el dia­bó­li­co pro­gra­ma y a los que les die­ron auto­ri­dad para lle­var­lo a cabo.

Médi­cos por los Dere­chos Huma­nos ha per­se­gui­do sis­te­má­ti­ca­men­te esta noti­cia. Usted pue­de apren­der más sobre esta orga­ni­za­ción y des­cu­brir cómo pue­de par­ti­ci­par visi­tan­do:

http://​phy​si​cians​forhu​man​rights​.org/

 Kathe­ri­ne Eban
Inves­ti­ga­do­ra.

Mark Ben­ja­min
Inves­ti­ga­dor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *