Gri­to de la tie­rra, cla­mor de los pue­blos- Frei Bet­to

Los anti­guos grie­gos ya lo habían nota­do: Gaya, la Tie­rra, es un orga­nis­mo vivo. Y somos fru­to de ella, engen­dra­dos en 13,700 millo­nes de años de evo­lu­ción. Sin embar­go en los últi­mos 200 años no supi­mos cui­dar de ella sino que la con­ver­ti­mos en mer­can­cía, de la que se espe­ra obte­ner el máxi­mo lucro.

Hoy la Tie­rra ha per­di­do el 30% de su capa­ci­dad de auto­rre­ge­ne­ra­ción. Sólo a tra­vés de la inter­ven­ción huma­na podrá ser recu­pe­ra­da. Pero nada indi­ca que los gober­nan­tes de las nacio­nes más ricas estén cons­cien­tes de ello. Tan­to es así que sabo­tea­ron la Con­fe­ren­cia Eco­ló­gi­ca de Copenha­gue, en diciem­bre del 2009.

La Tie­rra, que debe tener algu­na for­ma de inte­li­gen­cia, deci­dió expre­sar su gri­to de dolor a tra­vés del vol­cán de Islan­dia, exha­lan­do una fuma­ro­la tóxi­ca que impi­dió por varios días el trá­fi­co aéreo en Euro­pa Occi­den­tal, cau­san­do un per­jui­cio de US$ 10,700 millo­nes.

En reac­ción al fra­ca­so de Copenha­gue, Evo Mora­les, pre­si­den­te de Boli­via, con­vo­có, para los días 19 al 23 de abril, la Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y los Dere­chos de la Madre Tie­rra. Se espe­ra­ban unas dos mil per­so­nas; ¡lle­ga­ron trein­ta mil, pro­ve­nien­tes de 129 paí­ses! El sis­te­ma hote­le­ro de la ciu­dad de Cocha­bam­ba colap­só y muchos debie­ron ser alo­ja­dos en cuar­te­les. Boli­via es un caso espe­cial en el esce­na­rio mun­dial.

Con 9 millo­nes de habi­tan­tes, es el úni­co país plu­ri­na­cio­nal, plu­ri­cul­tu­ral y plu­ri­es­pi­ri­tual gober­na­do por indí­ge­nas. Ayma­ras y que­chuas tie­nen con la natu­ra­le­za una rela­ción de alte­ri­dad y com­ple­men­ta­rie­dad. La miran como Pacha­ma­ma, la Madre Tie­rra, y el Padre Cos­mos.

Líde­res indí­ge­nas y de movi­mien­tos socia­les, espe­cia­lis­tas en medio ambien­te y diri­gen­tes polí­ti­cos, al expre­sar el cla­mor de los pue­blos, con­clu­ye­ron que la vida en el pla­ne­ta no tie­ne sal­va­ción si con­ti­núa esta men­ta­li­dad pro­duc­ti­vis­ta-con­su­mis­ta que degra­da la natu­ra­le­za. Es inú­til hablar de cam­bio del cli­ma si no se da un cam­bio de sis­te­ma. El capi­ta­lis­mo es onto­ló­gi­ca­men­te incom­pa­ti­ble con el equi­li­brio eco­ló­gi­co.

Todas las con­fe­ren­cias de la reu­nión enfa­ti­za­ron la impor­tan­cia de apren­der de los pue­blos indí­ge­nas, ori­gi­na­rios, el sumak kaw­say, expre­sión que­chua que sig­ni­fi­ca ‘vida en ple­ni­tud’. Es nece­sa­rio crear ‘otros mun­dos posi­bles’ don­de se pue­da vivir, no moti­va­dos por el mito del pro­gre­so inde­fi­ni­do, sino con ple­na feli­ci­dad, en comu­nión con­si­go, con los seme­jan­tes, con la natu­ra­le­za y con Dios.

Hoy están ame­na­za­das todas las for­mas de vida en el pla­ne­ta, inclu­so la huma­na (2÷3 de la pobla­ción mun­dial sobre­vi­ven por deba­jo de la línea de pobre­za) y la mis­ma Tie­rra. Evi­tar la anti­ci­pa­ción del Apo­ca­lip­sis exi­ge cues­tio­nar los mitos de la moder­ni­dad ‑como mer­ca­do, desa­rro­llo, Esta­do uninacional‑, todos ellos basa­dos en la razón ins­tru­men­tal.

La con­fe­ren­cia de Cocha­bam­ba deci­dió la crea­ción de un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca, capaz de pena­li­zar a gobier­nos y empre­sas res­pon­sa­bles de la catás­tro­fe ambien­tal. Cre­ce en todo el mun­do el núme­ro de migran­tes por razo­nes cli­má­ti­cas. Es nece­sa­rio, pues, cono­cer y com­ba­tir las cau­sas estruc­tu­ra­les del calen­ta­mien­to glo­bal.

Urge des­mer­can­ti­li­zar la vida, el agua, las sel­vas, y res­pe­tar los dere­chos de la Madre Tie­rra, libe­rán­do­la de la insa­cia­ble codi­cia del dios Mer­ca­do y de las razo­nes de Esta­do (como es el caso de la hidro­eléc­tri­ca de Belo Mon­te, en el Xin­gu, Bra­sil).

Los pue­blos ori­gi­na­les siem­pre han sido tra­ta­dos por noso­tros, ros­tros­pá­li­dos, como enemi­gos del pro­gre­so. Pero es nues­tro con­cep­to de desa­rro­llo el que se opo­ne a ellos e igno­ra la sabi­du­ría de quien hace de lo nece­sa­rio lo sufi­cien­te y nun­ca impi­de la repro­duc­ción de las espe­cies vivas. Tene­mos mucho que apren­der de los que poseen otros para­dig­mas, otras for­mas de cono­ci­mien­to, res­pe­tan la diver­si­dad de cos­mo­vi­sio­nes, saben inte­grar lo humano y la natu­ra­le­za y prac­ti­can la éti­ca de la soli­da­ri­dad.

Cocha­bam­ba es aho­ra la capi­tal eco­ló­gi­ca mun­dial. Le suge­rí al pre­si­den­te Mora­les que reedi­ta­se la con­fe­ren­cia, a ejem­plo del Foro Social Mun­dial, aun­que man­te­nién­do­la siem­pre en Boli­via, don­de se lle­va a cabo un pro­ce­so social y polí­ti­co genuino, sin­gu­lar, en con­di­cio­nes de seña­lar alter­na­ti­vas a la actual cri­sis de la civi­li­za­ción hege­mó­ni­ca. La pró­xi­ma que­dó seña­la­da para el 2011.

Es una lás­ti­ma que el gobierno bra­si­le­ño no le haya dado la debi­da impor­tan­cia al acon­te­ci­mien­to, ni envia­do nin­gún repre­sen­tan­te, con excep­ción del dipu­tado fede­ral Chi­co Alen­car (PSOL-RJ), en repre­sen­ta­ción de la Cáma­ra de Dipu­tados.

Fuen­te: http://​www​.adi​tal​.com​.br/​s​i​t​e​/​n​o​t​i​c​i​a​.​a​s​p​?​b​o​l​e​t​i​m​=​1​&​l​a​n​g​=​E​S​&​c​o​d​=​4​7​448

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *