Gre­cia: Esta es la gue­rra que daban por muer­ta – La Hai­ne ¡ Ojo, actua­li­za­ción cons­tan­te en enla­ce La Hai­ne aquí !

Más infor­ma­ción en La Hai­ne Enla­ce ¡¡¡Pul­sa en más infor­ma­ción!!!

Si en 2009 los acon­te­ci­mien­tos que se suce­die­ron en Gre­cia tras el ase­si­na­to poli­cial de un joven anar­quis­ta nos decian que las revuel­tas no eran par­te del pasa­do en la vie­ja euro­pa, el 2010 nos esta dicien­do que la gue­rra de cla­ses sigue igual de vigen­te que siem­pre, y que es posi­ble comen­zar­la y desa­rro­llar­la aquí, en este mis­mo ins­tan­te. La huel­ga gene­ral sal­va­je de ayer en el país grie­go evi­den­cia la posi­bi­li­dad y nece­si­dad que se abre tras la des­le­gi­ti­ma­ción de un orden mun­dial capi­ta­lis­ta, que es la de recu­pe­rar la con­cien­cia y res­ca­tar la que dicen vie­ja lucha de cla­ses. Pues es esta gue­rra, la que muchos daban por muer­ta, la úni­ca capaz de libe­rar de la opre­sión eco­nó­mi­ca y social.

El gobierno grie­go era muy cons­cien­te de lo que iba a ocu­rrir si anun­cia­ba el pro­gra­ma de recor­tes pro­pues­to por el FMI y ava­la­do por la mal­tre­cha zona euro, pues el pre­si­den­te Papan­dreu sabe bien del nivel orga­ni­za­ti­vo y cris­pa­ción que exis­te entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra de su país. Pero pare­ce que no le ha que­da­do más que acep­tar con bue­na gana el chan­ta­je capi­ta­lis­ta mun­dial, aun sabien­do de las con­se­cuen­cias. Al fin y al cabo las mario­ne­tas solo obe­de­cen a los esti­mu­los de sus hilos, son otros quie­nes los mue­ven.

Las con­se­cuen­cias no han hecho más que comen­zar y una mayo­ría social avan­za con fuer­za con­tra la impo­si­ción de las penu­rias que gene­ra el sis­te­ma de la mer­can­cia y el pen­sa­mien­to úni­co. La cla­se tra­ba­ja­do­ra grie­ga salió a la calle masi­va­men­te, una cla­se que per­ma­ne­ce uni­da con cada uno de los nue­vos y vie­jos suje­tos que la com­po­nen como los inmi­gran­tes, los millo­nes de para­dos o una juven­tud que ha demos­tra­do con cre­ces la valen­tia y el esfuer­zo por plan­tear en la calle la gue­rra social.

Ayer, la cla­se opri­mi­da orga­ni­za­da de Ate­nas, Saló­ni­ca y otras muchas ciu­da­des gri­tó, expu­so sus rei­vin­di­ca­cio­nes, sacó sus ban­de­ras y se defen­dió con pie­dras y molo­tovs por­que hace tiem­po ya que han per­di­do el mie­do, el mie­do para­li­zan­te y que man­tie­ne a la mayo­ría de las per­so­nas del pla­ne­ta bajo el impe­rio del dine­ro. Y esta es la úni­ca y sen­ci­lla razón por la que Espa­ña no es Gre­cia, tal y como apre­su­ran hoy a decir los «agen­tes socia­les» de aquí. El mie­do no des­apa­re­ce, solo ha cam­bia­do de ban­do, y eso hace de la pro­tes­ta un pro­ce­so impa­ra­ble.

Hemos vuel­to a ser miles

La pren­sa y los mani­fes­tan­tes coin­ci­den esta vez en con­si­de­rar las pro­tes­tas de ayer en las más nume­ro­sas y poten­tes des­de hace más de vein­te años. Fue­ron miles, millo­nes quie­nes aban­do­na­ron sus pues­tos de tra­ba­jo en el comer­cio, la hos­te­le­ria, los tras­por­tes o la agri­cul­tu­ra para echar­se a la calle y par­ti­ci­par en las mani­fes­ta­cio­nes, que lejos de pare­cer­se a los domes­ti­ca­dos paseos que rea­li­zan los sin­di­ca­tos ofi­cia­les en el Esta­do espa­ñol, son bue­na mues­tra de la furia y las ganas de cam­biar el actual esta­do de cosas, don­de son los pobres quie­nes pagan un alto pre­cio por los des­ma­nes mone­ta­rios de su gobierno.

Fue­ron miles y esta­ban orga­ni­za­dos. Se mos­tra­ron tan con­vin­cen­tes que con­ta­gia­ron la ilu­sión de pren­der­le fue­go al par­la­men­to, para que alre­de­dor del medio día se agol­pa­rán ya más de cien mil obre­ros que se dis­po­nian a ello. Este sim­bó­li­co ges­to , aun­que por un momen­to real, es un men­sa­je a los millo­nes de opri­mi­dos del mun­do y en con­cre­to su prin­ci­pal des­ti­na­ta­rio debe de ser la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Euro­pa, que a dife­ren­cia de Gre­cia, per­ma­ne­ce en el más abso­lu­to silen­cio y letar­go, aun encon­tran­do­se en situa­cio­nes muy pare­ci­das, como es nues­tro caso.

Han ido dema­sia­do lejos podría decir el pre­si­den­te. Pero los de aba­jo, los pro­ta­go­nis­tas de las por­ta­das de hoy, ten­drán que escu­pir­le en este mis­mo ins­tan­te todo lo con­tra­rio. Que no aca­ban más que de resu­ci­tar una gue­rra que se ha man­te­ni­do duran­te deca­das en lo más pro­fun­do del abis­mo, ale­tar­ga­da por la bru­ta­li­dad del pen­sa­mien­to úni­co y el mie­do deses­pe­ra­do de la mayo­ría.

Cuan­do ano­che las prin­ci­pa­les calles de Ate­nas aun eran pas­to de las lla­mas, dece­nas de dete­ni­dos eran espo­sa­dos a sus cel­das, muchos heri­dos se lamen­ta­ban por el dolor y la cri­mi­na­li­za­ción se ponia en mar­cha median­te la pren­sa inter­na­cio­nal. A últi­ma hora, La Hai­ne infor­ma­ba a sus lec­to­res de que los regi­mien­tos mili­ta­res de los alre­de­do­res de Ate­nas se encon­tra­ban en aler­ta máxi­ma lo que lle­va a pen­sar que el gobierno pla­nea mover a las altas esfe­ras de la repre­sión para inten­tar apla­car la fuer­za demos­tra­da ayer por los obre­ros. Son las clá­si­cas medi­das que cual­quier gobierno pon­dria en mar­cha ante la radi­ca­li­dad y deci­sión mos­tra­da, aun­que sin duda serán muy duras de sufrir por los rebel­des grie­gos, a los que les espe­ran palos, car­cel y cen­su­ra. Es a esta repre­sión a la que debe­ran hacer fren­te, a la mano de hie­rro que se des­pren­de del guan­te de seda.

Los obre­ros grie­gos, los jóve­nes o los inmi­gran­tes tie­nen una tarea que rea­li­zar más allá del 5 de Mayo, día de huel­ga gene­ral, que es el for­ta­le­ci­mien­to de sus orga­ni­za­cio­nes autó­no­mas y radi­ca­les, la pues­ta en mar­cha de los meca­nis­mos que hagan fal­ta para comen­zar a sus­ti­tuir al esta­do en sus fun­cio­nes y que devuel­va a los pro­duc­to­res lo que es suyo y el tra­ba­jo por una socie­dad habi­ta­ble y sos­te­ni­ble de igual dere­chos y debe­res para todos, bajo sis­te­mas ver­da­de­ra­men­te demo­cra­ti­cos don­de la deci­sión sea ges­tio­na­da por sus pro­pios impli­ca­dos. Deben con­ti­nuar con esta gue­rra que han comen­za­do y que tie­ne por des­tino una revo­lu­ción social. Con su pala­bra, y si es nece­sa­rio con las armas en la mano.

Pri­ma­ve­ra 2010


Más infor­ma­ción en La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *